Tokio Fics
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


Coincidencia II

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Coincidencia II

Mensaje  Admin el Vie Dic 28, 2012 2:16 am

Nombre del autor: Admin. Almiss Kaulitz.

Titulo: Coincidencia II (Segunda parte)

Clasificación: +18

Genero: Romance, Drama.

Resumen: Las coincidencias, existan o no, ellos no sabían que seria tan difícil intentarlo, ellos no lo sabían pero ellos tampoco se rendirían.
Un amor para siempre y una promesa que cumplir.
-Déjame hacerte feliz-

Fecha de publicación: 28 de Diciembre del 2012.

Facebook: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]









Capitulo 1
Dos son mejor que uno


Yo

Sus brazos rodearon mi cintura al compás que su esencia rodeaba mi ser cuando sus labios envolvían los míos en un beso profundo, tan lleno de esos días solitarios en que estuvimos separados. Mis ojos se habían inundado en lágrimas pero no estaba triste en realidad, porque su amor se fundió en lo más profundo de mi corazón y lo cambio por ternura. Había necesitado tanto de su presencia, su cuerpo formaba ahora una barrera de protección contra mis miedos. Su mirada se había vuelto mas profunda, su corazón ahora era más grande. Una lágrima resbalo por mi mejilla acuosa a mis sentimientos y murió en la desesperación de su piel que me besaba.

-¿amor?-susurro en tono de preocupación tratando de verme a los ojos en la oscuridad de aquella tarde de invierno. El sol se había puesto y no tardaría mucho en desaparecer por el horizonte. Mis labios le sonrieron tímidamente.

-Bill, quiero que me hagas el amor-solté de pronto y sus ojos brillaron cual si un relámpago hubiese cruzado el infinito cielo de su mirada.

-Tomare eso como una orden-mordió mi labio inferior deslizando sus manos por mi espalda sobre la ropa y luego de vuelta hacia arriba pero esta vez sobre mi piel. Solté un gemidito de placer y él silencio mi voz con un beso. Haciendo soniditos tan agradables cada vez que sus labios y los míos trataban de seguir dibujando nuestro amor sobre la base de nuestra piel. Su lengua jugaba con la mía y él reía en el acto hasta que decidió que sus besos podían desconectar mi sentido de la razón al besar mi cuello y mas abajo en mi desesperación por sentirlo.

-Bill yo…-

-amor-dijo llevando un dedo a mi boca en clara señal de silencio –no digas nada por favor, esta vez, quiero hacerte el amor en silencio, simplemente escuchando tus gemidos de placer al darte todo lo que soy, solo quiero escuchar mi nombre en tu boca pidiendo mas –hizo una pausa mirándome a los ojos-pidiéndome que llegue aun mas adentro- Sonreí tonta y mi silencio fue más claro que la brisa de otoño a su afirmación. Él, me miro complacido a través de la aun poca luz que el rastro del sol había dejado, pronto estaríamos en absoluta obscuridad en la sala de aquella enorme mansión. Pero eso no cambiaba el hecho de que lo haríamos esa noche sin importar lo que estuviera sucediendo allá afuera, en el mundo del peligro…

-ven aquí- dijo casi en un susurro al momento que se deshacía de aquella fina chaqueta con la que le había visto llegar. Una de sus manos deshizo rápidamente el moño en mi cabello y tomando ambos lados de mi cadera, me coloco sobre su regazo. Poniendo esta vez un beso en mi hombro aun cubierto con ropa. Mis manos se hundían en su cabello llevándome nuevamente sus labios a la boca, él comenzó a sacarme el camisón que me había puesto después de bañarme, sin ninguna intención de terminar haciendo el amor con él, sin saber que él llegaría aquella noche. Quede en ropa interior y no paso mucho antes de que él lo estuviera también, luego de dejar su camisa y el pantalón en el piso alfombrado. Roce las palmas de mis manos sobre sus pezones y él me ínsito a tocarlo aun mas profundo, hasta que el filo de mis dedos comenzó a arder al contacto con el borde de su bóxer; algo ahí abajo comenzaba a crecer de forma escandalosamente excitante. Baje mi mano hasta alcanzar a tocar su pene, rodeándolo así con mis dedos inexpertos aun. Hice la forma de un cilindro con mis dedos y comencé a mover mi mano de arriba a abajo a ritmo y así, cada vez más rápido. Sus ojos estaban cerrados y su cabeza se removía contra el respaldo del sillón, no hacia ningún ruido con su boca pero su respiración acelerada lo decía todo y más. Intente seguir con mas rapidez luego de que su boca terminara nuevamente en la mía pero entonces una mano detuvo mi movimiento.

-Tranquila- dijo lamiendo mi mejilla rosada –o terminare de correrme en el lugar equivocado-
Me retuvo de ambas muñecas luego de eso, comiéndome la boca cual si un loco hambriento y me recostó a lo largo del sillón, abriendo ágilmente el brochecito de mi sostén. Besando mi piel justo ahí y bajando cada vez mas y mas, hasta que llego a mi entrepierna. Mire sus ojos brillar en la oscuridad antes de perderlos de vista justo cuando bajaba por mis piernas el ultimo rastro de ropa; sentí un pequeño escalofrió al notar su respiración en mi piel perfectamente libre de vello, hasta que algo húmedo me hizo salir de mi adormecimiento. Su lengua había rozado mi piel justo en mi punto más débil y yo no pude más que soltar el primer gemido, el primero de muchos.

-Bill- casi grite cuando su lengua entro esta vez más profundo haciéndome perder el control y arqueando un poquito la espalda del placer, pude sentir justo ahí que sonrió sobre mi piel, iba a darme más fuerte allá abajo, lo sabia, podía sentirlo a través de su piel. Succiono tan rápido que lo único que pude hacer fue tratar de hundir mis dedos en el sofá y entonces él me tomo con mas fuerza de ambas piernas llevándome aun mas cerca de él y penetrándome esta vez con su lengua; entraba y salía rítmicamente, así por al menos unos cortos minutos que no sabia cuanto mas podría aguantar -Bill, si sigues yo…- dije entre gemidos de placer y él siguió más rápido.

-¿tu? Lo se y eso, eso es lo que quiero que hagas amor-susurro en una pausa de segundo y siguió haciendo jugar su lengua en mi que no tarde demasiado en sentir una corriente de electricidad por todo el cuerpo. Empezando desde mi cabeza y terminando en mis pies.

-oh Bill oh Dios- No me dejó si quiera respirar cuando hubo terminado allá abajo, subió sobre mi hasta encontrar nuevamente mi boca sedienta de su saliva.


Bill

Bese sus labios con desenfreno luego de aquel orgasmo que casi pude sentir en mi mismo, me encantaba como sabia todo de ella, todo. Sin pensar, lleve una de mis manos a su pecho y la otra termino en su punto de placer, justo allí abajo, su entrada estaba aun apeteciblemente húmeda. Mientras su mano fue a dar a mi aun duro y crecido pene y tan pronto como pudo deshacerse de mi bóxer, me empujo de espaldas al sillón, sentándose lenta y excitantemente sobre mi erección. Estaba tan estrecha y húmeda que pensé que podía correrme en ese instante pero no, quería darle si y mucho.
Comencé a penetrarla suave y lento, nuestros labios no se separaban a menos que sus labios fueran a dar a mi cuello, una de mis manos sostenía su cintura y ella entonces masajeaba la raíz de mi cabello haciéndome sentir un verdadero placer allá abajo.

-Bill- susurro tímida justo cuando iba a empezar a embestirla con ganas.

-¿si amor?-

-Llévame a la cama cariño-respiro contra mi piel-pero no salgas de mí-

Mis ojos brillaron cual propuesta de maravilla. La tome de las piernas y sin sacar mi pene de ella la lleve hasta la enorme cama de nuestra habitación, logrando sin intención original, penetrara mas profundo al bajarla sobre la cama…
Había pasado más de una hora al menos, en que habíamos probado varias posiciones. La había estado penetrando mientras jugábamos entre risas y besos el uno con el otro, mientras mas me daba cuenta lo mucho que amaba tenerla así tan cerca de mi. Me había dejado caer sobre la cama recostado a lo largo de esta mientras ella se había sentado nuevamente en mi erección haciendo, con su movimiento, la penetración por los dos. La escuche gemir delicada y nuevamente hasta el orgasmo muy carca de mi oído, y luego de unos segundos mas, me corrí dentro de ella. La mejor parte de hacerle el amor era poder correrme dentro de ella y así, sintiendo salir todo tan caliente y apretado dentro de esa pequeña cavidad que solo tenía lugar, por su puesto, para mí-


Yo
-amor- dije en voz ronca, sintiendo toda su esencia fluir dentro de mi, esa masa caliente me hacia sentir un placer indescriptible, mas suave que cualquiera de sus caricias –Dios, eres increíble-dije besando su boca saboreando su saliva.

-tenia tantas ganas de hacerlo así, de tenerte así, de correrme así, de comerte así que oh, no podría ser mejor- dijo aun sin salir de mi- te amo- susurro, lamiendo mi nariz –te amo demasiado-Sus manos terminaron acariciando mi desnuda espalda mientras mi cuerpo aun estaba sobre el suyo y su amiguito aun dentro de mí.

-y yo te amo a ti amor, muchísimo- tratando de no moverme aun, no quería que saliera aun de mi.

-sabes como me encanta correrme dentro de ti- dijo dulce y yo sonreí.

-no podía menos, aunque no había estado tomándome anticonceptivos y no hemos usado protección tampoco, te has venido dentro de mi y es grandioso y me encanta- hice una pausa que creí necesaria y continúe –mañana iré a la farmacia- su mano que me rodeaba se tenso un instante sin dejarme terminar de hablar, lo mire cuidadosamente en aquella oscuridad profunda y solté- iré por una pastilla del día siguiente-era lo mas normal que podría decir, así que no esperaba que le molestase…

-Bill-dije luego de un rato, absorta en su profundo silencio, solo su mano acariciando mi piel podía producir algún ligero sonido –amor, hola, te estoy hablando- dije con el dentro de mi, su cara a centímetros. Mi miraba pero no decía una palabra.

-No vas a tomarte la pastilla-dijo tajante y misterioso-no quiero que lo hagas-siguió jugando con sus dedos sobre mi espalda.

-Bill-

-No-

-bebe pero-

-amor, por favor-

-¿Por eso te has corrido dentro de mí?-

-no te la tomes, no voy a dejarte que lo hagas-

-Bill pero-

-amor…lo quiero-

-Bill, escucha lo que digo-

-no preciosa, escucha tu lo que yo digo, quiero que suceda…- me abrazo con una fuerza increíble y comenzó a besarme otra vez con mucha pasión, me era imposible no contestar a sus labios, pero mi mente estaba en shock…




Había estado soñando algo durante toda la noche, pero no recordaba que era. Sentí un resoplido en mi cuello pero suponía que aun seguía durmiendo profundamente. Me removí un poco bajo las sabanas y un aire fresco me golpeo suavemente la cara. Recordaba algo, aunque solo fueran imágenes borrosas, mi realidad y fantasía se mezclaban cual si la lucha entre ambas demostrase quien era mas fuerte, yo era solo el medio, no parecía poder hacer mas que esperar a ver como terminaría esto.
En mis sueños, un brazo rodeo mi cintura por encima de las sabanas y algo toco mi piel. Abrí mis labios por pura inercia y entonces el contacto de su piel se hizo húmedo, su boca estaba sobre la mía.
Abrí los ojos lentamente al notar que mis labios ahora besaban también los suyos, como si aun estando dormida fuese consciente de que debía besarlos.
Me miro despertar, pasando el dorso de su mano por mejilla, detuvo unos segundos el beso y me acomodo un mechón de cabello detrás de la oreja -Eres hermosa cuando duermes-pronuncio en un susurro agradable a mis oídos, le sonreí, y volví a unir nuestros labios.

