Tokio Fics
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


Perros Sueltos

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  Sol ㋖ el Mar Feb 01, 2011 7:02 am

ohhhh ahora Bill está enbobado con ella!!! Shocked OMG!!!! me dio gracia eso de "Y Bill, no es la persona más seria del mundo. Habla, habla, habla y vuelve a hablar" xD cuanta razón hay en eso!!!! Laughing ay, Tommy enamorado Wink el querer estar SOLO con ella lo delata Razz que deje a su "novia" Chantelle ¬¬!!! le conviene estar con la que es más linda Wink

wiiii me encantaaaa!!!! en serio, cada vez está más buena!!!! lol! postea prontitooo!!! bounce Küsseee!!! I love you
avatar
Sol ㋖

Mensajes : 141
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 23
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  camy el Mar Feb 01, 2011 10:11 am

esta rebueno!!!
muy interezante y divertido cheers
Surprised tom está celoso lero lero Very Happy Very Happy
sigue- sigue lol! me encanta!!!! quiero leer mas.....
avatar
camy

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 16/10/2010
Edad : 20
Localización : colombia

Volver arriba Ir abajo

Perros Sueltos

Mensaje  MariahTrümper el Mar Feb 01, 2011 9:03 pm

hey, chicas :3 jajaja publico mas temprano porqe mañana tengo examen de matematicas y una exposicion en ingles Shocked bueno, espero salir bien en ambas rabbit okey, el capitulo catorce es este, espero que les guste y comenten, como siempre muchas gracias por leer, y bienvenida al fic camy :3 jajajaja, que bien qe te haya agragado mi historia, en fin, las quiero chicas I love you

Capitulo 14: Blue Bird.
-Oh, ¿Eres alérgica a mi Kasimir? Pero el es tan tierno y lindo. Diablos… - sonrió sutilmente.
-Lo siento. Me pongo muy mal. Y eso empeora mi asma.
-Ow, pobrecita. ¿Tienes asma? – delicadamente, subió la mano a la mesa y toco la de ella. Acariciándola. "¡Diablos, Bill! ¿Qué mierda pasa con Natalie? ¿Uh? Se supone que sientes amor, y miras estúpidos pajarillos. DEJA – A – MI – CHICA - TRANQUILA."
-Cuando tenía diez, estaba en la clase de deporte y tenía que correr 10 metros, para cuando llegue al metro 5, ya no podía respirar.
-Que mal… - nos lamentamos en coro.
-La verdad no. Gracias a eso, no me dejaron volver a hacer ejercicio. Hasta hace dos años, cuando entre a la escuela media superior. Que es una actividad obligatoria… - bufo cansada.
-A nosotros tampoco nos gustan los deportes… verdad Tom… - golpeándome en el hombro.
-Ajam… - rodando los ojos. Continúe viéndola.
-Bueno, pero Tom hace ejercicio. – Dijo ella, sonrojándose ¿sonrojándose? - ¿o no? y eso es solo grasa BIEN acumulada… - riendo por debajo.
-Creo que es mejor lo de la grasa… - dijo Bill, también riendo.
-Bien, chicos graciosos. –Dije, asiendo un tonito sarcástico. - ¿Qué hora es?
Mi gemelo vio la muñeca derecha, donde descansaba su rolex. -Son la… 10:30 am. – respondió Bill.
-¿Vamos a caminar? – pregunto Mariely, levantándose de la silla.
-¡¿AH?! Estoy lleno… - nos excusamos en coro.
-¿Qué? Dios, que flojos son… - sonriente. Tomo su plato y taza, llevándolas al lavabo, dejándolas ahí. – Vamos… - insistió unos segundos después.
-Ve con ella Tom. – Dijo Bill, con ambas manos detrás de la nuca.
-¿Qué? – sorprendido. Conociendo a Bill, y lo romántico que es, el hubiera querido ir con ella. Al menos que… no le guste. - ¿Yo?
-Si no quieres, no. – Dijo ella.
-No, no… está bien. – rascándome la cabeza. "No entiendo a Bill."
-¿Podemos llevar a Scotty?
-¿Scotty? – pregunte. – Oh, sí claro. Está en la galería. La correa también estaba abajo, si quisieras, por favor…
-Si claro, yo le pongo la correa. – me interrumpió. – te veo abajo…
Bajo las escaleras. Quería preguntarle una sola cosa a mi hermano, pero espere hasta que los tacones dejaran de escucharse en la escalera metálica.
-¿Te gusta? – cuestionó enseguida. “Diablos ¡Que veloz!”
-¿A mí? – indiferente.
-No tonto, a mí. – irónico. – Claro que a ti.
-Claro que no, Bill. Por favor, soy Tom Kaulitz. Tú me conoces hermano.
-Sí, y porque te conozco es por lo que pregunto.
-Mira, al principio intente fingir un secuestro…
-¿Qué te pasa Tom? te pueden…
-¡Espera! Dije “pensé” ahora, me estoy arrepintiendo. Y… no lo sé, me cae bien.
-¿Bien?
-Muy bien.
-BIEN es sinónimo de ME GUSTA.
-No Bill, no lo es…
-¿Qué pasara con Chantalle? No sé si te diste cuenta, pero ayer te estaba buscando, para algo “urgente”.
-¿No te dijo que era?
-No. Y no quiero saber… - rodando los ojos. –Mejor ve con Mariely, te está esperando abajo.
-Bien… - camine a las escaleras – te veo en la tarde…
-Bien… - bostezando.
¿Ahora que quería Chantalle? De seguro otro de sus dramas, ni siquiera estamos casados, solo es una ocasión de sexo de vez en cuando, nada serio. ¿Qué habrá pasado?
-¡Tom! – grito, sacándome de mis pensamientos. Mariely, parada justo al lado de la puerta. Con la correa en la mano y Scotty a un lado. - ¿Listo?
-Claro… vamos… -sonreí.
………………………………
Con ella a un lado, Scotty unos cuantos pasos al frente de nosotros, cuidado por la correa. El viento frio soplando. Puse las manos en mis bolsillos, resguardándome.
Chantalle, podía ser dramática y empalagosa, pero no siempre había asuntos “urgentes” para ella. Al menos, que se le ropa una uña 5 minutos antes de un evento importante. "Tal vez, se le cayó una uña antes del desfile. Tal vez, este enferma. Tal vez, se vaya y me deje solo AL FIN. Tal vez…" sonreí.
-¿Tom?
-¿Eh? – mirando a mi alrededor. - ¿Qué pasa, Mary? – tallándome los ojos.
-Mary… - susurro ella.
-¿No quieres que te diga así?
-Una de las sirvientas de mi casa, me dijo que mi madre me llamaba así… Mary…
-Mariely es un lindo nombre.
-Lo sé. Me encanta. Mi mama se llamaba Mariel.
-Eso explica muchas cosas…
-Si… - encogiéndose de hombros.
-¿Tienes frio? – cuestione.
-¿Frio? Ah, un poco… no te preocupes.
-Esta helado.
-Sí pero, no importa.

Mariely
Tom, podría ser un macho alfa, o un verdadero osito de peluche. Tierno y suave, me agradaba bastante estar con él. Era simpático, como si nos conociéramos de toda la vida.
-Tengo una idea. – sonriendo.
-¿Cuál? – cuestione. El se detuvo, y me halo del brazo para que yo también lo hiciera.
Desabrocho su suéter morado, y con la parte izquierda me cubrió parte de mi cuerpo. Mis brazos quedaron inmóviles. Con su mano derecha sujeto la parte inferior de la sudadera que estaba cubriéndome, para que esta no se abriera. El simple roce de brazo con mi cintura, me estremeció.
-Listo… - sonriente. Emprendimos nuevamente el paso.
-Se ve raro… - musite.
-Más raro sería si abrocháramos el zipper. ¿No crees?
-Si… - riendo por debajo.
-¿Quieres un café?
-¿Café? ¿Hay una cafetería cerca? – curiosa.
-Justo aquí… - deteniéndose. Señalo al lado derecho.
-¿Blue Bird? - mirando. – Pájaro azul. – mirándolo.
-Elemental mi querida Mariely… bueno, si me ingles no me falla… supongo que si… - sonriente.
Sonreí ampliamente. - Vamos… - murmure.
Nos acercamos a esa puerta de cristal. Dejamos a Scotty afuera, atando la correa a un barandal. Adentro, unas escasas siete personas, que nos miraron en cuanto la campanilla sonó. Nos separamos un poco. Me sujeto de la mano, encaminándome a una mesa cerca de la ventana.
-Listo… - dijo, una vez sentado frente a mí. - ¿Qué quieres de tomar?
-No lo sé, ¿en una cafetería que podría tomar? Jugo. – sarcástica. Tom, rio a carcajadas, lo que causo que las personas nos vieran aun más. – Es un juego… café.
En eso, una señorita de cabello obscuro. Una camisola blanca, y un pantalón de vestir negro, se nos acerco con un mandil puesto. “Café Blue Bird” decía.
-¿Qué les vamos a dar? – pregunto, parada enseguida de mi.
-Mmm… yo quiero un café solo… - dijo Tom.
-¿Y su novia? – mirándome.
-¿Novia? – murmure para mí.
-¿Señorita? – pregunto.
-Ah… me da un café crema, por favor.
-Bien, en unos minutos estará listo… con permiso. – Sonrió, y regreso a la barra.
-Pensaron que eras mi novia… - dijo Tom.
-Bueno, llegamos “abrazados”, y con un perro.
-Creo que pensaron que estábamos recién casados… - sonriendo.
-Oye, hablando de eso. –Trague saliva. - ¿Tienes novia? – suspire. “Dime no, dime no…”
Cerró los ojos por unos segundos.- ¿Novia? –cuestiono como si no hubiera escuchado claramente mi pregunta. – No… novia no… -
avatar
MariahTrümper

