Tokio Fics
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


Naturaleza inmortal

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  Admin el Jue Dic 16, 2010 2:04 pm

OMG, jeje con Bill a dormir...Smile, sabes, ya habia leido este cap hace como cuatro dias y por las prisas no deje coment y ahora que pase de nuevo pense que ya habia capi nuevo pero bueno, vale la pena esperar el siguiente, jojo, espero lo subas pronto que quiero saber que pasara ahora que se levanten:D:D, me gusta tu fic, ¿lo sabes no?, so, please sigueee!♥
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  Sol ㋖ el Dom Ene 02, 2011 5:29 pm

- Capítulo 12 -

Morgen


Al despertar al día siguiente mis ojos se encontraron con algo oscuro posando sobre mi almohada. Al incorporarme y tomarlo reconocí al bombón que había encontrado junto a la nota de Tim al despertar en el hospital. Pensé que Bill seguramente lo había encontrado por ahí y luego lo puso en la almohada. No pude preguntárselo en ese momento porque su cama estaba vacía. Lo más probable era que se había ido a tomar un vaso de agua o algo por el estilo.

Tomé la cajita donde supuestamente había guardado el bombón, o al menos eso había creído, dispuesta a hacerlo ahora. Pero al abrirla me sorprendió que en realidad el bombón que había recibido de Tim estaba allí y el que tenía en la mano…era otro.

Antes de poder armar mis propias conclusiones un sonido proveniente de la cocina, como de platos y cubiertos chocándose entre sí, llegó a mis oídos. Intrigada, salí de mi habitación, antes dejando el bombón que había encontrado junto con el otro, y me dirigí hacia donde parecía ser la fuente del sonido.

Ni bien entré en la cocina un aroma delicioso a comida ingresó por mi nariz, estimulando mi sensible sentido del olfato. Bill se encontraba delante de las hornallas con una sartén en la mano, cocinando lo que parecían huevos fritos.

_ ¡Buen día! _ me saludó con su acostumbrada sonrisa al percatarse de mi presencia _ ¿Cómo has dormido?

_ Bi-bien _ respondí ahogando un bostezo con la mano _ ¿Y tú?

_ Como un lirón. Esta mañana incluso al despertarme tuve un toque de inspiración _ señaló un cuadernito y una lapicera que había utilizado para escribir algo desarrollado en prosa; imaginé que se trataba de una canción _ Tan atareado estaba que casi me olvidé del desayuno.

_ Ummm…Bill, respecto a eso, yo…

_ Hacía mucho tiempo que no cocinaba para alguien, espero que te gusten mis huevos “a la Bill”.

_ Pues seguro que me encantarán, pero oye…

_ También hay bollitos rellenos de mermelada. En realidad no los hice yo sino que fui a la pastelería de al lado. Me resultó extraño que no me reconocieran, aunque debo admitir que fue un alivio.

_ Me alegro, pero escu…

_ ¡Ah! Allí tienes tu correo _ volvió a señalar con la mirada, esta vez a unos cuantos sobres que había sobre la mesada _ Supongo que tendrás cosas que hacer.

_ Bill…

_ Macky tenía un poco de hambre, pero no encontré su alimento así que le di unas migajas de pan y… _ Bill se interrumpió cuando yo lo tomé bruscamente de la muñeca y con fuerza _ ¿Qué ocurre? _ preguntó mirándome con extrañeza.

_ Lo lamento, pero tengo que decirte que habas demasiado _ dije soltándolo mientras respiraba para armarme paciencia. Él simplemente sonrió ante esa crítica, lo que me sorprendió.

_ Lo siento _ se disculpó _ es que estoy acostumbrado a hablar así con mis amigos…bueno, mis otros amigos.

_ Sí, lo entiendo. Soy conciente de ese detalle tuyo.

_ Aún así, contigo voy a hablar con un poco más de lentitud.

_ Mi cuestión no es que hables lento.

_ ¿Y entonces?

_ Sólo te pido que me escuches.

_ De acuerdo…te escucho.

_ Bien…me siento halagada y sobre todo agradecida por que hayas puesto tanto empeño en el desayuno, pero…yo suelo comer cosas un tanto más…saludables.

_ Oh… _ Bill miró la sartén de huevos fritos algo apenado.

_ Lo siento mucho _ dije sintiéndome culpable por verlo con esa expresión.

_ Por favor, no te preocupes _ me sonrió _ En realidad tendría que haberte preguntado qué comías. En fin…supongo que no tengo más remedio que deshacerme de ellos.

_ ¿Qué? _ Bill se dirigió con la sartén hacia el cesto de basura _ ¡No, espera! ¡¡AY!!

Al intentar detenerlo, accidentalmente apoyé un dedo sobre el metal ardiendo.

_ ¡Por Dios, perdona! _ Bill volvió a colocar la sartén sobre la hornalla (ya apagada) y me tomó la mano que me había quemado.

_ ¡Tranquilo, fue sólo el meñique!

_ ¡Lo siento tanto! Ven, lo pondremos bajo el agua.

_ Bill, no es necesario. ¡Bill!

Sin siquiera hacerme caso, me arrastró hacia el fregadero y abrió el grifo, poniendo luego mi mano bajo el chorro de agua fría. Terminé por desistir y dejar que me masajeara el magullado dedo con sus manos.

Tardé un par de segundo en notar de que Bill prácticamente me abrazaba por detrás. Tenía el mentón apoyado sobre mi hombro, lo cual me pareció todo un logro para él teniendo en cuenta nuestra diferencia de altura.

_ Me gustan mucho tus manos _ dijo de repente tras unos instantes, esta vez acariciando delicadamente la que me había tomado luego de haber cerrado el grifo _ Son tan pequeñas…deben tener la mitad del tamaño de las mías.

Bill giró su mano, haciendo que mi palma y la suya se encontraran. Una risita se nos escapó a ambos al ver que prácticamente estaba en lo cierto: mi dedo medio llegaba a la mitad del de él y en sí mi mano era como tres centímetros menos ancha.

Al levantar la vista para mirarle el rostro lo encontré observándome con una tierna sonrisa y un extraño brillo en sus ojos chocolate.

_ ¿Qué ocurre? _ pregunté poniéndome un poco nerviosa.

_ ¿Mmm? ¿Por qué?

_ Me estás mirando como si fuera… _ me interrumpí al darme cuenta de lo que le estaba a punto de decir.

_ ¿Cómo si fueras…? _ dijo él alentándome a que continuara.

_ Como si fuera tu…

Por más que intenté no me animaba a expresar lo que realmente tenía en mente.

_ Mi…¿amiga? _ negué en silencio, sin lograr que me saliera la palabra _ ¿Hermana? _ volví a negar _ ¿Novia?

Había dado en el clavo. Creo que me ruboricé como nunca antes lo había hecho, tanto que probablemente habría conseguido freír un huevo en mi frente sin ningún problema. Al notar mi expresión, Bill volvió a sonreírme tiernamente e incluso me pareció ver aparecer un tenue color rosado en sus pómulos.

_ ¿Por qué lo dices? _ preguntó dirigiéndome una mirada algo elocuente.

_ Bueno, yo…pues…eh…¡Deja de mirarme así!

_ Eres muy linda cuando te pones nerviosa _ Bill incrementó su sonrisa de superioridad.

Con ese comentario puso el dedo en la llaga. Sin que ninguno de los dos supiera cómo, me liberé de sus brazos y lo empujé para atrás, haciendo que cayéramos al suelo. Sin darle tiempo a reaccionar, comencé a clavarle los dedos en la cintura haciéndole cosquillas, con lo que comenzó a reír a carcajadas. Aún con mi poco peso sobre él, Bill no podía incorporarse, así que se limitó a retorcerse e intentar tomar mis manos mara que dejara de hacerle cosquillas.

_ ¡Noooo! ¡Por favor, para! _ gritó desternillándose de la risa.

_ ¿Tú crees que voy a dejar de hacerlo? _ dije también riendo _ ¡No después de lo que has dicho!

_ ¡Vale perdona, pero por favor PARAAAA!

Luego de retorcerse un poco más consiguió atrapar mis manos y así hacernos rodar, quedando entonces él sobre mí. La lucha continuó a la inversa de antes.

_ ¡No Bill, BASTAAAA! _ chillé pataleando cuando él comenzó a devolverme las cosquillas.

_ ¡Te lo mereces por diablilla!

Tras forcejear durante un par de minutos, Bill terminó por cansarse y se tumbó a mi lado, mientras seguíamos sin dejar de reír. Pasaron varios segundos hasta que nuestros ritmos cardíacos se normalizaran y nuestras respiraciones dejaran de ser jadeantes.

_ Creo que…esta vez nos…pasamos un poco _ dijo Bill entrecortadamente, rompiendo el silencio.

_ Ajá – me limité a responder. Estaba tan agotada que apenas podía hablar.

_ Si Tom estuviera…aquí seguro que pensaría…mal de nosotros, per…pervertidamente hablando…

Tuve que contener la risa para evitar que se incrementara el dolor abdominal que me había quedado.

_ ¡Basta! No me hagas reír… _ sonreí haciendo un puchero

_ No te quejes, tú lo empezaste.

_ ¿Yo?

_ ¡Tú fuiste la que me tiró al piso y me hizo cosquillas!

_ ¡Pero tú lo provocaste!

_ Ah, ¿sí?

_ ¡Sí!

_ Sabes que puedo provocarlo de nuevo, ¿verdad?

_ Ni se te ocurra…

Ya sin poder contenerme más, lancé una risita que concluyó dándome otra puntada en el abdomen.

Giré la cabeza hacia Bill al mismo tiempo que éste giraba su cabeza hacia mi, haciendo entonces que quedáramos con los rostros a pocos centímetros entre sí. La pálidas mejillas de él conservaban el tinte rosado que había aparecido antes de que se generara la disputa.

_ Hacía tiempo que no me reía tanto con una amiga _ me sonrió.