Esa mañana no había salido el sol, las nubes lo cubrían todo hasta el horizonte, la lluvia parecía querer borrar un rastro, yo al menos así lo imaginaba.
Baje mas tarde a la cocina y tome un vaso de jugo de naranja, recogí mi cabello en una colleta y me senté al borde de la enorme puerta que conduce hasta el jardín, a mirar el viento soplar, la lluvia caer y el cielo oscurecerse.
El tono de mi cabello ahora estaba teñido un poco mas claro, era el verano y había querido cambiar su color desde hacia unos meses, a él no pareció desagradarle.
Recordé la noche anterior, recordé como me había besado y como me había dejado sin aliento, había estado fuera unos días y estar sola sin él era mala idea. Solo en parte, era una mala idea solo en cierta parte…pero eso no era tema ahora y él tampoco tenía que saberlo, porque si no, solo me traería malos recuerdos.
Deje el vaso vacio a un lado y entonces una corriente de aire frio entro por la enorme puerta, moviendo mis cabellos no muy bien alineados, me dio un escalofrió al instante, estaba por recordar algo que no me había dejado tranquila de la noche anterior, algo que Bill había dicho y entonces acto seguido sentí algo tibio rodeando mi cuerpo, la calma volvió a mi.

-Amor-susurro escalofriantemente sexy en mi oído y mordió mi oreja, acto seguido me robó un beso de los labios-¿Cómo amaneciste preciosa? ¿Dormiste bien?-

Asentí sonriéndole de forma obvia y él solo me abrazo feliz – ¿Y tu amor?-pregunte tomando su mano tibia.

-Dormí excelentemente bien mi amor, luego de anoche tenia que ¿no crees?-junto su nariz con la mía y luego beso mi frente-Esta noche repetimos-

No pude evitar sonreír mientras negaba con la cabeza ¡era tremendo, era Bill!

-Amor…-suspiro frente a mis ojos-¿No me digas que no quieres? O ¿Te recuerdo lo que me dijiste anoche mientras te hacia mía?-hizo una pausa y no creí que lo dijera-"Bill oh cariño, Bill dame mas fuer-

-¡Bill!-tapé su boca con una mano y me jaló de lo brazos, quedamos a los largo del piso, él de espaldas contra el suelo, yo sobre su cuerpo y me tomó del cuello y me beso, y yo no pude resistir y no podía detenerlo y me era imposible si quiera pensar cuerdo y él lo sabia bien.

-Bill no vuelvas a repetir eso-dije separándome un segundo, mi respiración rápida.

-¿No? Pero fue tan lindo oírte decir, “Duro Bill, mas du-

-¡BASTA!-grité alterada y él solo rio más y más y entonces se escuchó la puerta de la entrada abrirse…quizá Tom estaba aquí. Oh no.

Bill había vuelto de su viaje, yo ahora no estaría sola, sola para pensar…pensar en como aquello que queríamos nunca pasó, no tendría tiempo de recordar…pero cuando él tuviera que volver a irse lo haría, sabia que yo volvería recordar y nada cambiaria el hecho, de que me dolería el resto de mi vida.




Coincidencia volvió, quizá quienes leían antes no pero aquí esta, lo necesitaba, demasiado, gracias por leer y por favor, comentarios bien recibidos.
¡Besos!
Almiss I love you





_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Laura KAULITZ ♥ el Vie Dic 28, 2012 11:28 am

Esta muy bonita la fic el regreso es perfecto me encantan tus textos son muy profundos y emotivos, la verdad llegan al corazón... te felicito porfa sube pronto quiero saber el resto ♥
avatar
Laura KAULITZ ♥

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 24/07/2011
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Mar Ene 01, 2013 10:58 pm

Capitulo 2
Un sabor amargo


Me quede en la cocina preparando unas bebidas mientras Bill y Tom conversaban en la sala, escuchaba susurros pero no entendía nada en concreto, termine de poner unos bocadillos salados en un plato y se los lleve junto con las bebidas a los gemelos, yo me senté al lado de Bill y entonces noté como ellos cambiaron el tema de conversación.

-Así que ayer estuvo bien ¿eh?-dijo Tom sonriendo y yo, ¿yo?, yo me puse roja al instante y Bill rio también después. Me gire a verle la cara y mi querido esposo solo me hizo puchero de niño bueno de, “yo no hice nada”-Me refiero a que llegaste bien de Los Ángeles- refirió Tom extrañado, al parecer sin entender nuestras miradas.

-Si Tom, todo salió perfecto, todo hasta que llegue a casa y fue incluso aun mejor- me miró de nuevo y yo le apreté con fuerza la mano, Tom se estaba comiendo un bocadillo y por suerte no miro nada.

-Valla, te ves muy bien, ambos-dijo él sincero y yo le sonreí.

-Gracias Tom, me alegra decirte a ti lo mismo, te ves muy bien-dije yo. Bill me las iba a pagar. Y aunque Tom parecía no haber notado nada yo no creía que fuera tan “bien pensado” para no darse cuenta pronto, Bill no parecía quererse detener.

-Pensé que volverías mas tarde es decir, algo así mencionaste-le dio un sorbo a su bebida y sus trenzas se movieron ligeramente.

-Si pero arregle todo para volver antes, tenia una ganas de-

-Teléfono Bill, esta sonando tu teléfono-y por suerte era cierto, él parecía no querer dejar el tema hasta que yo le diera seña de que accedería a su propuesta antes hecha, esa de “esta noche repetimos” estaba con tantas ganas al parecer, que intentaría lo que fuera por forzarme a aceptar y yo, no iba a ceder tan fácil.

-Si claro, esta bien, hasta pronto-dijo para luego colgar y volver a la conversación, a volver a intentar sacarme de quicio.

Tom había estado visitándome con frecuencia últimamente, me hacia compañía por momentos, momentos en los que yo podía pensar en cualquier otra cosa que no fuera atormentarme mentalmente, él era un cuñado único. Me había contado cosas que jamás imagine, como cuando volvían de concierto durante las giras de la banda y había chicas en la habitación, chicas que de alguna u otra manera conseguían sobornar a algún camarero y entraban a las habitaciones de hotel donde ellos se hospedaban, hacían de las suyas para rogar por el amor de sus ídolos, robarles un beso o al menos sacarles alguna foto, aunque según Tom siempre les quitaban cualquier aparato electrónico que pudiera llevar consigo, ellas siempre se iban con una sonrisa en el rostro al haber estado cerca de sus ídolos. Tom incluso me dijo como había hecho de sus travesuras con muchas de ellas, “las mas guapas por supuesto” aclaraba siempre él y yo reía divertida. Pero a pesar de eso Tom era otro, alguien diferente de quien solía ser aquellos días de joven adolescente y eso me lo demostraba todos los días. Él, había madurado…había cambiado tanto los últimos meses, casi hacia un año desde mi boda con Bill y aun parecía que hubiera sido ayer cuando me vestí de blanco para él, el amor de mi vida. Y luego vino el accidente y es que nunca se es consiente de las cosas, solo hasta que ya no están contigo o peor, cuando se han ido para siempre. Pero no me permitía pensar en eso mucho, no porque me había dado mi tiempo para superarlo y seguir adelante, decirle a Bill que seguiríamos con nuestras vidas y que yo estaría bien, no lo estaba del todo pero avanzaba si, y no había otra manera.

-Tengo cosas que hacer-dijo Tom dejando el vaso en la mesita de centro-Me dio gusto verlos, prometo que volveré pronto- me miró sonriente el chico de trenzas y yo le devolví el gesto. Bill le dio un abrazo, y mientras yo recogía los vasos y el recipiente de la botana, él se quedo unos minutos a revisar sus emails. Prepare un café y lo lleve conmigo de vuelta a la sala, Bill dejo su laptop cuando me senté a su lado.

-Café amor ¡te amo!- Puso sus manos sobre las mías que sostenían la taza, llevándola hasta su boca para darle un sorbo-mmh justo como me gusta-susurro en mi oído y yo cerré mis ojos ya de forma automática. Recargué mi cabeza en su hombro y él paso entonces su brazo por encima de mi para poder abrazarme, cerré mi ojos y respire su perfume, él había quitado la taza de mis manos así que mi peso descansaba en él. Sentí la suave piel de su brazo bajo la palma de mi mano izquierda, el olor a café y canela le daban un toque especia a aquello. Bill era tibio, y yo siempre estaba fría. Estaba soñando, pensando en aquellos días en que nos conocimos, pensé en el primer momento que toque su piel, la primera vez que me besó en los labios, él olor de su cabello, su barba, sus ojos color claro, su piel pálida que parecía deslumbrar en mi oscuridad, sus gestos, sus manias. Y estaba conmigo, y me hacia ser feliz con solo verle respirar, solo eso. Besó mi cien y sentí su aliento a café, y lo abrasé entonces, apretándolo un poquito. Llevó sus labios a mi cara y toco mi mejilla con ellos -¿En qué piensas bombón?- acercó la taza a mis labios y tome de ella.

-En ti-dije agradeciendo su gesto y él puso la bebida sobre la mesa, tomó mis manos deshaciendo su abrazo y me hizo rodearle el cuello con ellas.

-Y ¿Qué es específicamente lo que estas pensando de mi?-pregunto tierno, llevando sus manos a mi cintura. Me reí y no conteste. Me quede contemplándolo. Había estado fuera menos de tres semanas y me había resultado eterno, largo como invierno, frio y solitario. Ahora la casa tenia calidez y brillo, se sentía con vida, y yo también –Sera que ¿Estas imaginándote a tu esposo desnudo, señora de Kaulitz?- ¿Cómo no me reía? ¿Cómo no suspiraba y cerraba mis ojos al oírle decir tantas cosas dulces? ¿Cómo? Que alguien me lo dijera porque yo no lo sabía. Había encontrado un refugio. Lo encontré en sus brazos, en sus miradas, en sus besos, lo encontré en su tiempo y espacio, lo encontré también en mis adentros, en la vida diaria, en mis pensamientos y en mi ser. Lo encontré gracias a él. Pero no había nada más ahí que me explicara cómo o por qué, y es que en realidad no necesitaba saberlo. Necesitaba sentirlo, eso era todo. Puse un besito en sus labios y lo miré nuevamente.

-Pienso en ti- lo tomé un mechón de cabello-pienso en como todo a mi alrededor parece un sueño solo cuando estoy junto a ti, pienso en las noches y en los días, pienso en como logras inventar un beso nuevo cada día, una nueva palabra, un nuevo sentimiento. Un día a tu lado, es como un nuevo significado-acaricié su rostro con mi mano-eres tan especial Bill-dije acercándome un poquito mas a él –Eres mi persona especial- susurré –Te amo- y no supe si fue él o yo quien inicio el beso, y tampoco pensé mucho en ello, él creaba la magia, la creaba para los dos. Me miró a los ojos luego de un momento, en silencio, sonriendo y percibí entonces sus ojos acuosos, Bill era un romántico cursi y yo…bueno, yo era peor. Tomo mis manos y me abrazó, muy fuerte.

-No es justo-dijo quedito segundos mas tarde –No es justo-repitió en mi oído nuevamente, intenté mirarle pero él no me dejo.

-¿Qué no es justo amor?-dije con mi mano masajeando su espalda.

-¿Y aun preguntas?-dijo en tono divertido, ni siquiera podía actuar enojado –Que me dejes así, sin absolutamente nada que decir o hacer. No se como lo haces, llegar de pronto y hacerme sentir mariposas en el estomago y dejarme así, en trance, sin posibilidad de contestar a tus emociones con palabras, es como…-

-¿Magia?-

-Exacto, si, justo eso es lo que es, yo…-

-Bill, es mi imaginación o ¿estas nervioso?-

-Estoy ¡FELIZ!-gritó y comenzó a hacerme cosquillas, para lo débil que era en esas cosas.

- No, no, no, jaja, basta Bill-

-Dime mas que “no” amor, entre más “no” sean, mas querré hacerlo-y estaba riéndose de mí, y como él aquí era el fuerte.

-Pero yo te amo-dije y él entonces se detuvo.

-Y yo te amo más, mucho mucho más. Tanto, que solo necesitas de mi amor para vivir- me senté correctamente en el sillón y luego de oírle decir eso ambos hicimos un silencio, uno no del todo cómodo –Me tienes para siempre- me abrazó y yo me acordé…



Paris, invierno.

