Tokio Fics
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


Coincidencia II

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Miér Mayo 01, 2013 11:56 pm

Capitulo 10
Una vez


Las horas habían corrido de prisa, luego de una pequeña charla nos despedimos de nuestros invitados, Nikki insistió en que todos pasaran la noche en un hotel, en el cual según ellos, ya se habían instalado antes de venir a casa, a Tom no le agrado mucho la idea, igual para mi que ella se quedara en mi casa no era problema, pero con respecto a Jens y Sebastián bueno, quizá les seria incomodo, así que lo deje por la paz. Acordamos vernos al día siguiente, por el medio día para ir a comer o pasarla juntos, Tom sugirió ir a su casa, ya que el clima se había vuelto menos frio y como Tom tenia el jardín mas grande pensamos que sería buena idea. Terminé de despedirme de mis amigos y cuando fui a por Bill el aun estaba platicando con Tom, le dije que subiría a la habitación primero y el asintió en una sonrisa.



Una luz muy brillante me despertó de pronto, había amanecido y Bill estaba a mi lado sobre la cama. Pensé que solo de llegar a la habitación y ponerme la pijama el día anterior, me había quedado profundamente dormida, había tenia un día ajetreado y a esas alturas ya no daba para mas. No recordé haber escuchado a Bill entrar a la habitación y mucho menos me di cuenta cuando se acostó a mi lado, le di un beso de buenos días en la mejilla y me metí a bañar.
Baje a preparar el desayuno, me pareció escuchar ruido allá arriba y entonces supe que Bill no tardaría en bajar. Le deje el desayuno listo y esperé solo uno poco mas, mientras revisaba mis mails y cuentas electrónicas.

-Buenos días-dijo acercándose a darme un beso.

-Buenos días Bill- miró la comida y sonrió, sentándose a comer.

-Se ve delicioso amor, gracias-me tomó de la mano izquierda y con la derecha tomó el tenedor.

Yo solo sonreí y comencé a comer también, recordando algo curioso de pronto, no hacia si quiera una semana, mientras desayunábamos, Bill había dicho algo tonto e inmaduro, bueno, eso lo hacia muchas veces pero eso había sido algo que realmente me había molestado, lo pensé de pronto y dude en sacar el tema, pero quería, yo de verdad quería.

-El otro día- jugaba yo con la comida en mi plato –cuando dijiste aquello de que- no lo miré y a cambio tome jugo de mi vaso-bueno- si, estaba haciéndolo a largo, porque no sabia como decirlo sin que sonara a celos, pero a eso iba a sonar, si, ya para que me importaba –luego de aquella noche que estuvimos juntos- marque el juntos y él se río de mi –dijiste que había sido uno de los-

-uno de los mejores, si, eso dije- me tenia aun tomada de la mano y yo entonces le miré.

-Y ¿Es verdad?-

-Claro que es verdad- afirmó- ¿Por qué te diría mentiras amor?- él había dejado de comer y yo mejor seguí haciéndolo.

-Entiendo- me lleve un bocado a los labios, mire por la ventana y entonces, él parecía esperar algo mas, pero tampoco dijo nada. Me serví mas jugo, el siguió comiendo aparentemente como si nada, fingí tardarme mas de lo necesario y entonces lo dije –¿Quienes fueron las otras mejores?- él casi se ahoga al escucharme y entonces empezó a reírse, REIRSE -¿Qué es tan divertido?- lo miré fijamente de pronto y él parecía no poder controlar su risa –Si es tan divertido, entonces puedes reírte solo- me puse de pie y molesta caminé fuera de la cocina, me detuvo con una mano a los pocos pasos que di, intenté soltarme pero no me dejo –No Bill- era fuerte y yo no, me detuvo contra la pared al ver que no iba a ceder, con su cara a centímetros de la mía y mirándome fijamente a los ojos. Esos ojos claros que derriten, esa boca rosa que provoca y su cuerpo tan cerca del mío.

-¿Por qué te pones así?- me acaricio el cabello y yo intenté no mirarle, lo intenté porque solo fue eso.

-¿Acaso no es obvio? Te ríes, cuando estoy seria, y me dices esas cosas que no me gustan- mire hacia abajo un segundo y él me tomo de la barbilla, haciéndome no dejar de verle.

-¿Que cosas no te gustan?-

-Tú sabes muy bien-

-No, no se, dime-

-Lo sabes-tomé un suspiro –no me gusta que me compares con otras chicas-

-¿Cuándo lo he hecho?- su mano en mi brazo, deteniéndome contra la pared, la otra en mi cara, su cuerpo súper pegado al mío y sus facciones tan seguras de si mismo, tan dominantes.

-Bill, por Dios, decir “a sido uno de los mejores orales que he tenido” es comparar a la gente-me quede mirándole, esperando su respuesta, quería oír lo que tenia que decir. A cambio me hizo esperar un poco mas, delineando con su dedo pulgar mi labio inferior, bajando por mi cuello y deteniéndose en mi pecho, acercando sus labios.

-No, no es comparar. Ese día tu no me dejaste terminar-se lamió el labio inferior preparado a decir lo que fuera que quería decir-Lo que tu hiciste esa noche preciosa, yo ya lo había sentido antes-estaba buscando ser paciente, dejándole hablar, hizo amago de besarme pero a cambio siguió hablando-tu ya lo habías hecho antes-lo miré estupefacta entonces ¿Cómo había dicho?

-¿Que? ¿A que te refieres?-

-Enserio, en mis sueños-suspiré-en mis sueños tú ya me habías-

-Ok ya, ya entendí, no es necesario ir a mas detalle-lo miré no se si medio enojada, medio sacada de onda, medio desubicada, y medio ¿feliz?-¿Estas diciendo que, esas otras “veces” solo fueron conmigo?-Hice una pausa- En sueños-esta vez afirme sin saber como reaccionar a eso tan tonto.

-Así es-pasó el pulgar por mis labios abiertos nuevamente y me besó-Vez como nunca te comparé-su movimiento suave contra mi piel era siempre y cada vez adictivo, él sabia tan bien como hacerlo, yo no podía negarme a sus encantos.

-¿Entonces tu nunca antes…-

-Nunca, solo contigo- le pase los brazos por el cuello y él me levanto sobre si mismo por las piernas, Bill ¿Cómo siempre ganaba? Me aferre a él y nuestros besos fueron tomando profundidad, me llevó al sillón de la sala mas amplia y también la mas escondida de toda la casa y me hizo sentarme sobre él, besando su cuello y llevando mis manos a su pecho.

-Amor-susurre en su oído entre besos

-Dime preciosa- sus manos me rodeaban cual objeto de propiedad.

-Jamás vuelvas a decir algo así, que parezca otra cosa-le acaricié el cabello con mis dedos como si fueran un cepillo que iba en dirección inversa y él suspiró.

-Lo prometo amor- dijo jugando con sus manos por debajo de mi ropa.

-Y sabes que es mejor parar ahora-

-Lo se linda, lo se-

Terminamos dándonos besos por toda la cara, sin nada más que eso. Teníamos que subir a prepáranos para mas tarde, iríamos a casa de Tom y era mejor dejar “eso” para después.

-Creo que hay otra cosa de la que tenemos que hablar-dijo recargado en mi pecho, juntos ahora a lo largo del sillón.

-¿Qué cosa?-pregunte con sinceridad.

-Sebastián- yo ya estaba poniéndome de pie para subir a alistarnos, me reí de la tontada que acababa de decir y le dije.

-Pronto nos iremos a casa de Tom, vamos arriba a alistarnos- le tomé de la mano y muy sin ganas se levantó.

-No estas intentando cambiarme el tema ¿Verdad?-

-No Bill, vamos anda- jale su mano y èl me siguió aun inseguro de mi respuesta, seguro me preguntaría unas cien veces mas, teníamos tiempo de cualquier modo.










Hola,
Esta vez si fueron mas de ¿dos semanas? Lo siento, es corto pero avanza en la idea original, yo se que les gustara, y buenas noticias, el capitulo siguiente esta ya a la mitad, mas sobre Nikki y Tom sera explicado, gracias por comentar y repito, dudas por favor, haganmelas saber.
Feliz dia del trabajo! Al menos para mexico asi es.
Besos
Almiss Kaulitz!

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Heylín el Vie Mayo 03, 2013 10:25 am

Asì que todas las anteriores...habìan sido con ella, pero en sueños...vaya ese Bill que sueños jajaja Me gusto que ya se aclararàn y todo el capi espero con ansias el siguiente, pero uy Bill esta celosito sde Sebastian esto se pone bueno..CONTI PRONTO

bESOS

Heylín

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 18/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Dom Mayo 05, 2013 10:13 pm

Capitulo 11
Desearía haberme quedado


Me había enamorado de un chico que desde un principio parecía tan diferente a mí. Nadie me había dicho nunca que la fama podría ser una razón para ver a alguien tan distante, cuando conoces a las personas que cruzan tu camino no hay razón para creer que el dinero las hace mas grandes o mas pequeñas, mas fuertes o débiles, mas humanas o inhumanas. Y yo tampoco conocía el amor como lo había conocido con él, había sido la primera vez que besaba a alguien pensando que se podía sentir el cielo en la tierra. Y cuando su mano me tocaba era capaz de hacer latir mi corazón más fuerte que nunca. Sus ojos me hacían perder el rumbo, había algo en ellos que me hundían en el lago de su mirada. Y aun por mucho que doliera aceptarlo, él no era para mi. Me lo dije desde el principio, durante y después. Pero en el amor ¿Quién manda? En la primera pagina de nuestro amor, el futuro lucia seguro y entonces todo se volvió tan diferente. Yo había tenido que aceptarlo y dar el paso final. Y aunque siempre dijiste que había sido demasiado, yo me tuve que marchar. Porque te amaba, por eso nada más. Y había tenido que llenar esos días de mi propio vacio con cosas que nunca imagine, y aunque un enorme océano era lo que nos separaba, tu te habías instalado en mi cuerpo como un virus, uno que del que no me desharía pronto, o quizá nunca…

-Nikki- me desperté de mi irrealidad perturbada, me giré hacia donde su voz se escuchaba, tranquilizándome.

-Estamos en el jardín, ven con nosotros- Sebastián me hizo una seña y yo reí en automático.

-Esperaré a que lleguen Alma y Bill, no deben tardar, ahora salgo- llevaba una bebida en la mano y sus ojos curiosos me miraron un segundo mas, antes de dejar la habitación y caminar al jardín.

Miré la hora en mi celular solo por hacer algo, me di cuenta entonces que no podía mas con esa carga, quería hablarlo con alguien, alguien que de ser posible solo me escuchara y dijera que todo iba a estar bien, no quería consejos, palabras alentadoras, solo alguien que me abrazara y diera seguridad.
Alguien.

Miré por la puerta mientras esta se abría, dejando ver a mi amiga entrar por ella junto a su esposo. Algo dentro de mi se removió en seña de felicidad y entonces fui a saludarles.



Tom

Sebastián y Jens eran divertidos, no necesité de mucho para darme cuenta que la pasaríamos bien ese día, ese y los que se tuvieran que quedar. Ella se había quedado dentro, y yo quería creer que no era porque intentaba evitarme, quería decirle cosas, hablarle, verle a la cara, acercarme, pero ella no lo permitiría, y yo claro, tenia toda la culpa. Vertí jugo en hielos y una pequeña cantidad de Whisky, el sol de aquella tarde aun luchaba por mantenerse vivo más tiempo, yo quería que las horas fueran más lentas y si podía darme la oportunidad de hablarle entonces mis deseos se cumplirían.

-Tom- derramé un poco de liquido, desequilibrado por escuchar a alguien decir mi nombre, Bill se me acercó por la espalda y se recargo en mi hombro mirando lo que hacia -¿Qué haces hermano?-

-Servirme Whisky que alguien me hizo tirar-

-¿Enserio? Puedes lamerlo del piso si tanto te importa- Bill me dio una palmada riéndose y yo le miré a la cara.

-Él que lamerá el piso será otro- salió corriendo previendo mis pensamientos, era difícil tomarnos por sorpresa el uno al otro, en mi cabeza como en la de el todo lucia como si pudiésemos ver nuestro futuro o algo parecido, anticipando todo lo que nos influyera o interviniera con nosotros. Fui detrás de él todo espabilado y lo agarre de la playera, aunque se escapó con facilidad – ¡No huyas Bill!- tanto mi gemelo como yo las vimos salir por la puerta y mientras Bill corrió tras de Alma yo me quede parada ahí, mirando y tratando de no mirar. Estaba bien que lo hicieran pero ¿Cómo Nikki se ponía un bikini estando yo por ahí? Era tortura, eso es lo que era.

-Amor, protégeme, Tom quiere hacerme cosas malas- el niño de mi hermano se puso tras de ellas y yo decidí rendirme…solo por ahora. No quería ver mas a Nikki quien estaba a su lado e imaginar otras cosas no, eso de que Nikki y Alma se hubieran decido a meterse a la alberca me podía, Nikki ¿Qué estas haciendo?



Alma

Bill me soltó luego de un rato de jugar con Tom y entonces se acercó a donde las bebidas, yo me giré con Nikki.

-No creo que haya sido buena idea- ella lucia un poco avergonzada, pero eso solo lo notaba yo, que la conocía bien y cualquiera que no fuera buen observador no lo habría visto así.

-¿Por qué lo dices?- pregunté yo.

-No lo se- miró a Tom solo un instante y yo sabia que en realidad quería decir “Por Tom obviamente” Le tomé de la mano.

-Esta bien ¿si? Solo será un rato, disfruta que estas en Alemania, junto a tus amigos, se feliz, tu menos que nadie no puedes dejar que se arruine la diversión por nada ¿sabes de lo que hablo cierto?–

-Si, lo siento- me abrazó entonces muy fuerte –Tienes razón, debemos divertirnos y por eso-se deshizo de sus sandalias-la ultima en entrar al agua…-me retó con la mirada -shot de vodka- y corrió, sin dejarme si quiera reaccionar. Me apresuré a ir tras ella pero mi intento fue inútil, callo al agua cinco segundos antes que yo, maldición, shot.

-Espera que te alcance-dije una vez que podía oírme, ahora en el agua, jugamos un rato y pensé que distraerle seria la única manera de mantenerla sonriendo, no dando oportunidad a sus dudas a salir a la superficie, no al menos en ese momento y lugar o tal vez…

Los chicos tomaban cervezas alemanas, hablaban de futbol, autos y sabrá Dios de que mas, yo buscaba mirarles de vez en cuando, previendo de alguna manera que alguna conversación innecesaria surgiera allí. Nikki me observaba con cuidado mientras hacia aquello, supongo que ya se imaginaba que pasaba por mi mente, y ella solo buscó burlarse de mí a cambio.