_ Yo tampoco _ dije devolviéndole la sonrisa.

_ Tal vez te resulte raro oír esto, pero…la verdad la paso muy bien contigo.

Cos esas palabras mi sonrisa se intensificó, así como el calor de mis mejillas. Bill se acercó un poco más a mí, con lo que la distancia entre nuestras narices fue casi nula. Yo lo miré a los ojos, sintiendo reflorecer las mariposas en el estómago que hacía unos días había tenido. No pude evitar bajar la vista un poco más, posándola un segundo sobre sus labios…esos labios carnosos y rosados que pedían a gritos ser besados. Cuando volví a levantar la vista hacia los ojos de Bill, lo pesqué dirigiendo la mirada a MIS labios. Al percibir que lo estaba observando, él me dirigió una dulce sonrisa que de ser manteca me habría derretido. Esta vez yo me acerqué un poco más a él y nuestras bocas quedaron a milímetros nada más.

Nos dirigimos una mutua mirada profunda a los ojos. En realidad, o al menos yo lo aprecié así, era lo único que podía ver de él. Todo a nuestro alrededor estaba borroso y de un color rosado. Por instinto abrí un poco la boca, así mismo que Bill, sintiendo su aliento cálido encontrarse con el mío. Lo único que separaba nuestro contacto era un espacio del grosor de una hoja de papel. Cerré los ojos, esperando el roce de una piel aterciopelada…

Una extraña melodía comenzó a sonar de repente, haciendo que abriéramos bruscamente los ojos y volviéramos a la realidad.

_ ¿Qué es eso? _ preguntó Bill extrañado.

_ Creo que es…tu teléfono _ respondí analizando el sonido.

Bill se mantuvo estático y con el entrecejo fruncido durante un par de segundos.

_ ¡Ah, sí! _ exclamó al reconocerlo. Se levantó rápidamente, dirigiéndose luego hacia donde estaba su móvil y lo atendió mientras yo me incorporaba con lentitud hasta quedarme sentada _ ¿Diga? ¡Ah, hola Tom! Pues sí, muy bien. ¿Y por allá cómo va todo?

Lo que siguió de la conversación lo escuché como un murmullo inentendible, puesto que me había sumergido profundamente en mis cavilaciones. El único pensamiento que tenía era un reproche hacia Tom de que si no hubiese llamado, habría dejado que pasara algo…digamos mágico.

Luego de unos momentos sentí una presencia a mi lado que me sacó de mi ensimismamiento y al levantar la cabeza me encontré nuevamente con el Bill de la realidad, quien noté que aún conservaba un tono rosado en sus mejillas.

_ Fue Tom el que llamó _ dijo como si nada hubiese ocurrido, aunque su expresión denotaba otra cosa totalmente diferente _ Recibió un mensaje de nuestro productor en el que decía que los premios Cometa se van a realizar mañana.

_ ¿En serio? _ lo miré extrañada _ ¿Tan pronto?

_ Eso mismo pensé yo. Supongo que habrán arreglado todo lo de la seguridad.

_ Eso espero…

Nos miramos durante un par de segundos en un incómodo silencio, cada uno intentando adivinar lo que pasaba por la mente del otro.

_ Bien, eh…si no te molesta me gustaría darme un baño _ rompió el hielo Bill mientras me ofrecía su mano como ayuda para incorporarme.

_ Gracias _ sonreí tomándosela _ De acuerdo, ven _ me dirigí a mi habitación con él detrás de mí y saqué de uno de mis cajones un par de toallas _ Toma. El baño es esa puerta al lado de aquí al lado. Cuando termines puedes vestirte aquí o en el baño, como gustes. Yo estaré en la cocina.

_ Ok, gracias _ Bill se dirigió al baño _ ¡Ah!_ exclamó de repente parándose en seco y se volvió a mí _ Antes de que me olvide, Tom vendrá a traerme un poco de ropa para que pueda cambiarme,

_ Bien.

_ Y si aún los quieres comer, los huevos todavía están calientes en la sartén.

_ Bi-bien _ dije reprimiendo una sonrisa mientras pensaba: “Eso sonó feo” _ Tú vete a bañar tranquilo, yo me comeré tus…huevos.

_ Eres una pervertida _ Bill me fulminó con la mirada pero sonriendo, al adivinar lo que estaba pensando, lo cual fue muy evidente debido a mi sonrojo. Luego entró en el baño, cerrando apresuradamente la puerta tras él, cuando le levanté el puño amenazadoramente apuntando a golpearle el brazo.

Tras escuchar una risita a través de la madera, volví hacia la cocina con el fin de esperar allí la llegada de Tom mientras miraba mis mensajes en la laptop y comía…el desayuno que me había preparado Bill.




Hallooooo!!! Very Happy feliz inicio de añoooo!!! lol! gut, como es usual en mí, espero que les haya gustado...les advierto q ahora la cosa empieza a poner...interesante rabbit no puedo adelantar más que eso Rolling Eyes en fin...gracias como siempre por tomarse el tiempo en leer mi fic, saben lo importante que significa eso para mí...con que simplemente comenten un par de lineas me da ánimos para seguir escribiendo, por eso aprecio y valoro mucho vuestra opinión Very Happy sin dar más rodeos, doy x finalizado este comentario...nos veremos en el próx cap Wink Küsseee!!! I love you
avatar
Sol ㋖

Mensajes : 141
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 23
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  Sol ㋖ el Jue Ene 06, 2011 2:26 pm

halloooo!!! ^^ ok, solo quería avisar q voy a estar ausente por uns días Neutral voy a viajar hoy y a donde voy no tengo la posibilidad d tener internet y menos d tratar d pasar algo...así q disculpen y tengan paciencia Rolling Eyes voy a intentar d ni bien llego ver si puedo escribir algo.

así, hasta entonces!!! feliz fin de samana!!! Very Happy Küsseee!!! I love you
avatar
Sol ㋖

Mensajes : 141
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 23
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  MariahTrümper el Sáb Ene 08, 2011 8:09 pm

aaaaaaah! realmente estaba esperando a qe se besaran Shocked y nms no D:
casi me da un infartito, y creeme qe no es nada lindo eh.. ME DEJAS CON DUDAS MUJER!
jajajajajajaja, enserio qe me qede esperan el proximo capi, y tom... ah, la proxima ves escondere su celular Rolling Eyes
claro, si pudiera lo aria para qe no interrumpiera a mary y a bill Neutral pero en fin, tom es tom I love you
jajajaja, entonces me qedare con las ganas de qe se besen, o por lo menos asta el proximo capitulo Very Happy
avatar
MariahTrümper

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 21
Localización : En la imaginacion

http://www.facebook.com/mariah.hdez

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  malu el Mar Ene 11, 2011 1:32 am

siiiiiiiiiii pero qu ien le gusta Bill o Tom ?? O:o
avatar
malu

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  Sol ㋖ el Mar Ene 11, 2011 5:55 pm

malu escribió:siiiiiiiiiii pero qu ien le gusta Bill o Tom ?? O:o

ahhhhh esa es la gracia!!!! Wink
avatar
Sol ㋖

Mensajes : 141
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 23
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  Admin el Mar Ene 11, 2011 9:14 pm

Very Happy me gusto mucho este capi, todo, jiji pero me hubiera gustado mas que se besaran haha aunque se que no tendre que esperar mucho para eso, :O, bueno al menos eso espero,.y lo del desayuno WAAA bill es tan tiernoooo!!!♥... sigueee pleasee Smile
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  Sol ㋖ el Vie Ene 21, 2011 8:50 am

Hallo!!! ^^ ok sí...tardé otra vez una tonelada de años en publicar Rolling Eyes la culpa es de mi inspiración que no salía correctamente y me confundía a la hora de scribir... Rolling Eyes

bueno, volviendo a la seriedad, edité el primer capítulo de la fic poniendo el resumen, las advertencias y demás...así q antes de seguir leyendo, les recomiendo que pasen a leerlo...o bien también pueden hacerlo después de leer, creo q es lo mismo Razz en fin, a lo que voy es que lo lean, que en realidad es para no llevarse alguna sorpresa, no sé si me entienden Rolling Eyes

pues, poniendo un punto final, no queda más que decir que espero q les guste la fic y la disfrunten!!! ^^ vielen dank por leer!!! lol! Küsseeee!!! I love you



- Capítulo 13 -

Si escondes algo, dámelo*


A los pocos minutos de que Bill se metiera en la ducha, escuché un coche estacionarse delante de mi departamento y al mirar por la ventana reconocí el Audi gris de Tom. Como me di cuenta de que yo estaba en pijama fui a mi habitación a ponerme la bata para recibirlo un tanto menos expuesta.

En el instante en que mi amigo tocó el timbre yo le abrí la puerta de par en par.

_ Vaya, sí que eres rápida _ se sorprendió _ Tendré que tener cuidado contigo luego de los conciertos, ya veo que me atrapas antes de que llegue a mi camerino.

_ Te vi por la ventana, tontito _ sonreí dejándole entrar.

_ Ah, vale. ¿Y Bill?

_ Se está dando una ducha.

_ Bueno, entonces tenemos un buen rato para hablar.

Tom se sentó en la silla que estaba al lado de la que unos instantes antes había estado yo. Mi notebook continuaba abierta, por lo que el músico saber lo que había estado viendo.

_ ¿Hasta dónde llega tu fanatismo? _ me preguntó puesto que estaba mirando la página oficial de su banda.

_ ¿Importa eso? _ le dirigí una mirada inquisitiva desde la cocina.

_ Bueno…es que quería saberlo.

_ Pues entonces tendré que decirte que es inagotable _ él sonrió un tanto orgulloso _ ¿Quieres una taza de café?

_ Eh…de acuerdo. Con leche y azúcar, por favor.

_ ¿Tienes algún problema con la leche descremada?

_ Pues…no.

_ Bien.

Tras un minuto me senté a su lado llevando dos tazas de café con leche.