Habían pasado menos de siete meses desde la boda, Bill me había invitado a ir de compras. Yo, accedí encantada ¿Nuestro destino? Paris, Francia, la ciudad del amor. Comenzamos muy temprano ese día, yo me había estado sintiendo diferente, yo ahora era diferente.
Una lluvia fría callo aquel día y el cielo estuvo gris, yo solo puedo recordarlo como uno de los días más tristes y patéticos de mi vida…
Subimos a comprar algunos conjuntos de ropa en una tienda que a Bill tanto le gustaba, compre algo por ahí y me senté a esperarle salir, había entrado al mostrador a probarse un traje. Compró al menos tres de esos y un abrigo, todo era perfecto, todo hasta ese momento. Llegamos al pasillo donde estaba el elevador y yo, bueno, se había descompuesto…




-¿Alguien quiere fresas con crema? ¿Quién dice yo?-salí de mi sueño de recuerdo, como si lo hubiera vivido ayer, pero Bill lo sabia, sabia bien lo que pasaba por mi cabeza y siempre cambiaba el tema.

-¿Fre-fresas?-dije desubicada y él jalo de mi mano en dirección a la cocina, simplemente lo seguí.




Gracias por leer! Me toco leer muy pocos comentarios pero vamos empezando, cualquier duda o sugerencia por favor haganmela saber, en la descripción del fic esta el link de la pagina de fb donde lo publico para que le den like:D
Feliz año nuevo a todos y que este año este lleno de Coincidencia!<3
Almiss

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Me encanta

Mensaje  Angie87 el Vie Ene 04, 2013 12:44 am

Me muero por saber que viene ahora....me encanta...ya no puedo ni dormir al imaginarme que vendra despues.

Angie87

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 06/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Miér Ene 09, 2013 12:36 am

Capitulo 3
Cosas de celebridades


-¿Me podrías alcanzar la crema por favor amor?-Bill tenia puesto un delantal, frente a la batidora, terminando de hacer sus famosas fresas con crema. Él no preparaba comida con frecuencia, pero cuando se trataba de sus fresas y su espagueti, yo no tocaba nada. Ese era el trato.

-Claro-dije yendo hacia el refrigerador, él estaba tan entusiasmado que solo disfrute de su felicidad– ¿Veremos alguna película?-pregunté como no queriendo la cosa.

-No- rió por lo bajo y comenzó a cortar las fresas.

-¿No?- dude de su risa, estaba tramando algo.

-Me parece muy raro que me preguntes eso-vertió las fresas partidas en un recipiente transparente, yo solo miraba curiosa desde el otro lado de la barra. Lo había visto hacer ese postre antes pero, siempre me deleitaba mirándole en la cocina haciendo de comer. Me miró de pronto a los ojos- ¿Qué dijimos que haríamos esta noche?-

-¿Dijimos? Me suena a muchas personas-

-Jajaja- siguió mirándome y luego volvió a la batidora –Eres tan graciosa-vino hasta mi y me acerco una cuchara con crema a la boca –Pruébala- dijo dándome a comer.

-Esta deliciosa-dije sin mentir y él levanto sus cejas triunfante.

-Lo sabia-soberbio, iba a volver a donde estaban las fresas pero lo tomé del brazo y le di un beso en los labios. Sabia a fresa si, eso era vida. Bill con labios sabor a dulce, mas de lo que yo podía soportar, me tentaba, eso me tentaba –Y dices que soy yo- pronunció despacito ya ahora mas cerca de mi cuerpo, con su mano en mi cuello –Y entonces quieres que me mantenga al margen, si eres tu la que empieza a hacerme quererte comer-

-Seguro no te gusta- juntó nuestros labios nuevamente y me mordió despacito en el proceso.
-Me encanta-regresó al postre sin dejar de mirarme, terminó de darle un toque final a la crema y de pronto sonó su Iphone –Amor ¿me ayudas por favor?-tenia las manos llenas de dulce, tomé el celular y lo puse en su oreja -¿Lo tienes? Fantástico, es muy buena noticia. Si, mañana a primera hora, no hay problema. Gracias- Colgué por él esta vez y lo miré.

-¿Puedo preguntar?-

-Es una sorpresa-dijo y yo ya me lo temía. Bill, siempre escondiendo cosas.



-Soy un genio- le dio un bocado a la comida y me abrazó por la espalda. Habíamos ido a la habitación del piano, nos acomodamos en el suelo, frente a la enorme ventana que daba vista a una parte del jardín, estaba despejado aquella noche y decimos mirar las estrellas. Bueno él fue en realidad quien tuvo la idea, romántico Bill.

-¿Lo eres?-dije y entonces él puso una fresa en mi boca. Me miró vengativamente divertido.

-Lo soy, aun no te he dicho por qué- me miró masticar la fresa es decir, me observó los labios y entonces se pasó la lengua por los suyos –Si me das un beso te digo-

-¿Me conviene?-

-Mucho- se me acerco más si se podía y se mordió el labio inferior. Me toque los labios con un dedo, en señal de que tenia permiso – ¿Es un trato?- asentí.

La luz natural casi había desaparecido, en otras palabras, el momento perfecto para moverse en la oscuridad, la que solo una lamparita aluzaba. Sentí como se movió hacia mi, hasta llegar a tocar mi cara. Me removió el cabello poquito, acomodándose de modo que pudiera tenerme a su merced, me tocó los labios con su pulgar, estaba jugando y yo lo sabía muy bien. Puso un besito frio en mis labios y entonces bajó a mi cuello. Yo estaba divertida mirándolo seducirme. Puso un beso cerca de mi hombro y bajo el tirante del mismo, hacia frio pero la calefacción lo solucionaba todo. Me besó el hombro y me dio un escalofrió. Llevo su mano a mi cintura, pegándome a su cuerpo tibio. Volvió a colocar su boca en mi cuello para besarme, lamio mi piel y yo, con lo que me provocaban sus besos en esa parte de mi piel.

Lo siguiente que pasó fue totalmente espontaneo. No lo pensé, juro que no lo pensé. Tome su camisa y me llevé su boca a los labios, comiendo de ellos como si no hubiera mañana ¿Lo había? Le tumbe sobre la manta que inicialmente Bill había preparado y me senté sobre su entrepierna, él suspiro en mi boca y comenzó a bajar sus manos por mi pecho, mi blusa no dejaba mucho que esconder y eso a él le gustaba. Me tocó por debajo de ella y yo le devolví el favor, su piel estaba súper tibia al contacto con mis manos frías pero al contrario de lo que pensé, le gustó.

-¿Amor?-dije en un susurro a penas perceptible – ¿Me dirás?-

-Mmmh- hizo viajar mis manos por su cuerpo hasta llegar a tocarle ahí. No dude en complacerlo –Conseguí lo que querías- no me detuve en tocarle, y él sonrió. Lo hice suspirar una vez mas con mi mano y él puso sus manos en mis glúteos –Tienes un lugar para crear una línea de ropa- me detuve hasta de respirar. Me incorpore en la oscuridad de aquella noche y lo miré sorprendida.

-¿Lo conseguiste? ¿De verdad?-

-Si mi amor- él seguía recostado y yo sobre él.

-Eso es- ¿como lo expresaba? ¿Cómo?-Es ¡Fantástico!- me arrojé a él y lo abrase muy fuerte –Gracias Bill- beso beso beso. En sus mejillas, en sus parpados, en su frente –Te amo- rodamos en el piso y entonces me detuve –La llamada de hace rato… ¿Mañana?-

-Niña lista, no se te escapa nada- me movió un poquito mas hacia adelante- y si preciosa, mañana podrás empezar- me abrazó nuevamente y yo también-Sabia que te encantaría la noticia- Me encantaba, me había puesto de buenas, había olvidado todo, todo por ese momento, gracias a mi esposo.

-¿Cómo pasó? Cuéntamelo-me emocione, y ¿Cómo no? Si era lo que tanto había querido por meses, ahora Bill lo había hecho por mí.

-Contactos, gente importante, dinero- me tomó de las manos y jugó con mi anillo con una de sus manos.

-Vamos Bill, dime-rogué, él ocultaba algo. Cerró los ojos, fingiendo que dormía, ya lo sabia yo, y me acerqué a su cara –amor dime- dije en voz manipuladora y él solo rió.

-Es que, no es-

-¿No es?-

-Pasa que, te tengo una noticia- eso era, se trataba de algo.

-¿Buena o mala?-le rodeé el cuello con los brazos.

-Las dos- me acomodó cabello que le caía a él en la cara, lo llevo detrás de mi oreja y me miró tierno –Tenemos contrato con la compañía disquera-

-Aja-

-Eso significa que tenemos que lanzar un nuevo disco…el cual esta casi terminado-lo miraba atenta, escuchando hasta el ultimo detalle, si que era una noticia. Tokio Hotel no había lanzado disco desde que conocí a Bill, alrededor de tres años atrás, y no era que pensase que era mala idea, en realidad no sabia lo que significaba en su totalidad, era algo nuevo, totalmente nuevo y diferente.

-¿Por qué es malo?-pregunté al instante, no entendiendo del todo. Me sonrió curioso y me dio un besito húmedo, me miro a los ojos luego de eso y habló.

-Porque luego del lanzamiento del disco viene la gira…mundial- Me quede sin entender ¿Qué gran cosa era esa?

-Entiendo- lo miré confundida y él lo noto enseguida.

-Eso quiere decir que no podremos vernos por periodos de tiempo, entenderás que es una enorme cantidad de papeleo el salir del país e ir alrededor del mundo entero sin pasaporte Europeo- lo entendí entonces, a pesar de estar casada con Bill y por ende llevar su apellido, el “papel” que lo comprobaba nos seria entregado tiempo después, por cuestiones burocráticas que ni siquiera entendía, en otras palabras, yo con mi pasaporte mexicano no podría entrar y salir de cualquier lugar a voluntad, esa era la parte mala…

-¿Cuándo comienzas la gira? ¿Cuánto durara? ¿De verdad tengo-

-Amor, amor, tranquila, no me iré a otro planeta, ni voy a dejarte de ver por años-me apretó la cintura-Solo serán unos meses de gira, y claro que podremos vernos según el lugar donde estemos y tendremos algo de descanso también. Además, mira el lado bueno, mientras tú te encargas del diseño de la línea de ropa yo canto ¿no somos la pareja perfecta acaso? Amor-susurro besando mi nariz-Te amo ¿Lo sabes?-

No sabia si era buena o mala idea, no lo sabia, parecía sencillo pero ¿Acaso no la vida siempre parece simple? Y nunca, en realidad nunca lo es. Me quede sin que decir, iba a apoyar su vida y sus decisiones, estábamos casados y sin un papel que lo comprobase le seguiría hasta el fin del mundo aun así, sin embargo él hacia siempre cada cosa nueva, con la que nunca sabia con que iba a contar –Bien, si es lo que debes hacer, yo te apoyo amor-lo abracé y él hizo un “yuju” de felicidad que no supe clasificar.

-¿Me vuelves a dar otro beso? Amor, te conseguí trabajo, lo olvidas-lo recordé.

-Te doy eso y más-afirme sin pensar.

-oh si, dámelo todo cariño- me reí y levantándome del piso corrí hasta la puerta.

-Si es que logras alcanzarme-lo reté y él sonrió.

-Me vuelve loco cuando me lo pones difícil- y corrió para llegar a mí y yo no me detuve a verle alcanzarme, subí por las escaleras y me metí a la habitación.











Hallo!
Gracias por leer y comentar, a quienes lo hicieron me dan gran inspiracion! Dudas y comentarios bienvenidos! Aqui dejo el link de la primera parte de Coincidencia, para quien quiera leer ya sea por primera vez o nuevamente, un besote!
Almiss I love you


Coincidencia (primera parte)

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Laura KAULITZ ♥ el Miér Ene 09, 2013 1:18 pm

Me encanto el capitulo, esta super bueno Almiss me encanta como escribes eres la mejor te mando un beso y un saludo desde Colombia. FELICIDADES
avatar
Laura KAULITZ ♥

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 24/07/2011
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Angie87 el Sáb Ene 12, 2013 12:53 am

Hola Almis.....eres la mejor, escribes muy pero muy bien, y lo mejor es que compartes tu don con todas nosotras....solo que siempre me dejas iniciada y con intriga jajajaja.....