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 22
Localización : En la imaginacion

http://www.facebook.com/mariah.hdez

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  Admin el Mar Feb 01, 2011 9:20 pm

WWWWOOHHOO!!
Suspenso, suspenso...es lo mejor la verdad, odio quedarme con la curiosidad pero es lo mejor que puede haber en toda historia, hahaha.
Cuando ella dijo que Tom si hacia ejercicio, DIOS! si que se le salio! y me encanto y a Tom tambien:O! HAHA
Pero no me imagino que valla a pasar y solo espero que Chantella no arruine nada, bueno, como sea,
sigue pronto y te agradesco que subas seguido, mas aun teniendo examenes.
Y el final....ojala no le diga que tiene a una con la que...bueno. Lo sabre en el next Chapter;).! Besos. I love you
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  Sol ㋖ el Miér Feb 02, 2011 9:53 am

ajjaja que manera más sutil de decirle que hace ejercicio!! xD Bill es un cielo ^^ bueno, cuándo no Wink aún me pregunto cuáles son sus verdaderas inteciones con Mary (puedo llamarla asi? me gusta mucho Laughing) qué pasa con Natalie??? Suspect mmmm que intriga...

OMG!!! la forma en que la "abrazó"!!! Shocked epa! hay algo ahí, Mr Kaulitz xP no me extraña que después la camarera pensara que era su novia Wink

wiiii postea prontoooo!!!! bounce ya quiero saber como sigue...le dira lo de Chantelle o se lo gy¡uardará por el momenro??? Suspect cuidate nenaaa!!!! ^^ Küsseee!!! I love you
avatar
Sol ㋖

Mensajes : 141
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 23
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Perros Sueltos

Mensaje  MariahTrümper el Miér Feb 02, 2011 10:37 pm

hola, hola chicas :3 jajajaja, bueno y continuo con examenes Mad mañana hay uno de quimica y ash Neutral en fin, como de costumbres aqui les dejo el capitulo quince, y gracias por seguir leyendo y comentando Alma y Mary, ah y por cierto Mary me imagino qe te guste el apodo de Mariely Rolling Eyes jajajajajajaja :3 llamala asi si quieres, cuando vi la primera ves qe comentaste me imagine qe te gustaria la forma en qe Tom la llamaria a ella rabbit okey, y me voy, tengo qe seguir "qemandome las pestañas" para quimica, aunqe posiblemente lo qe aga sea entrar a facebook, taaaaaalves sea eso Rolling Eyes

Capitulo 15: Pareja.
Cerró los ojos por unos segundos.- ¿Novia? –cuestiono como si no hubiera escuchado claramente mi pregunta. – No… novia no… - serio.
Sonreí estúpidamente ilusionada, ¿Qué demonios me pasa? -¿De verdad? –sorprendida.
-¿Por qué la pregunta? – serio.
-Bueno, eres guapo. Y lindo… no lo sé… simple curiosidad. – Rodé los ojos.
-¿Te gusto? –serio. "¡¿Cómo podía ser inexpresivo mientras pregunta esas cosas?! ¡DIOS!"
-¿Qué? – "Diablos, ¿soy tan obvia?" - ¿Por qué dices eso? - trague saliva.
-Dices que soy guapo y lindo.
-Es la verdad. Me has tratado bien. Al menos, claro que... yo te guste. – mirando a otro lado, “desinteresada”.
-Puaj, no me gustan las niñas. – Saco la lengua.
-Ya te dije que… - suspire - ah, olvídalo. Da igual. – cansada. Frote mi cuello con ambas manos, y mire por la enorme ventana hacia la calle.
-¿Qué cosa? – entrelazando sus dedos unos con los otros, sobre la mesa.
-Nada. – Seria.
-Vamos, no te pongas en ese plan.
-¿Cuál plan? – mirándolo, por fin.
-Pareces mi novia molesta. – Torció la boca.
-Soy una “niña” ¿qué esperabas? – rodando los ojos.
-Vamos Mariely, sabes que estoy jugando. – Sonrío.

Tom
No puedo creer que este molesta por eso. Aunque, de cierta forma la entiendo. A nadie le gusta que lo llamen niño, y menos a los 17 años. Su perfil y sus ojos, son tan lindos. “No puedo creer que estés aquí.”
-¿Jugando? A mí me parece muy enserio, Tom.
-Oh, no es bueno que pelen. – Dijo una voz.
Levantamos el rostro, asombrados. Esa anciana me era conocida, ¿De dónde? Nos quedamos en silencio unos segundos, su rostro, lleno de paz y serenidad. Su cabello blanco y cara con un poco de arrugas.
-¿Disculpe? – cuestiono Mariely.
-Las parejas tan unidas como ustedes, no debe pelear.
-No… no somos pareja. – dijo ella, y enseguida la observe.
-¿Seguros?
Trago saliva ruidosamente. -Seguros… - dijo ella.
-Pero les gustaría serlo… - dijo seria.
-Disculpe señora, pero…
-Oh, abue. Dios… - se acerco la mesera. – Por favor, disculpen a mi abuela. Le gusta, hablar con los clientes…
-Oh, no… no importa. – Dijo Mariely.
-Abue, ve a descansar haya atrás… anda, ¿sí?
-Carla, ¿Cuántas veces tengo que decirte que no soy tonta, amor? – dijo, sobando el rostro de su nieta. – Yo entiendo cuando quieren que me vaya.
-Abue…
-No, descuida. Me iré, pero por favor, no pelen. Hacen una bonita pareja y no se ve bien que estén molestos por tonterías. Con permiso… - sonrió.
Uno de los meseros, hombres, se acerco y la ayudo a caminar hasta la tras tienda. Se miraba muy baja, en comparación al empleado.
-Deben disculparla. Hace poco que mi abuelo falleció, y está muy sentimental aun.
-¿Ella es la dueña? – pregunte al ver el trato tan “especial” que le daban.
-Sí. Blue Bird, creado en 1970, por mis abuelos. Una vez más, les pido disculpas. Aquí esta su café…
Bajo una charola negra, con dos tazas de café. Las coloco sobre la mesa y nos sonrió. Se alejo de nuevo a la barra.
-Es una linda anciana… - murmure.
-Lo sé.
-Me recuerda a Ingrid. – Dije, sonriendo como tonto al recordarla.
-¿Ingrid? – cuestiono.
-Sí, mi abuela. La madre de mi mama. Ella llama a Bill “Maky”
-¿Por qué? – arqueo una ceja, parecía no comprender.
-De niños, siempre iba a McDonald. – me encogí de hombros.
Soltó una pequeña risita. Y atrajo el café a ella. – Me hubiera gustado ir a McDonald algún día. – suspiro.
-¿Nunca has ido? – arqueando una ceja.
-Nunca me dejaron. – dijo triste. – Siempre, tenía que ir a Francia, Inglaterra, Canadá, Portugal… acompañando, o más bien, siguiendo a mi padre. – Cabizbaja.
-¿Por eso eres así? – tocando su mano, con la mía. Ya arriba de la mesa.
-¿Así como? – quitando bruscamente su extremidad.
-Así. – Recalcando lo obvio. - Siempre seria, desconfiada. De pronto, actúas como una niña. Feliz, alegre y sonriente. Y de pronto, te entristeces. Como una señora.
-Bueno… eso se debe a Amanda. – murmuro.
-¿La señora que te cuida?
-No me cuida. Me… me… - tartamudeo, pero al parecer no encontró una palabra especifica.
-¿Te qué? – intentando tener contacto con su mano, otra vez.
-…se supone que me enseña.
-¿A qué?
-Actuar. – seria.
-¿Actuar? – toque su mano. Apenas, sus dedos.
-Ante la sociedad. Debo ser, seria, y femenina. Perfecta.
-Perdón, pero, eso no es ser perfecta. – Sonreí a medias.
-¿Entonces qué es ser perfecta para ti? – mirándome con esos ojos color avellana tan profundos y tristes, brillando.
-Perfecta. Es una persona feliz, y triste. Femenina y masculina a la vez, sin exagerar. Inteligente pero ingenua. Linda y preocupada por los demás.
-Tom… a eso se le llama bipolaridad. – sonrió a medias.
-Vez. Eso, es ser perfecta. Ser como eres. – sonreí. Miro nuestras manos, y se quedo seria, observando. – Lo siento… - dije, quitando mis manos.
-¿Qué hace señor Kaulitz? – sonriente. – Tengo frio…
Solté una risita traviesa. Coloque mi mano de nuevo sobre la de ella. Esta vez, entrelazamos nuestros dedos. Su piel suave y cálida. Su mano pequeña cubierta por mi gigantesca masa.