_ Gracias _ Tom observó las tazas, analizándolas. Eran negras con el símbolo de Tokio Hotel pintadas en blanco _ Otra prueba de tu fanatismo.

_ Ya, vale. Me pones nerviosa cuando ases eso.

_ Entonces lo seguiré haciendo _ le dirigí una mirada fulminante ante la suya de suficiencia _ En fin, ¿Bill te lo contó?

_ ¿Sobre qué?

_ Sobre los premios Cometa.

_ Ah sí, que se realizarán mañana.

_ Y tú estás invitada.

_ Y yo estoy…espera, ¿QUÉ?

_ Entonces Bill no te lo dijo todo. Verás, yo pensé (y obviamente mi hermano también) de que podrías ir como nuestra acompañante.

_ Pe-pero, ¿por qué YO?

_ Eres nuestra amiga y teniendo en cuanta lo que hiciste hace unos días por Bill, bueno…creemos que nadie se lo merece más que tú.

Esa última frase produjo que se me dibujara una amplia sonrisa en los labios, además de formárseme un nudo en la garganta.

_ Gracias _ dije en un susurro _ Es un detalle muy bonito.

Tenía un irrefrenable impulso de lanzarme sobre él y abrazarlo con todas mis fuerzas, pero consideré mejor contenerme. Sin embargo…

_ No te preocupes, puedes hacerlo _ volvió a sonreír Tom, dándose cuenta de lo que me impulsaba a hacer _ No lo retengas.

Dudé un poco, pero al ver que era sincero me acerqué más a él y lo abracé con la intensidad con que pretendía hacerlo. Tom jadeó como si lo estuviese ahogando, aunque al escuchar su risita supe que en realidad estaba bromeando.

Estuvimos así unos cuantos segundos, él acariciando suavemente mi espalda así como yo (extrañamente) lo hacía con sus trenzas.

Al separarnos, el instinto volvió a jugarme un desliz ya que pasando mi rostro pegado al de Tom, terminé dirigiéndome a sus labios y sin poder evitarlo, lo…besé.

Tardé unos instantes en darme cuanta de lo que estaba haciendo y cuando lo hice me separé bruscamente de él.

_ Perdona _ dije tapándome la boca con las manos, avergonzada _ No…no me di cuenta _ él se quedó en la misma posición en que estaba durante varios segundos, con una expresión entre estupefacta y aturdida _ ¿Tom?

_ ¿Qué? _ musitó con la mirada perdida _ ¡Ah, sí! _ dijo saliendo de su trance _ N-no, no p-pasa n-nada.

_ Lo siento mucho, no debí hacerlo. Yo…

El resto de la frase fue ahogada por otro beso, pero esta vez producido por Tom, quien me había atraído hacia él tomándome de la barbilla con una mano. En sí, el beso fue muy breve, aunque así como la primera vez que me había besado, lo hizo dulce y delicadamente. Cuando reabrí los ojos, Tom estaba observándolos en profundidad con una pequeña pero tierna sonrisa.

_ ¿P-por qué m-me…?

_ No pude reprimir la necesidad de volver a sentir tus labios _ dijo el joven acariciándome con suavidad una mejilla.

_ ¿Qué?

_ Perdona, es que me…me gustas muchísimo.

_ ¿C-c-c-cómo?

_ Desde la primera vez que te vi…ya de por sí, el que hubieses salvado la vida de Bill hacía que te mirara…diferente. Además, eres hermosa, inteligente dulce…y por sobre todo una, excelente amiga. Simplemente eso produjo el surgimiento de estos sentimientos…yo…yo no lo planeé.

Esas palabras me habían dejado sin palabras. No podía creer que Tom Kaulitz, a quien consideraba como uno de mis ídolos de la música, se me estuviese…¿declarando? No, no podía ser…él era de ir tras chicas (no sabría si decir ingenuas) que le resultaban “hot”. Pero…¿si había cambiado? ¿Y si por fin había decidido a sentar la cabeza? Eso sería un gran paso para él, aunque había algo que no entendía…¿quería estar…conmigo?

_ T-Tom, yo…

_ Sí, sí…lo sé. Sé muy bien que es mi hermano quien en realidad te gusta, pero yo…necesitaba decírtelo. No podía guardármelo por más tiempo.

_ Diablos Tom, no deberías…habérmelo dicho. Ahora me siento…terrible.

_ ¿Por qué dices eso?

_ Pues…lo que me has confesado es algo muy…profundo y yo no sé si siento lo mismo por ti.

_ Bueno, en realidad lo único que quería era que lo supieras. No esperaba que me...correspondieras.

_ ¿Cómo te puede parecer bien que yo no te vea como tú me ves a mí? ¿No lo entiendes? Tú me entregas tu corazón, por decirlo de alguna manera, y yo no puedo entregarte el mío. Eso me…mata…

_ ¿Qué te mata? Vamos, no eres la primera chica que me rechaza. Tampoco es el fin del mundo.

_ Tal vez tú lo veas así, pero yo no puedo vivir con la conciencia tranquila de que tú cuentas con esos sentimientos y yo no estoy “loca” por ti. Apenas me gustas físicamente y…

_ Espera…¿acabas de decir que te gusto…físicamente?

_ ¿Acaso no te has mirado al espejo? Tom, ¡si estás más bueno que el dulce de leche!

_ ¿Estoy más bueno que QUÉ?

_ El dulce de leche _ una sonrisa se me escapó de los labios _ Es un especie de dulce hecho con leche, típico de Argentina. Sería como Caramel, dicho en inglés. En fin, estás muy pero que muy bueno.

_ ¿De verdad piensas eso? _ esta vez Tom sonrió, aunque en su caso la sonrisa era entre sensual y provocativa.

_ Bueno…sí, un poco.

_ Entonces puedes relajarte. Que te guste, aunque sea físicamente, es suficiente para mí.

_ Pero, Tom…

_ Mira, haremos una cosa. Puesto que tengo el don de aceptar un rechazo, también tengo el don de hacer que esa chica que me rechazó se enamora de mí _ levanté una ceja con incredulidad, intentando aceptar la palabra “don” en el vocablo de Tom _ Ya verás cómo terminarás rendida a mis pies.

Antes de que pudiera responderle escuchamos un ruido y al volvernos vimos aparecer a Bill por el umbral de la puerta de la cocina. Su aspecto era tan diferente que involuntariamente me dejó atónita. Estaba sin maquillaje, con lo que era como si fuera Tom con el cabello (húmedo) lacio y peinado para atrás, y con un pirsin en la ceja en vez de en la boca. Como no tenía ropa para cambiarse vestía simplemente con una toalla alrededor de la cintura, dejando ver nuevamente su torso con tatuajes.

_ Bien Tom, ya has llegado _ dijo acercándose a su hermano _ ¿Me has traído la ropa?

_ Sí, tal como pediste _ el gemelo se incorporó de su silla y fue hasta la puerta de ingreso, donde en el suelo había dejado un bolso negro que luego entregó a Bill.

_ Gracias. Ahora vuelvo, iré a cambiarme.

_ De acuerdo _ dijimos Tom y yo al unísono, lo que provocó que nos miráramos con gracia.

Durante todo el tiempo que Bill estuvo ausente, ninguno de los dos nos dirigimos la palabra, aunque Tom cada tanto me lazaba una mirada de perspicacia, que producía que me pusiera cada vez más nerviosa.

Cuando por fin su gemelo regresó volvía a ofrecer su aspecto de siempre, con maquillaje oscuro y ropas ajustadas haciendo juego, si bien contaba con casi ningún accesorio.

_ Bien _ dijo mirando la cocina con cierta avidez _ ¿Quedó algo del desayuno?

_ Pues…quedó un poco de los huevos fritos _ respondí volviendo a ignorar otra mirada provocativa de Tom.

_ ¿Y qué es esto? _ Bill miró una olla que yo había estado calentando al fuego minutos antes _ ¿Avena?

_ Sí, es avena con leche. En realidad es un poco que le sobró a Tim de cuando se quedó aquí para cuidar a Macky mientras yo estaba en el hospital.

_ Mmm, huele bien. ¿Te importa si como un poco?

_ ¡No, claro! Sírvete cuanto quieras.

Bill tomó un bol y lo llenó del cereal con un cucharón. Al ver la especie de masa que había resultado percibí algo que no había notado antes, y entonces cuando el músico llevó a su boca una cucharada de avena, lo recordé:

_ ¡No, espera! ¡Eso tiene manzana, Bill!

Ni bien escuchó la palabra “manzana”, el gemelo instantáneamente escupió todo en el fregadero. Yo casi corrí hasta él mientras se enjuagaba la oca con el agua del grifo, preocupada por las arcadas que cada tanto le agarraban.

_ ¡Lo siento tanto, me olvidé! _ me disculpé desesperadamente palmeándole la espalda (con cierta dificultad).

_ No…no importa _ jadeó secándose la boca con el repasador que le ofrecía _ Al menos te diste cuenta a tiempo _ como yo aún mantenía mi expresión de consternación, Bill me dirigió una dulce sonrisa y me atrajo hacia él con un abrazo _ Vamos, no te preocupes. Fue un accidente, esas cosas pasan.

_ Sí, ¿recuerdas esa vez que a mamá le vendieron un Strudel de manzana diciendo que era de membrillo? _ intervino Tom acercándose a nosotros _ Sólo cuando Bill se llenó de ronchas nos dimos cuenta del engaño. Mamá estaba tan furiosa que faltó muy poco para que enviara a la cárcel a los tipos de la panadería _ el muchacho parecía encontrar eso divertido, sin embargo yo seguía sin verlo así.

_ Ya ves, hasta mi propia madre me ha dado manzana por accidente _ me susurró Bill tomándome el rostro con las manos, haciendo que levantara la cabeza y lo mirara a los ojos _ Tampoco es algo que me mate, es una simple alergia.

_ Aunque lo de mamá fue cuando tenías nueve años, y de no ser porque Gordon te llevó al hospital…

_ Cállate, Tom _ le espetó tajante su gemelo.