Angie87

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 06/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖ el Dom Ene 13, 2013 4:21 pm

Surprised ¡VAYA! CÓMO EXTRAÑABA ÉSTA MARAVILLA :')
YA VA LA SEGUNDA PARTE, ME PREGUNTO SI COINCIDENCIA PUEDE CONVERTIRSE EN ALGO COMO TWILIGHT JAJA *______* -Me fascinó, cada pedacito, cada renglonsito y cada palabrita de cada uno de los párrafos. Me agrada enormemente que hayas decido continuarla, y cómo ya te había dicho antes, me inquieta bastante la situación del accidente.. no se qué pasó muy bien, pero.. entristece mucho. ¿ EL BEBÉ ? Sad
Bueeeno, ya veremos qué pasa verdad? TE AMO AMIGA, Y CONTINÚA, TU FIEL LECTORA ESTÁ AL TANTO DE TODO, AUNQUE NO ALCANCE A COMENTAR DE INMEDIATO. CONTINÚAAA, QUIERO SABER QUÉ PASA CON LOS TWINS, Y OBVIO CON ALMISS Sad MUAAA
avatar
Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖
Admin

Mensajes : 271
Fecha de inscripción : 28/07/2010
Edad : 20
Localización : Bogotá - Colombia

http://tokiohotelfics.foro-mexico.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Dorothy AC ㋖ el Miér Ene 16, 2013 4:17 pm

Almiss me he quedado con muchas dudas;
¿Qué ocurrió en París?
¡Debes decirnos! Oh Gosh! Moriré, por favor no tardes en postear!
Además, esa parejita sí que tiene algo pendiente Wink
BESOS!! I love you
avatar
Dorothy AC ㋖

Mensajes : 96
Fecha de inscripción : 20/09/2010
Edad : 20
Localización : Mexico, D.F

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Dom Ene 20, 2013 8:56 pm

Capitulo 4
Dulce café.


-Siempre buscando como hacerme enojar ¿cierto?-me recosté de lado a lo largo de la cama, mientras Bill terminaba de arreglar un asunto en su celular.

-Cierto, te ves muy lindo enojado-le toqué la barbilla y él sonrió avergonzado.

-Gracias preciosa-dijo terminando de escribir-Debo acabar pronto con esto, es muy estresante-suspiro cansado, yo haría que se animara.

-¿Tanto hay por hacer?-me acomodé a su lado, ambos de espaldas al respaldo de la cama.

-Muchísimo, un disco es mucha tarea amor, y yo no se que haría sin no tuviera a David a cargo de todo-

-David Jost. ¿Ha sido manager de Tokio hotel desde sus inicios?-entrelazó nuestros dedos dejando de lado el celular.

-Así es, desde el inicio-se giró a mirarme a los ojos-Pero ¿sabes sin quien no puedo vivir?-me preguntó coqueto, yo sabia la respuesta.

-Dímelo amor, porque no tengo idea-le acomode el cuello de la pijama, a él siempre se le pasaban esos detalles.

-¿Cómo no? Eres tu amor, tu, sin ti no podría vivir-

-Y sin aire-

-Deberías decir algo como “Yo tampoco viviría sin ti Bill mi amor, mi vida, mi cielo” y en su lugar hay un “sin aire” me rindo-soltó mi mano y se separó un centímetro de mi, fingió mirar al frente y comenzó a jugar con el borde de su playera.

-Bill-

-mmh-

-Amor-

-¿umh?-

Me le acerque un poquito, susurrando para disimular-No podría vivir sin ti, ni un solo instante-me abrace a él, antes que me pusiera cursi u otra cosa pasara. Y entonces pensé lo que seria estar sin Bill, como aquellas veces que peleábamos y debía aceptar, eran contadas, era desesperante estar sin él, estar molestos, no hablarle…de cualquier manera, yo ya sabia lo que era perder a alguien…

Separó nuestros cuerpos para verme a la cara, me miró cuidadosamente, analizándome. Recordé de pronto aquella vez que me había ido de casa, pensando que él no podría casarse jamás conmigo.

-¿Qué piensas?-pregunto enseguida, detectando algo.

-Es curioso…-hice ademan de recordar a mas detalle, no era nuestro mejor recuerdo-Pensaba en aquella vez que nos peleamos-solté y el frunció el ceño.

-¿Qué vez?-

-Tú sabes, lo de Rachel y eso-

-oh eso si-hizo una pausa- claro que lo recuerdo. Cuando sentí que lo había perdido todo, nunca olvidare esa sensación de dolor, por aquel entonces ni si quiera Tom era capaz de aliviar un poco mi pesar-

-Fue una pesadilla-

Él parecía ponerse melancólico de recordar, pero así había pasado, jamás fue planeado. Sabíamos que ninguno tuvo la culpa –Me dijiste que solo había sido sexo ¿Lo recuerdas?-

Me puse roja al instante, claro que no olvidaba ese pequeño detalle –Si- dije sin más y él suspiro. Se que no buscaba reclamarme nada, ni hacerme enojar, lo sabía porque ya lo habíamos hablado antes y ambos sabíamos que nunca habíamos mentido al amarnos. Lo sabíamos y esperábamos que ese sentimiento durara por siempre. Me recosté en su brazo derecho y nos quedamos unos minutos de esa forma, en silencio, yo contemplaba su respiración, él, probablemente estaba haciendo trabajar su cerebro, cosa que a veces no era buena idea.

-Ahora que mencionamos eso… ¿Qué dijimos que haríamos esta noche?- Eso Bill, tu siempre sabes como pasar de recuerdos dolorosos a placer.

-¿Cómo? ¿Lo que tú dijiste?-remarqué.

-Bueno amor, tomando en cuenta que aquí yo mando pues es como si los dos lo hubiéramos dicho-seguía sin mirarle, aun estaba recargada en él.

-Tu mandas-afirmé pero no diciéndole que estaba de acuerdo y él lo sabia bien.

-Bueno…solo un poquito- me besó la sien, y me atrapó la cintura con una mano. Me daba gracia su actitud, era totalmente dulce, él jamás forzaba nada, jamás lo llevaba hasta algún punto que me desagradara, siempre sabia cuando, donde y como. Hacer el amor con él era de las mejores cosas que había vivido nunca. Y sí tenia que enlistar mis diez mejores momentos, probablemente él ocuparía 9 o al menos 8 de ellos –Para ser sincero…esta noche seria bueno dormir bien, mañana tenemos y digo tenemos, en plural, porque voy a acompañarte, tenemos que ir con la compañía de la línea de ropa-

-Es verdad, casi lo olvido, si es mejor descansar-me amoldé a su cuerpo, como siempre lo hacia. Un espacio perfecto.

-No es que no quiera, sabes que si por mi fuera pudiéramos hacerlo cada día-

-Bill-

-Cada noche-

-Bill-

-En la habitación, la sala-

-No sigas-me giré a mirarle a la cara.

-En el coche, en la cocina y el baño ahh-

-¡Basta!-

-y también ¡en la piscina!-le tape la boca ¿Con qué? Un beso, con eso él caía. Me mordió con suavidad y yo hice lo mismo, sus besos húmedos tan tiernos y rudos en perfecta combinación comenzaron a hacerse acelerados, y él sabia a donde nos llevaba eso-Si si si, ya se, a dormir-murmuró entonces en tono de niño regañado.

-Así es amor-

-Pero se me han ocurrido tantas ideas, nuevos lugares-

-A dormir-

-Bien-bufó lindo. Me reí en su boca, dándole un ultimo beso, él me abrazo antes de arroparnos y apagar la lamparita de noche. Me dio las buenas noches y seguramente me dormí antes que él.







El sol salió muy temprano al día siguiente tanto como nosotros lo hicimos también. Habíamos desayunado y tomado camino en dirección a aquel lugar llamado, mi nuevo trabajo. Bill no me dio una sola pista de lo que ahí me esperaba, yo en realidad no había estudiado mucho sobre alta costura, sin embargo mi trabajo ahí no seria diseñar por mi misma una línea entera, me prepararía y con ayuda de profesionales lo haríamos juntos. Bill prometió darme ideas y ayudarme de vez en cuando, aunque yo no me lo imaginaba tomando medidas, eligiendo telas y colores. Quizá me equivocaba y seria un experto pero antes de averiguarlo descubriría si a mi me funcionaba eso de la creatividad.

-Esto es-

-¿Espectacular?-

-Lo es, si- habíamos dado un “primer” recorrido por aquel lugar, un piso entero dedicado al diseño, la imaginación ahí casi trabajaba por si sola. Era sorprendente como nunca antes había pensado en hacer aquello.

-Señor y señorita Kaulitz, en esta habitación como podrá observar se encuentra el salón de la pintura- Terminó de abrir las dos enormes puertas aquel señor que nos mostraba el lugar. Sonrío con amabilidad y nos hizo pasar enseguida.

Aquello parecía mas un lugar para divertirse jugando con formas y colores, había telas y pinturas, espacios en blanco y pinceles de todos tamaños. Yo me puse feliz de solo pensarlo –Aquí…-

-Aquí señorita, tan solo se desata la creatividad, un experto pronto les mostrara como funciona, si es que así lo desea- le sonreí en afirmación, eso sonaba increíble.

Bill me miraba a cada momento, no dejando detalle de mi reacción antes aquel lugar, habíamos acordado sinceridad ante todo, yo prometí que le diría si en dado caso no me gustaba la idea y ahora que Bill parecía presionar con lo de “me iré de gira y no quiero que te quedes todo el día en casa” no parecía mala idea. Me tomó del brazo por todo el camino, pasamos a ver solo algunos cuartos mas, el de corte y confección, el área de dibujo y también, fotografía. Me faltaba mucho por saber y aprender, pero eso se daría sobre la marcha. Lo abracé cuando tuvimos un momento a solas, él me respondió feliz.

-Y dime ¿Qué opinas?-sus ojos brillaban, estaba casi mas contento que yo pero no, los dos lo estábamos.

-Es increíble, todo suena alentador, yo…estoy muy feliz –nos dimos un beso y lo miré- Gracias Bill-

-Disculpen-una puerta se abrió y entro un señor muy blanco de cabellos oscuros –Señor Kaulitz- caminó hasta nosotros y saludo a Bill, luego se giró a mirarme- Señorita- Le ofrecí mi mano y me saludo también -Un gusto conocerle al fin dijo mirando a Bill- Mi nombre es Damian y seré su asesor-

-Mucho gusto-musitó mi esposo y yo dije lo mismo.

-El gusto es mío, estaba esperando poder ofrecerle mis servicios y estos claro, sean de su agrado-él seguía mirando a Bill con mayor importancia. Yo no dije nada –Me han informado que ya ha conocida parte de nuestras instalaciones ¿Es así?-

-Así es-

-Excelente, entonces si no le importa, permítame por favor profundizar un poco más en cuanto a las actividades de esta empresa-

-No hay problema, tenemos todo el día ¿No es así amor?-me miró preguntado y yo asentí-Sin embargo, es a ella a quien debe explicarle a mas detalle, yo solo vengo a curiosear un poco por aquí, es ella quien formara parte de este grupo de trabajo- nos observó curioso, supongo se había equivocado.

-oh entiendo, disculpe mi imprudencia, ¿Usted es…-

-Yo-

-Es mi esposa, la señorita de Kaulitz- él lo acentuó. Me hizo avergonzarme y a la vez, sentir mariposas. Esto no era algo de todos los días, es decir, que alguien no supiera ya, que estábamos casados.

-Esposa, valla que noticia, pensé que era soltero-

-No, felizmente casado-me tomó la mano y yo supuse que cuando volviéramos a casa hablaríamos al respecto.

-Excelente noticia, le ruego me disculpen por mi ignorancia, ahora lo entiendo, si me permite señorita, harían favor de seguirme-

-Claro-dijimos Bill y yo al unisonó y aquel hombre que debía estar pasando sus 40 años nos llevo hasta el final de un pasillo, justo en la ultima puerta, donde se encontraba una enorme habitación vacía.







-Amor ¿Te importaría ir a ti por el café? Aun tengo algunas llamadas que hacer y tu sabes, la cuestión de-

-Si lo se, las cámaras, los paparazis. No te preocupes, vuelvo enseguida-baje del auto, el cual estaba parado en el estacionamiento de Starbucks, el café favorito de Bill y mío también. No solíamos llegar y sentarnos por ahí a menos que el lugar estuviera poco concurrido, cosa poco común. Habíamos arreglado unos cuantos detalles en la empresa de diseño y volvería al día siguiente para comenzar con mis “clases” de aprendizaje. Bill insistía que si se trataba de un chico francés joven y guapo, dejaría de ir enseguida. Él solo bromeaba…

Rubio y lindo, así era el chico que me atendió en el mostrador aquel día en el café. Sonrío de oreja a oreja y claro, así se supone que era el servicio en Starbucks ¿no? Además de un “buenas tardes señorita, un gusto atenderle” sin dejar de parpadear y con la mirada fija. Me hizo gracia, yo solo ordené.