Mariely
Que grandes manos. Pero qué bien se siente tener contacto con su piel un poco áspera, y cálida. Con solo tocar las yemas de sus dedos, se puede notar la fuerza que recorre su cuerpo.
-Me dijeron que estas, comprometida… - dijo, rompiendo el silencio.
¡Diablos! Bryan. Hoy tengo una cita con él. Gracias por arruinarme el día Tom. Me sentía tan bien contigo. Demonios…
-¿Mary?
-Ah, ¿Qué pasa? – mirándolo.
-¿Es cierto?
-Ah, sí. – Seria.
-Apenas tienes diecisiete. Yo veinte y cero compromisos. ¿Qué pasa?
-Por alguna razón, mi “suegro” – asiendo comillas aéreas. – quiere unir fortunas con mi papa, lo que causo que Amanda tuviera la genial idea de que nos casáramos. Para que el y yo, ganáramos fama. Algo que no quiero.
-En mi trabajo, la fama es buena… - tomándole un trago al café.
-En el mío, te quedas sin privacidad… - rodando los ojos.
-¡DISCULPEN! – gritaron. Un chico agitado, de cabello castaño y largo, se acerco a nosotros. - ¡¿Es de ustedes un perro Pointer Alemán de Cabello Largo?! – deteniéndose.
Mire a Tom, no tenía ni la menor idea de la raza de la que era Scotty.
-¡SI! Es nuestro perro. ¿Qué pasa? – Serio. “Dijo nuestro” me estremecí.
-Hay un chico afuera. Molestándolo.
-¿Un chico? – parándose del asiento, soltando mi mano.
-Tiene cabello largo, y castaño. Parecido al mío. Tiene como 17 o 18 años. Con cara de loco… - murmuro lo último.
-Max… - mascullo. – Ya regreso Mary.
-Bi-bien… - tartamudeando.

Tom
Abrí la puerta, con un simple empujón. Y ahí estaba, ese niño unos centímetros más bajo que yo, escualito, de cabello largo y grasoso.
-¿Qué quieres Maximiliano? – cerrando la puerta, delicadamente.
-¿Maximiliano? ¿Estas, loco viejo o qué? – picando a Scotty.
-Déjalo o te comerá. – serio.
-Por favor, no soy un niño. Ya no creo eso…
Scotty ladro. -Me deberías creer… - rodando los ojos. - ¿Qué quieres? – cruzándome de brazos.
-Ah… la pobre de mi hermana te está buscando. Toda idiota.
-Oye, no te burles… - sonriendo. - ¿Para qué?
-No lo sé… dijo que era urgente. ¿Por qué Scotty no me quiere?
-No lo sé. A Chantalle tampoco.
-Bueno, como sea. Me voy, tengo que escribir un ensayo de millones de palabras sobre Hitler. – Torciendo la boca. – Charito Tomi… - pestañeando.
-Idiota. –Reí a carcajadas – Adiós.
Dejo caer su patineta, subió un pie a ella. – Por cierto, no te acerques al despacho de mi padre. Esta molesto porque golpeaste a la nenita de Justin. – rodo los ojos. – Se lo merecía… - murmuro. – Bueno, adiós Tom.
-A veces pienso que es malo que tu papa sea abogado.
-¿A veces? S I E M P R E. Bueno, se supone que estoy con Camila.
-¿Tu amiga? – abrazándome a mí mismo.
-Sí, ella es tan linda.
-Te gusta, ¿cierto?
-No. Pero es muy buena persona y muy bonita. – Miro al cielo gris. Realmente Max se distraía con cualquier estupidez. – Una tormenta, Tomi. Mejor me voy, adiós viejo.
-Adiós…
Tomo impulso con el pie que tenía en la cera, y se fue alejando poco a poco. Las primeras gotas de lluvia, cayeron en mi rostro. La tormenta apenas, comenzaba.
Regrese a dentro. El simple hecho de verla parada, de espaldas a mi me causo terror ¿A dónde irá?
-Mariely… - alce un poco la voz.
Di unas cuantas zancadas que más bien parecía que iba trotando, acercándome lo más posible a ella.
Toque su hombro delicadamente, con el suficiente cuidado de no halar su cabello castaño obscuro.
-¿Qué pasa? – un tanto alterado. Ella solo soltó un fuerte suspiro, que me encrespo la piel. – Mariely, ¿Qué pasa? – asustado.
avatar
MariahTrümper

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 22
Localización : En la imaginacion

http://www.facebook.com/mariah.hdez

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  camy el Jue Feb 03, 2011 10:48 am

me encanta me encanta cheers cheers cheers
jejejejje salio mi nombre tongue
esta cada vez mejor
a y q tierna la parte en la q se toman las manos..... q lindo
continua.... drunken
avatar
camy

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 16/10/2010
Edad : 20
Localización : colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  Sol ㋖ el Jue Feb 03, 2011 2:17 pm

mmmm...perdóname, en este momento estoy muuuy cansada y la inspiración para escribirte algo lindo no me funciona silent eso es lo que produce el haber estado despierta toda la noche hasta las 5 de la mañana en un cumpleaños pijamada hablando de tonterías xP

sólo quería avisarte que leí el cap ^^ la próxima vez que pase por el foro voy a ver de editar este coment y si ya posteaste otro cap, bueno te escribo por los dos Wink cuidate!!! n.n Küsseee!!! I love you
avatar
Sol ㋖

Mensajes : 141
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 23
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  Admin el Jue Feb 03, 2011 4:41 pm

Bueno, que cosas, esta poniendose muy interesante todo, solo que, me pregunto que le pasa a Mariely, el suspenso me deja mal, hahah,. espero continues pronto, claro esta, cuando salgas bien de tus examenes;).
Tom es tan genial, y repito lo que dije una vez,. Amo su actitud en esta fic y su todo.Smile
Sie pronto, muy buen trabajoo;)! Besos! Wink I love you
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  EngelPrinzKaulitz el Vie Feb 04, 2011 9:09 pm

OMG...

Me encanto tu fic I love you . Encerio



porfa sube, me dejaste con la intriga Razz


te felicito.... Wink
avatar
EngelPrinzKaulitz

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 03/11/2010
Localización : colombia

Volver arriba Ir abajo

Perros Sueltos

Mensaje  MariahTrümper el Vie Feb 04, 2011 11:26 pm

Capitulo 16: Amor.
-¿Qué pasa? – un tanto alterado. Ella solo soltó un fuerte suspiro, que me estremeció. – Mariely, ¿Qué pasa? – asustado.
-Vámonos, Tom. Ahora. – Firme, pero asustada.
-¿Qué? ¿Por qué? – la gire un poco hacia mí. Su suave rostro, apenas llegaba a la altura de mis hombros.
-Vámonos, Tom. – con la voz entrecortada.
Bajo un poco la cabeza, y se abalanzo hacia mí. Sus brazos rodearon mi cintura, y los míos su pequeña espalda. ¿Era un abrazo? Pero, no uno simple, ella me estrujaba cada vez más. ¿Qué habrá pasado ahora?
En un movimiento rápido, metí la mano en el bolsillo trasero de mi pantalón, sacando la billetera. Saque un par de euros, y lo deje sobre la mesa.
-Vámonos… - susurre suavemente en su odio.
…………………………………………………………………………
Una banca de metal frio, arboles agitándose desesperadamente, hojas secas que caen despacio al suelo. Un parque solo.
-¿Te sientes mejor? – aun, unida a mí en un abrazo. - ¿Quieres algo más? – señalando el café caliente. Negó con su cabeza. - ¿Qué paso en Blue Bird? – tomo un último sorbo al café, y acaricio el cartón con el cual lo sostenía.
-Me reconoció… - murmuro.
-¿Quién? – estrujándola un poco más.
-El tipo. El mesero. Me reconoció.
-Pensé que nadie te conocía, eres como un secreto.
-Era… ese tipo trabajo un tiempo con mi padre, llevando y trayendo paquetes. Desconozco porque lo despidieron.
-No importa. Pero, ¿Por qué quisiste salir de ahí?
-Tom, estoy expuesta a muchas cosas. Si ellos vende la noticia de que me vieron con alguien, todo se arruina. Todo.
-¿Te refieres a la boda con…- Trague saliva. - Bryan? - "Ese idiota."
-No solo eso, mi vida igual. Los paparazis me acosarían todo el tiempo.
-Ya veo, y quisiste huir antes de que tomaran fotografías.
-Exacto, Tom. – recargo su cabeza en mi hombro. Parecía una pequeña y dulce, dulce niña. – Y ¿Scotty? – levantándola, lentamente.
-Oh, descuida. Siempre se va a buscar un árbol. Ya sabes para que…
Soltó una pequeña risita traviesa. –Sí, me imagino… - sonriente.
-Me gusta tu risa… - susurre.
-¿Mi risa? – mirándome.
-Sí. Es divertida, y única. No es escandalosa ni nada por el estilo.
-Oh, gracias… supongo…
-¿Supones?
-Bueno, no me agrada mucho que digamos.
-Oh, vamos… es linda.
-No lo creo.
-Tom Kaulitz nunca miente. – Sonreí.
-Eso espero. – seria.
-Veras que no… - serio. La estruje mas a mi cuerpo, yo realmente la quería. No sé cómo, ni porque. No sé si me gustaba o no, simplemente la quería.
Recargo su cabeza en mi hombro, subió los pies a la banca. Después de unos minutos, solo se escuchaba su respiración.
Los minutos pasaban. Ella seguía dormida y tranquila. Scotty llego y se recostó a mis pies, también durmiendo.
-¿Tom? – cuestiono una delicada voz.
Gire un poco mi cabeza, para mirar para atrás. – Hola, Ivonne. – dije, en susurro.
-¿Es Mariely? – acercándose, con unas cuantas bolsas plásticas en sus manos.
-Sí, se quedo dormida. – subí un poco más el suéter, para cubrirla bien.
-Ya veo, espero que no se enferme. – Se paro delante de nosotros, en silencio, observándola con atención. – Que hermosa es… - murmuro.
-Lo sé… - murmure, igual. Viéndola con atención.
-Tom… - susurro Mariely, y no pude evitar sonreír como un tonto. Yo estaba en sus sueños.
-Creo que… - sonriente.
-Silencio, Ivonne… - reprimiéndola, feliz.
-Te gusta ¿cierto?
-Yo…
-Vamos, no lo niegues. Georg me miraba así cuando decía que éramos solos amigos, y míranos. Estábamos a un mes de nuestra boda. – Sonrió.
-Creo que si… - cabizbajo.
-¿Crees? – cruzándose de brazos.
-Es enfermizo. Ella está comprometida, y yo soy mayor.
-No Tom. No lo es, puede que por fin sientes cabeza. Además, Chantalle ya no te gusta, solo es sexo.
-Lo sé. Ella puede despertar en mi lo que Chantalle ni ninguna otra, pudo antes. Es raro.
-Es amor…
-¿Amor? – serio.
-Tom… - tomo asiento justo al lado contrario de donde estaba Mary. – Te das cuenta que estas enamorado cuando cada sol, cada luna, cada verano eh invierno, quieres estar con… - señalo a Mariely – esa personita…
-Sabes mucho de esto… ¿cierto?
Suspiro. – Amo a Georg… - se levanto despacio. – Me voy, aun tengo trabajo. Cuídate…
-Adiós. – Ella se inclino, y beso mi mejilla. Incluso, la de Mariely. -Que linda… - dijo por último, y emprendió paso.