-Te dijo algo Bill-

-¿Sobre que?- di un sorbo a mi bebida y ella se sentó a mi lado, al borde de la alberca.

-Sobre Sebastián-

-Buscó sacar el tema a flote, yo no lo deje- me crucé de piernas y me giré a mirarle –Te ha dicho algo- miró insegura hacia donde los gemelos estaban sentados uno al lado del otro.

-Fue un error volver a Alemania- su mano tocó el agua apenas con el borde de sus dedos y se quedo así un momento, mirando el agua sin mirar, porque sus pensamientos estaban en otra parte.

-No fue un error-

-Quería hacerlo, yo lo quería, volver aun sabiendo que le vería, y luego estoy aquí, arrepintiéndome- dejó el agua tranquila y me di cuenta que el sol estaba por rendirse completamente ante la noche –Quizá nunca debí volver, quizá nunca debí conocerle, quizá y solo quizá no debí permitirme amar- hizo una mueca, triste y entonces siguió- Quizá nunca debí irme…yo-respiró profundamente, insegura y pequeña –Desearía haberme quedado- me acerqué lo suficiente, y la rodeé con mis brazos, poniendo un beso en su cabello mojado. Ella me respondió, como si ya lo hubiera visto venir, dejándose cuidar una vez en mucho tiempo.

-No siempre tienes que ser la fuerte Nikki, y lo sabes-le acomodé un poco el cabello húmedo y ella suspiro, de acuerdo a mi afirmación –No voy a decirte lo que pudiste haber hecho, tampoco lo que podrías hacer, hoy solo voy a decirte que eres alguien increíble y maravillosa que no necesita de orgullo y rencores para vivir, no te digo que lo perdones, ni que busques una explicación, digo que te deshagas de todas las ataduras y sigas adelante, adelante es el único camino disponible- la mire a los ojos –el único camino a escoger- me abrazó nuevamente, quizá derramando una lagrima, asintiendo y dejándose envolver por nuestra amistad, la noche y aquel fresco aroma que trae consigo el inicio de algo nuevo.

-Gracias-susurró varios minutos después. Habiéndonos quedado esta vez mirando hacia el cielo estrellado, allá donde incluso las estrellas muertas continúaban brillando con el paso de la eternidad –Muchas gracias-

Volvimos luego de aquella pequeña ¿charla? Con lo demás, sino pronto sospecharían algo.

-¿Es ahí donde dijiste?- Sebastián parecía emocionado.

-Si, todo incluido y con una llamada tendré entradas para todos-

-Seguro que tenemos que ir- Jens tomo una fritura de la mesa y río haciéndole una mirada a Sebastián.

-¿A dónde irán?-Nikki preguntó mirándoles a los dos, curiosa y buscando incluirse en la conversación.

-Iremos Nikki, a una fiesta que tienen los gemelos esta noche, habrá de todo y lo mejor-

-Espera Jens-Sebastián lo interrumpió-No se lo digas, será mejor dejarle con la curiosidad-

-Dímelo ahora Jens- Nikki le retó moviendo sus cejas de manera provocativa y yo casi me río al ver la cara de Tom muy atento.

-No lo hare, no puedes obligarme además, tengo tu celular con información muy importante que podría usar en tu contra- Jens estaba jugando, ellos siempre lo hacían, Nikki siempre ganaba.

-¿A si?- Nikki tomó una postura de superioridad -¿Estas seguro de lo que dices?-

-uhh, un celular tan frágil, si lo dejo caer accidentalmente quizá caiga y se rompa- A Sebastián y a mi nos divertía la actitud de los dos, Bill y Tom observaban curiosos su teatro.

-Si el celular se rompe, yo te rompo a ti-

-oah Nikki eres muy ruda- Sebastián quería mas –Aunque eso sonó tan…-y ¿qué paso luego de eso? Que todos comenzaron a reírse…bueno si, eso parecía dar otro sentido. Yo mejor no decía nada, Bill se rio abrazándome en aquel momento.

Se hizo un alboroto luego de eso y entre el ruido le pregunté a Bill de que fiesta hablaban.

-Amor, te lo dije hace como una semana, la fiesta de celebración de la disquera ¡estará increíble!-Me tomó de una mano, animado.

-No, lo dijiste hace como tres semanas Bill-

-¿Si?-

-Si- me reí y él me quiso besar. Me incliné solo un poco a la izquierda y su beso terminó en mi mejilla.

-mmh ¿Qué haces?-

-¿Qué haces tu Bill amor?- me tomó la otra mano buscando llevarme a un punto de debilidad.

-Tratando de besarte- lo intentó nuevamente y volví a evitarlo. No era nada, solo hacerlo enojar. Escuche decir a los demás que debíamos alistarnos para la fiesta, se había hecho noche y no debíamos perder mas tiempo que la noche era joven.

-Más tarde amor- le puse un beso en el cuello y él cerró los ojos quizá esperando más, pero ese no era, obviamente, el lugar indicado para seguir con aquello. Miré la perspicacia en sus ojos, no iba a dejarlo pasar, no al menos por mucho tiempo, se mordió un labio y me reto con la mirada.

-Bien- dijo acercándose a ayudar a los demás con las cosas. Nikki y yo fuimos a una habitación para prepáranos para la fiesta que nos esperaba.












Holita,
Esta vez me he apurado! Ojala les guste y lo disfruten, alguna duda solo pregunten:)
Un beso!
AlmisK♥





_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Sol ㋖ el Lun Mayo 06, 2013 11:57 pm

yaaayyy fiestaaaa qué será esa sorpresa??.....me pregunto si es algo que le gustará a nikky...o que piensan que le gustará pero en realidad no es tan así....mmmmm y dale con la incertidumbre, eso es lo que pasa cuando lees novelas que se escriben por capítulos en un blog xD

meno como siempre me encanta tu historia, he de admitir que esperaba una escena...hot de alma y bill....eso es porque tengo una mente bastante perversa Twisted Evil okay esa cara es un poco creepy....eso no quita que haya disfrutado de la lectura What a Face todo lo contrario jiji espero tu próximo cap con ansiassss!!! un besoteee I love you
avatar
Sol ㋖

Mensajes : 141
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 23
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Heylín el Mar Mayo 07, 2013 1:09 pm

Una fiesta? algo me huele extraño que pasará? y Alma que mala lo evita para hacerlo enfadar jajajaja pero que habrá pasado entre Niki y Tom.
Hablando de eso, cuando vuelve coincidencia 1 muero por volver a leerlo, pero tenía claro que en el último capitulo Alma estaba embarazada que fue con eso?

Conti plisss

Heylín

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 18/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖ el Vie Mayo 10, 2013 11:06 am

¡AMIGA ERES INCREÍBLE! creo que esa "pequeña charla" la sentí REAL, cómo si lo hubieses dicho aquí... ahora *-*
GRACIAS, MUCHAS GRACIAS <3
Y volviendo al fic, que carajossss jajajajajajaja, ESTÁ GENIAL GENIAL, GENIAL, ME GUSTARÍA SABER QUE PASÓ ENTRE NIKKI Y TOM, PORQUÉ SI TODO ESTUVO BIEN EN COINCIDENCIA I, POR QUÉ AHORA ESTÁN ASÍ Surprised

Por otra lado, ese sebastián suena muy peculiar jajaja, sexy tal vez? :$ Pero igual, no hay nada nada como TOM Y BILL *-* Ya quiero leer!! PORFIS, NO TARDES MUCHO. SABES QUE ME ENCANTA Y FASCINA ÉSTE FIC CON MI ALMA, Y BUENO, SIEMPRE LO DEJAS CON INCERTIDUMBRE Y SIN LUGAR A DUDAS MUERO POR SABER QUE VA A OCURRIR EN LA FIESTA ?¿ JUM.. ALCOHOL, MÚSICA... DES AMOR? OH.OH TENGO UNA IMAGINACIÓN TENAZ JAJAJAJA, PERO MEJOR ESPERO A QUE POSTEES. TE QUIERO MUCHOOOO <3 Ojalá podamos hablar pronto :c
Continúa Almiss.
avatar
Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖
Admin

Mensajes : 271
Fecha de inscripción : 28/07/2010
Edad : 20
Localización : Bogotá - Colombia

http://tokiohotelfics.foro-mexico.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Sáb Mayo 11, 2013 6:04 pm

Capitulo 12
Hablemos, negociemos


La fiesta.
Era mejor de lo que Bill había dicho. Empezando por la música, buena música era la clave para esto. Nikki entró con Jens a la fiesta, tomando su brazo, mientras yo tenia a Sebastián y a Bill a ambos lados, Tom buscaba molestar a Bill al respecto con esos gestos de hermanos que solo ellos entendían y fue cuestión de tiempo para que los gemelos fueran saludados por todo mundo ahí. Bill no soltó mi mano aun cuando la gente buscaba cruzar una que otra palabra con él. Pero la fiesta solo comenzaba y en menos de un abrir y cerrar de ojos ya estábamos todos en la pista bailando.

De un momento a otro note a Tom raro, como nervioso o algo parecido. Quizá no era nada, pero había pasado ya bastante tiempo con Bill como para saber cuando algo le preocupaba, y Tom, en ese sentido, no era tan diferente a él.

Fui a la barra por algo de tomar y Sebastián me acompaño, Bill por otro lado se había ido a alguna parte con Jost, Tom desapareció de la nada y Nikki se quedó con Jens en la pista.

-¿Se supone que siempre tienes una vida así de divertida?- Sebastián pidió algo hidratante igual que yo, sentándose a mi lado.

-La mayoría de la veces no estamos de fiesta, sin embargo con un músico en tu familia es casi imposible no tener a donde salir y divertirse-

-Si, es cierto, Nikki debería…- se quedó callado y yo me giré a mirarle.

-¿Debería?-me reí, tenía cara de esconder algo.

-Jaja, nada, solo comencé una frase sin sentido- sonrió misterioso y cuando me giré a mirar a Nikki en la pista vi su cara, parecía divagar, pensar. Algo no iba bien. Me miró en la distancia y tratando de decir algo señaló el jardín, al parecer ella y Jens iban hacia allá.


La fiesta siguió su curso, entre ir y venir a la pista, y Bill apareció de pronto y volvió a irse enseguida, entre todo el alboroto Jens termino conmigo despues, diciendo cosas sobre una chica que había visto en la fiesta, no entendía su punto, seria acaso un poco el alcohol o quizá que la música estaba fuerte. Luego de aquello no me di cuenta hasta que no le oí hablar por el micrófono, en la parte del fondo del salón Bill se había subido junto con Tom a un escenario, traía su gemelo una guitarra en las manos y ambos estaban sentados uno a lado del otro. Jens le hizo una seña a Nikki y Sebastián y se acercaron junto con nosotros a donde estaban los músicos.

-Como agradecimiento, tocaremos unas canciones dedicadas a nuestra disquera y todas las personas que la conforman, gracias-aplausos sonaron por todos lados y la música de fondo se hizo silencio –Además, Tom y yo queremos dedicar una canción a nuestros amigos que acaban de llegar de América- y ahora Jens, Sebastián, Nikki y yo aplaudíamos con mas ganas, sabíamos a quien iban dirigidas esas palabras.



-¡Fue increíble¡- Nikki gritó emocionada al ver a Bill acercarse, luego de cuatro canciones en acústico que habían estado increíbles. Mis dos amigos los felicitaron también, al ser la primera vez que los miraban cantar en vivo, dándoles las gracias por el detalle de la dedicatoria.
-Fue idea de Tom en realidad- Bill miró a Nikki entonces, y luego a mi, y entendí a que se refería. Había sido Tom, él quiso hacerlo de manera que Nikki fuera quien lo escuchara atento, además de Sebas y Jens. Sabía que había algo en todo esto.

Bill se acercó a mi entonces, procure que no se diera cuenta que había tomado un poco, él lucía totalmente fresco, supongo que ni siquiera había tenido mucho tiempo de disfrutar la fiesta. Me beso un instante y tomó mi mano.

-Bailemos- dijo en mi oído y yo lo abracé sonriéndole.



La noche pasó rápido, mas de lo que hubiera querido, hacían no mas de las 3 de la mañana y todos decidimos volver a casa, pensé que querrían ir a dormir, yo podía estar despierta mucho mas aun, pero quizá los demás estaban cansados, eso pensé aunque me equivoque, decidieron volver a casa de Tom, todos y mas. Unos cuantos amigos de los gemelos nos acompañaron y yo bueno, pensé que estaba bien.

Nikki se sentó a mi lado en el auto, no se si lucía cansada o era su estado de animo, recargó su cabeza en mi hombro y por unos segundos ambas cerramos los ojos, descansado un poco. Cuando los abrí nuevamente habíamos llegado a casa y todos comenzaron a entrar a la casa.

-¿Estas bien?-Nikki entró a mi lado a la sala.

-Si, yo-

-Amor, vamos, necesito cambiarme la camisa, acompáñame-Bill me tomó de la mano y jaló de mi, emocionado.

-¿Nikki?- busqué mirarle y entonces ella contestó.

-Si, estoy bien, ve, nos vemos en un momento- sonrió y entonces Sebastián se le acercó.
Subí las escaleras junto a Bill, entrando a una de las habitaciones donde habíamos dejado ropa desde temprano, estar en esta casa era algo así como estar en una segunda casa para nosotros, porque conocíamos como funcionaba todo y Tom bueno, era como uno de mis mejores amigos.

-¿Te molesta esa camisa?- cerró la puerta y comenzando a desabotonar las mangas en sus muñecas yo le quité los botones de la parte posterior.

-Si- llegue hasta el ultimo botón y deshaciéndolo Bill se quitó la camisa. Me tomó totalmente desprevenida al poner sus manos en mi rostro y acercar sus labios a los míos, me besó primero lento y luego profundizando mas, su lengua tenia un sabor único, me llevó a la cama de espaldas y cayendo sobre ella hizo sus besos mas apasionados. Puso sus manos en mi ropa y giramos sobre la cama, mi vestido sin mangas pronto terminaría fuera de mi alcance si seguíamos así, Bill era experto en desvestirme, no sabia como lo hacia en realidad, siempre sabia donde y como mover las manos sobre mi cuerpo. Que le iba a hacer, si igual ambos sabíamos que nos gustaba tanto. Comenzó a tocarme mientras sus labios no se perdían un solo instante de no besarme, sus ojos cerrados estaban concentrados totalmente en una sola cosa, y eso era deshacerse de la ropa.

Me detuve a pensar un solo instante entonces. Todos allá abajo, y nosotros, este…

-Bill-

-No-

Me reí en su boca insistente en comerme, en su lengua suave jugando con la mía.

-Están todos allá abajo- logré decir entre ese juego de emociones corriendo a través de nuestra piel.