-Dos Mocha helados por favor-le entregué la tarjeta y él entonces me miró nuevamente.

-¿A nombre de-

-Kaulitz- me salió sin pensar, casi me rio sola por el detalle pero entonces el chico quiza pensaría que intentaba algo, así que solo lo pensé.

-En un momento salen-me devolvió la tarjeta y yo caminé hasta la barrita de entrega.

Comencé a revisar mi celular, noté que ese día no había mucha gente tomando café en aquel lugar, sin embargo Bill y yo muchas mas veces preferíamos tomarlo en casa, cómodamente.

-Hace buen clima allá afuera para tomar un café ¿No cree?-

Deje de mirar el celular de pronto, levante me vista a donde provenía la voz, me miraba y no había nadie mas cerca para pensar que no fuera yo a quien le hablaba. Era otro rubio…bueno era Alemania, no me sorprendía, este sin embargo era realmente guapo. Nadie lo era tanto como mi querido Bill pero si, no podía negar que él tampoco lo fuera un poco -Oh- me gire a la ventana, hacia viento, pero el sol aun no moría en el horizonte, se sentía un ambiente cálido a pensar del aire fresco, de un momento a otro mire hacia donde Bill había dejado el auto, lo vi mirándome de pronto, con su celular en la mano pero sin estar hablando. Me miraba profundo, muy profundo. Y yo entonces recordé al hombre de antes –Si, buen momento para café-dije sin mas, él me sonrió y parecía querer decir algo mas, pero el chico del café interrumpió.

-Dos Mocha, Kaulitz-

Me giré a tomar los dos vasos, me volví esta vez hacia el rubio del “clima” y él solo siguió sonriendo.

-Provecho-dijo sin mas y yo le agradecí igualmente saliendo por la puerta principal.



Tomé los cafés conmigo luego de que llegáramos a casa, los baje y los puse en la mesita de centro de la sala contigua a la habitación del piano, esperé a Bill hasta que bajó las escaleras y se sentó a mi lado.

-Los pedí con crema extra amor, como a ti te gustan-Nosotros y el café, éramos un desastre.

-Gracias-dijo acomodándose, se giró a mirarme y simplemente me miró. Yo hice lo mismo, le di un sorbo a mi café y continúe mirando, él pronto diría algo.

-Bill-

-Es interesante comprar café ¿no?- se mordió un labio de forma sexy, yo me le quede mirando.

-No, en realidad no- me pasé la lengua por el labio inferior, ahí habían restos de chocolate, eso y que Bill quería ponerse a jugar.

-Ya veo-dijo acercándose mas, jugando con el popote de su vaso –No se, creo que al café le falta algo- Tenia su aliento a café a centímetros de mi, y yo de alguna forma, comenzaba a caer en su juego.

-Algo ¿Cómo qué?- le jalé la chamarra un poquito, para acercarlo tantito mas a mi. Me tocó los labios con el borde de los suyos y luego volvió a alejarse un centímetro.

-No estoy seguro- me era casi imposible resistir, pero aguantaría mas, él no iba a ganar – Quizá algo dulce…algo como-hizo una pausa larga, tocó entonces mis labios con su pulgar y yo comenzaba a sentir crecer mi sensación de “corazón latiendo muy rápido”.

-¿Algo como?-

-¿Quién era él?-preguntó de pronto, sacándome de idea.

-¿él?-

-El del café, con el que estabas hablando- Me quede sin que decir, no habíamos hablado en realidad, solo dijo algo del clima que ni siquiera recordaba y luego yo dije que tenia razón y fue todo. Bill celoso.

-No lo conozco, solo menciono algo sobre el clima-

-¿Sobre el clima? ¿De pronto y de la nada? Te sonrió y tu a él-

-Bill ¿es esto una escena de celos o algo simi-

-Si, estoy celoso, porque ¿Cómo de pronto llega y te habla así? Es decir, no llevas una etiqueta que diga “soltera” en tu frente y no puedo estar ahí siempre pero-

-Te amo Bill-dije acortando esos cinco centímetros, le besé en la boca porque eso era lo que los dos necesitábamos. Tomé su cabello entre mis manos abrazando sus espalda también y pronto él siguió mi ritmo haciéndome subir sobre él con una pierna a cada lado, apretando mi cintura muy fuerte, tomando mi cabello y acercando más mi boca a la suya.










Hallo Aliens!
Muchisimas gracias por todos los comentarios, ahora si me siento super motiva para escribir, mis anteriores lectoras vuelven y me hacen SUPER MEGA feliz, las amo niñas, a todas, a quienes por primera vez leen tambien, es genial ver las entradas y los likes en fb Smile
Siento haber tardado, POR ESO, hice un capi largo, espero les guste y ya viene lo bueno, tambien aclarare mas dudas sobre lo del "accidente" y sobre Tom...ya pronto sabran, Love you sweethearts!




..."Can we pretend that airplanes in the night sky like shootingstars....I can really use a wish right now"...




_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Laura KAULITZ ♥ el Lun Ene 21, 2013 1:54 pm

WOW QUE CAPITULO TAN INCREIBLE, LOS CELOS DE BILL SON LO MEJOR, ME GUSTA MUCHO LA IDEA DE LA MODA Y TODO ESO. ME GUSTARIA SABER HACERCA DE TOM?.

SUBE PRONTO TU FIC ES SENSACIONAL ALMISS.
avatar
Laura KAULITZ ♥

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 24/07/2011
Localización : Colombia

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Dom Ene 27, 2013 9:57 pm

Capitulo 5
-Respira amor, respira-



Sus besos eran totalmente imprecisos, era una necesidad vital para ambos prolongarlos, disfrutar de cada uno de ellos. Bill tenia etiqueta dorada en cuestión de besos, nadie lo negaba. Jamás. Levantó mi blusa, sacándola por mis brazos, llevando sus manos a mis caderas, despeinándome todo el cabello en el proceso. A él le encantaba despeinarme, y siempre cuando acabábamos decía “Solo yo puedo lograr que te pongas así”…el problema venia después a la hora de cepillármelo. No me era posible pensar en alguna otra cosa que no fuera él y yo juntos, en ese momento era tan real como todo el mundo se detenía para mí teniéndolo tan cerca. Su piel suave chocando contra la mía, pero esa camisa, tela tan molesta. Fui desabotonándola de arriba abajo, a pesar de que se veía tan guapo con ella, lo prefería desnudo -ouh- susurré cuando mis besos sobre su pecho llegaron hasta el límite de su cintura y pude notar algo con mucho volumen por esa parte. Levante mi mirada a sus ojos, y él estaba riendo de forma sensual, sexy, mala. Hoy él no tenía palabras para mi, solo amor físico. El sonido de sus besos cuando estos volvieron a mi boca eran lo único en aquel silencio, Bill logro con facilidad que el resto de mi ropa terminara en algún lugar sobre el piso. Dejé que todo se tornara totalmente relajado para mi, iba a intentar algo que no había hecho antes y si lo pensaba solo un poco, lo arruinaría.



Tom

-Ser o no ser Shakespeare y sus dilemas- dijo para si mismo, estacionando la camioneta frente a su casa. Dejándose mover por simple inercia. Aquel si que había sido un día cansado. Entró a casa, subió a la habitación de dormir y se metió bajo la regadera. Pronto estuvo en pijama, fresco y limpio para dormir, es decir, dormir mucho. No había habido muchos momentos emocionantes en los últimos días, pero sino era por sexo él podía vivir sin tantas emociones, a excepción de claro, pasar rato con su gemelo, ahí las cosas eran diferentes.

-Usted tiene un nuevo mensaje de voz-la contestadora automática sonó ligeramente. Tom no se había percatado de aquello. Fue hasta el aparato luego de terminar poniendo crema en su cara. Presiono el botón para escuchar y luego de 7 segundos de “nada” la llamada se cortaba.

-Valla broma-dijo sin importancia, pensó ignorar el asunto pero solo por curiosidad revisó el número de aquella patética llamada. Si hubiera sido un numero privado no habría aparecido nada, sin embargo para decepción de Tom, aquella no iba a ser una noche de dormir tranquilo, no al menos por mucho. Se sentó en la cama ligeramente desorientado. Se pasó las manos por el cuello tratando de relajar la postura, hizo un movimiento de brazos para destensar su espalda y se arrojo a las suaves sabanas. Cerró sus ojos apagando las luz, pero en su pensamiento solo había una cosa tomando forma, un numero muy largo, con dos ceros al principio y una lada de América. Él jamás fue muy bueno con los números, si no era dinero no importaba mucho pero aquel no lo había olvidado, Tom sabia que no podría hacerlo, no aun -Tu, tu, tu- susurró buscando quedarse dormido, y ella aparecería casi por seguro en sus sueños aquella noche.




Bill

Parecía impaciente por llegar a mi pantalón, aunque yo aun podía disfrutar un poco más antes de llegar a estar dentro. Apreté sus piernas contra mí, esas que años en clases de baile las habían vuelto irresistibles para mí. Ella sabía que amaba sus piernas y siempre que quería conseguir algo usaba eso contra mí, pero me gustaba que lo hiciera y entonces, no podía quejarme. Mis pensamientos volvieron de pronto a lo de antes, a mi pequeña “escena de celos” no estaba enojado en realidad, sino que me había puesto un poco de malas, hombres buscándola siempre. Ella era sociable por naturaleza, así como yo, pero es que cada quien tiene lo suyo y ella, era solo mía. No pude evitar llevar sus manos hasta mi creciente erección, lastimaba y sus besos en mi cuello tampoco lo frenarían. Me miró de pronto deteniéndose solo un momento, ella pensaba algo, no lo sabia con certeza pero lo parecía. Yo la conocía bien. Le ayude a quitarme el pantalón y ella termino con la ultima prenda, parecía apresurada o quizá no había hecho un excelente trabajo la ultima vez y ahora debía compensarlo. Pero era mucho mejor dejarla sorprenderse, las palabras podían dejarse para el final ¿O los sonidos? Mis manos bajaron desde su pecho hasta su cintura, iba a bajar mas justo donde yo quería pero ella se movió de forma que me quedó fuera de alcance, me quede quieto, paciente, observando lo que ella hacia. Siempre haciendo todo suave, lento y delicado. Tomó mi pene en una de sus manos y comenzó en círculos que iban desde la base hasta la punta, era lento y totalmente relajante, me ponía a tope, no podía dejar de mirarle hacerlo, era droga, lo era y yo tenia de sobra -Bill-escuché muy pero muy bajo. Y sus movimientos habían aumentado la velocidad. Cerré mis ojos por pura saña, llenándome de placer, llenándome de ganas de hacerle el amor a mas pronto posible. Sentí como se movió sobre el sillón pero no abrí mis ojos y seguí perdiéndome en esa sensación tan placentera cuando sentí algo húmedo. Busque su cara con mi mirada pero no estaba mirándome, y si no fuera porque el sol se había metido y estábamos a oscuras, me hubiera encantado verlo todo a detalle. Me incorpore un poco al descubrir lo que hacia y una fuerte sensación me golpeo el pene como si el propio corazón estuviera ahí, ella se había llevado mi erección a la boca y yo alucinaba encantado; ella nunca lo había hecho antes. La base rodeada de una de sus manos, firme y delicado a la vez, mientras iba dentro y fuera y yo simplemente busque controlarme y disfrutar, si me lo pensaba demasiado podría…no, eso no, estaba bueno, muy bueno. No pude pensar claro mientras tenia en su boca mi miembro súper sensible, pero debía aceptar que me sorprendía de sobremanera. No lo hablábamos en realidad, una sola vez le dije que lo podría hacer si algún día quería y sin presión de mi parte, y le dije también que aunque nunca llegara a sentirse completamente segura al respecto, yo lo respetaría. No se si mis ojos se engrandecieron de la sorpresa, porque en realidad no me lo esperaba, teníamos tiempo casados y mucho más de ese tiempo haciendo el amor pero se sentía como la primera vez, cada día era diferente, cada día era especial.

-ummh- solté sin pensar, y ella me miró entonces, me sonrió y yo le acaricie la mejilla. Para ser primera vez, había estado perfecto. No me lo pensé dos veces luego de hacerla subir sobre mi, mi erección entró en ella y comencé que el tiempo corría de prisa. Sobre el sofá, contra la pared, de pie y sobre el piso. Ella me pidió que la abrazara muy fuerte y eso solo lo hizo más romántico si se podía.