Mariely
Abrí mis ojos con lentitud, y mire a mí alrededor. - ¿Cómo… Tom… - me dije. Estaba en su habitación, cubierta con una caliente cobija de algodón, de color blanco. Rodeada de almohadas, y Scotty a mis pies. También dormido.
Apoye mis manos en el colchón, y bostecé fuerte. Después de unos segundos, me dispuse a levantarme de la cama. Tenía unos calcetines puestos, de hombre. De Tom.
Abrí la puerta con delicadeza, y asome la cabeza. No había ruido alguno. Salí de la habitación con cautela, guardando silencio. Me asome al sofá, y de nuevo, el mismo cuerpo inerte de esta mañana. Tom, recostado boca abajo.
-Tom… - susurre. – Tomi… - acercándome a su oído. – Despierta grandote… Tom…
-Mmm… - reaccionando.
-Ve a dormir a la cama, aquí es incomodo…
-No… tú estas dormida…
Reí por debajo. – No Tom, yo estoy aquí… - sonriente.
-¿Mariely? – girándose, para verme de frente.
-Hola… - sonriente.
-Hola… - sonriendo.
-¿Quieres dormir en la cama? -acomode mi cabello detrás de mi oreja derecha.
-¿Dormirás tu? – sonriendo.
-No, yo estoy aquí. Despierta. – sonreí.
-Entonces no. – sentándose en el sofá. - ¿Qué harás? – me dijo, tallándose los ojos.
-¿Yo? Nada… acabo de despertar… - estirando los brazos. - ¿Cómo me trajiste? – sentándome en el respaldo del sillón de piel.
Tom, me tomo de la cintura y bajo, hasta sentarme al lado de él. – Te cargue…
-Oh, no juegues… - contraje las piernas, aun sobre el sofá, y las rodee con mis brazos.
-No juego, es verdad. Soy muy fuerte, te cargue desde el parque. – serio.
-¿Cuántas cuadras son? – cuestione.
-Son como… - medito unos segundos – 15 cuadras…
-¿Y me cargaste?
-Sí, señorita.
-¿Y venias cuidando a Scotty?
-El se sabe el camino…
-Tom… - rodando los ojos.
Una pequeña risa traviesa salió de sus pulmones. – Bien, llame a Bill y fue por nosotros. Descuida, el ya se fue. Me puedes besar de agradecimiento.
-Ja, si claro…
avatar
MariahTrümper

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 22
Localización : En la imaginacion

http://www.facebook.com/mariah.hdez

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  EngelPrinzKaulitz el Dom Feb 06, 2011 7:27 am

OMG


Esta genial. K romanto Tom es r lindo...


AAAAAH LO AMO...

I love you I love you I love you I love you I love you Wink Wink Wink Wink Wink Wink Wink Razz Razz Razz I love you I love you I love you I love you I love you
avatar
EngelPrinzKaulitz

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 03/11/2010
Localización : colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  EngelPrinzKaulitz el Dom Feb 06, 2011 7:29 am

Me encanta tu fic enserio. Sigue asi...


I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you
avatar
EngelPrinzKaulitz

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 03/11/2010
Localización : colombia

Volver arriba Ir abajo

Perros Sueltos

Mensaje  MariahTrümper el Dom Feb 06, 2011 3:51 pm

Capitulo 17: Garabatos grises.
Una pequeña risa traviesa salió de sus pulmones. – Bien, llame a Bill y fue por nosotros. Descuida, el ya se fue. Me puedes besar de agradecimiento.
-Ja, si claro…
-Es enserio, Mary. – sonriendo.
-Mmm… ya veremos Tomi…
-Tomi… -riendo.
-Lindos calcetines… - sonriente. Mirando mis pies.
-Tus pies estaban fríos. Odio que eso pase con los míos…
-Yo igual… gracias. – Sonreí.
-No hay de qué. –Sonrió. – Dormiste toda la tarde pequeña.
-Ahora me dirás pequeña…
-Bueno, no te gusta niña. Así que, será pequeña… es mejor.
-Mucho mejor… - Sonreí.
Sus grandes ojos almendrados. Tan bellos. Mirándome. Poco a poco, solté mis piernas, y coloque las manos sobre el tapizado del sillón.
Sentir su cálida mano sobre la mía, me estremeció. No supe en qué momento me hipnotizo, como poseídos fuimos acercándonos sin perder el contacto visual.
Su mano me rodeo por la cintura y me acerco a él. Lentamente, levante los brazos y abrace delicadamente su cálido cuello. Llevo su otra mano a mi rostro y retiro un mecho que lo cubría. Prácticamente estaba sobre sus piernas. Uno sobre el otro. Sin frio ni calor, sin pena ni gloria. Solo el y yo.
Oh Oh, nein, nicht er schon wieder, yeah, doch man, ich bin zurück, Deluxe Records! und... Ich bin back hier im Buisness und kenn keine Limits, ich steiger mich weiter also wer von euch Rappern hier will es ich scheiß ...
Me sobre salte como si me hubieran visto robando algo. -¿Qué es eso? – cuestione enseguida asustada.
Cerró los ojos lentamente como si algo le doliera por dentro. Tomo un pequeño artefacto de la mesa de al lado, y lo coloco en su oído, sin soltarme. - ¿Hola? – serio. Después de unos segundos, frunció los labios. Tapo la bocina con su mano y me miro. - ¿Me disculpas? – me dijo.
Trague saliva. -Ajam… tú… contesta… - sonreí a medias.
Comenzó a soltarme, y sentí un escalofrió recorrer mi cuerpo entero. -Gracias… - se levanto del sofá, y bajo por las escaleras metálicas asiendo ruido a cada paso.
-Veinte y diecisiete… ¿Qué diferencia? ¿Qué más da? – me dije a mi misma. – Solo tres años… - recargue me cabeza, hacia atrás. – Tom… - susurre. Recordando el piercing que decoraba la orilla de su labio inferior.-mi Tom…