-Y nosotros estamos aquí- su playera interior quedó en el piso y mi vestido a medio vestir, lo estaba logrando. Yo intentaría hacerlo detenerse, aunque a estas alturas, me seria casi imposible lograrlo, conocía su estado actual y cuando cruzábamos una línea, él no iba a parar hasta terminar dentro de mi –Y ¿Sabes algo?- Hice señal de escucharle a lo que fuera a decir –No te voy a dejar escapar esta vez- bajó totalmente el cierre de mi vestido entallado, lo tiró al suelo y yo sonreí divertida.

-Nos escucharan- estaba jugando con él, debía aceptarlo, era totalmente entretenido.

-Amor- sus manos estaban deshaciéndose de su propia ropa, como dije él era experto en eso-Si nos escuchan se morirán de envidia-

-No quiero que se mueran de envidia- me atrapó debajo de su cuerpo en la cama, esas sabanas suaves combinaban perfecto, eso y que el cuarto apenas aluzado ponía todo al 100.

-Mmmh- llegue a su cuello para besarlo y él sabia que no buscaba detenerle en realidad, como otras veces lo hacia –lo haremos en silencio entonces, como dos ladrones silenciosos-

-Pero-

-Además- dijo cortando mis palabras- además, sabes que cuanto mas intentes hacerme parar con más ganas te lo voy a hacer-

-Bill ¿Es por el beso?-

-¿Cuál beso?- él estaba casi desnudo, y yo, yo debajo de él estaba a nada de estarlo.

-El de la tarde- sus ojos me miraron en malicia, recordando, oh no.

-uhm- sus manos viajaron por mi vientre –me lo voy a cobrar con intereses- cerré mis ojos sin poderlo evitar y lo abrace fuerte por la espalda luego de esa sensación, él atrapo mis labios nuevamente. Le devolví el favor, con mi mano llegue hasta su erección.

-Podemos negociar- Bill jadeó.

-Convénceme-

-¿Si? Puedo ir mas rápido- besó mi cuello y cerró sus ojos cuando la sensación de mi piel en la suya era mas intensa –Más profundo- las palabras materializadas le estaban volviendo loco.

-Quiero todo- me reí mordiendo suavemente su hombro y él se tumbó en la cama, dejándome acceso libre en su cuerpo.













Tom

Desde un principio había creído que seria buena idea dedicarles una canción, para mi iba dedicada a una sola persona. Pero bueno, tampoco podía decirlo abiertamente. No porque yo había tenido la culpa de que ella se enojara conmigo inicialmente. Después, cuando Bill se casó le había dicho que le pediría matrimonio a Nikki, cosa que no hice ¿Por qué? Quizá fue la idea de que Bill se casaría la que me puso renuente a hacerlo, porque éramos gemelos y compartíamos muchas cosas, pero eso no era e iba a ser igual. Me di cuenta de ello solo después. Pero lo que hizo enojar a Nikki no fue eso, en realidad no tenía nada que ver. Conocí a una modelo por aquellos días, me tocó trabajar en algo donde ella también estaba involucrada, era guapa, si, para que negarlo. Yo no tenia intenciones de nada, pero la carne es débil y ella se me acercó un día en una fiesta y pasó lo inevitable, tomé y luego arruiné mi relación estable con Nikki. Surgieron problemas luego de ese incidente que terminó en los medios de publicidad. La deje ir, lo hice. No busque una reconciliación o tomar responsabilidad de mis actos. Porque me sentí culpable y por aquellos días creí que no tenía más alternativa que dejarle ir, si eso era lo que ella quería.

Y ahora ella había vuelto, junto a ese Jens que no me daba buena espina, los vi bailar en la fiesta y me entraron celos. Pero que iba a hacer. Nada, no podía hacer absolutamente nada. Nada excepto poner mi cara de Tom amargado y tomar mas vodka. Eso y nada más. Ella no me había dirigido la palabra en toda la noche, lo que me ponía mas renuente si se podía, parecía quererme evitar y si no era uno o el otro, sus amigos no la dejaban sola.

Pensé de pronto en Bill y me di cuenta que no estaba alrededor. Aunque habíamos vuelto de la fiesta con varios amigos cercanos, Bill no parecía estar por entre la gente, ni él ni Alma. Ya me imaginaba yo quienes estaban teniendo la noche mas divertida aquí. Y pensar que yo podría estar así o mejor. Teniendo a la mujer mas sexy del planeta cerca y a la vez estando totalmente solo. Solo porque aunque una amiga y un amigo estaban sentados a mi lado riendo y sacando temas a conversar, yo en realidad pensaba en ella. En sus ojos, como ahora que se peinaba un poco diferente y que a simple vista parecía que había estado haciendo más ejercicio, me parecía más irresistible. Lo cual era estúpido porque no tenía argumentos para hacerle cara. Los tenia, pero no me atrevía decírselos.

-¿Qué sucedió con Juliana? –Erick, un amigo, preguntó luego de notar mi silencio. Nikki estaba cerca, sirviéndose algo en un vaso y verle girarse al escuchar a Erick me hizo despertar de mi sueño. Buen momento para preguntar cosas inoportunas.

-Nosotros nunca fuimos nada- aclaré fuerte asegurándome que ella escuchara –De momento sigo solo- salió al jardín seguramente buscando ignorar mis palabras y yo entonces pensé en lo mejor que se me hubiera ocurrido en toda la noche. Me puse de pie y caminé por donde ella se había ido, totalmente decidido.











HOLA!
Estoy muy feliz, porque el fic esta teniendo mas y mas lectoras(res), gracias!!
Y bueno, me gusto este capitulo, al hacerlo me puse de buenas, aunque lo terminé hace unos días estaba editandolo y arreglandole algunas cosas, so espero les guste mucho y me comenten que les pareció.
Marykaulitz, en este capitulo se empieza a poner interesante la historia. Gracias por tu coment!
Heylin, gracias bonita, y por cierto Coincidencia (primera parte) ya esta disponible en "Fics terminados" aquí mismo en el foro.
Nicole, amiga, me da gusto que te haya gustado, escribir pensando en ti me inspira.

Besos a mis niñas(os) de facebook. Un saludo a todos.
AlmissK<3

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖ el Sáb Mayo 11, 2013 6:42 pm

¡ ESE BILL ME MATA, ME MATA ! *o* -Es absolutamente irresistible jajaja, y tu no te quedas atrás niña! jaja, les encanta jugar, y sinceramente, a mi personal, me encanta eso jajaja, ESPECIALIDAD JAJAJA Very Happy Ya me imgino terminando la noche, cuándo el sol salga, en la casa de TOM Laughing YUHUUUUU! Wink JAJA
Por otro lado, AHORA LO ENTIENDO TODO! Surprised pobre nikki, ese Tom siempre hace cosas en TOOOODOS los fics, jaja, pero admitamos, un chico malo atrae! Espero se ponga de punta al salir el jardin, porque SIEMPRE dejas las cosas a suspenso y me emocionooo jajajjaa, AMIGA REALMENTE ME FASCINA, UNA VEZ MÁS, ESTOY ESTANCADA EN ESTE FIC, SIN QUERER DE PARAR DE LEER, ES MÁS, ESTOY PASANDO A DIARIO AHORA. SÓLO POR SABER CÓMO SE VA A DESENVOLVER ESTO. QUIERO A UN BILL RUDO Y SENSUAL Y A UN TOM, DECIDIDO E IGUAL DE SENSUAL XD JAJAJA, TE QUIEOR DEMASIADO, GRACIAS POR HACERME PARTE DE ESTO, ME FASCINA PENSAR, QUE LA FUTURA HISTORIA MÁS LEÍDA EN EL MUNDO, TIENE UN PERSONAJE BASADO EN MI *o* Aunque.. esa tal Juliana, es la tal modelo? :O jaja, Oh, y yo también me llamo Juliana xD jajajaja, COINCIDENCIAS COINCIDENCIAS.

cheers cheers cheers cheers cheers cheers ME ENCANTAAAAA cheers cheers cheers cheers
SIGUE Very Happy

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



avatar
Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖
Admin

Mensajes : 271
Fecha de inscripción : 28/07/2010
Edad : 20
Localización : Bogotá - Colombia

http://tokiohotelfics.foro-mexico.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Heylín el Lun Mayo 13, 2013 7:51 pm

AAAHHHH¡¡¡¡¡¡ SÌ¡¡¡ GRACIAS coincidencia volvìo me gustas revivir ersos momentos¡¡¡¡ y este capi no se queda atràs, uy ese Bill es un caso jajaja y Tom ni en los fics cambia siempre metiendo la pata pero ahora que? lograra hablar con Nikki??

CONTINUALA PRONTO NO PUEDO ESPERAR AL SGT CAPI

Heylín

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 18/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Heylín el Sáb Mayo 25, 2013 10:14 pm

Qué pasó??' QUIERO CONTI PORFISSSS....¡¡¡¡¡ Sad

Heylín

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 18/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖ el Dom Jun 02, 2013 4:59 pm

TAMBIÉN QUIERO CONTIII Sad

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



avatar
Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖
Admin

Mensajes : 271
Fecha de inscripción : 28/07/2010
Edad : 20
Localización : Bogotá - Colombia

http://tokiohotelfics.foro-mexico.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Lun Jun 03, 2013 2:14 am

Capítulo 13
Posibilidad



Tom
Caminó sigilosa a través del jardín, cruzó la fuente que allí había y se detuvo frente al árbol con luces. Era uno que Bill y Alma habían decorado con pequeñas luces en forma de estrella, no recordaba cómo les había dejado hacer semejante cosa pero algo era seguro, no era muy mi estilo. Ella se quedó mirando aquel árbol, en silencio y aun sin notar mi presencia, me moví con cuidado. Alzando una mano Nikki intentó alcanzar una estrella, se elevó lo más que pudo pero su intento fue fallido, dejándome ver, sin yo haberlo pedido, más de lo que debía. Su vestido se había subido más allá de donde yo podía quitar mi mirada. Luego de eso ella siguió caminando sin más y yo me pregunté si era posible darme la vuelta y huir, buscar refugiarme donde no me sintiera vulnerable, donde no tuviera que ser yo el culpable. Me pasé una mano por el cabello, respirando el aire de aquella fría noche, percatándome de pronto que Nikki me miraba con su cara totalmente seria. Busqué controlar mis emociones y me acerque un poco más.

-Hola- dije esperando que no me rechazara, esperando que no quisiera huir como lo había pensado yo antes.

-Brr, que frio- se cubrió del repentino aire fresco que corrió a nuestro alrededor-hola- finalmente me miro.

-Esta frio, es verdad- pero yo no tenía frio, no, nada de eso, a cambio, tenía unos brazos que podían dar calor, calor a alguien que al parecer no lo quería -¿Qué haces fuera de la casa?- lejos de la gente, lejos de mí.

-Yo, yo solo…no lo sé- respiró mirando el cielo nocturno –Sebas y Jens están charlando y Alma y Bill no volvieron-

-Es verdad ¿a adonde fueron?- me miró esta vez con sus ojos oscuros y rompió el contacto al instante.

-Ellos subieron a la habitación porque Bill quería cambiarse la camisa-

-¿La camisa?- mi tono era tan obvio- sí, seguro se quedaron muy ocupados- me reí y ella pareció hacer lo mismo –durmiendo claro- y mejor ya no quise pensar que yo podría estar haciendo lo mismo con…bueno, así era mi suerte. Miré mi reloj de mano y de pronto sentí que el tiempo comenzó a correr de prisa. Era él contra mí. Debía decidirme por algo, algo o iba a estallar en pensamientos. Moví mi mano hacia ella y antes de llegar a tocarla, una voz me detuvo en el proceso.

-Nicole- escuché, mirando a Jens caminando hacia nosotros- estuve buscándote-

-Oh lo siento, salí un momento- se le acercó sonriendo y me quede petrificado, sin que decir -¿Y Sebastián?-

-Se quedó en la sala, platicando por ahí, yo sinceramente tengo bastante sueño- Jens lucia cansado y yo solo podía pensar en que si él no hubiera llegado, quizá yo hubiera tenido oportunidad de decirle algo.

-Sí, yo también- Nikki tomó su brazo entonces, de acuerdo a sus palabras- deberíamos volver al hotel-

-Solo si no es una descortesía para el dueño de la casa- él me miró entonces.

-Oh no, para nada, pueden quedarse y pasar aquí la el resto de la noche, pueden hacerlo si así lo desean pero se de antemano que no lo harán-

-Gracias Tom pero está bien, el hotel está cerca de aquí y además allí tenemos todas nuestras cosas- Jens me sonrió sincero pero yo aun así estaba celoso. Celoso y sin poder hacer absolutamente nada.

Me cerré a una idea aquella noche luego de dejar el jardín junto a mis invitados, una idea tan sencilla que parecía tan fácil de hacer a simple vista pero que me costaría muchísimo más de lo que imaginaba.

Jens no debía ser un problema ¿No lo era…cierto Tom?







Bill
Su mano dejó la base de mi pene y sus besos volvieron a mi boca, atrapando mi cara entre sus manos ansiosas, sus besos conectaban conmigo de mil maneras distintas, viajaba a través de la galaxia cada vez que cerraba mis ojos y su piel me tocaba. Éramos fuego al contacto. Contacto que pensaba prolongar aún más. En el más profundo silencio ella me guio hasta la pared, quedando de espaldas y dándome acceso a entrar. No sabía si era demasiado obvio al hacerlo pero me encantaba que lo hiciéramos de pie. Tom y yo en eso no éramos muy diferentes, ambos hablábamos bastante del tema como para saberlo bien. Y aunque él insistía en que en el sexo él podía ser muy tierno, yo en realidad dudaba de sus palabras.

-mmh- deje escapar sin poderlo evitar. Un espacio hecho para mí no podía sentirse mejor. Un pequeño susurro en señal de silencio sonó en mis oídos y recordando que ella no quería que nadie allá abajo notara lo que hacíamos aquí arriba, decidí jugar un poco. –uh amor, que bien lo haces- puso un dedo en mi boca y yo me reí súper divertido- me gusta tanto que podría gritar de placer-

-No vas a hacer eso- dijo bajo, buscando que yo le siguiera.

-¿Y si lo hago?- llevó su boca a mi cuello y mordiéndolo suavemente alcanzó mi oído.

-Si lo haces, quizá peleemos- sus manos me rozaron los pezones y cerré mis ojos frustrado de placer –pero si no lo haces, Bill, cariño- me besó en la boca y cuando abrí lo ojos para mirarle dijo –voy a darte una sorpresa- rompió la penetración empujándome suavemente y me jaló hasta la cama.

-¿Qué sorpresa?- le tomé de las caderas y no me dejo besarla aun.