Al escuchar eso me inquieté mucho más, algo que aparentemente Bill notó puesto que me volvió a abrazar, esta vez acariciándome el cabello y la espalda.

_ No le hagas caso _ me dijo al oído _ Ahora tengo veinte años, como mucho se me hincharía la lengua y también un poco las mejillas. El único problema entonces sería tener un gran parecido con un pez globo _ una risita se me escapó y nuevamente levanté la vista hacia su rostro _ ¿Ahora estás más tranquila?

_ Sí, gracias _ asentí y él me posó un pequeño beso en la mejilla.

_ Lo que me sorprende es que supiera que eres alérgico a las manzanas _ reflexionó Tom dirigiéndose a su hermano _ Tienes suerte de tener una fan que te conozca tanto _ una sonrisa tímida se me dibujó en los labios.

_ Sí, yo estaba pensando lo mismo _ Bill se volvió a mí con una mirada indagadora _ ¿Hay algo que no sepas de nosotros?

_ Bueno…tal vez algunos que otros detalles íntimos _ la expresión de admiración de los gemelos me ponía un tanto incómoda, por lo que traté de desviar un poco el tema _ En fin, ¿quieres que te prepare alguna otra cosa para que desayunes? _ le pregunté a Bill separándome de él.

Con un tostado, una taza de café y lo que quedaba de los huevos fritos el músico se dio por satisfecho, dando señal para que su gemelo le indicara que debían irse para juntarse con su productor. No sé si fue mi imaginación, pero me pareció que Bill en realidad no quería irse, aunque con la insistencia de Tom de que se diera prisa pareció acceder, aparentemente con un poco de resignación.

_ Te enviaré un mensaje para decirte la hora en que tienes que estar en los premios _ me dijo en el momento en que tenía que despedirse _ Me había olvidado de decirte que queríamos que fueras nuestra invitada.

_ Sí, ya Tom me puso al tanto de vuestra idea _ dije señalando al guitarrista con la mirada.

Bill miró con expresión interrogativa a su hermano, quien se encogió de hombros y miró hacia otro lado, ignorando lo que me pareció como un reproche de su gemelo.

_ Bueno, entonces ya sabes que tienes que buscarte un lindo vestido _ continuó Bill.

_ Si tú quieres que lo haga supongo que no tengo otra opción _ le sonreí elocuentemente, mostrándole los incisivos superiores como si fuera un conejo.

Conteniendo la risa (aunque no una sonrisa) Bill terminó de despedirse con uno de esos abrazos suyos tan cálidos.

_ Cuídate _ dijo mirándome directamente a los ojos y colocando sus manos sobre mis hombros _ Si necesitas algo, mándame un mensaje _ me entregó un pequeño papel que tenía escrito un número (SU número) de celular.

_ Bill, relájate. Ya sé cuidarme sola _ le dije tomándole una de sus manos con la intención de tranquilizarlo _ No me va a ocurrir nada.

Él me observó unos segundos, como analizándome, pero luego dejó un delicado beso en mi mejilla.

_ Nos vemos luego _ me sonrió.

Cuando Bill se separó de mí fue el turno de su hermano de despedirse.

_ Adiós, preciosa _ me susurró al oído rodeándome con un brazo, haciéndome dar un vuelco al corazón _ Ya falta poco para que conozcas mis encantos.

Dándome un último beso en el dorso de la mano (más atónita me dejó todavía) salió tras su gemelo para subirse a su auto. Ambos me saludaron con una mano mientras se alejaban del edificio y yo les respondí de la misma manera hasta que desaparecieron de mi vista al doblar en una esquina.

Volví a entrar a mi departamento con una sensación algo extraña.

Me sentía confundida por todo el asunto de Tom…la forma en que me había declarado sus sentimientos…sabía que no era común en él. No lo conocía tanto personalmente, pero sí conocía su forma de tratar a las chicas. O al menos como era hasta el momento respecto a eso. Simplemente no encajaba ese perfil que siempre había tenido en mente con el Tom de esa mañana. Sólo esperaba que fuera sincero y que no fuera un de sus arrebatos de locura con una chica. Aunque también…me preocupaba porque no le podía corresponder; aunque quisiera era…difícil.

Decidí mejor sacarme ese asunto de la cabeza y dejar que si algo tenía que ocurrir…bueno, me atenía a las consecuencias.

Recordé el papelito que me había dado Bill que aún lo tenía en la mano. Lo miré pensando que siendo su fan siempre había “soñado” tener aunque sea tener su dirección de correo electrónico, y ahora en mis manos tenía algo casi mejor que eso.

_ Ya no sé decidir cuál de estos últimos días fue el más intrigante _ le dije a Macky, que estaba estirándose a mis pies.

Con una última sonrisa dirigida al papel con el teléfono de Bill, volví a sentarme delante de la mesa de la cocina, para terminar de leer de una vez por todas los mails que me quedaban en mi notebook, y acariciando a Macky detrás de las orejas, quien se subió ronroneando a mi regazo ni bien me senté en mi silla.



*“Lo mejor de mi vida eres tú”, Ricky Martin y Natalia Jiménez
avatar
Sol ㋖

Mensajes : 141
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 23
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  Admin el Vie Ene 21, 2011 4:53 pm

Oralesss, como que a TOM le gusta???!!! AHI noooo! ahora tendra que decidir o algo asi, ademas me pregunto si en realidad Tom la quiere, puesto que, quiza sea un artimaña para...bueno, mejor me espero a leer, y aunque Tom es lindo, la idea de romperle el corazon a Bill me pone mal, bueno, La cosa es que IRA A LOS COMETS!! haha, sube prontooo y ya entonces sabre que pasa, muy buena escritora:) Sigueee♥
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  malu el Sáb Ene 22, 2011 2:33 am

me encantoooooooooooooooooooo sigue pronto küsses
avatar
malu

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  MariahTrümper el Dom Ene 23, 2011 1:49 am

LO AME! wowowowowowowo, le gusta a Toooooooooooooooooooooooooooooooooom bounce
dios, no me la creo, shhhhhhhhh si Bill sigue asi su hermano se quedara con ella Neutral
y eso seria raro, porqe todas sabemos qe a Mary le gusta Billy cyclops jajajajajajaja
okey okey ya, ame el capi :3 no tardes mucho en subir el siguiente, porqe ya quiero saber lo qe sucedera en los premios cometa bounce
avatar
MariahTrümper

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 21
Localización : En la imaginacion

http://www.facebook.com/mariah.hdez

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  Sol ㋖ el Sáb Mar 05, 2011 5:35 pm

- Capítulo 14 -

No me digas adiós
Que tus labios no mienten, yo sé lo que sientes
No digas que no. *

Al día siguiente desperté bastante temprano, aunque afortunadamente esta vez no fue por un mensaje perdido del celular. Como siempre, tomé el desayuno en compañía de Macky (acomodado en mi regazo) y planeando lo que tenía que hacer en el día.

Debía comprarme un vestido para los Cometa, pero como era temprano decidí comenzar con algunos recados para hacer pasar el tiempo. Cuando por fin las tiendas de ropa abrieron circulé por unas cuantas admirando las telas, los modelos, los colores y sobre todo si había en mi talle diminuto.

Luego de recorrer como trece negocios finalmente encontré uno que me gustaba y que me quedaba. En el momento en que estaba pagando el vestido mi celular comenzó a sonar repentinamente, haciendo que la encargada de la tienda me mirara un tanto extrañada al escuchar la electrónica melodía de Hunde.

_ Disculpe _ le sonreí tímidamente sacando el teléfono de mi bolso.

Era un mensaje de texto. No tenía registrado ese número pero me pareció haberlo visto antes. Un poco confundida, lo leí con intriga:

Buen día, bonita. Espero que te hayas despertado bien esta mañana. Los Cometa comienzan a las 7 pm. Con los chicos te iremos a buscar a tu departamento a las 5. Nos vemos luego. Te quiere mucho
Bill K.
Una sonrisa (bastante tonta a decir verdad) se me dibujó en los labios. Lo que luego me llamó la atención fue el detalle de que yo no le había dado mi número; de haberlo hecho lo recordaría. ¿Cómo lo había conseguido?

_ Dispense, pero son 300 euros _ me dijo la encargada de la tienda sacándome de mi ensimismamiento.

_ ¿Eh? _ me volteé a ella _ ¡Ah, sí! Perdone, aquí tiene.

Luego de que me diera el vuelto salí del local dándole vueltas al asunto. Continué así en todo el trayecto hasta mi casa y aún después de entrar en mi departamento me mantuve concentrada en mis pensamientos. Incluso casi me llevé por delante a Macky de lo ensimismada que estaba.

Tanto tiempo había estado reflexionando que al caer en la cuenta de la hora que era ya tenía que comenzar a prepararme para los Cometa.

Cuando el reloj marcó que eran las cinco de la tarde por suerte ya estaba lista y esperando ansiosa la llagada de los músicos. Ni bien escuché una bocina delante del departamento salí de mi piso velozmente, antes claro saludando a Macky de pasada.

La “carroza” era una limusina negra de esas que dejan con la boca abierta del lujo que tienen.

Tom estaba recargado sobre el vehículo, aparentemente esperándome.

_ Buenas tardes, señorita. ¿Quiere que la acerque a algún lado? _ me sonrió abriendo una de las puertas de la limusina y haciendo un ademán como invitándome a subir.

_ Muchas gracias, caballero. Sería un gusto _ respondí siguiendo su juego y devolviéndole la sonrisa.

Una vez dentro saludé a los demás. Estaban todos muy guapos (como siempre) aunque el que más me llamó la atención fue Bill, puesto que ocultaba su acostumbrado peinado tipo hopo con la capucha de la remera que llevaba y sobre su frente había acomodado un pequeño flequillo de costado, que para ser sinceros le quedaba más que perfecto.

_ ¿Otro de tus experimentos? _ le cuestioné señalando el flequillo luego de darle un beso en la mejilla.