Tom
-Silencio Scotty… - intentando callar sus ladridos. – Ahora sí, ¿Qué quieres, Hagen? – gruñí algo molesto.
-Me dijo Ivonne que te vio en el parque… con Mariely… -Diablos, me sonaba a burla.
-Ajam… ¿y? – rodando los ojos.
-La cubrías del frio… - Rio.
-¿Celoso Moritz? – Sarcástico.
-Tom… no lo niegues. Te gusta y ya no lo puedes disimular. –No lo podía mirar, pero de seguro sonreía victorioso.
-¿Qué? No. – Trague saliva.
Un aullido de Scotty termino por aturdir des oídos, y molestarme a un mas. Lo mire casi asesinándolo, y al parecer el comprendió.
-Sí. – Continuo Georg. - Y sabes porque, porque si fuera otra la te hubieras acostado con ella y echado de tu casa. Fin de la historia. Además, no te creí lo de tu supuesto “secuestro”.
-Oh, vamos. Te dije que lo hacía por Scotty. – Bufe, mirando a mi perro.
-No. Lo haces por ti. No la puedes tener lejos… -serio. – Haber, dime en qué momento del día han estado separados…
Trague saliva. -Mmm… - pensando. – Cuando dormimos, te pedí dinero y fui a comprar desayuno… y en este momento… – odiaba decirlo, pero Georg tenía razón. Ella me gusta y no podíamos separarnos. – Idiota… - línea muerta. Tuve que colgarle, no iba a dejar que se continuara riendo de mí por enamorarme de alguien menor.
– Estúpido Moritz… - dije entre dientes. Apretando el teléfono celular en mis manos, mirándolo furioso como si fuera el torpe de mi amigo.
-Tom… Tom… - escuche su voz acercándose.
-¿Mariely? Estoy aquí… en el mostrador… - sobe mi rostro.
-Oh, Tom… - dijo sonriente, al final de las escaleras. - ¿Paso algo? – cambiando su rostro.
-¿Qué? No. ¿Por qué la pregunta? – guardando el teléfono en mi bolsillo.
-Te ves… serio… - acercándose.
-¿Serio? – cuestionándola. Yo no era nada serio.
-Bastante… - se coloco frente a mí, del otro lado del mueble. – Escuche a Scotty ladrar… - se encogió de hombros.
-Ah, sí. Por accidente pise su cola. Le eh dicho infinidad de veces que no se acueste debajo del sillón… nunca logro verlo… - dije, señalando el sofá detrás de mí.
-Ten más cuidado. El es muy lindo… - sonriendo.
-Igual que el dueño… - rodando los ojos, bromeando.
-Igual que el dueño… - repitió, sin verme. – Tom… - mirándome.
-Dime… -
-Gracias… - sonrojada.
-¿Por qué me agradeces? – sentándome en el pequeño banco del mostrador.
-Gracias… por no dejarme anoche en el hotel. Por no correrme de tu casa a pesar de haberte tratado mal. Por aguantar mis dramas. Por presentarme a tu hermano, y por dejarme cuidar a Scotty. Además, de alimentarme y tratarme bien. Ser lindo. Gracias Tom.
Un silencio invadió la galería, no tenia porque agradecerme. Yo lo hacía de corazón, aunque intente mentirme diciendo lo del dinero. -Gracias… - solté de pronto. – Y antes de que hables… gracias por dejarme conocerte. – sonreí. – Se que suena estúpido, pero… igual, gracias pequeña.
-No tienes de que agradecer… - sonriendo.
-Tu tampoco… - sonreí.
Le ofrecí mi mano extendida. Ella la tomo enseguida. Y la guie hasta llegar arriba. Al subir, todo era silencio total. Y su rostro de interrogación me divertía.
-Hace un par de semanas, dibuje algo. Algunas personas me dicen que es buena… - me acerque al cuadro, cubierto por la sábana blanca. Ella me siguió, parándose al otro lado. – Otras que es mala… - tome el borde de la sabana, y la levante un poco – quiero saber tu opinión…
-¿La mía? – cuestiono, señalándose.
-Sería algo… algo importante para mí. Así que, te lo agradecería.
-Bi- bien… -tartamudeando.
-¿Estás bien? – pregunte entre risas.
-Sí, es solo que… nunca me habían pedido mi opinión. Y mucho menos para la pintura de alguien profesional…
-Bueno… para todo hay una primera vez…
-Si… -sonriente.
Tome una bocanada de aire. ¿Qué tal si pensaba que estaba loco? Que la acosaba ¿Si parecía un desesperado? ¡DEMONIOS! Hale la sabana un poco, y esta se cayó. Dejando ver los garabatos de grafiti gris que aun estaban en una hoja de papel gigante.
Se quedo seria, inexpresiva, mirándome la hoja. Sin decirme nada durante un momento que me pareció eterno. -¿Soy… soy yo? – acercándose aun mas. – Tom, ¿soy yo? - intente sonreír, pero estaba demasiado preocupado como para hacerlo. -Wow… -suspiro.
“Wow” ¿Eso era una expresión? Ahí, por favor. Eso no me dice absolutamente nada. Háblame Thompson. Dame una señal de VIDA.
-¿Wow? – mirando su cara de asombro.
-¿Dónde me viste? – mirándome unos segundos, para regresar a ver la pintura.
-Un… un sueño… - dudando.
-Imposible… - murmuro. – Tom, esto es de cuando fui a Roma. Hace tres semanas… - sonriendo.
-Imposible, yo no eh ido a Roma. Ni siquiera lo conozco. – Confundido.
-Entonces, me viste en algún lado. – Regresando a la pintura.
-Bill… - recordando. – Bill fue a Roma…-
-¿Bill? – mirándome.
-Como gemelos, la mayoría del tiempo tenemos sueños compartidos. Yo casi nunca los recuerdo. Pero esta vez, fue la excepción. – Mirándola, estaba tan sorprendido como ella. ¿Realmente esto podía suceder?
-Quiero una gemela… -reclamo. Torció su pequeña boca, haciendo un puchero. –
-¿Y a mí me qué me dices? – jugando. – En ocasiones Bill habla hasta por los codos…
-Si lo note… - ambos, soltamos una carcajadas. –Bill, fue lindo conmigo.
-Conmigo también… -bromeando.
Con ella todo era tan fácil. Me agrada, me gusta. Pensé que se molestaría. Más sin embargo, sonrió. -Me gusta… - suspiro.
-¿Te gusta? – tocando el cuadro.
-La pintura. Es muy buena. Se parece mucho a mí, lo dibujaste muy bien Tom. Eres un buen chico… - riendo.
Suspire aliviado. – No me odias después de todo. - sonreí.


Última edición por lupitahernandez el Dom Feb 06, 2011 3:53 pm, editado 1 vez (Razón : Negrita :3)
avatar
MariahTrümper

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 22
Localización : En la imaginacion

http://www.facebook.com/mariah.hdez

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  EngelPrinzKaulitz el Lun Feb 07, 2011 6:49 pm

WOW...


Me encanto tan lindo Tom.

Georg si es uy no le kiere hacer ver las cosas como son y Tom se niega



AY!!! Super Lindo... Te felicito supe pronto...


I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you



cat cat cat cat Wink Wink Wink Wink Wink Wink Wink Surprised Surprised Surprised Surprised Surprised Surprised
avatar
EngelPrinzKaulitz

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 03/11/2010
Localización : colombia

Volver arriba Ir abajo

Perros Sueltos

Mensaje  MariahTrümper el Miér Feb 09, 2011 4:43 pm

Capitulo 18: Residencia Thompson.