-Promete que estarás en silencio- acercó su boca y sin dejarme juntar nuestros labios, beso mi nariz y mis ojos, su boca a centímetros estaba provocando a la mía, eso y que no me quería decir lo que le pasaba por la cabeza –promételo-

-Vamos, dime preciosa- logré atrapar sus labios y luego de comerle a besos, me dejo volver a ponerme dentro de ella –bien, lo prometo- lamí su mejilla izquierda y ella sonrió triunfante debajo de mis brazos.

-La sorpresa es para él- me había concentrado en mi propia satisfacción, al cincuenta por ciento consiente pregunté.

-¿Quién es él?- entre besos y el silencio que buscábamos conservar ella se movió para cambiar la posición. Yo me quede tumbado en la cama, dejándome mimar, olvidando por un momento que quería decir.

-él- dijo bajando sus besos por mi pecho, yo sabía que no iría más allá de donde me gustaría –a él le gustara- y tocando con su mano mi pene, volvió sus besos a mi boca, sentándose lentamente sobre mí.

-Uhm- le tomaría la palabra, seguro que sí.

-Pero no será hoy, y tampoco voy a decirte cuando- el rítmico movimiento de sus caderas buscó que ambos alcanzáramos ese punto de placer. Yo alucine con su propuesta, esas ideas tan espontaneas me ponían, esa manera única de decirlo definitivamente me encantaba e iba a cumplir con la promesa del silencio, solo porque ahora me era más divertido imaginar que se le había ocurrido hacer.



Dos horas más tarde miré como la luz de un nuevo día se colaba por la orilla de las cortinas. Volví a rodearla con mis brazos y observándola dormir debajo de mí, busqué hacer yo también lo mismo.




Alma
El sol en los ojos me hizo despertar, el celular marcaba las doce del día y me percaté que aún continuaba desnuda bajo las sabanas y Bill, cernido en un profundo sueño, estaba igual. Entré al baño y preparando el agua caliente tomé un baño. El olor a flores y el agua a esa temperatura me sentaron bastante bien, Bill había hecho un buen trabajo anoche. Sonreí de solo recordarlo. Terminé con el baño y luego de ponerme la ropa escuche la puerta de la habitación abrirse. No entendí al principio pero luego me di cuenta que era Tom.

-Increíble Bill ¿Ni si quiera intentas esconderlo?-

-No hermano, si quieres detalles, anoche hicimos-

-Bill- dije abriendo la puerta, él iba a lo seguro con Tom, se lo diría todo, todo y más.

-Amor, apareciste, estaba diciéndole a Tom que-

-Sí, sí, se lo que intentabas decirle, él no necesita saberlo- el gemelo mayor comenzó a reírse de nosotros, de mí mas bien.

-Exacto, no necesito saberlo, Bill, mejor vístete- Bill le arrojó una almohada, y yo mejor no intentaba negar ese hecho, era más que obvio que había pasado aquí anoche.

-Bill tú- lo mire de pronto- ¿Estas desnudo?-

-Si amor, dame un abrazo- hizo amago de ponerse de pie y sin esa sabana sobre su cuerpo quedaría sin nada que lo cubriera.

-No, quédate ahí- caminé cerca de él hasta llegar a su lado –Tom ¿te vemos abajo?- se reía sin poderlo contener.

-Oye, no es como si fuera a ver algo que no conociera, somos gemelos ¿recuerdas? Que celosa eres- seguía riendo y Bill por el estilo.

-Si preciosa, soy tuyo, Tom lo sabe, no te preocupes-

-¿Qué?- tontos gemelos Kaulitz.

-Me voy, no vaya a ser que me muerdan…ah es verdad, a quien muerde debe ser a otro- miró a Bill obviando todo y yo me sonroje o algo así pasó, me puse de pie ligeramente desorientada y dejando salir al gemelo de mi esposo por la puerta, la cerré. Me tomó desprevenida que Bill se levantó rápidamente y me abrazó por la espalda.

-Intentas seducirme- afirmó juntando su nariz a mi cuello. Era el jabón a flores, de eso ni duda.

-Bill-

-mmh- me besó el cuello y cerré los ojos –con la ganas que todavía tengo de hacerte el amor- estaba desnudo y con sus manos viajando por mi cuerpo esto iba a mal.

-Amor- me di la vuelta frente a él –ve a bañarte, estas castigado por decir esas cosas frente a Tom-

-Pero dije la verdad- sus labios comenzaron a acercarse.

-no más besos hasta que te bañes- hice tono serio y él se rio entretenido.

-¿Qué tiene de malo que Tom sepa que te hice el amor anoche?- me abrazó fuerte y yo logre esquivar su boca en mis labios.

- ¿Qué sí que tiene? a bañarte-

-¿De verdad vas a castigarme?- hizo tono de mimado sexy, me mataba con eso, tenía que resistir.

-Sí, anda, ve al baño-

-Amor-

-Ve- se separó de mí y caminando sin una pisca de vergüenza por su desnudes, se metió al baño.

-Esta noche, repetimos- cerró la puerta muy convencido. Era un niño, un niño tan divertido que antes de enojar me hacía ponerme muy de buenas. Recordé a Tom y la vergüenza volvió de nuevo. Bill, Bill, Bill, siempre hablando más de lo debido. Seguro Tom no se lo guardaba, me enfadaría con ella los días siguientes, seguro que si.














Waaa!
Lo siento, tarde un siglo, fue culpa de mi ordenador, se descompuso y bueno, aun no lo tengo conmigo pero me saque algunas otras ideas de la manga y aqui esta el capitulo, espero les guste y agradeceria sus comentarios/opiniones. Una disculpa y besos!
Jojo, Bill es un jugueton:)

AlmisK I love you

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Heylín el Mar Jun 04, 2013 7:48 pm

SSSSÍ¡¡¡¡ POR FIN¡¡ CAPI¡¡¡¡¡ Ese Tom siempre metiendo la pata cuando de amor se trata, y ese Bill ya sé porque quiere repetición jeje por lo q su esposita le prometió.

Ah, y el otro fic veo q promete estar interesante a mí que me gustan los vampiros jeje

CONTI PROBTO¡¡¡¡

Heylín

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 18/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Lun Jun 10, 2013 1:14 am

Capítulo 14
Fuego y agua.


Nikki
Después de dormir bastantes horas, una llamada me despertó cuando el sol ya estaba por al alcanzar el medio día. Bill dijo por teléfono que sería buena idea volvernos a encontrar en casa de su hermano. Jens y Sebastián estuvieron de acuerdo y cuando estuvimos en el lugar, uno que otro amigo de los gemelos aparecieron y esta vez la casa parecía tener bastante actividad. Llevaba puestos unos shorts cortos color melón y una blusa clara que había comprado en Italia en nuestro paso por aquel hermoso país. Luego de esa calurosa parada por Roma, llegamos a estas tierras llenas de lluvia y frio, por suerte para nosotros el clima parecía sonreír un poco por las tardes y de alguna manera yo tenía que desquitar toda esa ropa de verano que había en mi maleta. Solté un suspiro que surgió sin inspiración alguna y miré a Jens caminar hacia mí con dos vasos en la mano.

-Te traje té- me dio el vaso sonriendo y luego de darle un trago a su propia bebida, recargó su cabeza en hombro. Recordé lo que me había dicho durante el desayuno no hacia si quiera unas horas, él había terminado con su novia hacia casi dos semanas y ese hecho aún lo ponía triste, incluso en Europa, a kilómetros de distancia de Colombia.

-Todo estará bien- dije tocando su brazo en señal de apoyo, él me tomó de la mano.

-Lo se Nicole, gracias- me rodeó los hombros con sus brazos, haciéndome recordar tan repentinamente momentos que habíamos pasado juntos hacia ya algunos años atrás…su manía por llamarme Nicole, sus formalidades y aquellas veces que decía que en mis ojos podía ver la galaxia. Me estremecí a su contacto porque no era a él a quien abrazaba, con mis ojos cerrados y su cuerpo tan cerca solo había alguien en mi mente con quien quería que estuviese sucediendo aquello, era ese gemelo malo quien en realidad me tocaba, era él el dueño de mis fantasías en las que incluso podía besarle, hablarle al oído –Te quiero, amiga- su voz tan diferente al hombre de mis sueños me hizo caer en la realidad-

-Y yo a ti Jens- abrí mis ojos y al separarme de él algo desorientada le vi parado cerca de la puerta de sala. Parecía hablar con alguien pero su mirada estaba fija en mí, en lo que hacía, con quien estaba, a quien a abrazaba…Se me erizó la piel con solo ser consciente de sus miradas.

-¡Nikki!- mi amiga apareció finalmente luego de no verla desde ayer, agradecí que hubiera llegado en ese momento, no hubiera soportado más esos ojos clavados en los míos –Vamos a la sala que está en el jardín, el sol está bajando y prenderemos una fogata- unas cuantas personas se había ido ya, éramos pocos y parecía buena idea salir al jardín. Jens y Sebastián se ofrecieron como voluntarios para prender la fogata. Mientras ellos hacían lo suyo y luego de ver que además de nosotros solo había una pareja de enamorados del otro lado de los sillones diciéndose cosas al oído, Alma y yo fuimos por bolsas de bombones a la cocina.

-¿Dónde está Bill?- dije mientras recogía mi cabello en una coleta.

-¿No lo viste? Se quedó con Tom en la sala, sabrá Dios de que hablaban, Bill me dijo que en momento me alcanzaba- la miré curiosa, me hubiera gustado saber de qué hablaban –cosas de gemelos-

-Sí, de gemelos- suspiré mientras mi amiga sacaba las bolsas con esos dulces color rosado del armario de la cocina.

-Te vi con Jens hace un momento ¿Pasó algo?- y si ella lo había notado, eso explicaba porque Tom…

-Nada nuevo, es por lo de su novia- al menos ella sabía cómo estaban las cosas en realidad.

-Entiendo, bueno, son cosas que pasan-

-Si, él al menos la tiene lejos, así debe de ser más fácil- miré al jardín por la ventana, la fogata comenzaba a tomar forma gracias a nuestros amigos.

-Lo dices por él- afirmó.

-Si- ella me tomó del brazo y caminamos juntas hacia donde estaban los demás –Oye- solté de pronto queriendo olvidarme de lo de Tom –anoche no volviste o ¿Es acaso que cambiarse la camisa ya significa otra cosa en Alemania?-

-Oh es verdad, olvide avisarte- comenzamos a reírnos, que más podíamos hacer, era como si pudiéramos leernos el pensamiento.

-Si, en tales circunstancias, no esperaba que te acordaras de mi- cruzamos la alberca y la noche nos atrapo en su espesura.

-Cuando tengamos tiempo hablamos- claro, no le convenía. Llegamos a la hermosa fogata y comenzamos con los bombones.

-Chicas, una de ustedes me dará de comer en la boca- Sebastián sonrió mirándonos, mientras se sentaba en un sillón. Su cabello rubio y esos ojos azules no había cambiado y su sonrisa aun lograba hacerme pensar en lo guapo que me parecía.

-No voy a hacer eso- Alma lo miró sin pensárselo dos veces.

-Ni yo Sebastián- objeté, ahora que las miradas se habían puesto en mí.

-Lo haría yo, pero tengo que ir por más madera, eso y además que Sebas no es mi tipo- Jens salió en busca de la madera y nosotras nos miramos. La pareja de antes a quienes no conocíamos, seguía en su mundo, totalmente ajenos a nosotros.

-¿A quién se le ocurrió semejante tontería? Y ¿Qué con eso de que tú no eres su tipo Sebastián?- mi amiga se sentó a su lado mientras Bill y Tom aun no aparecían.

-Jens prometió que una de ustedes lo haría, darme un bombón en la boca, porque dijo que no podría prender la fogata y miren- apuntó al fuego- brilla y arde como ninguna- nos miró con obviedad y nosotras a él como un tonto.

-No sé cómo algún día fuimos novios-

-Ni yo lo entiendo amiga- burlarme, eso se me daba bien cuando de ellos se trataba.

-Jens, nadie quiere hacerlo, lo harás tú- Sebastián podía ponerse a tontear cuando quería.

-Sebastián, infantil- le miré en burla y él me la devolvió con una mueca divertida.

-La señorita de Kaulitz lo hará- afirmó Jens muy seguro.

-Ja ¿Y dime qué te hace creer tal cosa?- mi amiga le miro despreocupada, obviamente Jens se refería a ella.

-Díselo Sebas-

-¿Decirle que?- pregunté sin entender.

-Bill, mi querida amiga, nos ha contado algo de vital importancia que creo deberías saber- Sebastián le retó con la mirada.

-No te creo- yo solo era una espectadora, mejor me sentaba a ver como se ponía esto.

-¿No nos crees? Entonces supongo que sabes de los comerciales que comenzara a gravar- habló Jens
-O con quien los gravara- esos dos eran unos sin vergüenzas.

-¿Qué tipo de comerciales?-

-Ah, entonces no lo sabes- Sebastián sonrió y puso un bombón al fuego –Si eres tan amable, aquí en mi boca- le hizo seña de que tomara la varita con el bombón y ella lo hizo. Me reí con su cara tan divertida y Jens y yo los imitamos, burlándonos de Alma. Sebastián terminó de comer y entonces mi amiga le amenazó con la varita.

-Dime el resto-

-¿Qué cosa?- y se echaron a correr, ella detrás de él, no creí que fuera a alcanzarlo, Sebas era rápido.

-Era mentira, lo siento-

-Tú, lo pagaras a golpes- yo me quedé a lado de Jens, riéndonos de lo tontos que eran y ambos estuviéramos de acuerdo en los bueno recuerdos que nos traía eso.

-Nicole, tú también dame bombón- puso una sonrisa en su cara y me acerco la bolsa.

-Ni lo sueñes-

-Anda, y te digo lo que dijo “él” el otro día- le miré con los ojos bien abiertos, a punto de golpearlo con la varita que estaba en mis manos.

-¿Quieres terminar golpeado como Sebastián?- me puse de pie.

-Te arrojo a la alberca- me retó.

-No te atreverías-

-Te aseguro que si- me tomó en sus brazos totalmente desprevenida, así, como si nada, sin esfuerzo y sin que si quiera pudiera evitarlo.

-¡Bájame!-

-Me has retado Nicole- comenzó a caminar ¡A caminar! Iba a llevarme al agua, no, no.

-No Jens, vamos, déjalo- luche por soltarme de sus brazos, cosa seguro casi imposible –hace frio-lloriqueé en medio de risas pero él continuo avanzando.

-No, no, no-

-Te arrepentirás, detente, además, si lo haces, te caes tú también conmigo al agua- lo agarré de la camisa, mostrándole que iba en serio.

-Entonces nos mojaremos los dos- y caímos al agua fría…





Alma
Apenas me di cuenta de que estaban en el agua, cuando Sebastián intentaba detener mis brazos en el pasto, puesto que yo quería darle con la varita.