_ Más o menos _ sonrió él _ pero es sólo para el principio de todo. Cuando nos cambiemos luego volveré al hopo. ¿Quieres sentarte aquí? _ me ofreció un lugar a su lado.

_ Estás muy bonita, ¿sabes? _ dijo Tom mientras me sentaba entre él y su gemelo.

_ Gracias Tom, yo… _ su expresión era traviesa, lo que me dio a entender que estaba usando sus “encantos” _ Tú también estás muy guapo _ finalicé tras unos segundos dirigiendole una mirada algo desafiante.

La limusina arrancó y tomó el camino hacia donde se realizarían los premios. Durante todo el trayecto me mantuve prácticamente en silencio, aunque observando y escuchando a los gemelos, a Gustav y a Georg.

Al llegar al destino había tanta gente como la primera vez que se habían hecho los premios.

_ Eh…yo me quedó en la limusina, ¿no? _ pregunté al ver a los músicos preparándose para bajar del vehículo.

_ Pues…tal vez sea mejor _ reflexionó Bill _ No te molesta, ¿verdad?

_ Por supuesto que no. Son ustedes los que en realidad tienen que lucirse _ le sonreí.

Él mantuvo su expresión de duda unos segundos mientras los demás salían, luego pareció convencerse y salió también. Yo me acomodé para quedarme un buen rato en la limusina, pero entonces….

_ ¿Sabes qué? Mejor ven con nosotros, al fin y al cabo eres nuestra invitada.

Bill me sacó a rastras del coche. A pesar de su delgadez era bastante más fuerte que yo por lo que resistirme fue inútil. Para cuando logré estabilizarme estábamos frente a una reportera y su camarógrafo, y con miles de flashes encandilándonos.

Tras un vaivén de cosas que incluyeron varias entrevistas a los músicos, fuimos conducidos al inmenso lugar donde se iba a hacer toda la ceremonia de los premios. Luego de casi dos horas, los mismos se dieron por finalizado (como era de esperar los chicos ganaron, con lo que entonces mostraron su premio ante las cámaras) dando lugar a la “after-party”. Beber, hablar, bailar, hablar, bailar de nuevo, beber otra vez…así seguí hasta que no di más y me acomodé en un lugar apartado de la pista de baile. Al rato se me acercaron Bill y Georg, ambos sosteniendo una copa con bebida.

_ Oye, ¿no quieres venir con nosotros a bailar? _ me preguntó el vocalista mientras yo me esforzaba por no reírme de los “movimientos de baile” (protagonizados por sus caderas) que hacía mientras hablaba.

_ Gracias, pero ya tuve bastante por el momento _ dije sin poder contener más una sonrisa _ Tal vez dentro de unos minutos.

_ Vale, estaremos en…

_ ¡Pero vaya! ¡Si es el pequeño Alien!

Los tres nos volvimos, encontrándonos con una muchacha rubia de unos veinte años que le sonreía traviesamente a Bill.

_ ¿Danielle? _ susurró éste mirándola pasmado _ ¡Danielle, tanto tiempo!

El joven fue hacia ella con una sonrisa de oreja a oreja, quien lo recibió según me pareció con un abrazo algo forzado .

_ ¡Dios! ¿Cuánto habrá sido?

_ Años tal vez. Sigues tan rarito como siempre.

_ Y tú tan…atrevida _ Bill observó a la muchacha de arriba abajo recalcando la mirada en el diminuto vestido que apenas la cubría.

_ Sí, bueno…son gajes del oficio. Ahora soy estilista personal.

_ Vaya, lo que siempre quisiste. Pero, ¿qué tiene que ves eso con tu vestuario?

_ Digamos que ayuda a promover mi negocio. Ya conoces mi dicho: “Si quieres vender, véndete a ti mismo”.

Con esto último que quedó claro del tipo de persona que esta esa chica. Dudé mucho que tuviera al menos una pizca de dignidad.

_ ¿Y quiénes te acompañan, Billy? _ preguntó la joven con una fingida dulzura al percatarse de Georg y de mí.

_ ¡Ah, ellos! Pues, él es Georg, ¿lo recuerdas?, es el bajista de mi banda, y ella es Mary, una amig…

_ Así que sigues con ese rollo de tu banda _ lo interrumpió Danielle ignorándome por completo _ ¿Tom también sigue?

_ ¿Tom? Pues sí, sigue siendo el guitarrista.

_ O sea que en definitiva te va bien…¿o no?

_ ¡Sí, por supuesto! Acabamos de ganar nuestro decimosegundo Cometa. ¿No lo has visto?

_ ¡Ah, no! Yo no participo, sólo vengo a trabajar y bueno…divertirme un poco _ Danielle jugueteó con el sorbete de su bebida moviéndolo provocativamente en su boca.

_ Va-vaya, me parece genial _ balbuceó el vocalista hipnotizado por sus “encantos” _ Oye, ¿quieres bailar un poco?

_ Me encantaría…Billy.

Bill se despidió de nosotros con un murmullo inentendible y fue tras Danielle hacia la pista de baile como perrito faldero siguiendo a su dueña.

Levanté la vista hacia Georg y no me sorprendí verle dirigiéndole a la chica una expresión de profundo desprecio acompañada con asco y mirada asesina. Un verdadero cóctel.

_ ¿Qué onda con esa tía? _ le pregunté cuando apartó la vista, compungido.

_ Era compañera de Bill en el instituto _ me explicó el castaño con fastidio _ Él siempre estuvo colado por ella, es por eso que no puede resistirse a sus “hechizos”. Pero ella siempre estuvo loquita por Tom y hablo de loca mal, obsesiva. Lamentablemente Bill nunca pudo ver la bruja platinada que es y sigue enamorado de ella.

_ ¿Enamorado? _ me sorprendí.

_ Desafortunadamente sí.

_ ¿Y tú como sabes todo esto?

_ Digamos que soy observador _ levanté una ceja ante su expresión de suficiencia _ En fin, voy a ir con Lissa. La pobre está sin su galán _ una risita se me escapó y tuve que hacer un esfuerzo para que no se transformara en carcajada _ Nos vemos luego _ Georg vaciló un segundo y luego se acercó a posarme un pequeño beso en la mejilla. Lo miré sorprendida por un momento, pero luego le devolví la sonrisa _ Adiós.

_ Adiós, George.

Observé al bajista reunirse con la chica pelirroja que me había presentado anteriormente como su novia. Se veían muy lindos juntos; realmente hacían muy buena pareja. Eran afortunados de tenerse el uno al otro.

Recorrí la mirada por la muchedumbre delante de mis ojos, observándola. Reencontré a Bill y Danielle en un rincón de la pista. Estaban muy pegados entre ellos, aunque en el caso de ella no parecía disfrutar de la compañía del músico. Seguía con su hipócrita sonrisa mientras Bill le hablaba como un Romeo a su Julieta.

Decidí apartar la mirada de esa escena que incluso me provocaba un poco de celos. Luego de unos segundos encontré a Gustav hablando con unos cuantos hombres, todos con aspecto de metaleros, probablemente de alguna banda. Parecía muy entretenido.

Busqué un poco más entre el mar de gente. No vi a Tom por ningún lado, por lo que supuse que estaría pasando lo que él llamaría como un “buen rato” con alguna jovencita. Pero entonces, hablando de Roma…

Sentí una presencia a mi lado y al volverme me encontré con Tom quien extrañamente mostraba un aspecto totalmente cuerdo, ni siquiera parecía estar pasado de copas.

_ ¿Solita preciosa? _ sonrió picaronamente sentándose a mi lado.

_ ¿En dónde estabas?

_ Digamos que quería tomar un poco de aire fresco.

_ ¿Aire de cigarrillo? _ pregunté con voz nasal al sentir el olor a tabaco que desprendía su aliento.

_ ¿No fumas?

_ No, es un vicio repugnante.

_ Bueno…sí, tal vez. ¿Te molesta mucho el olor?

_ No estoy respirando.

_ Entonces espera _ Tom revisó los bolsillos de sus anchos pantalones y extrajo de ellos un pequeño spray de menta para la boca _ ¿Así está mejor? _ dijo luego de echarse bastante.

_ Sí, gracias _ respondí soltando el aire que había estado conteniendo _ Perdona, pero es que tengo todo un rollo con mi olfato, soy muy sensible.

_ No te preocupes _ me sonrió y para mi sorpresa posó un breve beso en mi mejilla _ En fin, ¿qué estabas haciendo?

_ En realidad nada, sólo observaba a la multitud.

_ ¿Algo interesante?

_ Por el momento no.

_ Oye, ¿me parece a mí o Bill está con una chica? _ Tom había notado a su gemelo con su “compañera”.

_ Sí, se llama Danielle.

_ ¿Esa chica del instituto de la que Bill siempre estuvo colado?

_ Eso parece. Aparentemente está en los Cometa por trabajo.

_ ¿Cómo fulana?

_ No, estilista _ dije conteniendo una sonrisa.

_ Ah, vale. Decía, con ese vestido…

_ ¿No te agrada ella acaso? _ pregunté percibiendo la hostilidad en su tono de voz.

_ Para serte sincero, no la soporto. Es una maldita hipócrita manipuladora que sólo piensa en ella, el dinero y los tíos que se ha liado _ Tom bufó molesto.

_ ¿Sabes? Me recuerda un poco a ti.

_ ¿Cómo dices?

_ No te alteres, pero tú también siempre se estás jactando de todas las chicas con las que te has acostado.

_ Bueno…supongo que en ese aspecto tienes razón. Pero yo no soy falso.

_ Eso no te lo discuto.

_ Gracias. Y la verdad no entiendo cómo es que Bill está con ella. ¿No se da cuenta de que es una zorra?

_ Tom, por favor.

_ Bueno, perdona. Me salió de adentro sin que me diera cuenta. Es que…siempre le prestó atención a ella y no al hecho de que trataba a la gente como estiércol.

_ ¿Para tanto?