Tom
Después de tantas sonrisa, un día maravilloso con un sueño hecho realidad. En fin, todo lo que vino, tarde o temprano se va. Y como siempre, el maldito destino quiere me soledad…
-¿Qué hora es? – pregunto, más seria.
-Son… - lo dude, si miraba el reloj y era tarde, eso significaría su despedida. – No tengo reloj… - serio.
-Y el rolex negro que tiene en la mano señor Kaulitz, ¿no es un reloj? – riendo por debajo, era lindo que sus mejillas se ruborizaran al hacer eso.
-Ah… mi rolex… - murmure. Solté una fuerte bocanada de aire, ya es hora. – Son las 6:30 pm…
-Es un poco tarde… - me dijo. – Debo irme… - se giro, y dio unos cuantos pasos alejándose de mí.
-¿Te llevo? – me apresure a preguntar, tomándola del brazo para detenerla. – S- si quieres…
Sonrió. – Me encantaría Thomas…
………………………………
¡Diablos! ¿Estas son calles o aeropuertos? Que gigantescas, y ni hablar de las casas. ¿Dónde estoy?
-¿Qué paso, Mary? – intentando ver por la ventana, ya que el parabrisas estaba lleno de pequeñas gotas de lluvia.
-Creo que…
-Creo que estamos perdidos… - interrumpiéndola. – Ya son las 7:35 pm, y aun no encontramos tu casa.
-¡AY! Lo siento. Creo que debiste haber tomado la primera autopista…
-¡¿Crees?! – histérico. – ¡Diablos, Mariely! – golpeando el volante.
-¡Lo siento! –contrajo las piernas, y las pego a su pecho. Con las manos, se cubrió el rostro.
-Oh, vamos… no vas a llorar… ¿o sí? – mirándola. - ¿Mariely? – puse mi mano en su brazo, y ella se movió bruscamente. Alejándome. – Vamos, y ¿ahora qué pasa? Mary… Mary…
No eres más que una niña pequeña. Una pequeña, linda, dulce y preciosa niña pequeña. Tú delicado y frágil cuerpo, cubriéndose de mi persona. De este monstro de manos gigantes y adicto a su presencia.
Un bajo sollozo ahogo el silencio del auto. ¿Mi pequeña estaba llorando?
-Basta pequeña, no lo hagas… - sobando su brazo. Un sollozo y un moqueo, dibujo una sonrisa en mi rostro. – No llores, lo siento. Es que, es un lugar muy grande. No te culpo si no lo conoces…
-No lloro por eso Tom… - cabizbaja.
-¿Entonces? ¿Qué pasa, peque? – buscando su mirada.
Levanto el rostro, y con los ojos cristalinos me miro. – Cuando cerraste la puerta me agarraste los dedos… ¡MIRA! – mostrándome su mano derecha. Cuatro de sus dedos estaban hinchados y rojos.
-¡Dios! Lo siento Mary. Perdón, perdón, perdón…
-Esta es mi casa… - señalando por la ventana.
Detuve el auto al otro lado de la calle. - ¿301? – pregunte, a lo que ella asintió.
Baje del coche. Todo afuera estaba mojado, había sido una gran tormenta. Los charcos de agua mojaron mis reebok, di la vuelta y le abrí la puerta a Mary. La sujete de la mano, y la ayude a bajar.
-Cuidado con el charco… - sonreí. La hale un poco, y no se mojo.
-Gracias… - murmuro.
Cruzamos la calle a paso veloz, con pocos autos pasando pero mojando. Llegamos al frente de la casa. Paredes color crema cubriéndola por completo, un enorme portón negro, y claro, no falta el portero.
-Diga. – Respondieron del otro lado. Después de que Mary aplastara el timbre, una bocina respondió. - ¿Hay alguien ahí? – después de los segundos de silencio.
-¿Mathew? – cuestiono. – Matt, soy Mariely…
-¡¿Señorita?! Bendito sea Dios. Pase, pase vamos… - alegre.
Un escandaloso BIP, me dejo ver los adentros. Césped verde, grandes árboles y flores de colores. Un camino de pequeñas piedras que nos guiaba a una gigantesca casa crema, con enormes puertas y ventanas. De una pequeña casilla, salió un tipo bajo, rechoncho y viejo… ¿Mathew?
-¡Señorita! – grito, mientras abría los brazos y se acercaba a toda velocidad. Si soy sincero, pensé que se resbalaría y rodaría el resto del camino hasta toparse con una pared. Una risa salió de mí.
-¿Tom? – murmuro Mary. - ¡Hola, Matt! – abrazándolo.
-Señorita. Dios, qué bueno que está aquí… Amanda…
-¿Y mi padre? – interrumpiendo.
-Ah, el señor acaba de llegar. Debe estar en su despacho…
-Bien, gracias. Vamos Tom…
-¿Tom? – cuestiono el tipo.
-Tom Kaulitz… - dije.
-Mathew Woolf. – Dándome la mano y una sonrisa. Accedí, igual sonreí.
-Bueno, vamos Tom… - insistió Mary.
Me tomo de la mano, haciéndome correr por todo el camino de piedras. ¿Nunca se cansa? Llegamos a las grandes puertas blancas, que con un leve empujón logro abrir.
-Pasa… - me dijo sonriente.
Aun tomando mi mano, entre. Esta si era una mansión. El techo alto, de donde colgaban candelabros finos. Cuadros enmarcados, chimeneas gigantes, puertas amplias, pisos pulidos y alfombrados. Un aroma a pino, un silencio agradable.
-Wow… - murmure, sorprendido.
-Papa, está en el despacho. Ven, Tom… - llevándome con ella.
-Oye… oye, oye…
-¿Qué pasa? – deteniéndose.
-No… no creo que sea buena idea que yo… - me encogí de hombros.
-Anda, no seas miedoso. – Halándome de nuevo.
Me encamino hasta adentrarnos más en la casa. Unas enormes escaleras de caracol, Dios, nada comparas con las mías, pequeña. Estas eran gigantes. Toco una puerta de madera obscura.
-Adelante… - dijeron de adentro.
-Vamos… - susurro ella.
Asomo su cabeza, como si se estuviera escondiendo. Un veloz tecleo se detuvo y un grito de felicidad resonó.
-¡¡¡Mariely!!! – grito el hombre.
-Papa… - murmuro ella. Para después entrar corriendo, y abrir la puerta de par en par. – Papi… - dijo una vez, en sus brazos.
-Mariely. Mi Mariely, ¿estás bien cariño? – tocándole la cara. Ella asentía y tomaba sus manos. Era increíble el amor que le tenía. - ¿Si? ¿Sí? Si cariño… - beso su frente, para después abrazarla por el cuello. - ¿Dónde pasaste la noche? – mirándola fijo.
-Con… con… con Tom, papa… - tartamudeando.
-¿Tom? No conozco a ningún Tom. ¿Es un nuevo empleado? – ignorándome por completo.
Aclare la garganta, y di dos pasos al frente. Entrando al salón. Paredes grandes y altas, de color blanco. Libreros de madera de caoba repletos de libros gruesos y delgados, de múltiples colores y letras. El piso de madera bien pulida, y con olor a pino.
– Soy yo, señor… - murmure. El levanto la cabeza rápido, y me miro. – Tom Kaulitz… - alzando un poco más la voz.
-¿Tom Kaulitz? Mmm… - soltó a Mary, y camino hasta estar frente a mí. – Louis Thompson, un gusto… - extendiendo su mano. Sonriéndome. ¿Sonriéndome? Diablos, soy un niño bien.
Sonreí, y la tome gustoso a pesar de que estaba a punto de orinarme en los pantalones. No era para nada igual al tipo que pasaban en las noticias dando los altibajos de la economía, si no, un tipo cariñoso con su hija.
-Papa, la señora Halles, le pidió a Tom que me cuidara por esa noche…
-Esa noche y toda la tarde chicos, tardaron bastante…
-Bueno… papa, Tom tenía trabajo… - se apresuro Mary a responder.
-¿Trabajo? Pero apenas eres un niño… ¿Qué edad tienes, muchacho?
-Tengo 20 años, señor.
-¿Señor? ¡Puaj! No me gusta, dime Louis y punto… - sonrió. – y bueno, ¿en que trabajas… Tom?
-Soy pintor…
-¿Pintor? – sorprendido. – ¿En papel o en paredes?
No pude soportar la risa y la solté, parecía un niño preguntándome tantas cosas. –Tenga por seguro que es en papel… - sonriente.
-Oye, me agradas. ¿Son buenas? Yo ocupo varias pinturas para terminar de decorar el despacho…
-¿Decorar? – cuestione. – Pero, son muchos libreros… repletos de libros y… libros… así está bien… - sonreí.
avatar
MariahTrümper

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 22
Localización : En la imaginacion

http://www.facebook.com/mariah.hdez

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  EngelPrinzKaulitz el Miér Feb 09, 2011 8:08 pm

WOW...


Genial me encanto...

Pobre Mary se lastimo los deditos. Sad


JAJAJAJA... Esta genial sigue porfa...


Tom es super lindo ... I love you


I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you
avatar
EngelPrinzKaulitz

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 03/11/2010
Localización : colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  Admin el Miér Feb 09, 2011 10:20 pm

LUPITA!!!
SORRYY por no comentar el los dos capis anterioresss......Estuve ocupada y ahora me estoy poniendo al corriente con los ficss:D!
Pero bueno, ame el de Amor, creo que asi se llamaba, Tom esta enamorado y eso a mi me encanta, por otro lado, eso de que tuviean que separarse no me gusto haha pero, ojala pasen mucho cosas buenas y que Tom deje a Chantelle y que no represente un problema y ahora que ya conoce al suegro...bueno al papa de mary pues mejor aun:D:D!
Sigue pronto porfavor porque tu fic ME ENCANTA! TODO TODO! BESOS! cat
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  Sol ㋖ el Jue Feb 10, 2011 8:56 am

OMG!!! conociendo al suegrito!!!! xD Razz uy, pobre mary, se agarró los dedos con la puerta silent tengo que ser sinsera...después de leer eso no pude evitar reírme Laughing no es que me hiciera gracia que se haya lastimado (las veces que me he agarrado los dedos con algo...no es nada gracioso ¬¬*) sino en qué contexto ocurrió...yo creí que estaba deprimida, no porque Tom le haya levantado la voz sino por una cosa personal...y de repente es que en realidad le agarró los dedo Razz bueno, yo tengo un sentido del humor bastante peculiar Rolling Eyes

en fin...as usually Wink muy muy bueno tu cap y me sorprende la rapidez en que posteas...eso nos deja con menos tiempo de suspenso xP ok postea prontito bitteeeeeeee!!! bounce cuidateeee!!! ^^ Küsseee!!! I love you
avatar
Sol ㋖

Mensajes : 141
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 23
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Perros Sueltos