-¿Qué fue-

-Están en la alberca- dije cuando fui consciente de que Bill y Tom estaban cerca de la puerta que daba vista al jardín. Tom con su vista fija en la alberca y Bill…en mi –Sebastián, vamos por toallas adentro, Nikki y Jens pescaran un resfriado- Sebas también se dio cuenta de los gemelos y me dejó libre.

-Esto…-

-Tranquilo, tú ve por toallas, en el baño debe haber, yo iré con Nikki- él asintió y yo fui a por Nikki, quien temblaba de frio.

-¿Qué tontería han hecho?- dije algo normal, llegando a la alberca donde ellos aún seguían adentro, a Jens no parecía importarle mucho, ambos estaban divirtiéndose. Volvimos a la fogata, luego de que Sebas volviera, le puse una toalla a Nikki y Jens tomó otra, vi a Bill terminar de hablar por teléfono y decirle algo a Tom luego de colgar, estaban hablando con algunos de sus amigos y le miré observarnos.

-Me pareció ver un Bill celoso fase 2- ella totalmente empapada y congelándose seguía bromeando.

-Calla, que él no te escuche ¿Qué sucedió antes? Jens se volvió loco-

-Espera que vuelva del baño, lo pagará-

-A mí también me pareció ver algo de Tom celoso. ¿Qué fase habrá sido? ¿3? ¿4? ¿10?- Nikki se sacudió el cabello mojándome en el proceso –Vale, vale, lo hablamos después- No pasaron ni dos minutos después de eso y entonces comenzó a llover, así de repente, sin una seña de agua y comenzó a caer a cantaros. Alemania. Lluvia, igual a noche arruinada. Volvimos adentro todos decepcionados.












Hallöchen:)
Capi nuevo, que ojala disfruten! Que esten bien mis readers!

Like a mi pagina, donde siempre encontraran actualizacion de capitulo:D

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Besos<3

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Heylín el Mar Jun 11, 2013 1:07 pm

Uy,uy,uy¡¡¡ los Kaulitz celosos jeje XD, pero Tom que le vas hacer ps, y alo0 me dice que los celos de Bill van a llevar a algo si, si.

CONTI QUE NO PUEDO ESPERAR XD

Heylín

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 18/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Mar Jun 18, 2013 9:33 pm

Capítulo 15
Esto y aquello.
 
 
-¿Y así espera que le vuelva a abrir las puertas de mi casa?-
 
-Tom, tranquilízate, son amigos, no puedes ponerte así- Bill estaba conmigo en la sala, luego de ver aquella escena de “saltemos al agua” era increíble que no pudiera simplemente verlo como si fueran amigos, quizá exageraba pero así era yo, celoso y con una facilidad increíble para formas historias en mi cabeza con solo ver una imagen…después de lo que vi, no era muy difícil saber que me había pasado por la cabeza, y eso me hacía enojar, si, solo eran pensamientos imaginarios pero igual me hacían sentir cosas…
 
-Ya, y por eso se la lleva en brazos al agua-
 
-¿Y? ¿Qué vas a decirle? ¿Qué estas celoso? ¿Qué se valla?- buen punto.
 
-Me da igual, si le veo cerca-
 
-No vas a hacer nada- Mi hermano pequeño me penetró con sus ojos casi oscuros. Yo no quería entrar en razón.
 
-Sí, claro, supongo que dirás lo mismo de Sebastián, que son solo amigos- sus ojos se tornaron serios, él no aceptaría que en cuestión de celos éramos iguales.
 
-Es diferente-
 
-¿Por qué diferente?-
 
-Ella está casada conmigo- le miré molesto.
 
-¿Y qué? Aunque no haya un papel que lo diga, Nikki es mía- la puerta se abrió entonces y ambos nos giramos a mirar quien había interrumpido, haciendo un movimiento idéntico.
 
-Esto, lo siento- era Sebastián. A Bill se le puso la cara de apatía- Jens se metió a la regadera de huéspedes que está en la planta baja y Nikki me pidió que preguntara si-
 
-¿Dónde está?- iba a por ella yo mismo, no fuera que quisiera meterse al mismo baño que Jens.
 
-Está esperando en el patio, hace frío  Alma había entrado a la habitación con un celular al oído. Bill dejo de fijar su vista en Sebastián y la miró diciendo millones de cosas a través de sus ojos, cosas que seguro ellos hablarían en privado…-Josh está al teléfono y quiere hablar contigo Bill- se le acercó, le dio el teléfono, Bill lo tomó en silencio y salió por la puerta, alcanzando yo a escuchar un vago “que pasa”
 
-Bien, voy a por ella-  les deje ahí a los dos. Camine por el pasillo haciendo ruido al pisar, estaba ligeramente enojado, bien, muy enojado, pero mis acciones no tenían fundamento, no al menos para los demás, solo para mí, y eso lo hacía aún más desesperante. Abrí la puerta de cristal que conectaba con el jardín.
 
-¿Nikki?- y ahí estaba ella, aun mojada y temblando.
 
-Entra ¡Por Dios! Estas hecha un cubito de hielo- la tomé del brazo y aunque me pasó por la cabeza rodear su cuerpo con mis brazos ya por puro instinto no lo hice.
 
-No quería mo-mojar-
 
-Oh Nikki, es solo agua-  puse mis manos sobre la toalla que le rodeaba la espalda y los brazos, buscando secarle…darle calor…en el más puro de los sentidos. La puerta ahora estaba cerrada y estando frente a ella así, mirándole tan frágil y pequeña no pude detenerme a pensar si lo que hacía estaba mal –Solo agua- dije pidiendo que alguien apagara las luces, que solo estuviéramos ahí nosotros dos, dejándome decirle al oído lo tonto que me había portado, que no me juzgara tan severo, que era un hombre capaz de cometer errores, pero también capaz de darse cuenta de ellos, y sentirse mal, que aunque ahora tuviera que cerrar mis ojos a sus maneras, tampoco podría decir que lo que hacía estaba bien, pero no podía rendirme a dejarle…y tampoco podía hacerle amarme si ella ya no lo quería, y si en esa oscuridad mía no había más que un Tom que no podía hacerle feliz, entonces no podía culparle –Agua- le quité un mechón del rostro, respire su aliento tan cerca de mí y algo en mis recuerdos me hizo sentir un deja vu ¿Cómo lo resistía? ¿Cómo?
 
-¡Tschu!- estornudó frente a mí, me reí, valla momento romántico, si al menos podía atreverme a llamarle así.
 
-Es mejor que vayas a bañarte, o te pondrás peor- le hice una seña de obviedad, ahora mis manos alejadas de su cuerpo, ella me miró a los ojos curiosamente.
 
-¿No te lo dijo Sebastián?-
 
-¿Qué cosa?- claro, pero si cuando el chico entró a la sala, no le dejé terminar de hablar.
 
-Se supone que te preguntaría que otro baño puedo usar, el de huéspedes lo está usando Jens y no quería bueno, subir las escaleras sin permiso- Si Nikki, tú, la que conoce bien esta casa, quiere pedir permiso para subir.
 
-Ah entiendo, puedes usar uno de las otras habitaciones o…el de mi habitación-me miro desconfiada, pero yo tenía una corazonada –ven- dije tomando su mano sin dejarle hablar. La llevé escaleras arriba, dirigiéndola a mi habitación, con las manos unidas. Esperé que el tiempo se detuviera en aquel momento, pero a contra mía, paso más rápido. Juro que nunca lo habíamos hecho en aquel baño, ni en ningún otro, pero yo había tenido fantasías con ella en un lugar como ese, era agua y la idea me ponía. Se me pusieron les bellos de punta de solo pensarlo -adelante- dije quedándome en la puerta –nadie te molestara, puedes poner seguro si así estas más segura- iba a cerrar la puerta luego de decir aquello, pero ella me detuvo.
 
-Esto- jugó con sus dedos – ¿olvidas que- un brillo tierno le llenó los ojos- tu baño computarizado alemán es demasiada tecnología para mí?- el baño…
 
-Oh lo siento- fingí demencia, una vez, cuando éramos novios, ella se metió al baño e hizo un desastre  por no saber cómo funcionaba. Me costó 200 euros pagar para que lo repararan, al final sin embargo valió la pena recibir a cambio una buena sesión de besos. Sus besos yo oh.
 
-¿Tom?-
 
-Sí, ya recuerdo, lo arreglaré- caminé a través de mi dormitorio hasta la regadera, buscando evitar que mi imaginación continuara creando recuerdos e ideas en mi mente. Cosas que por ahora no podía decirle, cosas que me recordaban tantos momentos felices y a la vez, aquellos en que me había puesto tan necio que había perdido al amor.
 
 


 
Alma
Después de que Tom se fuera, Sebastián y yo nos quedamos sin decir nada, luego de unos minutos, Bill entró a la sala y me indicó que fuéramos a casa. Era claro que estaba serio, no quería adelantarme a decir enojado pero eso parecía en realidad. Era mejor volver a casa. Le dejé dicho a Sebas que nos despidiera de los demás y que mañana hablábamos. Bill no había dejado el teléfono desde que salimos de casa hasta llegar a la nuestra. Al parecer, algo había pasado en la disquera. Conduje por el camino en nuestra Lincoln, sin oportunidad de hablar con él durante todo el rato. Cuando llegamos él fue a buscar algo de tomar a la cocina y yo subí a la habitación a tomar un baño, esperando que subiera cuando acabara de hablar.
 
Cerré la llave del agua y logré escuchar su vos del otro lado de la puerta, seguía al teléfono. Busqué una toalla y solo entonces me percaté de que solo había toallas pequeñas en el baño, no me había dado cuenta cuando se habían terminado. Así que con el cabello alborotado y gotas de agua corriendo por mi cuerpo salí del baño con apenas una pequeña toalla cubriéndome. Miré a Bill quien había dejado de hablar por teléfono, yacía recostado a lo largo de la cama, con la misma ropa puesta. Me miró curioso y claro, si yo apenas llevaba algo encima. Me quedé pensando un segundo y recordando el anterior suceso en casa de Tom, me pasó una buena idea por la cabeza…
 
-Se acabaron las toallas grandes- dije sin dejar de mirarle, caminando muy despacio. Él ni siquiera parpadeó, como si en su mente se debatiera entre seguir enojado o lo que fuera que estuviera sintiendo o continuar mirándome. De un momento a otro deje caer “accidentalmente” el pequeño pedazo de tela que me cubría. Fingiendo sorpresa me detuve a mirar al piso y entonces alcé mi vista hasta sus ojos. Examinó cada parte de mi cuerpo con su mirada, terminado su recorrido en mis ojos. Vi una pequeña cuerva en la comisura de sus labios y continúe acercándomele -¿Estás enojado?- llegué hasta el borde de la cama, sentándome con cuidado, y puse mi mano sobre su pecho, ese tipo de camisas de botones que acostumbraba llevar con frecuencia estaba ahí y eso lo hacía más fácil. Deshice tres de sus botones con una mano, y con todo el tiempo del mundo para mí, deslicé mi mano entre su ropa. Él no contesto a mi pregunta y en su expresión había un “ayúdame a decidir la respuesta”. No se movió ni un centímetro, por seguro esperaba que yo iniciara el juego. Deposité un beso en su mejilla izquierda. Su cara de serio-malo-enojado tan poco común en él, me parecía tan sexy que no pude evitar mirarle antes de bajar mis besos por su cuello, llegué hasta su pecho y seguí más abajo hasta terminar con los botones faltantes. Palpé la calidez y suavidad de su piel hasta encontrarme con el filo de su pantalón y  subí hasta su cara antes de seguir allí abajo. Llevando mis piernas a ambos lados de su cuerpo, me senté sobre su entrepierna, el jadeó sin conseguir controlarse y yo acerqué mi boca a sus labios, mientras intentaba moverme encima de él, buscando tentarle un poco más. Atrapé su boca y sin protestar me dejo profundizar en ella, me mordió ligeramente en el proceso, tocando con su mano la piel de mi espalda, recorriendo mi cuerpo hasta mis muslos. Estaba cediendo y tan pronto como pude respirar acaloradamente en su boca, ahora era el quien me tenía atrapada en sus besos explosivos. Algo le hizo detenerse der pronto, su celular vibraba sobre la cama y él lo tomo mirando la pantalla. Su cara ser torno en duda, mirándome a los ojos.
-Debo contestar- le deje espacio para que se reincorporara, esperando que quien estuviera del otro lado de la línea no notara su respiración agitada –Barlow ¿Qué pasa?-su tono cambió y buscando huir de mis brazos, se puso de pie -¿Cómo paso? Si, si entiendo, se lo diré- fue hasta la puerta y mirándome antes de salir, la cerró detrás de él. Suponía que se trataba de lo mismo que antes. Miré en mi celular, ya era algo tarde, pasaron unos minutos y me imaginé que aquello iría para largo. Valla día, fogata arruinada, esposo celoso y noche echada a perder…bueno, ya vendrían otras. No fui consciente de cuando caí dormida, solo supe que no volví a despertar hasta la mañana del día siguiente.
                                                          
















Que tengan un bonito diaC:
Almiss-

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Heylín el Jue Jun 20, 2013 10:29 pm

Ay no¡ se arruino todo, Bill y sus celos, Tom no intentes nada porque si tú engañaste a Niki fuiste¡¡¡

CONTI,CONTI,CONTI,PLISS....

Heylín

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 18/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖ el Sáb Jun 22, 2013 9:01 pm

:O ¡NO PASABA A COMENTAR PERO SÍ HABÍA LEÍDO HERMOSA!
ME FASCINA, DEFINITIVAMENTE SIEMPRE ME FASCINAN TOOOODOS LOS CAPIS *o*
éste estuvo más tentador, porqué ALMA FUE LA QUE INTENTÓ!!! UMMM, ESO ES BUENO, HAY QUE JUGAR CON BILL DE VEZ EN CUANDO, DEJARLO QUE NO ACTÚE JAJA.

Y EN CUANTO A TOM, COMPLICADO :S ¡TODOS ALGUNA VEZ NOS EQUIVOCAMOS, Y LUEGO NOS ARREPENTIMOS DE ESO MISMO! Y es bueno dar segundas oportunidades, hasta terceras, pero... primero hay que curar heridas y remediar las cosas, así sea con un lo siento, so, espero que Tom llegue a ese momento. AUNQUE POR MÍ, QUE LA COJA ENTRE LO BRAZOS, LA BESE Y LE DIGA TODOOOO *O* jajajjajaa :$$

éstos Kaulitz celosos me encantan, de verdad que sí. Y SABES, ESA IDEA DEL AGUA... ¡PERFECTO! ¡DESLUMBRANTE! NO LO PUDO DECIR MEJOR TOM JAJAJA *O* 
Un beso hermosa, no olvides que aunque no te comenten todo el tiempo, tienes muuuchas admiradoras(res) y te aseguro que todos saltamos en un piesito cuando pones capi  

cheers bounce cheers bounce cheers bounce cheers 
¡quiero, quiero, quiero, LA CONTI! PLEASEEE JAJA ¡MUA, TE QUIERO GUAPA!  cheers

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



avatar
Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖
Admin

Mensajes : 271
Fecha de inscripción : 28/07/2010
Edad : 20
Localización : Bogotá - Colombia

http://tokiohotelfics.foro-mexico.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Jue Jul 11, 2013 2:50 am

Capitulo 16
Fiesta, o no.