_ Ella humillaba a nuestros amigos delante de sus ojos y él nunca lo veía. Estaba cegado por su…“amor”, el muy tonto.

_ Y bueno, desgraciadamente lo tiene “hechizado” _ marqué las comillas con los dedos.

_ Supongo que también siempre tuvo la esperanza de que ella cayera “hechizada” a sus pies.

_ Lo veo difícil. Ella está loca por otro.

_ ¿Cómo lo sabes?

_ No voy a revelar mi fuente, simplemente diré que lo sé.

_ ¿Ah, sí? ¿Y sabes quién es el pobre desgraciado?

_ De hecho sí, pero tampoco te lo diré.

_ Anda, ¿por qué no?

_ Porque eres el menos indicado para guardar un secreto, al menos bajo mi punto de vista.

_ Bueno…pude guardar el secreto de que me gustas.

_ Eso es diferente, es un secreto TUYO.

_ Para mí es lo mismo.

Lo fulminé un segundo con la mirada y luego lo empuje para un costado (obviamente jugando).

_ Vaya, sí que eres fuerte _ se sorprendió enderezándose.

_ Hago ejercicio.

_ Yo también, ¿sabes?

_ ¡Oye! _ lo regañé cuando esta vez él me empujó y a decir verdad un tanto más fuerte de lo que había hecho yo.

_ Te ves linda cuando te enojas.

_ Tom…

_ ¡Oh, vamos! ¿Tu intuición femenina no te dice que te líes con un guitarrista que está más bueno que el “Dulche te lece”? _ Tom levantó una ceja sensual y provocativamente.

_ Dulce de leche _ lo corregí volviendo a contener una sonrisa _ ¿De dónde sacaste eso de la intuición?

_ Tim me lo dijo _ sonrió pomposamente _ Todo el tiempo te jactas de eso, según él.

_ Mañana lo voy a agarrar y le voy a dar un regalito _ mascullé molesta.

_ Vamos, no te pongas así. Ha sido una broma.

_ ¿Y cuando te dijo eso?

_ Pues…luego de que te dejáramos en tu departamento con Bill me ofrecí a llevarlo a su casa y, bueno…eso está una hora de aquí con lo que tuvimos tiempo de sobra de hablar sobre ti.

_ ¿Qué tanto hablaron?

_ Mmm…no mucho. Sólo cosas personales, como tu obsesión al chocolate, tu amor por los animales, la música que te gusta escuchar…y otras cosas. Digamos que quería conocerte un poco más y…aprovecharlo.

_ Tom, no estarás volviendo al tema, ¿verdad? _ dije al notar la perspicacia en su rostro.

_ ¿A qué temas te refieres? _ terció él fingiendo inocencia.

_ Lo sabes muy bien. “Tú” tema.

_ ¿Eso de que me gustas mucho?

_ Exactamente.

_ Pues entonces me has pillado.

_ ¡Tom, por favor!

_ ¿Qué? Necesito hablar del tema.

_ Dios…

_ Mira…sé muy bien que nunca podré hacer que te enamores de mí porque te gusta Bill…sé muy bien que no podrías ser mi novia…pero al menos dame una oportunidad.

_ ¿A qué clase de oportunidad te refieres?

_ Bien…digamos que como amigo te pido que me ayudes a poder mantener una relación duradera _ lo miré pasmada _ Es que estoy harto de las relaciones pasajeras. Ya no les veo ningún sentido _ yo no salía de mi asombro. ¿Realmente había dicho eso o me estaba tomando el pelo? _ ¿Estarías conmigo planteado de esa forma?

_ ¿Y por qué debería hacerlo?

_ De la misma forma que lo hiciste con Tim.

Esas palabras me dejaron muda y completamente aturdida un par de instantes. ¿QUÉ?

_ ¿C-cómo sabes eso? _ le cuestioné al recuperar mi voz.

_ Uy _ Tom puso cara de haber revelado algo que no debía.

_ Te lo dijo él, ¿cierto?

_ Buenooo…

_ Lo sabía. Era el único secreto que le rogaba guardarse y va como un bocazas incontenible a contárselo a cualquiera. ¡Ahora sí que está en problemas!

_ ¡Oye, tranquilízate! Él lo hizo con buena intención.

Lo miré unos instantes. Al final respiré hondo y terminé relajando la tención que me había recorrido.

_ Supongo que…tienes razón _ murmuré.

_ Por favor.

_ Tom, yo…

_ Te lo ruego.

_ Mira, la súplica no funciona conmigo, por más adorable que sea la cara que pongas.

_ ¿Y esto funciona?

Tom llevó una mano a mi cuello y comenzó a acariciarlo, rozándolo suavemente con la yema de los dedos. Casi al instante sentí un escalofrío por todo mi cuerpo. No pude contener un jadeo.

No me quedó ningún pensamiento en la mente, sólo podía sentir la mano de Tom haciendo lo posible para ponerme en un trance.

_ Tim también me dijo que tienes cierta debilidad en el cuello _ me susurró acercándose un poco más a mi.

Yo no pude responder. Sólo mantuve los ojos cerrados, jadeando cada tanto por esas caricias que me dificultaban respirar.

Pasados un par de segundos percibí los labios de Tom rozando los míos de a poco hasta hacer que se unieran en un beso de esos que comenzaba a darme cuenta de lo buenos que eran.

No pude reaccionar, mi cuerpo no me respondía. Bueno, ni siquiera podía darle alguna orden. Sólo lo dejé llevar, sintiendo el piercing y a veces la lengua de Tom acariciando suavemente mis labios.

Tras aproximadamente un minuto se separó lentamente de mí dejando también de acariciarme el cuello. Lo que había hecho me dejó atontada durante un tiempo por lo que sus intenciones de hacerme ceder un poco funcionaron.

_ ¿Qué tal ahora? _ preguntó manteniéndose muy cerca de mí.

_ Eh…pues…yo… _ balbuceé sin salir todavía del trance.

_ No me vayas a decir que no te gustó porque tu expresión no miente.

_ Tom…

_ Mira, no quiero obligarte a hacer nada, sólo…quiero estar contigo. Quiero ser tu amigo. Un amigo íntimo.

_ ¿Íntimo? ¿A qué te refieres con eso?

_ Si no quieres ser mi novia al menos permíteme acostarme contigo.

_ ¿QUÉ?

_ Déjame acabar. Hace unos minutos te dije que ya no quiero seguir con las relaciones pasajeras, por lo que te pido que me ayudes como amigo a amigo.

_ ¿Y eso qué tiene que ver con acostarme contigo?

_ Bueno…supongo que sabes o al menos te imaginas que tras una fiesta…

_ Te acuestas con una chica _ terminé rodando los ojos con algo de fastidio.

_ Precisamente, lo que sería igual a una relación pasajera. Si me acuesto contigo…bueno, es ese caso estaría con una amiga.

_ ¿Y no puedes simplemente NO acostarte con alguien?

_ Lo siento mi instinto es más fuerte _ solté un resoplido de incredulidad _ Mira, no es tan fácil…

_ Tom, ¿te das cuenta de lo que me estás pidiendo? Quieres que sea tu conejito de indias como para descargar la tensión sexual que tienes cuando vez a una chica que según tu criterio está muy buena.

_ Aprendes rápido.

_ ¡TOM! ¡Eres un pervertido de lo peor, quieres que sea tu juguete!

_ ¡No quiero que seas mi juguete, sólo te pido TU AYUDA!

_ ¡Si realmente me quisieras ayuda me estarías pidiendo algo más digno, no que me estregue a ti sin más! ¡No soy una fulana y menos una chica de una noche!

_ ¿No lo eres?

_ No.

_ ¿Ni un poquito?

_ No.

_ ¿Ni siquiera un rollo…?

_ ¡Tom, basta ya! Tengo dignidad, ¿sabes?

Tom se quedó en silencio unos momentos mirando algo angustiado hacia el suelo. Me daba un poco de pena la expresión que tenía pero no iba a renunciar a mi ética sólo por un capricho suyo.

_ ¿Me odias? _ dijo repentinamente sin apartar la vista del suelo.

_ ¿Cómo? Tom…¿por qué iba a odiarte?

_ Por ser un adicto al sexo.

No pude evitar soltar una carcajada que produjo que él me mirara extrañado.

_ No eres un adicto al sexo _ le dije poniéndole una mano en el hombro _ Al menos no ahora, sólo te gusta acostarte con chicas…aunque luego las dejas “libres”. Pero adicto al sexo…no, no estás ni cerca.

_ ¿Tú cómo definirías un adicto al sexo?

_ Pues…bien, te usaré como ejemplo. Si fueras adicto al sexo no estarías teniendo esta conversación conmigo de querer abandonar las relaciones pasajeras, habrías ido sin ningún problema tras la primera chica que se te cruzara y bueno…la habrías llevado a cualquier rincón para hacerla…“tuya”. Ni te hubieras molestado en ir a tu coche o incluso al hotel donde te alojas.

_ ¿De verdad crees que no soy un adicto al sexo?

_ No, sólo te gusta…divertirte.

_ Me gustaba.

_ Bueno, sí.

_ Entonces…si no me consideras un adicto al sexo…¿por qué no aceptas acostarte conmigo?

_ Ya te lo dije, tengo una ética.

_ Pero te lo estoy pidiendo como amigo, tal como hiciste con Tim.

_ Aquello fue diferente. Decidimos los dos que preferíamos perder la virginidad con un amigo el cual conocíamos desde años que con alguien que apenas habíamos estado saliendo un par de meses. Ambos íbamos tras lo mismo.

_ Ok, te lo plantearé entonces de otra forma.

_ Tom, no tienes que…

_ Piensa desde el punto de vista de fan.

_ ¿A qué te…?

_ Sé perfectamente que siempre…deseaste en una parte profunda de ti, tener una noche conmigo.

_ ¿De donde sacaste…? Tim, ¿verdad?

_ Acertaste.

_ Me equivoqué, es mucho más que un bocazas incontenible.