-Bill-dijo algo de tiempo mas tarde y yo le toque el rostro –Casi-dijo sencillamente y yo entendí a que se refería. Teníamos horas dentro-fuera y ya debía ser algo tarde. Aunque en realidad a ninguno le importaba la hora.

-ouh amor-dije cuando ella me apretó muy fuerte los hombros, esta vez de nuevo en el sillón. Esa combinación de dolor y placer era increíble, y no lo entendía. Me abrazo nuevamente y yo terminé entonces…



Nos quedamos en la sala toda la noche, desperté con una manta sobre nosotros, ella desnuda entre mis brazos y el brillo del sol me puso de buenas al recordar la noche anterior. Se movió debajo de mi cuando yo me estire un poquito y entonces con los ojos aun cerrados me dio unos besos sobre el pecho -Buenos días-dijo aun adormilada abrazándome.

-Muy buenos días preciosa- puse un beso en su frente y luego de que le cantara al oído un pedacito de “Hilf mir fliegen” decidimos levantarnos.



Su cabello aun mojado le hacia verse sexy mientras servía dos vasos con jugo de naranja. Nos habíamos duchado antes de poner la mesa para el desayuno. Mas que rápido diría yo, los dos moríamos de hambre, con noches así podía comer tres veces mi ración normal de comida. Se sentó a mi lado besándome una mejilla en el proceso –Guapo-dijo de pronto y yo me le quede mirando lelo. Era hermosa y perfecta, era el amor de mi vida.

-Te amo hermosa guapa- puse una fresa en su boca y le bese los labios a consciencia.

-Y yo te amo a ti- me miró curiosa y yo sabia que ella quería hablar sobre anoche. No iba a sacar el tema por si misma así que iba a ser yo quien lo hiciera. Puse mermelada en mi pan tostado y lo tomé la mano luego de darle una mordida a la comida –Asi que aun hay personas que no saben que estamos casados-Obviamente no era una pregunta y mas que nada buscaba tema de conversación.

-Si, es curioso-dije dando un sorbo al café –Pero tampoco me importa quien lo sepa o no, mientras ambos estemos seguros de lo que somos- Le puse un beso en la mano, era tan genial.

–Anoche-dije aun masticando. La miré en el proceso y ella parecía ansiosa ante el resto de mi frase-No se cómo paso pero- entrelacé nuestros dedos y la mire-fue uno de lo mejores orales que he tenido- miró su plato de pronto y yo esperé a ver que decía. Esto era divertido.

-¿uno de los mejores?- su tono era totalmente neutro y yo me puse ansioso.

-Si, definitivamente –Mordí el pan otra vez y ella intentó soltar mi mano. Lo intentó solamente porque yo no la deje. La sostuve con más fuerza. Se quedó callada, moría por saber que pasaba por su cabeza pero no me lo diría seguramente, no al menos por un buen rato hasta que le aclarara las cosas. Pero yo quería un poco más.



Tom

-Eso si, eso- jugaba con su Xbox, solo en casa y con palomitas a plena hora del desayuno. De alguna forma tenia que distraerse. Le gustaban los videojuegos, aunque solo a veces. Creía que si una mujer no entendía eso, él no podría pasar del sexo con ella. Pero las mujeres no eran mucho tema en su vida últimamente y tampoco le daba mucho por ahí, tenía mucho trabajo publicitario últimamente y con la cuestión del nuevo disco la cosa era más estresante todavía. Todo con tal de no tener tiempo de pensar en el amor.
El teléfono sonó sacándole de concentración. Tuvo miedo de mirar el numeró pero se puso de pie, camino hasta el aparato y levantó el inalámbrico.






Holaaa y gracias! Espero les haya gustado el capi, les mando un besote y como cada semana, aqui esta la actualizacion, feliz inicio de semana y hasta el proximo fin:D

...You know that I could use somebody...someone like you♥

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Heylín el Lun Mar 18, 2013 5:10 pm

hola,admin, como veras soy nueva aquì y cuando pase por este foro tu fic "Coincidencia" me dejo Shocked con la boca abierta no podìa dejar de leerlo sin duda uno de los mejores fics que haya leìdo, pero me dio pena que lo sacaran Sad de veras querìa darle otra leída.
Pero me encuentro con la siguiente parte que al igual que la primera me dejo Shocked ,pero por què no la continuas Sad ? QUIERO SABER MUCHOS MÀS¡¡¡
Bueno, ojala la continues, un gusto poder haberme comunicado contigo Smile

Besos

Heylín

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 18/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Lun Mar 18, 2013 8:55 pm

Capitulo 6
Uva y arándano


Es peligroso.

Cuando le dices al amor de tu vida que lo que ha hecho esta entre las tres mejores cosas de la vida, y no es simplemente el mejor. Comparaciones, malditas comparaciones.

Esta vez no había sido yo quien dijera aquello, porque aunque parecía niño bueno, Bill siempre encontraba manera de hacerme enojar. Por tontadas si, al fin y al cabo así lo hacia mas divertido ¿no?

No, no era divertido ser comparada en ese aspecto. Porque había decidido dar un paso mas allá del limite que yo misma había establecido, había hecho algo que por simple que pareciera para otros, para mi era especial y único ¿extraño tal vez? Pero entonces va Bill y dice tal cosa como “fue uno de los mejores que he tenido”

Di otro resoplido y seguí intentando dar con la nota aquella tarde solitaria, el piano hoy no parecía querer ayudar mucho, y menos mis pensamientos de fastidio. Di un trago a mi bebida, vodka para ser mas precisos y no, no necesariamente era porque estuviera deprimida o algo parecido, el vodka me gustaba, como para tomar un vaso pequeño de vez en cuando con algún sabor cítrico, me gustaba también con jugo de uva y claro, sabor de arándanos. Pero ya que me enoje con Bill y él tuvo que ir de urgencia a la disquera que más daba.
Me quedé tocando un poco mas hasta que me decidí por terminar, me entró un mensaje al celular y tan pronto como lo leí me latió el corazón como adolescente emocionada por ver a su amado. En mi caso no era muy distinto, la única diferencia era que debía ponerme seria, si, seria, porque se suponía que estaba enojada.

Estoy en camino, llego un unos minutos-

No esperaba que le contestara, él lo sabia muy bien. Me quedé en la sala a esperarlo, dejé el vaso de vodka a punto de acabarse sobre la mesa y me senté sin mas.

Escuché el sonido de las llaves mientras se abría la puerta y trate de fingir neutralidad. Traía puesta una camisa azul oscura, y de verlo cualquiera hubiera muerto de la impresión. Estaba guapo, guapísimo.

-Hola-dijo inocente, de lo cual no tenía nada. Se sentó cerca de mi, en el mismo sillón pero a cierta distancia –Amor- Me miró a los ojos intentando ir mas allá de mi mirada, se acomodó de forma que quedara frente a mi y me observó de pies a cabeza –Esto-tomó el vaso de la mesa y lo acercó a su nariz -¿vodka?- Asentí y él solo rió.

-¿Cómo te fue? ¿Pasó algo?- dije neutral en mi intento de, aquí no pasa nada.

-Nada realmente urgente, lo solucionamos enseguida. Quería volver antes pero estuve haciendo algunas grabaciones-

-Entiendo, me da gusto escucharlo- Intentaba ser paciente, pero Bill lo estaba tomando a su tiempo. Me miró las piernas y tocó una de mis rodillas con sus dedos tibios.

-Amor-recorrió mi piel hasta mi tobillo, se detuvo tomando mis dos pies, en un movimiento rápido me acerco a él, yo intenté contenerme. Y aunque quise alejarlo, no podía –El blanco te sienta muy bien-dijo rosando mi espalda con sus dedos. Me tenía atrapada. Maldición. Tenia que pensar en algo, rápido. Pegue su frente a la mía y tomando sus manos entre las mías, lo hice soltarme un poquito, aunque mis piernas seguían sobre las suyas podría sacar ventaja.

-Gracias-dije sin regresarle el cumplido, aunque en otro momento me lo hubiera comido a palabras con esa camisa entallada. Pero hoy no.

-Tu aliento-dijo acercando sus labios. No lo dejaría, yo no lo dejaría-Hueles rico-estaba seduciéndome, era malo, Bill era astuto.

-¿De verdad?-dije siguiendo con su juego pero de manera apenas perceptible, parecía mas que intentaba detenerlo que otra cosa –Eso es una lastima ¿no crees?- Me moví hacia atrás, tocando accidentalmente algo con unos de mis pies al tratar de huir de él. Respiró con dificultad por un segundo. Me forcé a no reír.

-¿Una lastima?- susurró tratando de alcanzar una de mis manos, no iba a detenerse hasta ganar, los dos lo sabíamos. Pero yo tampoco lo haría -¿Por qué?- se mordió un labio y esta vez recorrió mi piel desde las rodillas hasta subir mi vestido a la cintura, lo detuve poco antes, pero él era fuerte.

-Porque hoy simplemente no hay nada-dije mas claro que nada, y sus ojos brillaron en malicia, entre mas difícil se lo pusiera, mas grandes iban a ser las consecuencias. Pensé en detenerlo pero eso quizá lo empeoraría.

-Nada- repitió, aun con sus manos en mis muslos, hizo un dibujo en mi piel y de apoco se acercaba a mi. Me soltó totalmente y sin tocarme esta vez llego hasta mi oído, pegando su frente a mi cien –Yo no lo creo preciosura-susurró muy sublime en mi oído y yo intenté mantener la postura -¿Por qué uhm- besó mi oreja y jugando su rol de actor seductor siguió-¿por que me lo pones difícil?- lamió mi cuello por debajo de la oreja y siguió mas abajo, no podía detenerlo, me gustaba lo que hacia y en realidad quería que siguiera. Había olvidado todo a excepción de sus labios y su lengua en mí, casi lo había hecho, cuando recordé porque inicialmente estaba enojada, así que me moví haciéndolo quedar frente a nada. Me puse de pie y él mi miró curioso, estaba sino divertido, divertidísimo.

-Me voy a dormir- hice amago de caminar hacia las escaleras, no había subido siquiera 5 escalones cuando él ya estaba a mi lado, tomándome de un brazo buscando detenerme. Me hizo voltearme, perdí el equilibrio y él me detuvo con sus brazos, buscó mis labios y me robó un beso, de esos de todo o nada. Me comió los labios como solo él lograba hacerlo y mientras sus manos se formaban camino en mi cuerpo. Su lengua jugaba un juego sucio y yo estaba perdiendo. Me empujó hacia abajo quedando yo de espaldas a las escaleras y me atrapó una pierna en el proceso. Era injusto, esto era totalmente injusto.

-No- protesté, su cara a centímetros, me miro los ojos, luego los labios y entonces nuevamente los ojos. Era increíble mi poder de resistencia tomando en cuenta el alcohol, era probablemente eso, si, mañana quizá me arrepentiría un poco.

-Si-dijo volviendo a los besos, a las caricias, a su respiración cortada, a sus manos quitándome la ropa, a sus suspiros de placer y a mi debilidad ante él. Mi cabeza estaba ciertamente girando en respuesta a su cuerpo, eso y el liquidito que me había tomado antes. Sus besos comenzaron a bajar por mi pecho y no sabía si podría intentar ganarle una vez más.

-Bill espera- intente detenerle un segundo, él parecía tentado a seguir hasta hacerme aceptar por las malas.

-¿Si?- le escuché decir curioso y se acercó a mirarme.

-No quiero ser una de las mejores-me reincorporé y me subí los tirantes del vestido. Él no me detuvo cuando me moví, me puse de pie y antes de subir el resto de la escalera afirmé
–Quiero ser la mejor-








Hola!
Lo se, el capitulo esta corto y asi sencillo pero prometo que escribire pronto, no voy a abandonar coincidencia, lo juro:D
Gracias hermosas(os) por sus comentarios, me motivan mucho a escribir, gracias por esperar tambien (soy mala, lo se :S) les mando un besote!
Almiss ♥

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Heylín el Mar Mar 19, 2013 10:11 am

sssïiii, pusistes conti¡¡¡ Uy, ahora que pasará? ese Bill eres el Número 1 en decir lo que nadie quiere oír ,por fisss no me dejes en suspenso Smile

Heylín

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 18/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Andrea neria el Sáb Mar 23, 2013 10:13 pm

Me encanta tu historia desde que leí la 1ra parte quede obsesionada!!!!! Por favor continuála Very Happy

Andrea neria

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 07/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Angie87 el Dom Mar 24, 2013 5:56 pm

Me encanta como escribes....y sobre todo porque mantienes el misterio en la historia y con eso mi intriga.....no veo la hora de que publiques el siguiente capitulo.....muchas gracias por compartir este fic con nosotras.....