Después de un largo fin de semana a lado de mis amigos, debía volver al “trabajo”. Trabajo si es que así podía llamársele a tal cosa. Mi intención era entonces aprender lo más posible antes de intentar algo grande como diseñar, aunque incluso Bill había dicho que sería buena inversión que hiciéramos una marca juntos, quizá con el tiempo se iría dando.
Un café americano hizo el trabajo de despertarme en el camino Bill no estaba en la cama cuando desperté y en mi celular solo dejó una nota de buenos días, con un te amo agregado y nos vemos mas tarde. Parecía algo como costumbre, era raro que lo pensara porque últimamente Bill y yo habíamos caído un poco en la rutina y con lo que pasó en casa de Tom y mi intento fallido de seducirle, mas aun lo sentía.
Mis pensamientos cotidianos volaron al aire tan pronto como comencé a trabajar en lo mío, en aquella habitación tan silenciosa que tenía solo para mí. El tiempo voló de prisa y luego de tres horas de concentración y labor, terminé entregando unos dibujos que debía decir, no estaban nada mal, aunque para llegar a la excelencia aun hacía falta mucho trabajo.
Entregué las hojas a quien se encargaba de aquello y me encontré una cara conocida de camino al estacionamiento.

-Hola, ¿Cómo estás?-dijo antes que yo con voz calmada.

-Hola, estoy bien, gracias, y ¿tu?-

-También bien- sus ojos sonrieron junto con él. Luego de eso se hizo el silencio, iba a despedirme, seguro él tenia cosas que hacer, sin embargo me gano la palabra -¿Te veré hoy por la noche?- le miré curiosa

-¿Por la noche? ¿Qué hay hoy en la noche?-

-¿No lo sabes? La compañía dará una fiesta, debes saber que el dueño también es el propietario de una famosa disquera, tengo entendido que este año se cumple un aniversario y van a festejarlo, como ahora eres parte de nuestra compañía, estas cordialmente invitada- su elegante manera de hablar me hizo ponerle atención a sus gestos tan refinados, llevaba traje como las otras veces que lo había visto, la ultima vez, hacia una semana atrás y aquella vez en el café, en mi memoria recordé que no sabía su nombre, le miré a los ojos pensando en la mejor manera de preguntárselo.

-Entiendo, me parece buena idea, gracias por la invitación, con gusto estaré ahí por la noche- tenia ojos pequeños y con un delineado natural. Sonrió mostrando sus dientes y un colmillo asomo entre ellos, uno muy peculiar y debía decir, hasta sexy.

-Muy bien señorita, nos vemos-

-Espera- iba a darme la mano, en señal de despedida y se detuvo antes mi petición –Lo siento pero, no se tu nombre- sonrió como para sí mismo, y me pregunté si quizá él no sería alguien importante de por aquí y yo sin saberlo.

-Ryan Larsen, encantado- me tendió la mano y yo conteste se saludo –Nos vemos pronto- camino con toda elegancia al lado contrario del pasillo y yo tardé unos segundos en volver a la realidad y seguir por donde había llegado.



-Larsen, Larsen, donde lo he escuchado antes- me era curiosamente familiar y no sabía de dónde. Llegué a casa y el auto de Bill estaba ahí, respiré en alivio y sin razón alguna. Debía decirle lo de la fiesta, quizá querría acompañarme…


Subí las escaleras a nuestra habitación, abrí la puerta y él estaba ahí, poniéndose una camisa, me le quedé mirando.

-¿Vas a salir?- su cabello peinado hacia atrás le venía muy bien.

-Si- dijo volviéndose al espejo rápidamente. Noté un algo en él, y claro, si anoche no habíamos arreglado las cosas. Era eso, seguro que sí.

-Bien- me dispuse a meterme a la regadera a bañarme –yo también- no le escuché decir nada mas luego de eso y cuando terminé con el baño, cepillé mi cabello y lo dejé completamente seco, salí a terminar el resto. Él aun estaba en la habitación, casi listo, sentado en el sillón, y yo estaba segura, esperándome.

-Pensé que ya te habías ido- fui al espejo y comencé con el maquillaje.

-No, aun no- mis ojos chocaron con los suyos a través del reflejo del espejo, estaba serio. Seguí poniendo atención a mi cara solamente y no tardó mucho en preguntar -¿A dónde vas?- puse sombra en mis parpados y cuando volví a mirarle él también seguía haciéndolo.

-Voy a una fiesta- sus ojos mirándome fijamente decían más de lo que su boca podía. Estaba dudoso de mi respuesta.

-¿Con quién?- pasé el delineador y fue tan rápido que pase luego de eso a aplicarme el color en la mejillas, un poco de polvo final y dejé mis labios para cuando me pusiera el vestido.

-Sola- me deshice de la toalla y con solo mi ropa interior puesta, comencé a subirme el vestido, era formal y sexy al mismo tiempo, tenía un pequeño cierre por la parte de atrás y cuando me acomodé las mangas Bill se había puesto de pie, detrás de mí.

-Déjame ayudarte- me acomodó el vestido por la parte de atrás y con mucho cuidado, subió el cierre –Listo- me giré cuando escuché aquello, quedando de frente, en silencio.

-Gracias- hablé bajo y él frunció ligeramente sus cejas, haciendo una facción tan sexy que mataría a cualquiera. Yo seguí mirándole, con la misma expresión. Pasaron minutos quizá, no lo sabía con exactitud, aun no lograba ser consciente del tiempo a su lado. Movió ligeramente su mano derecha y tocó con la misma mi mano izquierda, tomándola entre sus dedos muy despacio. No sabía lo que tramaba pero seguro era algo.

-De nada- dijo y de pronto sentí como jaló de mi para acércame a él. Me pegó a su cuerpo llevando su mano libre a mi cintura. Haciendo rozar nuestra nariz. Sentí su aliento en mi boca y haciendo sus movimientos muy lentos, alcanzó mi cuello con su mano, sentí sus tibios labios rozar los míos de una manera lenta y suave, que con el paso de los segundos se fue haciendo más profunda. Su lengua tocó la mía y nuestra respiración comenzó a acelerarse. Deslizó sus manos por mi cintura y me pego a él todavía más tomándome por sorpresa por mi baja espalda. Lo abracé al redor del cuello y me levanto sobre sí mismo, llevándome contra la pared en una posición más cómoda para él. Mis piernas que rodeaban su cuerpo bajaron y su boca descontrolada que besaba la mi bajó por mi cuello hasta mis pechos. Cerré los ojos perdida en la sensación y él aun en silencio, me giró contra la pared tomándome de la cintura.

-Bill- me besó el cuello y pegándose a mí lo más posible bajó el cierre del vestido que minutos antes él mismo había subido. Me giré frente a él cuando acabo, y en cuestión de escasos segundos sus manos subieron mi vestido a ambos lados de mis piernas. Su boca conectó nuevamente con la mía y una de sus manos llegó a mi punto más sensible sobre la ropa –mmh- jadeé y él se movió mas rápido.

-¿Te gusta amor?- hablaba, por fin lo hacía, ahora que yo solo quería que siguiera.

-Me encanta- dije desabotonando instintivamente su camisa. No podía decirle que se detuviera, ni mi cuerpo podía.

-¿Quieres que siga?- se detuvo un segundo, sus manos, sobre mi piel pararon y separando su cara de la mí, me miró aun serio. Y yo, mirando sus labios húmedos, sus ojos penetrándome, no pude contestar tan rápido como esperaba hacerlo.

-No quiero que te detengas, nunca- se sacó la camisa enseguida luego de oírme decir aquello y con ayuda me sacó también el vestido.

-¿Y la fiesta?- me dijo al oído, haciéndome sentir un escalofrió. Palpé su pecho banco como la nieve y baje por él hasta el pantalón. Desabroché su cinturón y abrí su pantalón.

-Eso puedes esperar- río al escucharme totalmente segura, se mordió un labio y quitándose el resto de la ropa, quedo solo en bóxers. Sentí su pene rozar contra mí y esa sensación aunada a sus besos me estaba matando, no sé si era que ayer los dos nos quedamos a medias que hoy parecía como si tuviéramos mucho sin hacerlo, cosa que no era verdad.

Siguió tocándome hasta que esos pedazos de tela tan molestos terminaron en el piso, su mano volvió a buscar mi entrada, introdujo dos de ellos en un lugar que ya conocía muy bien, en movimientos rítmicos me hizo llegar al primer orgasmo, respiré entrecortado aun más si se podía y él me envolvió en un beso tan húmedo y fresco que sentí como mi cuerpo entero se relajó con facilidad. Ahora más que totalmente flexible, Bill sabía que era el momento de entrar en mi. Lo hizo con cuidado, marcando en tan poco tiempo un paso acelerado, Bill estaba portándose diferente que las últimas veces que hacíamos el amor, sus movimientos rudos fuera de lo normal me estaban llevando al límite por segunda vez muy rápido, lo estaba haciendo más profundo, mas lleno de emociones, mas lleno de sensaciones. A veces, cuando se ponía tierno y dulce solía ser más cuidadoso y tomarse el tiempo para hacernos, a los dos, disfrutar aun más. Sentía que tenía prisa, o quizá era lo del pequeño incidente con Sebastián, no lo sabía pero algo le pasaba.

-Eres mía- dijo en proceso de moverse dentro y fuera –Y de nadie más- escuchaba al veinte por ciento lo que decía y el resto de mi estaba enfocado en su cuerpo chocando contra el mío, haciéndome sentir espasmos de placer que me corrían por toda la piel. Me aferré a su espalda y él se movió mas rápido -Uhhgr- gruñó, empujando más fuerte dentro de mí y después de que fuera mi turno, sentí como él también alcanzó el orgasmo. Respiró profundo unos segundos y luego de salir de mí, llevó una de sus manos a mis piernas y con la otra en mi espalda me cargó hasta la cama, dejándome gentilmente sobre las sabanas frías al igual que él, sin respiración. Se recostó a mi lado y me besó dulcemente en los labios, lamiendo la piel de mis mejillas como un gato.

-Te amo- le dije feliz, dándole un ligero masaje en la espalda desnuda.

-Te amo también- su voz ronca y sexy luego de hacer el amor era mi favorita. Me abrazó, tumbándose a mi lado, hundiendo su cara en mi cabello. Cerré mis ojos en busca de un poco de descanso, Bill comenzó a poner besos húmedos en mi cuello y volví a abrirlos curiosa.

-Estas muy romántico hoy amor- le peiné el cabello y él me mordió despacio esa parte de mi piel.

-Tú me pones romántico- me alzó sobre sí mismo, como cada vez que terminábamos así, no sé porque le gustaba que me quedara yo arriba de él cada vez que lo hacíamos y tampoco nunca se lo había preguntado, era lindo.

-Me gusta cuando lo haces- uní nuestros labios en un beso puro-amor- dije entre espacios –Quería preguntarte algo- me tomó del cuello, dejando besos en mi barbilla y mi frente.

-Lo que quieras- mi cabello que caía sobre su cara fue acomodado por él mismo detrás de mis orejas.

-Aun tengo que ir a la fiesta- detuvo sus caricias y me tocó la boca con los dedos –Y quiero que vengas conmigo ¿Lo harías?- sonrió tierno y haciendo un movimiento chistoso con su boca me hizo sentarme sobre él, cuando esto hubo sucedido se sentó él también sobre la cama, pegando su cuerpo nuevamente al mío.

-¿Qué clase de fiesta?- rodee su cuerpo con el mío y nos unimos aun mas.

-Es de la compañía de…-

-¿De aniversario por la disquera?- él lo sabía ¿Cómo?

-¿Sabias de la fiesta?-

-¿Por qué creer que estaba arreglándome preciosa?-

Y Resulta que no había relacionado nada, Bill formaba parte de la disquera, la misma de la que me había hablado Ryan, por eso me había conseguido trabajo con el mismo dueño, y nosotros aquí, en nuestra burbuja sin pensar en lo importante de aquella fiesta, mire el reloj, por suerte aun había tiempo, lo suficiente al menos para meternos de nuevo a la regadera…claro, no iríamos de aquella manera a la fiesta.









Hola, ojala no les guste, les encante:D
Besos a todos!
Almiss<3

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Heylín el Jue Jul 11, 2013 7:29 pm

SSSIII POR FIN CONTI ESRABA EXTRAÑABA, ME ENTRETENGO CON coincidencia 1 PERO QUIERA SABER MUCHO MÁS DE LA 2, Larsen como Samuel Larsen acto de Glee??

Contri pronto se pone bueno¡¡¡

Heylín

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 18/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Sáb Ago 24, 2013 9:47 pm

Capitulo 17
Noche joven, vida joven


Luces creando formas extrañas en el suelo, en paredes de colores oscuros, música mezclándose entre la gente en aquel ambiente lleno de hermosos y coloridos vestidos que en su mayoría iban acompañados de algún contrapunto masculino. No estábamos en la típica fiesta de coctel, sino en una de esas donde las personas van a bailar y de pronto y sin darte cuenta te encuentras familiarizada con la gente a tu alrededor aunque en tu vida hayas visto a muchos de ellos. Era curioso, yo no solía sentirme así desde hacía mucho tiempo. Bill me hizo girar en una vuelta y terminé de nuevo frente a él, bailando sin intención de poner mucha atención a la canción que estaba sonando.

-¿Dónde está Tom?- pregunté en un intento de que mis palabras se entendieran a través de la música.

-No debe tardar- le escuche decir en mi oído –dijo que traería a unas personas con él- no tomé importancia a eso último, era famoso y no era raro que trajera a algunos amigos a fiestas. Hicimos una pausa para ir por algo de tomar, a pesar de estar bailando el lugar se sentía un poco fresco y sin embargo, Bill y yo teníamos sed. Distinguí a Tom entre la gente, muy cerca de la entrada y vi como él y Bill se hicieron una seña, luego de eso Bill revisó su celular, algún mensaje debió haber sido, seguramente de su mismo gemelo.