_ Mary, te lo pido como amigo, no como el Tom Kaulitz que lo hacía como diversión. Te lo ruego, te lo suplico….por favor.

Su carita de “pobre de mí” bastó para que algo se ablandara en mi interior. ¿Y ahora cómo cuernos le iba a decir que no? Aunque…a decir verdad, realmente no quería decirle que no. A pesar de eso de mi dignidad, como había dicho Tom siempre tuve como deseo tal vez pecador de tener una noche con él. ¿Cómo resistirse a esos labios, a esos ojos preciosos, a ese cuerpazo que…? Mejor no sigo o me pasaré de perversa.

_ ¿Cómo puedo estar tan segura de que no lo haces por diversión? _ dije agarrándome con dientes y uñas a la última opción para zafar de la tentación.

_ He cambiado. Por favor, confía en mí. Te juro que no te haré daño, es lo último que quiero hacer.

Lo miré unos instantes a los ojos, esos tan hermosos y penetrantes. Ya no había nada que hacer, me tenía hechizada por completo. Por más que me resistí, su encanto fue mucho más fuerte que yo.

_ E-está bien _ el rostro de Tom brilló de alegría _ Pero con una condición _ le advertí con el índice.

_ Lo que sea, no te preocupes.

_ Te “ayudo” siempre y cuando te comprometas a abstenerte. Que no pase que yo me estregue a ti y luego te vayas a divertirte con otras.

_ Lo haré, pero tú tampoco puedes estar con otro.

_ Por supuesto, no sería justo para ti sino.

_ Bien, ¿entonces?

_ ¿Entonces qué?

_ ¿Nos piramos a mi hotel?

_ ¡Tom!

_ ¿Qué? ¿No dijiste que accedías a hacerlo?

_ Sí, pero…¿ahora?

_ ¿Y cuando pensabas que yo quería?

_ No lo sé, tal vez…más tarde.

_ Se nota que no me conoces del todo _ me palmeó la pierna como con compasión _ Vamos, larguémonos de aquí.

Tom me tomó de la mano y tiró de ella arrastrándome a la salida. Yo apenas tuve tiempo de tomar mis cosas y luego correr tras él intentando no tropezarme a causa de la velocidad con la que caminaba.

_ ¿No habíamos venido en limusina? _ le pregunté una vez fuera al ver su Audi gris.

_ Sí, pero le pedí a nuestro chofer que me trajera el coche _ dijo sacando el seguro y abriendo la puerta del copiloto, invitándome a subir _ Creí que así no llamaría tanto la atención.

Ni bien ambos estuvimos dentro del vehículo, Tom encendió el motor y condujo hacia lo que era el hotel donde se hospedaba junto con sus compañeros.


* "No me digas que no", Enrique Iglesias.









-----------------------------------------


ok, primero que nada, MIL disculpas con la tardanza Embarassed tuve un problema con mi compu y luego estuve dándole vueltas al capítulo, cambiando una y otra vez de versión hasta que me quedó esto y entonces pasarla a la computadora... Laughing

segundo...en realidad pensé en cómo hacer que la relación entre Mary y Tom fuera más significativa, es por eso que escribí tooooodo esto último...no me juzguen, caramba!!! Suspect xD ok, ya veremos como sigue esto Rolling Eyes

y tercero....bueno, como siempre espero que les haya gustado el cap ^^ gracias por leer y gracias por sus comentarios Very Happy

otra vez perdonen por tardar tanto y bueno...nos veremos en el prox cap Wink Küsseeee!!! I love you
avatar
Sol ㋖

Mensajes : 141
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 23
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  Sol ㋖ el Lun Abr 04, 2011 5:25 pm

hallo!! ^^ ok...esto es en realidad medio como un aviso Rolling Eyes

estoy teniendo cierto...atraso en lo que respecta pasar a la compu los caps...ahora que comencé nuevamente el colegio tengo menos tiempo durante la semana para sentarme delante de la PC y escribir silent por eso estoy bastante atrasada...además está el tema de la inspiración...últimamente tengo la cabeza en la escuela y como que no me funciona tanto como antes _ _' espero poder postear un nuevo cap prontito...

disculpen la tardanza Embarassed Küsseeee!!! I love you
avatar
Sol ㋖

Mensajes : 141
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 23
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  MariahTrümper el Sáb Mayo 14, 2011 12:35 am

A C T U A L I Z A C I O N P O R F I S I love you
jajajajajajajaja, es enserio ¬¬ waaaaaaaaaaaaaa, Mary yo quiero saber que pasa en el hotel, y luego con Tom-Tom What a Face
si bueno, si eso realmente llega a pasar, creo que realmente seran buenos muy muy buenos amigos despues, pero aaaaah,
vamos que son tan lindos los dos que no sabria a quien escoger, te juro que me emociono demasiado bounce
jajajajaja, bueno, ya sabes, actualiza por favor D: me tienes medio muerta aqui mujer X_X
cuidate mucho Very Happy
avatar
MariahTrümper

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 21
Localización : En la imaginacion

http://www.facebook.com/mariah.hdez

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  Sol ㋖ el Dom Ago 21, 2011 9:57 am

- Capítulo 15 -

Zimmer 483


Durante todo el trayecto al hotel permanecí en un completo silencio y mirando perdidamente por la ventana. Tom tampoco dijo mucho, sólo cada tanto agarraba una de mis manos acariciándola con una tierna sonrisa.

Tras aproximadamente quince minutos, llegamos. El hotel debía tener como treinta pisos (tal vez exagere, pero bueno) y era muy elegante, repleto de esas hermosas arañas de cristal en la recepción.

Tom salió del coche y corrió hacia el otro lado para abrirme la puerta. Luego le entregó la llave a un joven acomodador dándole instrucciones de que lo guardara en su lugar reservado en el aparcamiento.

Entramos en la acogedora recepción, en mi caso con algo de nervios carcomiéndome la conciencia. Tom fue hacia el mostrador rodeando con un brazo mis hombros para que lo siguiera. Detrás del mueble había un hombre de mediana edad, el encargado de la recepción del hotel.

_ ¡Buenas noches, señor Kaulitz! _ lo saludó sonriente al percatar nuestra presencia _ Veo que regresó temprano y…acompañado.

El hombre me miró perspicazmente, analizándome de arriba abajo. Mi inmediata reacción fue enrojecer como un tomate. Estaba segura de cuál era su opinión sobre mí.

_ Es una amiga _ lo corrigió Tom sin molestarse _ Simplemente vamos a pasar el rato.

_ Ya veo. Bien, aquí tiene su llave _ le entregó la pequeña pieza metálica.

Cuando el músico la tomó conseguí ver fugazmente la tarjetita que colgaba de ella indicando el número de habitación. Extrañamente me pareció conocido, aunque luego pensé que probablemente fuera mi imaginación.

_ Buenas noches, señor Kaulitz y señorita. Que descansen _ se despidió el recepcionista cuando Tom y yo nos dirigimos hacia el elevador.

_ Para usted también _ sonrió el músico ingresando en el aparato conmigo tras él.

Se cerraron las puertas y subimos, siempre en un completo silencio. Al llegar al piso 20 las puertas reabrieron para que saliéramos a un extenso pasillo. Caminamos un poco más hasta la puerta del final del corredor. Cuando Tom se detuvo a sacar la llave para abrir, levanté la vista hacia el número de la habitación.

Me quedé paralizada al instante con el corazón y la respiración acelerándoseme.

Ese número era precisamente el que había creído ver abajo en la recepción. El número era…

_ Mary, ¿te ocurre algo? _ Tom había abierto la puerta y ya estaba dentro, pero yo seguí clavada en el umbral _ Mary…Maaary…¡Hey!

El chasqueo de sus dedos delante de mis ojos me volvió un poco en sí, aunque continué sumida en la conmoción.

_ Oye, ¿qué te pasa? _ Tom me miró preocupado _ Pareces haber visto un fantasma.

_ Habitación 483 _ musité con la mirada fija en su esternón.

_ ¿Qué has dicho?

_ Habitación 483 _ repetí un poco más fuerte si bien con la voz aún algo ahogada.

_ Ah, ya veo. Sí, con Bill nos llamó muchísimo la atención esa coincidencia y nos la jugamos para ver quién se quedaba con ella. Como siempre ganó el mejor _ Tom sonrió bastante arrogante, mas al ver que conservaba mi expresión atónita la sonrisa se le borró de los labios _ Pero, ¿por qué te afecta tanto? Sólo es un número. Tal vez coincida con el número de habitación donde nos alojamos con los chicos hace unos años, el nombre de nuestro segundo álbum y donde…ahhh, ya veo…todo esto es porque me lié con una fan en esa habitación, ¿verdad?

Levanté la vista a sus ojos. Parecía un tanto divertido con mi expresión. Se acercó a mí y me rodeó en un fuerte abrazo.

_ Por favor, no te pongas así _ me susurró apretujándome un poco más contra su cuerpo _ No quiero que te asustes por un simple número. Lo que ocurrió es cosa del pasado, aquí no será lo mismo. Te lo prometo. Lo que menos quisiera es lastimarte.

Tom se separó de mí y tomó mi rostro con sus manos, haciendo que volviera a levantar la cabeza. Luego se me acercó hasta encontrar mis labios los cuales juntó con los suyos en un dulce beso. Como acto reflejo cerré los ojos y me dejé llevar. Sólo él movía sus labios, yo estaba completamente quieta, si bien no había un esfuerzo por mantener mi boca de la misma manera. Dejaba que él manejara el ritmo y los movimientos.

Lentamente Tom bajó sus manos hasta encontrar las mías y tomándolas levantó mis brazos, haciendo que lo rodeara con ellos por el cuello. Con eso comencé a reaccionar y le devolví el beso, presionándolo por la nuca para pegarme más a él. Tom volvió a bajar sus manos, esta vez posicionándolas en mi cintura y me presionó contra su cuerpo al tiempo que retrocedía entrando en la suite.