Angie87

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 06/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Vie Mar 29, 2013 11:47 pm

Capitulo 7
Hojas en blanco




Tom

-¿Bueno?- su voz temblorosa buscaba estabilidad, quizá seria momento de detenerse y pensar.

-Tom esto, quería preguntar si quizá…-

-Ahora no- suspiró en alivio al teléfono, cualquiera de sus amores de una noche en aquel momento estaría bien para hablar menos ella, todas menos ella –Estoy ocupado, después te llamo-y colgó, porque aunque no tenia mucho que hacer mas que pensar, eso le costaría mas energía que un día entero de componer música si, eso seguro.






Yo

Llegue a la habitación que estaba totalmente oscura, me quede en silencio, sin encender la luz. Sentándome al borde de la cama, escuchando la voz de Bill seguramente hablando por teléfono, a lo lejos era imposible percibir frases completas, pero algo en su conversación me hizo pensar.

-Esta mejor…mucho mejor-

Quizá yo no era buena interpretando conversaciones, quizá era posible querer imaginar algo que podría o no ser verdad, pero los recuerdos vuelven de pronto a la mente sin que se puedan controlar y el corazón vuelve a sentirlo todo como antes…



-No te pongas así-

-Y si no es así ¿Cómo?-conteste molesta, Tom no mostraba una seña de darse por vencido.

Yo no podía ignorar mi dolor y que Bill estaba del otro lado de la puerta escuchando todo.

Y le soñé aquella noche de nuevo, como cada día de aquellos meses…

Sus ojos eran claros y suaves como los de su abuela, sus mejillas rosadas parecían dos tiernos firmamentos de atardecer. Su piel, pálida y tersa. Había soñado con esa pequeña criatura por varias semanas, y no paraba de pensar en como podría ser verle sonreír, y no había un solo momento que no imaginara como seria verle crecer. Y aunque no todo en esta vida sucede como lo planeamos hay cosas de las que no puedes dejar de arrepentirte, hay momentos o simples segundos que desearías volver en el tiempo y cambiar el mas mínimo detalle para poder obtener un final distinto. Los caminos están trazados y nosotros solo andamos a través de ellos, no hay manera de recorrerlos de nuevo y me di cuenta ese día, que cuanto mas intentara culparme, solo me haría mas daño.





-Así que estas aquí-afirmó haciendo sonido al entrar por la puerta, sonido que impacto hasta mis pensamientos y los hizo desparecer al instante. Miró a través de la oscuridad, mi silencio era delator, sus posibles dudas se confirmaron cuando encendió la luz y me vio a los ojos -¿Qué pasa?-hizo seña de acercarse, pero yo le conteste con otra para hacerle detenerse.

-Estoy bien-dije en clara respuesta y él frunció el seño. Buscó acercarse nuevamente y me abrazó a su pecho sin decir nada, sin dejarme protestar, buscando calmar mi tormento silencioso.



-No es justo que quieras alejarme cuando mas cerca debo estar de ti-dijo formando mechones con mi cabello despeinado, nos habíamos quedado sobre la cama abrazados, sin decir una palabra, sin nada mas que amarnos sigilosamente.

-Lo siento-

-Yo lo siento mas- me buscó con la mirada y acarició mi mejilla.

-Aun sigo enojada-dije olvidando el tema de antes, porque yo sabia muy bien que sacarlo a relucir ahora iba a empeorar todo. Me lo guardé nuevamente y Bill respeto mi decisión.

-Lo siento doblemente- me apretó contra de si mismo y yo me sentí protegida.

-¿Cuántas veces?- lo hice tan obvio que él no pudo detener su risa.

-¿Cuántas veces que amor?- atrapó mis dedos con su mano, me hizo mirarle.

-No importa, no es interesante- trate de huir, de su regazo, de su cercanía, de su fuerza para retener mi voluntad de fingir que era fuerte. De alguna manera me hizo sentir débil, muy débil.

-Lo único interesante aquí es la manera en que intentas evadir el tema de conversación, porque cada vez que intento demostrarte lo fuerte que podemos ser juntos tú solo buscas una salida, un escape ¿Por qué? No lo se, quisiera que me lo dijeras, de verdad quiero saberlo- él nuevamente encontraba maneras de dar en el clavo.

-Yo- quería evadir el tema, claro que quería, porque no encontraba mas que dolor al intentar querer ir mas allá, porque nada retrocedería el tiempo ni las acciones. Pero él, él no lo entendía, y sentía miedo de que nunca lo hiciera –Ni si quiera yo lo se-

Deje el tema al aire, deje nuestras ganas de hablarlo, deje que la lluvia callera y preferí dormir. Cerré los ojos ansiosa por el día siguiente, ansiosa por comenzar mi nuevo trabajo, eso y que mi vida diera un giro distinto. Dudo que por aquel momento me hubiera imaginado lo que estaba por venir.





Comenzar un día de trabajo en un lugar nuevo y con personas totalmente desconocidas es cosa bastante difícil. Lo es al menos para mí, que aunque puedo adaptarme rápido siempre queda esa sensación de inseguridad.

Inseguridad que por su puesto no reflejé, y aunque aquel día iba por mi misma al trabajo ya que Bill comenzaba con una presentación aquella misma tarde, me sentí bastante confiada al llegar.

-En este lugar intentamos una nueva tendencia de las nuevas temporadas, es como “el lugar de la creatividad”, porque creemos que lo mas importante para cada artista al momento de crear es la creatividad, y eso solo se consigue sintiéndose cómodo ¿No lo cree usted así señorita-

Asentí con una sonrisa, eso era algo que ya había mencionado una vez alguien, alguien que probablemente ahora estaría revisando sonido no muy lejos de aquí…

Aquel era un salón enorme, con amplias ventas y una increíble vista a la naturaleza. Daba la impresión de estar en medio de un bosque, este sin embargo era silencioso y cómodo. No como aquellos donde la oscuridad, el misterio y la duda le hacen parecer aterrador.

-Esta es la sección de elegante-revolucionario – Me llamó la atención el nombre y me gire rápidamente a mirar –Aquí es donde usted trabajara- me gustó la idea a simple vista -El concepto es algo nuevo pero no menos importante, me gustaría que le diera un vistazo a los bocetos ya trabajados- me mostro unos libros y su ubicación –tome y vea cuanto crea necesario-

Estaba sola en aquella enorme habitación que formaba una perfecta armonía entre colores serios y atrevidos que yo no me sentía con derecho a juzgar. Me senté a mirar las hojas de aquellos libros pasar, revisando cada pequeño detalle que hiciera de aquello algo único y especial. Llenándome de ganas de comenzar a dibujar.

Tome lápiz y papel y deje mi mano trabajar. En sillón donde me quede dibujando parecía tan cómodo que tan pronto como deje de ser consiente de dibujar me quedé dormida. En mis sueños no había mas que paredes en blanco, todo era blanco y en paz, pero cuando recordé que algo debía estar haciendo yo en aquel lugar sin color desperté asustada, me había quedado dormida por unos minutos, los cuales me habían parecido horas.

-¿Es lindo no crees?- dijo una voz a cierta distancia, busque con la mirada y había alguien mirando hacia allá afuera, donde la paz reinaba, mas incluso que en este solitario lugar.

-Si- era obvio que había notado mi estado de dormida, agradecí que al menos lo hiciera lucir como si nada hubiera sucedido. Me acerqué un poco y él no dejo de mirar a la ventana.

-¿Cómo va tu dibujo?- sentí pena al instante, seguro se había acercado y me vio dormir.

-Eso…bien, creo que bien- pensé en disculparme o algo, ni siquiera sabia quien era él pero sentí que debía hacerlo.

-Yo creo que es bueno- se giró entonces y descubrí que su rostro me parecía familiar.

-Gracias-busqué no mirarle pero él siguió insistiendo en mi cara.

-¿Nos conocemos?-preguntó entonces, yo en realidad no sabia de donde.

-No estoy segura…espera el café si, Starbucks- dije entonces y él sonrió asintiendo.

-Tiene razón, mi memoria es muy mala pero si, te pregunté aquella vez por el clima y tú sutilmente evadiste mi pregunta- me avergoncé de inmediato, ni idea de que fuera o hiciera él aquí pero quizá aquella vez había sido grosera.

-Lo siento- miré esta vez su cara y me giré nuevamente a mirar por la ventana, así era mas fácil.

-No tranquila, no importa, creo que fue la mejor manera en que podrías haber contestado- me reí solo por hacerlo y fue cuando su celular sonó.

-Si, así es, en un momento estoy ahí- colgó y se giro a mirarme –Debo irme, un placer conocerle…-

-Kaulitz, Alma Kaulitz-

-Kaulitz, un gusto-camino rápidamente hasta la salida y no me dio tiempo de preguntarle su nombre. Si andaba por ahí quizá le volvería a ver de nuevo. Quizá y tal vez le podría explicar un poquito sobre porque le había contestado así en el café y decirle también porque estaba dormida en un lugar como aquel. Quizá fue lo único que se me ocurrió pensar porque luego de aquello volví a la oficina a preguntar algunas cosas, lo que me tomó algo de tiempo, luego de eso volvería a casa, donde una enorme mansión solitaria me esperaría.








Hallo Leute!
De verdad muchas gracias por leer, el capitulo anterior tuvo mas comentarios incluso por fb, mil gracias! Espero este les guste y bueno, ya empiezo con el siguiente para subirlo muy pronto:D
Besotes y felices fiestas!
Almiss(L)

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Miér Abr 03, 2013 3:05 am

Capitulo 8
Galletas



La noche pasó sin que notara su presencia, porque me había quedado dormida tan solo tocar la cama, Bill no había vuelto durante toda la noche y eso ayudó que decidiera dormir más tiempo. Aunque el sol ya había salido, las sabanas parecían un lugar que no quería dejar aquella mañana, sin embargo mi intento de pasar mas tiempo en ellas se vio acabado cuando una llamada me sacó de temple.

-¿Estas aquí? ¡¿Dónde?!- me puse de pie y caminé hasta algún cuarto desde donde pudiera ver al frente de la casa –Oh entiendo, eso es increíble, debes venir, venir pronto-dije entusiasmada, en medio de aquel alboroto vi entrar a Bill en su VMW por la enorme puerta de metal -¿Bill? No, él apenas esta llegando a casa, no se lo diré tampoco, no te preocupes, pero debes prometer que vendrás pronto ¿Hoy por la noche? Es perfecto, si, si, preparare todo e intentare que Bill no se de cuenta- suspire al teléfono-claro, ya tendremos tiempo de hablar, nos vemos- colgué de inmediato, Bill subiría pronto a la habitación y no debía decirle nada, una sorpresa le traería, aunque no precisamente para él sino para…

-¿Amor?- escuché por el pasillo y me metí rápidamente a la regadera.

-En un momento salgo-dije entre el sonido del agua cayendo y una sonrisa en la cara, aquella llamada me había puesto de buenas, a pesar del trabajo que tenia por terminar, sabia que podría tomarme un poco de tiempo durante la semana para acabarlo.

Terminé pronto y aun con el cabello mojado salí a buscar a Bill. Se había quedado dormido sobre el sofá de la habitación, lucia ojeroso y cansado, hasta donde sabia no había dormido toda la noche, decidí dejarle descansar y bajar a desayunar. Preparé un sencillo pan con mantequilla, queso y mermelada, me hice un café y me propuse pensar, que debía preparar para la visita que recibiría aquella noche, ella había dijo que tal vez podría llegar por la tarde, antes del anochecer y eso me daba menos tiempo, Bill quizá se quedaría dormido todo el día después de tremendo agotamiento, yo esperaba que así fuera y no tuviera que arruinar la sorpresa.

Le dejé una nota y un par de panecitos estilo francés sobre la mesa, si despertaba tendría hambre y bueno, solo deje dicho que iría al súper, no había nada de extraño en eso ¿no? Ya de compras busqué ingredientes para preparar la cena, y también para el postre, quizá unas galletas tampoco serian mala idea, llené el carrito con todo lo necesario y un mensaje en mi celular me hizo saber que Bill se había despertado.