Mensaje  MariahTrümper el Vie Feb 11, 2011 9:45 pm

Capitulo 19: Especial.
-No, no lo está. Para empezar no me gusta leer. – Resoplo. – Además… - se acerco y me susurro al oído. – La gran mayoría son tapas con cartón… - sonriente. – Sh, sh, sh…
-¡Oye! A mí me hiciste leer mucho de niña. Eres malo… -replico Mariely, detrás de él.
-Ah, porque quisiste… - rodando los ojos.
-¡Papa!… - dijo como puchero.
-Ya, ya… anda. Ve a cambiarte, tienes una cena con Bryan… - asiendo ademanes.
-Bryan… - murmure, fuera de sí.
-¿Cómo dices? – pregunto enseguida.
-No, no nada. – me apresure.
-Bien… -rodando los ojos. – Mariely, corre…
-Bien, papa… - bufo y salió de ahí.
No deje de verla, hasta que la puerta se cerró. Sonreí, ella siempre era así.
-Mmm… así que pintor ¿eh?… bien Tom. – Se acerco a su escritorio, y abrió un cajón. - ¿Cuánto te debo? – pregunto, mirándome.
-¿Cómo? – asombrado. ¿Le ponía una cantidad a su hija?
-Sí. Por cuidar a mi hija, ¿Cuánto te debo? – mirándome fijo. – Vamos, no seas tímido. Dime una cantidad…
-No. No señor, yo no lo hice por eso. – Temblando.
-¿Ah, no? Entonces… tu… - asiendo ademanes, de nuevo.
-Lo hice por ayudar. Yo no sabía que Mariely era su hija. Simplemente la ayude… es todo. Lo siento… - alejándome.
-Pasaste. – Musito, feliz.
-¿Cómo? – deteniéndome.
-Eres buen chico. Me agradas. – Sonrió. – puedes, irte… Tom…
-Yo… - confundido. – ¿Era una prueba?… - asombrado.
-Muchas personas solo se nos acercan por dinero, finge secuestro o algo por el estilo. – Serio.
Trague saliva, eso último me sonó conocido, y no pude evitar sentirme un poco culpable. –Yo no soy así… - aclare mi garganta. – Jamás lo haría… - continúe.
-Te lo agradezco muchacho… - sonrió. – Puedes irte.
-Gracias. – Sonreí. Di la media vuelta y con paso lento, camine hasta la puerta. Para salir del despacho. - ¿Qué demonios? – cerrando la abertura.
Me gire, para caminar a la puerta. Cuando me topo con una pequeña masa de cabello castaño con altura de mis hombros.
-¿Mariely? – mirándola.
-Hola, Tom. – sonrió.
-Ho-hola… - sonreí tartamudeando.
-Le caíste bien a mi papa… - tomando mis manos.
-¿Enserio? – mirándola.
-Sí. Luego podrás regresar…
-Re… ¿Regresar? – sorprendido.
-¿No quieres? – cuestiono, asustada.
-Si… si, si. Claro que si… - sonriendo.
-Bien. – sonrió. – Bueno, tendré que… irme. Tu mismo oíste a mi padre… es hora… debo ir con Bryan…
Comenzaba a ponerme celoso de ese tal “Bryan”. Idiota. Claro, como el si podía abrazarla, besarla, y verla cuando y como quisiera. Tarado.
-Espero que todo salga bien… - sonrisa fingida.
-Yo, igual. Bueno, adiós…
-Adiós… - sonreí. Se paro en la punta de sus pies y beso levemente mi mejilla. – adiós… -repetí como tonto.
Ella sonrió, y subió por las escaleras. Camine hasta la puerta principal y salí de su casa. Eso fue todo. Simplemente, esperaba volverla a ver algún día de una manera, y poder, decirle lo especial que era para mí.

Mariely
Abrí la puerta de mi alcoba, estaba total y locamente feliz. Entre corriendo a mi habitación, como si reamente hubiera extrañado mis cosas. Me deje caer como un oso sobre mi cama. Y sin duda, no había dejado de tararear esa estúpida canción…
Dios, parecía una niña de tres años, pero, ¡¿A quién le importa?! ¡ESTOY FELIZ! Él, él, él, él… Tom Kaulitz. Sé que es él, el hombre que siempre, siempre espere. Él es especial.
-La, la, la, la, la, la, la, la…-Reí. - Tom… - susurre despacio, cerrando mis ojos lentamente.
-¿Tom? no me suena conocido… - interrumpiendo, algo más que mis pensamientos.
Levante un poco la cabeza, apoyándome en mis codos. -¿Ahora qué quieres? – bufe.
-Ponte esto… - lanzándome un vestido negro. – Ahora…
-¡¿Qué?! – levantándome de la cama. – Esto es… Amanda… No me lo pondré. – retándola.
-JA, discúlpame… ¿Qué? – acercándose. – Esto, es lo que te pondrás esta noche para tu cena con Bryan y punto, mocosa. – Halándome del brazo.
-No… es horrible. – zafándome. – Apenas tengo 17, no soy una viuda. ¿Okey? No me lo pondré y punto. – cruzándome de brazos. – Además, ¿Cómo entraste a mi habitación?
-Es un vestido hermoso…
-No… no es hermoso. Necesitas lentes querida… -sarcástica. Camine hasta el tocador, tome unos aretes de oro y me los puse cuidadosamente.
-Escúchame pequeña altanera… - dijo entre dientes, tomando con fuerza del brazo. – Te lo pondrás… y yo seré…
-¿Mariely? ¿Hija? ¿Estás? – sonreí victoriosa, la voz de mi padre. Tocando la puerta y sobre todo, interrumpiendo a Amanda.
Sonreí ampliamente. -Si ¡PAPA! – grite, mirándola de reojo, quien comenzó a soltarme.
Asomo su cabeza, y me sonrió. – Tu amigo me cayó bien… - adentrándose a la habitación. -Oh, Amanda. No te vi… lo siento…
-No importa, señor… - humilde. – Con permiso… - con paso apresurado. Salió de la habitación y cerró la puerta.
-Oh, parece que le da pena verme. – dijo papa, señalando su trayectoria.
-Ajam… -rodando los ojos. - ¿Qué paso, papa? – dije, como si nada.
-Ah, sí. Bryan llegara en 10 minutos. Cambia- te, ¿y esa ropa? – señalándome.
-Es… es de la hermana de Tom, papa. – respondí. Otra mentira.
-Oh, qué bien. Estuviste con su familia… genial…
-Si… genial… - rodando los ojos, dudando. – Bueno, papa. Deberías irte, me cambiare. – sonreí.
-Oh, sí. Adiós hermosa… - se acerco y beso mi frente. –Te quiero…
-Yo igual… - sonreí.
Sonrío de vuelta, y salió. Amaba que mi padre viniera a verme. Señal de que me quería más que a su trabajo. Supongo.
Corrí al baño y entre a la ducha. Un baño exprés de 5 minutos, pues esta mañana ya me había bañado en casa de Tom. Salí limpia. Me enrolle en una toalla para salir y buscar algo de ropa en mi closet.
Una blusa de tirantes blanca, una falta a cuadros blancos y negros hasta la rodilla, ajustada a la cintura. Y un cinturón grueso a la cintura, de color rojo al igual que mis zapatillas. Seque levemente mi cabello con la secadora. Aretes, collar, y pulsera con dijeres plateados. A penas un poco de color en mis labios, y sombra rosa en mis parpados. Mi bolso negro y estuve lista para bajar.
Intentaba que los tacones no hicieran ruido en el piso, en los escalones, pero nada funciono. Una vez abajo, se podía distinguir la gruesa voz de Jackson Willis, mi próximo “suegro”.
-Buenas noches… - interrumpiendo su conversación.
-Oh, Ma- Mariely… - tartamudeo el señor.
-Mi Mariely. – Dijo mi padre, extendiendo su mano. La tome y me incluyo en su círculo, hecho por él, el señor Willis y el arrogante de…
-Vámonos… - el arrogante de Bryan.
Idiota. – Vámonos… - dije a regañadientes. – Con permiso señor Willis, un gusto verlo de nuevo. – sonreí, mientras ese idiota halaba del brazo.
-Igual Mariely, estas muy hermosa. – sonrió.
-Cuídate hija. – concluyo mi padre.
Beso mi frente, antes de que Bryan me arrancara de sus labios. Jalándome con él. Me saco de mi casa, prácticamente arrastrándome. Abrió bruscamente la puerta de su coche y me “lanzo” adentro.
-¡Idiota! – grite, cuando azoto la puerta. Corrió rápidamente para subir al otro lado y subir al coche. – Torpe, si me quieres dejar sin pies, avísame, ¿Okey? – cruzándome de brazos.
-Huy, ¿Por qué tan levantadita la pequeña? – acelerando.
-No me llames pequeña… - eso solo lo puede hacer Tom. Idiota ricachón. – No me gusta…
-Rata… - sin mirarme.
-Sancudo… - torciendo la boca.
-Rana…
-Microbio…
-Mosca…
-¡Mono cilíndrelo! – enojada. ¿Y eso de dónde demonios lo saque? Levante una ceja.
avatar
MariahTrümper

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 22
Localización : En la imaginacion

http://www.facebook.com/mariah.hdez

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  EngelPrinzKaulitz el Vie Feb 11, 2011 10:20 pm

WOW...



Estubo genial me encanto


jajajajajaj estuboo buenisimo el final...



Te Felicito...



I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you
avatar
EngelPrinzKaulitz

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 03/11/2010
Localización : colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  Admin el Sáb Feb 12, 2011 9:21 pm

Oh, asi que aparate de que no quiere casarte con ese tan Bryan, ademas no se caen? OMG, eso no lo sabiaaa, y la ultima parte tuvo un tono divertido pero, no me gusto para nada como la trato antes, y ese tipo que le pasa??!...ella tiene que dejarlo y quedarse con Tommy
I love you I love you Bueno, espero que vuelva a verlo pronto y que se besen, HAHAHA:) Besos.! king
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Perros Sueltos

Mensaje  MariahTrümper el Dom Feb 13, 2011 2:06 pm

Capitulo 20: Propuestas.
-¡Mono cilíndrelo! – enojada. ¿Y eso de dónde demonios lo saque? Levante una ceja.
-¿De cuándo acá sabes tantas palabras? - mirándome.
-La verdad, todos saben que tengo un amplio conocimiento de alemán, inglés, español y francés. Mientras… tú, solo sabes el idioma vacuno. – seria.
-Escúchame bien. Si nos vamos a casar debes respetarme. Yo soy el hombre y por tal razón…
-¡¿Hombre?! JA, hazme el favor… - interrumpiéndolo, burlándome. - ¿Quién mas sabe que eres gay, Bryan? – mirándolo. – Dime…
El silencio invadió la camioneta. Era la única que lo sabía. Habíamos comenzado bien nuestra amistad, pero desde que nos obligaron a casarnos me culpa de todo, cuando él sabe perfectamente que yo apoyo su estilo de vida.
-Cállate… - entre dientes.
-Me callare. Solo porque soy la única persona que conoce tu secreto. Pero dime algo…
-¿Y ahora que quieres? – molesto.
-¿Por qué me odias? ¿Por qué… porque estas tan molesto conmigo? – mirándolo seria. – Dime, Bryan.
-No…no te odio, Mariely. Yo…
-¿Por qué me tratas así? – interrumpiéndolo.
-Amo… amo a Craig. Él pensó que lo engañe. Lo siento, Mariely…
-Siempre hay maneras… - sonreí.
-¿Ma- maneras? – tartamudeando.