-Volveré en un minuto, por favor, espérame aquí- mi novio-esposo puso un beso en mis labios y camino con sus guardaespaldas hacia el lado contrario de la pista. Yo decidí ir rápidamente al baño mientras él volvía y solo fui consciente de los hombres que me seguían cuando iba caminando hasta dicho lugar. Me percaté de los sellos distintivos que llevaban en el cuello, aquellos que los identificaban como guardaespaldas de los Kaulitz. Me sorprendí por un momento pero debía aceptar, no era raro que Bill dejara a alguien cuidándome en un lugar como este, tan lleno de gente, cosa curiosa porque más que cuidada me sentía vigilada. Él siempre me decía que ya debía haberme acostumbrado, pero yo no creía que eso fuera algo a lo que uno se acostumbrara tan rápido. Como quiera que fuera, era un poco incomodo que debían esperarme justo en la puerta del baño, ya que por obvias razones no podían entrar.

Terminé tan pronto como pude y salí por el pasillo contrario, buscando rodear con más facilidad la sala principal y así llegar más rápido a donde estarían esperándome. Los guardaespaldas seguían detrás de mí, y al girarme hacia atrás, casi choco con alguien.

-Hola- una mano tocó mi hombro cuando intentaba mirar si Bill ya estaba de vuelta.

-oh- me sorprendí al mirarle tan de pronto –hola Ryan- había olvidado por completo que dijo que vendría a la fiesta, quizá era que no me lo imaginaba en dicho lugar sino en otro más formal y sin tanta música electrónica.

-No pensé que vendrías, es un gusto- me tendió la mano.

-Al final me decidí por venir, debo admitir que no imaginaba algo así-

-¿No te gusta?- no entendí su pregunta, y tuve que volver a preguntar, cosa que hizo que se acercara un poco más. Su perfume, que no reconocí porque ni siquiera tenía mucha idea de perfumes,  olía tan fresco que me dio una sensación agradable –Me pregunto si no te gusta, la fiesta-

-Oh no, no, al contrario, me encanta- sonrío como si compartiera mi comentario.

-Eso es bueno, y pienso lo mismo- esta vez le entendí sin mucho esfuerzo, un joven se acercó a nosotros y llamo la atención de Ryan. Traía una cámara profesional al cuello y le dijo algo cerca del oído. Ryan pareció asentir.

-Ven- dijo acercándose a mi –solo quiere una foto-

-oh entiendo- accedí sin pensarlo, era normal eso de fotos en eventos sociales de este tipo. Sonreí a la cámara cuando, justo antes del flash, sentí la mano de Ryan en mi cintura…








Nikki

Entramos al lugar y enseguida notamos el ambiente de “gente famosa” flotando en la atmosfera de aquel salón, Sebastián tomaba mi brazo y yo aun esperaba una respuesta de quien le había dicho de esta fiesta. Jens venía detrás de nosotros. Me giré a la izquierda a observar un poco y en cuanto lo vi cerca de la barra de bebidas, lo entendí.

-Fueron los Kaulitz- dije en afirmación en el oído de Sebastián y él solo me sonrío  a cambio. Me acerqué a Bill quien parecía buscar a alguien con la mirada, ya me imaginaba yo quien era ese alguien. Nos saludamos con la mano al vernos, acercándose a mí en el instante.

-¿Acaban de llegar?-

-Si, y ¿Tu? ¿Viniste solo?-

-No, y no- se rió –Vine con Alma, pero supongo que fue al baño- y yo que esperaba saber si había venido con “otra” persona con las palabras chico-sexy-malo-piercing-en-los-labios-Tom. Pero claro que no iba a preguntarlo, me giré un segundo a ver más a detalle, colores bailaban junto a la música, no sé si miraba con la esperanza de encontrar entre la gente a alguien a quien de verdad quería ver o era solo curiosidad, simple curiosidad. Bill le dio otro sorbo a su bebida y mirándome curioso se acercó a mi oído –Tom también está aquí- dijo sonriendo de esa manera tan “Kaulitz” que tenían él y su hermano, que ni siquiera creía poder describir esa mirada con una sola palabra. Se me pusieron los vellos de punta y sentí que mi corazón latió repentinamente más rápido al oír aquello, esperando que Bill no lo notara. Luego él mismo saludó a Jens y Sebastián. Y se me acercó de nuevo -Iré a por ella ¿me acompañas a ver donde están ella y mi gemelo que no los veo por ningún aparte?- asentí medio dudosa de sus palabras que habían sonado algo así como, vayamos que hasta no verlos no estaremos tranquilos los dos. Si yo ya sabía que Bill quería que volviera con Tom, sus comentarios y miradas lo decían, incluso Alma había mencionado algo al respecto…como si fuera cosa sencilla, si, ya lo creía.

-Yo te sigo- dije buscando con la mirada, recorrimos un pasillo bien concurrido y atravesamos otra área de bebidas, subimos unos cuantos escalones y Bill me guió por un pasillo ya más solo. Llegamos casi hasta el final e incluso el sonido de la música había disminuido un poco, pero solo un poco. Vimos a cuatro guardaespaldas frente a una puerta, muy serios si se podía y al ver a Bill, despejaron la entrada para que él pasara, yo iba a su lado así que me dejaron pasar también. Cuando abrió la puerta y dimos el primer paso dentro de aquella enorme habitación, los dos, tanto Bill como yo nos quedamos parados y casi diría yo, petrificados, pero no de miedo o susto, mas bien, de sorpresa. Tom estaba  a media habitación, cerca de una ventana, con los ojos como platos pero no mirando a Bill, sino a mí, sus ojos no fueron lo único que mi mirada captó, sino también los de ella, una chica de estatura pequeña pero con altos tacones había estado besándole y abrazándole cuando entramos, y los dos se quedaron sorprendidos de nuestra impertinente entrada.

-Siento la interrupción- salió de mi boca como rayo, y salí a paso marcado de ahí, cuando crucé al final de ese pasillo y la música se silencio por completo en mi cabeza, escuche a alguien detrás de mí. Camine hasta llegar junto a mis dos amigos y vi a mi amiga junto a ellos.

-Vamos a fuera, por favor- le dije a ella, mirándole de una manera que solo ella entendería y sin pensárselo un segundo, accedió –Ahora volvemos- le hice una seña a Jens y el sintió.

-Espera- dijo Bill a mi espalda, le miré negando con la cabeza y él, con sus ojos tiernos, buscó consolarme con su mirada, debía aceptarlo, Bill era muy lindo. Y si, a pesar de que debía ser otra persona la que yo esperaba que fuera tras de mí, había sido Bill. Solamente Bill.

-Iré a fuera un momento- dije y al ver que Alma camino a mi lado, el gemelo bueno se quedo ahí sin decir nada mas, sabía que nos daría espacio. Caminamos fuera del lugar, en la parte trasera, donde había un enorme jardín.


-¿Qué paso? ¿Cuándo llegaste? No tenía idea que estabas aquí- mi amiga me tomó de los brazos sin intuir mucho, caminé en silencio sin contestar y no fue hasta que llegamos a una banca de aquel jardín que decidí hablar –Nikki-

-Tranquila- le sonreí- estoy bien solo, quería salir un momento-

-No es verdad, dime qué paso, por que Bill venía detrás de ti-

-Yo no, no pasó nada-

-Nicole ¿No confías en mi?- me tomó de las manos y mirándome de frente, hizo esa cara de preocupación que me hacía no poder mentirle más.

-Vi a Tom- miré el pasto verde. Entristecida y sin poder llorar –Lo vi con otra chica-

-Pero, eso ¿qué tiene de malo?-  

-Se estaban besado- solté sin mirarle, sin una gota de lagrimas en mis ojos.

-Oh amiga, como lo siento- me abrazó y yo solo recargué mi cabeza en su hombro, el silencio se hizo espeso entonces y yo solo procure mirar el suelo, mirarlo detalladamente y no pensar en nada más. Que iba a decir o pensar, no tenía motivos para justificarle, y tampoco tenía sentido hacerlo, si estaba con ella, quien quiera que fuera, no tenía yo opinión al respecto, además, si él hubiera sentido por mi algo desde un principio lo hubiera dicho, o dado a entender, yo que pensaba que esas veces que me miraba o se me acercaba era porque intentaba hablarme, quizá era puras formalidades, no podía culparle, al menos era educado –Debe haber una explicación, quizá-

-No- me incorporé –No necesito explicaciones- me sentí extrañamente fuerte, impenetrable y con todas las ganas de volver a esa fiesta y bailar, vivir mi juventud, la vida que me había sido dada, y no iba a detenerme a pensar, llorar o ponerme triste, por nada ni absolutamente nadie –Lo que necesito son soluciones, y yo, ya encontré la mía- me puse de pie y ella me miró con ojos sorprendidos –Volvamos a la fiesta, estarás de acuerdo conmigo que no podemos perdérnosla, no todos los días te invitan a una fiesta increíble, llena de gente famosa-

-Pero-

-Pero nada amiga, no es el momento ni el lugar para echar a perder las cosas hablando- le rodeé el cuello, atrayéndola hacia el camino de vuelta.

-¿Segura?-

-Muy segura- me sonrió y yo hice lo mismo, caminamos mientras el sonido de los tacones resonaba en mis oídos y poco a poco la música se fue apoderando del resto. Jens me tendió la mano al verme y esa que era, una canción que a él le gustaba tanto, nos sentó perfecto para empezar a bailar.







Bill

Tom era un tonto. Un completo idiota. Sí quería a Nikki no se supone que debía besarse con otras chicas, o al menos, no hacerlo ahí, en un lugar donde bien sabia él, andaría ella. Era muy necio y esa necedad, arruinaba las cosas muchas veces.

-¿Dónde está?- me preguntó mientras saludábamos a gente muy importante, más que nada a gente de nuestra edad que no pasaba de los 30. Estábamos haciendo la de anfitriones porque en parte lo éramos, cosa que nos dejaba poco tiempo para disfrutar mucho de la fiesta.

-Con sus amigos ¿con quien más?- yo estaba enojado con Tom, y él bien sabia que tenía razón.

-Metí la pata-

-Y mucho-

-¡Bill Kaulitz!- sonrío un amigo acercándose a saludarme, nos tomamos un par de fotos juntos los tres y luego se fue.

-¿Están con Jens y Sebastián?- me acordé de pronto que en efecto estaban con ellos dos y me preocupe un poco por Sebastián, ese “amigo” suyo no me terminaba de gustar.

-Si-

-Que bien, y ahí está el famoso Jens para consolarla- Tom hizo cara de enojado y al instante sonrió para otra foto.

-Y ojala que lo haga, con alguien como tú arruinándole la vida a Nikki al menos que tenga a alguien que si la trate bien- Me miró más molesto aun y yo corté contacto con su mirada.

-Tonterías-

-Los gemelos Kaulitz- una antigua amiga, es decir, alguien que ya no era más mi amiga por problemas que habíamos tenido en el pasado se acercó a saludar y yo miré a Tom agobiado, con una mirada que solo él entendería –Que gusto encontrarlos por aquí- seguía igual de guapa que antes, pero que podía decir yo al respecto –Una foto- dijo sin disimulo y se puso a mi lado, abrazándome un poco más de lo normal y cuando sentí el flash en mis ojos, ella había depositado un beso en mi mejilla –Nos vemos- dijo sonriendo feliz y se fue, yo no le tomé importancia al asunto.

-Que esto se acabe de una vez, necesito buscarla y hablar con ella- Tom se tomó la bebida que llevaba en las manos.

-Si es que te deja hablarle- si bueno, yo era un gemelo despreciativo, pero él se lo merecía por inmaduro.



Y el tiempo pasó lento la siguiente media hora mientras tuve oportunidad de ir a la pista a bailar y luego volvimos con saludos y fotografías, luego de una noche que sentí larga y pesada se llegó la hora de volver a casa, Nikki se fue con Jens y Sebastián y Tom volvió a casa solo como había llegado.

El amor de mi vida se quedo dormida en el asiento del copiloto cuando llegue al auto, no la desperté por su puesto y hasta que llegamos a casa, a eso de las 5 de la mañana, no hizo ningún ruido. Subimos a la habitación, rápidamente nos preparamos para dormir y nos metimos a la cama totalmente exhaustos.









Alma

Una brisa fresca callo durante la noche y por la mañana helaba un poco. Era normal en estas tierras, me preparé un café y fui a despertar a Bill quien aún seguía dormido a eso de las 4 de la tarde.

-Bill- toqué con un dedo su hombro, él ni se inmutó –Amor- le acomodé un mechón de su cabello oscuro que siempre olía a perfume. No pude contener mis ganas y le puse un beso en la frente. Él aun dormía boca abajo, con los brazos a los costados y sus ojos sellados. Supuse que el beso lo despertó porque comenzó a moverse, aun sin abrir los ojos. La cortina seguía cerrada, a Bill no le gustaba que estuviera abierta cuando dormía, y eso fue algo que aprendí con el tiempo. De igual manera yo no era muy dada al sol, y ya que ambos preferíamos la oscuridad, podíamos estar contentos aunque afuera estuviera el sol de mediodía.

Sus ojos se abrieron repentinamente y me abrazó de primera instancia.

-Hiciste café-

-Tu favorito- Me rodeó muy fuerte con sus brazos y ya que pensé que se había quedado dormido de nuevo, buscó darme un beso en la mejilla.

-Tengo hambre- susurró muy pero muy bajo.

-Me imagino, ya casi con las 5 de la tarde- miré el reloj de pared, no parecía importarle demasiado, y yo me acordé repentinamente de la fiesta de anoche, lo de Nikki y Tom aun me tenía en duda. Se supone que debía sentirme bien porque Nikki la estuviera llevando bien, pero algo me decía que solo era una fortaleza externa, y que un día se acabaría por romper. Tom era otra cosa, quería preguntarle a Bill que había pasado, él seguro lo sabría muy bien. Eso de querer conquistar a alguien y besarte con otra persona que no es ese alguien y que la persona que intentas conseguir lo vea, no es para nada lógico.

-Vamos- me tomó del brazo y caminamos escaleras abajo.














Queridos lectores, ofresco una disculpa por tardar demasciado! Aqui esta el capi anyway, espero sus comentarios:)
Besos!
Almiss:)

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Dom Ago 25, 2013 5:28 pm

Angie87, pase tu mensaje a esta seccion, poque el lugar donde lo habias colocado era para nuevos fics:)
Gracias por tu coment!

Que maravillaaaaaaaaaa
Mensaje Angie87 Ayer a las 21:32

Que capitulazo Alma muchisimas graciassss......me encanta como escribes.......espero el proximo capitulo impaciente


_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Heylín el Sáb Ago 31, 2013 6:21 pm

ESE TOMTO, deja ya en paz a Nikki suficiente daño le hiciste¡¡¡¡ Uy, esa chica que beso a Bill en la mejilla y ese Ryan que cogió la cintura de Alma, me traen mala plata.....