Luego de que yo también estuviese dentro, cerró la puerta y en un rápido aunque suave movimiento me levantó en sus brazos, llevándome entonces a lo que era su habitación. Así como había hecho en la sala no se molestó en encender las luces, sin embargo eso no me resultó un problema ya que la luz de la luna iluminaba tenuemente el lugar. Seguido de cerrar nuevamente la puerta tras él, me llevó a la cama y me recostó con delicadeza encima de ella.

Creí que se pondría sobre mí pero en vez de eso se separó despacio de mi cuerpo y se sentó en el borde de la cama a mi lado. Al ver que sólo se limitaba a observarme, me incorporé hasta quedar sentada como él.

_ ¿Qué ocurre? _ le pregunté al notar su preocupada expresión.

_ Me he dado cuenta de que…no puedo hacerte esto.

Fue como si una neblina en mi cerebro impidiera que la información me llegara de forma instantánea.

_ ¿Qué has dicho? _ dije al reaccionar convencida de que no había oído correctamente.

_ No puedo hacerte esto. No puedo.

_ Tom…

_ Perdóname.

Tom se me acercó un poco más y me abrazó tan repentinamente y con tanta ímpetu que me cortó la respiración un segundo.

_ ¿P-por qué tengo que perdonarte?

_ Por ser un maldito cretino.

_ Tom...no digas eso.

_ Pero lo soy _ se separó un poco de mí para mirarme _ Estuve a punto de forzarte a que te acostaras conmigo.

_ Pero yo...

_ Eres muy importante para mí...no quiero...lastimarte.

_ ¿Dices que soy...muy importante para ti? ¡Pero si apenas me conoces!

_ Eso es verdad, pero...es algo que siento...hay algo en ti que me hace...querer protegerte y...cuidarte. No sé precisamente qué es, pero...existe.

Esas palabras hicieron que lo abrazara casi sin dame cuenta y lo estrujara con fuerza. Eran dignas de ser recibidas con un gemido de anhelo.

_ Tom...no creo que seas un cretino _ le susurré al oído con todo el cariño que me fue posible.

_ ¿De verdad? _ como respuesta le planté un delicado y prolongado beso en la mejilla _ Vaya…me gustó eso. ¿Podrías hacerlo de nuevo? _ le esbocé una sonrisa y volví a besarlo _ Mmm…¿y aquí? _ apuntó su otra mejilla con un dedo y yo se la besé con la misma suavidad _ ¿Y qué tal aquí? _ esta vez señaló su boca. Le dirigí una mirada de incredulidad _ Bueno, si no te parece muy atrevido. Ya te dije que me gusta sentir tus labios.

Sin ser del todo consiente de lo que hacía, me acerqué lentamente a sus labios hasta casi tocarlos y lo miré profundamente a los ojos. A pesar de la semioscuridad que nos rodeaba, supe que nada malo podía ocurrirme, que podía confiar en él. Entonces, la corta distancia que separaba nuestros labios fue desmenuzada ante la necesidad que sentíamos cada uno hacia el otro.

Tom dejó hundir con lentitud su cuerpo sobre la cama abrazándome por la cintura, haciendo que yo cayera sobre él mientras el desasosiego se confundía entre nuestros besos.

Transcurrió un largo rato hasta que la intensidad bajara, produciendo que sólo rozáramos nuestros labios.

_ Vaya _ susurró Tom cuando por fin nos separamos _ Fue mejor de lo que esperaba…eres realmente muy buena besando.

Una sonrisa se me dibujó en los labios.

_ Tú también eres muy bueno _ murmuré mientras me recostaba sobre su hombro, abrazándolo.

Nos mantuvimos unos momentos en silencio, Tom jugueteando con mi cabello y yo respirando el aroma que desprendía su cuello…SU aroma.

_ Oye, mmm…¿te gustaría salir mañana? _ dijo el músico de repente.

Levanté la cabeza para poder mirarle el rostro.

_ ¿Salir? ¿A qué te refieres con eso?

_ Quiero decir tú y yo…saliendo por ahí.

_ ¿Te refieres…a una cita?

_ Mmm, algo así _ no pude evitar una sonrisa tímida _ Saldríamos como amigos…podría ser una oportunidad de conocernos un poco más. Es evidente que la pasamos bastante bien juntos y…sería además una excusa para estar contigo _ hizo una pequeña pausa como dándome tiempo a reflexionar la propuesta mientras se esforzaba por no reír _ Entonces, ¿qué te parece?

_ Pues…no veo un motivo para no hacerlo _ le sonreí.

_ ¿O sea que ahora te caigo bien?

_ Siempre me caíste bien, Tom.

El gemelo también sonrió y depositó un pequeño beso en mis labios.

_ Bien, ¿qué quieres hacer ahora?

_ ¿A qué te refieres?

_ Digo, ¿quieres que te lleve a tu departamento?

_ ¿Es que me estás echando?

_ ¡No, no! ¡Por supuesto que no! Sólo pensaba que tal vez querías irte a tu casa…ya sabes, a descansar.

_ Mmm…no sé, es muy tarde…¿realmente quieres hacer ese viaje?

_ Yo no tengo problema…la que parece tener un problema con eso eres tú…¿es que acaso quieres quedarte conmigo?

_ Bueno, yo…no sé…que decirte…en fin…supongo que…en cierto modo…

_ Estás tan colorada que hasta siento el calor que desprendes _ ese comentario hizo que me sonrojara al máximo _ Te gusto, ¿no es así?

_ No pienso contestar a eso.

_ ¡Oh, vamos! Admite que sientes algo por mí, aunque sea ínfimo _ lo fulminé con la mirada para que borrara su sonrisa de arrogante _ Bien, si no quieres decirlo ahora…supongo que entonces tendrás que quedarte a dormir aquí.

_ ¿Aquí, en plan…?

_ En plan dormir conmigo.

_ Cuando dices dormir conmigo te refieres a…

_ A dormir conmigo…CON-migo…CON…

_ ¡¿En la misma cama?!

_ ¡Ay!

_ Perdona...

_ Está bien, al menos no me dejaste sordo. No, no en la misma cama, en la misma suite.

_ Tom…sólo hay una cama…

_ Tú duermes en ella y yo en el sofá que hay en la sala.

_ Pero…

_ Estaré bien, te lo aseguro.

_ ¿Seguro?

_ Sí, seguro.

_ De acuerdo, me quedo aquí.

_ ¡Qué bien! Entonces, ¿podemos pasar a la fase siguiente?

_ Tengo un problema.

_ ¿Cuál?

_ No tengo qué ponerme.

_ No sé por qué dices eso, ese vestido te sienta de maravilla _ mantuve la mirada directamente a sus ojos hasta que se dio cuenta de que lo que había dicho terminó perdiendo la gracia _ Está bien _ desistió y sacándome de encima suyo con suavidad se incorporó de la cama. Luego se dirigió a su armario y abrió un cajón, de donde sacó un bulto rojo _ Toma _ se volvió a mí y me entregó lo que había sacado.

Cuando tomé el bulto éste se deshizo mostrándome que era una de las anchas remeras del guitarrista cuya estampa de tres calaveras aludía la posición de “Los tres monos.”

_ Tom, esto me quedará inmenso _ dije poniéndola contra mi cuerpo para saber cuán larga era. Aún sentada, el borde me llegaba a las pantorrillas.

_ Bueno, al menos te cubrirá _ sonrió él conteniendo la risa _ Esa es la idea. Bien, te dejo para que puedas cambiarte tranquila. Yo voy a comprobar algo y vuelvo.

_ De acuerdo.

Tom salió por la puerta de la habitación, cerrándola tras él con suavidad.

Al cabo de cinco minutos escuché un suave golpeteo en la puerta, justo cuando acababa de vestirme con la remera que me había dado Tom.

_ ¿Estás presentable? _ escuché al músico preguntarme a través de la puerta.

_ Si, si, puedes pasar _ respondí tomando mi ropa y colocándola sobre una silla que había al lado de la cama.

_ Vaya, no te queda nada mal _ dijo Tom una vez dentro mirándome de arriba abajo.

_ Me recuerda a cuando era una niña y me ponía las remeras de mi padre.

_ ¿Eso hacías? _ rió el gemelo y yo asentí con una sonrisita _ Bueno, creo que será mejor que te metas en la cama _ dijo cuando yo ahogué un bostezo con la mano.

_ ¿Estás seguro de poder dormir en el sofá? _ le pregunté mientras me cubría con las sábanas.

_ No te preocupes. Es casi tan cómodo como dormir sobre un colchón _ Tom no parecía del todo seguro de lo que acababa de decir pero terminó sonriendo _ Ahora duérmete...y sueña conmigo.

Conteniendo la risa me acosté sobre la almohada. El músico se me acercó y antes de apagar la lámpara de su mesita de luz me posó un dulce beso en la mejilla.

_ Hasta mañana, Mary _ susurró mientras una sonrisa se me dibujaba en los labios _ Que descanses.

_ Hasta mañana _ murmuré aún sonriendo y cerré los ojos acurrucándome mejor entre las mantas.

Escuché cómo se alejaba de la cama a hurtadillas hacia la sala donde estaba el sofá en el que iba a dormir. Durante unos cuantos minutos pude oír los movimientos cuidadosos de Tom mientras se preparaba la cama en su sillón. Cuando hubo un completo silencio en la totalidad de la suite terminé de sumergirme en mis sueños, los cuales, para satisfacción de Tom, inevitablemente giraron en torno del mayor de los gemelos Kaulitz.




well...hihihi MIL disculpas por haber tardado tanto en postear este cap...últimamente no estoy teniendo tiempo para escribir, pasar a computadora o incluso me falla la inspiración. En fin, espero que les haya gustado y gracias por seguir leyendo y aunque los comentarios no sean muuuuuuuuchos igual los aprecio =) Küsseeeee!!! <3
avatar
Sol ㋖

Mensajes : 141
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 23
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Naturaleza inmortal

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.