Vaccaro podría ser sin duda alguna el restaurante más elegante, sofisticado y privado que conozco. Tiene un buen servicio, y buena calidad en sus platillos.
Halo la silla, y me senté en ella. La acerque un poco más a la mesa, mientras él se sentaba frente a mí. Un chico de camisola blanca, chaleco negro y pantalón de vestir del mismo color, se nos acerco con una toalla en la mano. Un camarero.
-¿Qué les ofrecemos? – sonriente, mirándonos.
-Yo… - dijo Bryan, para después mirarme. - ¿Qué quieres Mariely? – sonriente. Genial, ahora me estaba tratando como antes.
Sonreí. – Mmm… - mirando el menú. – Gnocchi de papa, por favor… con salsa de tomate… - sonreí, y le entregue el menú.
-Bueno, yo quiero… farfalle primavera, también con salsa de tomate… - entrego el menú.
-¿Y de beber?
-Yo… - dije a medias, pues Bryan me interrumpió.
-Eres menor de edad, así que una coca - cola para la niña… - bromista.
Le sonreí ampliamente. – Igual, eso iba a pedir… - sonreí. El camarero rio por debajo.
-¿Señor? – pregunto.
-Yo acompañare a la señorita. Una coca – cola. – sonrió.
-Bien, en unos minutos estará lista su orden. Con permiso… - sonriente, se alejo, y bajo al primer piso.
El segundo piso estaba solo con unas cuatro o cinco parejas demás de nosotros, con varias mesas alrededor. Había muy poca iluminación gracias a unas cuantas velas encendidas. Solo se escuchaban susurros.
-Esto me parece más bien, para comprometidos… - dije, viendo a mi alrededor.
-Se supone que somos pareja. – rio.
-Si… si claro, ya lo olvidaba. – lo mire, y sonreí.
-¿De qué “maneras” me hablabas? – serio.
-Pensé, que si fingimos que nos gustamos y nos casamos, pero, puedes seguir tu relación con Craig. La verdad, no me molestaría que mi “esposo” me engañara con un hombre… - sonreí.
-¿Lo… lo dices enserio? – asombrado.
-Claro, Bryan. – Sonriente. - ¿Qué dices?
-Mariely. – serio. - Me encanta tu idea. Al parecer no has perdido tu inteligencia. – Rio.

Tom
-Ya voy… Ya voy… - seguían tocando mas y mas fuerte. - ¡¡¡Que ya voy!!! – molesto.
Me acerque a la puerta, aun rascando mi cabeza. ¿A quién demonios se le ocurre tocar a las 7:00 am de un lunes? Y sobre todo, ¿a quién se le ocurre venir a mi casa a esa hora? ¿Acaso no me conocen?
-Buenos días. – Me dijo un señor alto y de buen porte.
-Ya les dije que hasta la próxima semana.
-¿De qué habla? – serio.
-¿Es del banco? – recargándome en el marco de la puerta.
-No. – Serio. – Soy el profesor Brooks. Director del colegio para mujeres de Magdeburgo.
-¿Bien? – confundido.
-Bueno, pude notar que… es pintor. – Mirando la galería. – Nuestro profesor de artes esta… incomunicado, por así decirlo…
-¿Incomunicado? ¿Qué le paso?
-Bueno… a las chicas les gusta hacer bromas. Pero despreocúpese. Mientras usted no sea grosero con ellas, todo estará fantástico. – sonrió. – Y bien, ¿Qué dice señor Kaulitz?
-¿Qué digo de qué? – Confundido.- Espere ¿Cómo sabe mi nombre? – cuestione.
-Thomas Kaulitz Trumper. 20 años, un hermano gemelo. Pintor desde los 16 años. Nacido en Leipzig, Alemania. Estamos obligados a investigar a nuestros profesores. Nuestras alumnas son… “importantes”. Y ¿Qué dice de trabajar como profesor de artes en nuestro instituto?
-Mmm… - sobando mi rostro.
-No se preocupe, le pagaremos bastante bien. Su pago será semanal. 5,000 euros. ¿Le parece bien?
-Me parece genial. – sonreí.
-Bien. – Serio. – Comienza a las 8:30 am.
-Claro, mañana estoy haya…
-Emm… ¿mañana? – alzo una ceja. – De hecho, me gustaría que comenzara hoy mismo. Las chicas no pueden seguir sin su clase de arte.
-Oh… - sonreí nervioso. – Veré que puedo hacer…
-Considérese afortunado. Muchos otros matarían por estar ahí, trabajando.
-¿Por qué me escogieron a mi? – confundido, señalándome.
-Digamos que, tiene buenas influencias. – Sonrió. –

Mariely
¿Puede una lágrima gritar lo que un cuerpo y una mente, tratan de callar? ¿Sera acaso posible que en una sola lagrima se represente el infierno que es mi vida? Si, lo sé. Tengo todo y mucho mas, pero ¿a cambio de qué? ¿De mi libertad? No puedo tener amigas. No confió en nadie. Todos quieren algo a cambio, siempre. Dinero, fama ¿Qué será esta vez? “¡Vamos, salí con la hija de Louis Thompson!” Siempre son mentiras.
El golpeteo de mi lápiz de madera, se detuvo al oír el rechinido de la puerta abriéndose. Todas las chicas, estaban paradas. Claro, menos yo. Quien como siempre, me hundía en mis pensamientos poco claros.
Preste un poco mas de atención a la hoja de mi cuaderno. Con el grafiti de mi lápiz, había logrado dibujar ese hermoso rostro. El pañuelo cubriendo su frente, el piercing del lado derecho de su labio inferior y su penetrante pero linda mirada.
-¿Mariely? – susurro esa voz detrás mío.
-¿Eh? – cuestione, girándome. - ¿Qué pasa Erika?
-¿Qué paso con Hall? ¿Aun sigue en el hospital? – aguantando una carcajada.
-Supongo. ¿Por? – sonriendo.
-Quería saber lo efectivo que era la broma de la silla.
-¿Qué esperabas? Tiene cincuenta y siete. Me sorprende que no le haya dado un paro cardiaco.
Su risa burlesca resonó en mis oídos, a lo que todas se giraron a observarnos fijamente, para después secretearse.
-Perras. – Bufo de pronto, mirándolas. – ¿Sabes? Nunca dejan de hablar de ti, siempre hablan de tu cabello, tus manos, piernas… son un par de urracas criticonas. – Enojada.
Reí por debajo, cubriéndome la boca. Ella me observaba divertida. – Lo siento. – Sonreí. – Urracas… - murmure.
-Despreocúpate. – Sonrió. – Te tienen envidia. Saben que eres la más bonita de todo el salón, si no es que también de todo tercer grado. Además de darte puntos por tu apellido de tanta… “alcurnia”.
-¿Cómo sabes todo eso?
-Yo te cubro amiga. – Sonrió.
Sonreí.
Erika Apple, mi compañera de habitación desde hace tres años. Y aparentemente la única amiga confiable que tengo. No hay otra persona a la que le moleste más que mi padre no me visite, y que Amanda solo me saque de aquí cuando ocurra un evento importante.
avatar
MariahTrümper

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 22
Localización : En la imaginacion

http://www.facebook.com/mariah.hdez

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  EngelPrinzKaulitz el Dom Feb 13, 2011 5:38 pm

WOW...

OMG... Ese secreto de Bryan esta tenas. Genial

Hay Tan lindo Tom le toca de profesor ahora...

Esta genial este capi sigue...

I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you I love you
avatar
EngelPrinzKaulitz

Mensajes : 97
Fecha de inscripción : 03/11/2010
Localización : colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  Admin el Dom Feb 13, 2011 7:46 pm

HAHAHAHHA, asi que es GAY?!, jajajaja bueno, eso me gusto, y DEMASCIADO. la cosa esque Tom se pondra celoso sin importar eso, lo se, y por otro lado, ahora sera su Profesor?, una relacion con tu profesor de arte?, suena divertido:) hahaha ntcc. pero bueno, me alegra tanto que subas capi seguido, yo ya no tardo en subir de coincidencia pero, el tiempo es corto y mas cuando mañana es dia del amor y la amistad, ademas de las labores de escuela, y blabla, bueno, es caso que es esta historia esta super interesante y ya no puedo esperar para saber que pasara con ese profesor...Very Happy! cheers
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Perros Sueltos

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.