Ya estaba extrañando un montón, espero la siguiente rápido¡¡¡¡¡

Heylín

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 18/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Dom Sep 01, 2013 6:01 pm

Capitulo 18
Nadie tiene ventaja


Luego de desayunar a eso de las 5 de la tarde con Bill, salí a una tienda comercial. Necesitaba algo de ropa y unas cuentas cosas del tocador así que le dejé mirando televisión y me subí al Aston Martin, ese que me había regalado cuando cumplí años, era increíble incluso ahora, pensar que puedan regalarte algo así, si bien estaba claro que Bill tenia los recursos para hacerlo había pensado en algo pequeño y detallista pero él siempre se iba a lo grande, si, siempre. Y pensar que no había si quiera pasado tanto tiempo y lo recordaba como si hubiera sido ayer. Perdida en mis recuerdos me percaté de una tienda que quedaba a mi paso, llamó mi atención y sacándome de mis pensamientos, me quede mirando a través del cristal, era una tienda de ropa y demás cosas para parejas es decir, todo lo vendían en paquete de dos, pijamas, playeras, lentes, tazas, abrigos y demás. Fui directo hasta la sección de ropa y compre un juego de playera y blusa en color azul y rosa con un corazón que se formaba con ambas piezas. Yo sabía que a alguien le gustarían…

-Si ¿bueno? ¿Nikki?- dije poniendo el teléfono en mi oreja – ¿Mas tarde? Claro, volveré a casa pronto y ahí te espero- terminé de guardar todo en el coche y cerré la puerta –Bien, hasta entonces-



Alrededor de veinte minutos más tarde estaba en casa, con bolsas en mis manos mientras subía las escaleras y terminé por dejarlas en el suelo. Bajé luego de quitarme los zapatos y el pequeño abrigo, me serví algo de tomar y no vi a Bill por ahí, me asomé a jardín y en efecto, ahí estaba él, frente a la computadora y con una taza de café a su lado derecho.

-Hola- me acerqué y lo abrasé por la espalda.

-Has vuelto- me tomó de una mano y me guió hasta una silla que estaba a su lado para que me sentara junto a él.

-Sí, he recorrido todo la tienda y casi al final encontré una tienda muy peculiar, compre dos-

-No le has avisado a los guardaespaldas- mi miró seriamente, como preocupado.

-oh eso, no pensé que no era necesario-

-Es necesario, muy necesario- me le quedé mirando para luego hablar.

-Bien, solo fui a la tienda comercial no pensé que fuera tan importante-

-Pienso que de ahora en adelante, no habrá un solo día que al salir no lleves al menos dos personas cuidándote si no voy yo contigo-

-Pienso que es un poco exagerado pero si así te sientes mas agusto- quería decirle lo de la ropa que había comprado, no sabía si iba a quedarle o si le parecería mala idea –Bill yo-

-Encontré esta foto hace un momento, las publicaron hace unas horas- no me dejo decirle y me mostró la imagen en la pantalla -¿Por qué estas con él?- éramos Ryan y yo, ayer, en la fiesta.

-ah él es Ryan, trabaja donde mismo que yo y de vez en cuando me saluda y lo vi ayer después de ir al baño, llegó un fotógrafo y tomó la foto- sonreí sincera, pero creí notar seriedad en su mirada.

-Mmh, ya veo- siguió mirando lo foto a detalle, y yo me quedé en silencio y sin que decir, porque no había nada más que decir.

-¿Estas enojado?- traté de mirarle a los ojos, pero él siguió en la computadora y luego de un momento habló.

-No- ¿Qué estás haciendo Bill Kaulitz?

-“No” seguro que no, con esa cara y ese tono de voz- quise hacerle cosquillas en el estomago, me acerqué a su cara y él ni se inmuto.

-¿Por qué esta abrazándote así?-

-Bill no me abrazó, es solo su mano-

-Rodearte la cintura con una mano es un abrazo y además se nota como quiere acercarte a él- miré la foto más a detalle, Bill era un exagerado.

-El solo es un compañero de trabajo y esta es solo una foto Bill, no importa ¿sí?- lo tomé de un brazo y recargué mi cabeza en su hombro. Se quedó serio como un profundo lago silencioso, pero yo sabía que por su mente cientos de olas chocaban contra la orilla de ese mar que eran sus pensamientos. Creí que diría algo mas, pero en ese momento de “alguien debería romper el silencio”, sonó el timbre de la puerta principal –Nikki y los demás deben estar aquí-

-¿Sebastián?- dijo enseguida Bill.

-Si, y Jens también junto con Nikki dijeron que vendrían- me miró dudoso y cuando me dispuse a ir a abrir vi que Tom venia cruzando el pasillo para llegar hasta nosotros -¿Tom?-

-Si, siento que mi presencia no sea de su agrado pero- se tocó el cabello como por pura distracción- no quería estar solo- se sentó en una silla vacía y Bill lo miró de una forma muy peculiar. El timbre sonó nuevamente. Es decir, que sin quererlo ni planearlo, Nikki y Tom terminarían por verse…

-Ahora vuelvo y no Tom, no digas eso, claro que eres bienvenido- Dije caminando, Bill siguió mirando en la computadora y yo mejor fui a la puerta. Recorrí el largo pasillo y miré a través de la ventana a mis tres amigos. Tenía que decirle a Nikki que Tom estaba aquí.

-Hola- dijeron los tres y los hice pasar, Nikki se veía bien, de hecho, traía puesto un vestido de colores veraniegos muy bonito que le hacía relucir su belleza. Les invite a pasar y a mi amiga, la tomé de un brazo, dejando dicho a mis otros dos amigos que siguieran hasta el jardín.

-¿Qué pasa?-

-Tom esta aquí- se quedé petrificado y bueno, la sonrisa se le fue de un momento a otro -Si quieres vamos arriba- me miró un segundo, pensándoselo, quiso mirar a través del pasillo pero desde ese lugar no se podía apreciar casi nada, me miró nuevamente y tomando mi brazo, caminó escaleras arriba.

-¿Qué hace él aquí? ¿Supo Bill que yo vendría y se lo dijo?- entramos a la habitación y cerré la puerta luego de que la cruzáramos. Puse seguro, porque tampoco quería que a Bill se le ocurriera subir y escuchara lo que decíamos de él y Tom.

-No, nada de eso. Tom vino por su propia cuenta, dijo que no quería estar solo, incluso se disculpo por venir sin ser invitado- Nikki se sentó en el sillón y suspiró un poco desanimada.

-No puedo salir y verle así como si nada, no al menos justo ahora, si de todos modos no tiene nada que decirme ni yo a él, me parece un poco incomodo- abrí las ventanas para que el sol de la tarde entrara a través de ellas –Sin embargo, yo sabía que podría topármelo al venir aquí, ya sabes, es la casa de su gemelo-

-Si bueno, que podría hacer yo al respecto- miré a través de la ventana desde el segundo piso hasta donde estaban sentados los cuatro platicando …pero Bill seguía como enojado, lo podía ver en su expresión incluso desde esta distancia.

-Bill se porto muy lindo ayer queriendo ayudarme, debo darle las gracias-

-Hazlo y quizá eso lo ponga de buenas- caminé hasta llegar a sentarme a su lado.

-¿Por qué lo dices? ¿Qué tiene?-

-Esta…no sé, enojado por una foto de la fiesta de ayer- era ridículo y no creía que fuera solo la foto, Bill escondía algo mas, o eso imaginaba yo al menos.

-Y ¿Qué tiene de malo una foto?-

-Eso es lo más tonto, es con un compañero de trabajo que he visto alguna veces por ahí, me saludo, llegó un fotógrafo y ya, solo fue un foto. Supongo que no le gusto que Ryan, así se llama, haya puesto su mano en mi cintura-hice una expresión molesta, definitivamente era algo muy tonto.

-Es curioso que lo digas- se me quedó mirando con ojos de misterio.

-¿Por qué?-

-No se digo, si se puso así por una foto, entonces supongo que está esperando que tú hagas lo mismo- la miré confundida y en un acto de curiosidad, subí mis pies al sillón, sentándome de manera que pudiera escucharla y verla mejor.

-¿A qué te refieres?-

-¿No has mirado el resto de las fotos de anoche?-

-No…-

-Trae tu laptop- se puso pie, mirándola sobre la mesita de la cama. La tomó y se acerco de nuevo a mí. Y fue a dar a las fotos de la fiesta de anoche, me quede atenta y en silencio, mirando como pasaba cada foto donde Bill y Tom estaban, hasta que llegó a una y se detuvo -¿Miraste esta?-

-No- Bill, en una foto con una mujer que ya había visto yo en alguna revista o en la televisión de Alemania, tenía sus brazos alrededor de Bill como si su vida dependiese de eso y ponía un beso en su mejilla. Bill no parecía diferente o haciendo algo especial en aquella foto, sonreía normal, como en todas las fotos anteriores. Pero, naturalmente no me gustaba lo que veía, porque él era guapo y famoso, y ella también…al menos hasta donde yo sabía. Y aunque sabia que cosas asi podían pasar no había visto nada así desde que nos habíamos conocido. No era la gran cosa, pero Bill debía saber qué hacer y qué no hacer… ¿No?

-¿Quién es ella?-

-Es famosa, creo que canta en un grupo, la he visto por ahí pero no se mas de ella. Supongo que Bill no tendrá excusas, si como dices se enoja por un foto no tiene sentido que haga cosas peores- la puerta sonó, alguien intentando abrirla sin poder lograrlo, claro, tenia seguro –Esconderé la laptop- la tomé y Nikki me detuvo.

-No lo hagas- me miró seria –que sepa que lo sabes, si va a ponerse en ese plan, que sepa que tu también tienes derecho a no estar de acuerdo con lo que hace- Nikki era, como decirlo, como si fuera otra persona o, lo de Tom tenia efectos secundarios ¿Quizá?

-Bien- deje ahí la lap y fui a abrir la puerta. Luego de no escuchar nada, Bill había tocado gentilmente la puerta.

-Hola- dijo mirando a Nikki –estamos todos abajo, me preguntaba por qué no bajaban-

-Solo platicábamos-

-Y mirábamos las fotos de Tom y tuyas de anoche- me giré sorprendida a mirar a Nikki. Bill la miró y luego a mí, serio -¿Quién es ella Bill?- le mostró la imagen en la lap y Bill la miró más serio si se podía.

-Es solo una mujer- se giró a mirarme –Canta en un grupo y la conozco desde hace tiempo, pero no somos amigos- no dije nada, porque sonaba como si intentara evadir lo que sea que fuéramos o fuera yo a decir.

-Iré por algo de tomar abajo- Nikki se puso de pie y caminó por el pasillo hasta que dejamos de oír sus pasos. Que ganas las suyas de ponerme en tal situación. Sin poder dar un paso atrás caminé en silencio hasta la ventana, mirando hacia el jardín nuevamente, ahí seguían mis amigos junto a Tom, parecían entretenidos hablando de algo, aunque dudaba que ahora fueran los mejores amigos, tenían latas de cerveza en la mesa y el sol casi se ponía por completo. Bill se quedó de pie en el mismo lugar, también en silencio, y yo no iba a hablar hasta no escucharlo a él o mejor aún, si quería poner las cartas sobre la mesa, íbamos a tener que aclararlo justo ahora. No solía ser la clase de persona que atacaba sin argumento, de hecho, no solía crear un problema donde ni siquiera había razones suficientes, pero lo que había dicho Nikki era cierto…Pensé que no hablaría, así que no tuve opción más que caminar hasta la puerta, si no quería hablar, no iba a pedírselo esta vez yo –Iré al jardín, hay gente esperando- me tomó de un brazo, bloqueando mi camino. Cerró la puerta tomando fuertemente mi mano y me miró a la cara, lo hizo pero yo miraba a otro lado, había que aceptarlo, estaba enojada.





Nikki

Después de servirme algo de vino salí a donde estaban los demás, a dejar de preocuparme por qué diría o pensaría Tom de mi, dejar de ser siempre la que busca soluciones en lugar de simplemente dejar las cosas fluir…

-Nikki, por fin apareces- Sebastián sonrió al verme y me hizo seña de un asiento a su lado, estaban tomando y al parecer hablando de algo muy divertido.

-Hola-dije en forma general, y fue mejor no mirarlo. Dejándoles seguir hablando de un lugar de Italia que al parecer los tres conocían y yo me detuve a echar un vistazo a la ventana donde sabia que probablemente seguirían Bill y Alma, la luz estaba encendida ya que el sol se había marchado y como no podía ver nada desde aquí pensé que quizá pronto bajarían. No quería pensar que pelearían pero tampoco creía justo que Bill se pusiera en plan de celoso cuando él hacia cosas como aquellas con otras chicas, eso y agregándole que diga “no somos amigos” es como pensar, si esos no son amigos ¿Qué sería si lo fueran? Y tampoco quería meterme, pero con lo de Tom, me había dado cuenta que el hecho de ser hombres no les permite tener ventaja en ningún sentido, no al menos desde mi punto de vista y entonces, si podía hacer algo por ayudar a mi amiga, pues ya estaba, lo haría sin pensarlo un poco…

-Y ¿tu? ¿Tomando vino?- Jens me sacó de pensamiento y le miré sonriendo.

-Sí, prefiero esto a cerveza-

-Como-

-Incluso- dije interrumpiéndolo y remarcando la palabra –aunque sea cerveza alemana, ya he dicho antes que eso no es para mí-

-¿Tienes repelente con la cerveza alemana?- Sebastián parecía feliz de que le tocara mas de ese liquido oscuro que tenían sus vasos.

-No, yo creo que mejor dicho es repelente a los alemanes- Jens soltó una carcajada, y Tom se quedo serio. Ja ja, que divertido.

Seguimos platicando, de cosas en las que yo poco participaba, pero al final de cuentas, no me importaba. Miradas desapercibidas se dieron sin intención durante la plática entre Tom y yo, era inevitable, sería muy obvia si las tratara de evadir así que fingí que nada pasaba, así era mejor. Luego de un rato Jens se fue al baño y en lo que me distraje respondiendo un mensaje en mi celular, vi a Sebastián caminar dentro de la casa…y sin otra arma a mi favor, continúe mirando el celular aunque no estuviera haciendo nada en el, Tom estaba mirándome directo a la cara, podía sentir su sus ojos en mi tan fuerte que no sabía si me controlaría al levantar la mirada y aunque tenía la esperanza de que alguno de mis amigos llegara pronto otra parte de mi quería saber que diría, o si diría algo sobre anoche. Era curiosidad, eso y nada más.













Thanks por el apoyo, espero les guste y entre mas comentarios mas rapido subo:)
Besos, Almiss!

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Heylín el Mar Sep 03, 2013 7:18 pm

Lo sabia, lo sabia esos dos traerían problemas, ese tomto ya deja a nikki¡¡¡¡ y ese Bill ahora que le dirá a Alma xq es verdad no se puede molestar por una fpto así el tbm se la saco

CONTI PRONTO

Heylín

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 18/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.