Gracias por la comida amor, estuvo deliciosaaaaaaa! Vuelve pronto te amoooooooo <3


Me reí en medio de la nada y dos señoras que iban pasando me miraron curiosas, dejé el celular y deseé que para cuando volviera a casa Bill se hubiera vuelto a dormir o algo, para mi suerte ¡lo hizo! Cuando dejé las bolsas en la cocina y subí a la habitación Bill ahora estaba en la cama, aun con el pantalón de vestir puesto y sin camisa, él siempre procuraba dormir con al menos una playera pero en esas condiciones tan cansado, seguro lo dejo a segundas, hermoso esposo Bill, le puse un beso en la mejilla y él ni se inmuto. Me puse algo cómodo y baje a la cocina a trabajar.

-Porción para 6 personas- dije en voz alta a mí misma mirando la receta para preparar la cena. ¿Por qué haría yo comida para tantas personas? No tenía mucho sentido, Tom probablemente no vendría a visitarnos, Nikki me había pedido que no le dijera nada de su regreso, y de esta llegada tan repentina, cosa que yo claro, no haría. Bill siempre comía como dos personas, aun así siempre parecía como si fuera un poco mas, decidí que no había problema en hacer la receta completa, igual era comida que podría guardarse. No me equivocaría con eso…

La pasta italiana con carne estaba a casi terminar, el postre por el estilo y las galletas en el horno tomarían un poco mas de tiempo, revisé mis cuentas electrónicas y de pronto me acordé de algo curioso, yo y mi dibujo el día anterior, el hombre rubio con aspecto misterioso él cual ya me había topado antes, me pareció curioso como había él terminado ahí, mis pensamientos se disiparon cuando escuche un ruido… ¡Bill!

Apagué la comida que ya estaba acabada, dejé el refractario de cristal en el refrigerador y el horno se apagaría cuando el cronometro terminara de contar, me quité el mantel y subí antes que “alguien” bajara primero.

-Bill-dije mirándolo salir del baño, con su cabello totalmente empapado, una toalla a la cintura y sus ojos cafés resaltando su piel extremadamente blanca.

-Hola-dijo sonriendo, me mordí un labio, era imposible no mirarle y darme cuenta de lo guapo que era. Se me acercó y me tomó la muñeca, me llevó hasta la cama sentándose él en ella, se acomodó de espaldas y me pasó una toalla –¿Me ayudas?-

-Claro- le pase aquella pequeña pieza de tela por el húmedo cabello y él, silencioso, me observó a través del espejo. Evité su mirada luego de un primer contacto de nuestros ojos, en primera porque él era demasiado bueno descubriendo cosas y yo muy mala para ocultarlas, segundo porque me gustaba hacer aquello y estaba de alguna manera alegre, por la visita que recibiría, porque me ponía de buenas cocinar, porque amaba a Bill y lo tenia a mi lado, porque los últimos días solía acordarme de las cosas que pasaron, y cuando podía evitar todo eso buscaba prolongar los momentos, era la que podía hacer y quizá por eso prefería no verle a los ojos y caer en su encanto. Eso y que estaba semi-desnudo.

-¿Qué cocinabas allá abajo?- busqué fingir que me había sorprendido su pregunta, Bill Kaulitz ¿Cómo lo haces?

-¿Cómo?- y además me tardé en decirlo, seguro le divertía.

-Tus manos huelen a dulce-

Diablos

-Ah si, hice galletas- Era cierto, solo en parte.

-Galletas- puso sus manos sobre las mías que aun intentaban dejar su cabello seco, se giró frente a mi y me hizo sentarme a su lado -¿Por qué?- Me ruboricé seguramente, porque lo tenia conmigo muchas veces y yo aun no conseguía controlarme cuando el me miraba así, y me reprimía a mi misma por ser tan débil en ese aspecto, pero que mas daba, era él y ya me hacia a la idea.

-Porque Bill, amor, tenía ganas de preparar algo para los dos-le sonreí y conseguí controlarme un poco, Bill me ponía los vellos de punta. Me miró por unos segundos mas, sin decir nada y entrelazando nuestras manos respiró muy cerca de mi cara.

-No te creo- me dio un besito en la mejilla y yo miré con cara de obviedad el techo.

-Pues no me creas- dije retándole con la mirada, como si ya me esperase algo parecido. Le devolví la caricia poniendo un beso en su nariz y el sonrió sin poderlo evitar.

-Dime quien vendrá- dijo de pronto y yo no pude hacer mas que fingir una expresión de diversión.

-ah Bill-me solté de sus manos y me arrojé a la cama de espaldas, negando con la cabeza –Debes dormir mas amor- llegó a mi en cuestión de segundos y atrapándome buscó besarme. Acepte su condición si protestar, de cualquier manera tenia que decirle que se alistara y que en menos de dos horas Nikki llegaría.

-Dímelo- exigió entre besos, su piel olía a jabón y me daba una sensación de frescura indescriptible.

-No-dije mordiéndole un labio y él tomó la cintura. Sus dedos recorrieron mi piel desde la cadera hasta que subió su mano a más arriba de mi cintura, sus dedos estaban todos eléctricos. Me besó el cuello muy suave y lento y yo solo cerré mis ojos, imposible de detenerle, de decirle que no lo hiciera más.

-uhm, esto- Buscó sacarme la blusa y su toalla estaba soltándose con el movimiento de su cuerpo contra el mío, eso no podía pasar…-No me detendré-su cabello aun mojado me tocó los labios y luego su boca volvió a la mía, Bill estaba ganando como siempre –No lo hare hasta que me digas- Tenia siempre ventaja, y era injusto, le detuve la toalla en la cintura, incluso aunque me tenia atrapada en sus brazos, atrapada física y mentalmente. Me tocó con sus dedos expertos y moviéndome a su gusto me subió sobre su cuerpo desnudo y perfecto. No podía separarme porque aunque ahora yo estaba arriba sus labios formaban un imán tan fuerte casi imposible de separar de mí, le besé el cuello llegando hasta su oreja y entonces susurré.

-Nikki vendrá esta noche- Me levante sentándome sobre él, volví a poner la blusa en su sitio y lo miré.

-Lo sabia-dijo riendo, jalándome de la blusa. Junto nuestros labios otra vez y yo solo pude pensar “no, otra vez no”

-Tengo que alistarme- me separé un poquito y él no intento detenerme. Me reí tonta, niño lindo y listo. –Y si, ganaste señor sabelotodo-



Logré liberarme un poco de él y me metí a la regadera, sequé mi cabello y me lo peine sencillamente, me puse el maquillaje y cuando salí para ponerme la ropa Bill ya tenia puesto un pantalón de vestir con una de esas camisas suyas entalladas. Se había dejado el cabello suelto peinado un poco hacia atrás.

-Bill- le hice una miradita y él se giró a mirarme –Que guapo-dije cerrándole un ojo.

-Si te quitas la toalla me ganas-se me acercó y yo levante una ceja dubitativa.

–No Bill-

-haha lo se preciosa, no iba a hacer nada-me dio un besito –nada que no te guste- volví a mirarlo en obviedad y decidí cambiarme cuanto antes, el tiempo había pasado ya.

-¿Cuando estará aquí?-preguntó poniéndose lo zapatos.

-Esto-mire el reloj- justo ahora- el sonido del timbre resonó por el silencio de la casa y yo justo termine con mis accesorios.

-Vamos-dijo tomando mi mano y llevándome así escaleras abajo –Por cierto, luces preciosa- me puso un beso en la mano y llegamos los dos a abrir la puerta al mismo tiempo.

De un vistazo mire por la ventana y el carro negro estacionado fuera me hizo mirar a Bill antes de que él abriera la puerta de la entrada.

-Bill ¿Tu?- le mire con los ojos como platos.

-Si amor, yo-abrió la puerta y yo me quede como en shock.





Hallochen!
Espero les guste y gracias por comentar:)
Besitosss!
Almiss K ♥

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Heylín el Jue Abr 04, 2013 12:26 am

ya leí ambos capis y me he quedado boqui abierta Niki VUELVE ¡¡¡ SÍ¡¡ Ya la extrañaba que pasara? pero en que quedo eso de "no quiero ser una de las mejores sino la mejor" no me quedo muy claro eso, y quien será ese chico misterioso??

CONTI PRONTO....un favorcito...si no es molestia...puedes volver a poner Coincidencia 1 otra vez en terminados es que ME DIERON GANAS DE VOLVER A LEERLO Sad

Heylín

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 18/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖ el Lun Abr 08, 2013 4:19 pm

:O vaya está súper súper bueno! cheers
Lamento no haber pasado antes, tengo el foro abandonado lo sé u_u
Pero te juro que si paso es porqué siempre espero encontrar un capi nuevo *-*
Coincidencia es y será siempre mi fic FAVORITO. Es que realmente logra embobarme cuando lo leo, y odio cuando ya no hay más porqué me dan ganas de leer más :s jaja
Linda, t mando un abrazo enorme, no olvides que tu lectora fiel, sigue presente, así comente en dos años :S
Lo siento, lo siento, más bien sigue guapa, mira que lo dejaste bueno, por todo, por Tom y Nikki y por ese chico misterioso del café que no sé porqué no me da buena espina :s
jajaja MUAAAAAAAAAA TEAMOLINDA.SIGUE.
avatar
Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖
Admin

Mensajes : 271
Fecha de inscripción : 28/07/2010
Edad : 20
Localización : Bogotá - Colombia

http://tokiohotelfics.foro-mexico.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Sol ㋖ el Jue Abr 11, 2013 7:31 pm

what?? nooooouuu por qué lo dejaste ahí??? D: que intriga por diós qué sera...???

holiwis volviii jiji estuve como un año desaparecida y me di cuenta que fue una mala idea alejarme del mundo de la escritura...y lectura, por dios cuando vi Coincidencia 2 dije....aoh aha aj ahhhhhhhh xDDD cuando terminaste la primera fue como whyyy?? una parte de mi dia a dia terminoo T-T pero ahora wiiii volviste Very Happy

ya sabes que me encanta como escribes, eres una verdadera artista..espero con ansiedad un nuevo cap!! un besotee I love you
avatar
Sol ㋖

Mensajes : 141
Fecha de inscripción : 22/08/2010
Edad : 23
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Admin el Dom Abr 14, 2013 4:21 pm

Capitulo 9
Viejos tiempos


Una camisa media amplia color roja, su cabello lacio y negro recogido en una cola, lucia casual y muy despreocupado, era su look típico, era ese aire de aquí no pasa nada que a todos siempre nos parecía tan autentico. Yo no supe como reaccionar en un primer instante, hasta que me saludo con la mano y me dio un abrazo como esos que siempre me daba a mí y a Bill cuando nos veíamos.

-Bill, querido hermano- una sonrisa le cubrió el rostro y yo dude de su proceder –Cuñada, te ves muy bien- entró por la puerta y yo automáticamente mire a Bill.

-Amor-dijo inocente y yo a punto de hablar tuve que guardarme las palabras, un auto rojo asomo por la entrada de la casa y mis ojos nuevamente tomaron forma de sorpresa.

Oh no.

-Nikki esta aquí- dije sin mas, volví a abrir la puerta que justo antes Bill había cerrado y el llegó a mi lado entonces, tomando mi cintura. Me gire a mirarle mientras esperaba que Nikki bajara, él sabia que diría algo, o al menos lo esperaba.

-Hermosa- me acercó un poquito mas a él haciendo fuerza con su mano aun en mi cintura. Y no dije nada pero él, él, había llamado a Tom en cuanto supo que mi amiga vendría y eso no, no debía suceder, no al menos tan rápido –Mira ¿quienes son ellos?- preguntó haciéndome mirar a donde él miraba, Nikki se había bajado del auto pero no venia sola.

-¡Amiga!- corrió a mi y me abrazó haciéndome soltarme de Bill, la mire toda confundida pero con una sonrisa en la cara –Te extrañe tanto-

-Nikki ¡yo te extrañe a ti también! Mucho- baje mi voz un poco y le di nuevamente un abrazo. Bill esperó paciente su turno y cuando ambos su hubieron saludado…

-Te tengo una sorpresa- me miró y entonces quienes la acompañaban llegaron a donde nosotros –Soy Jens y Sebastián- me quedé con la boca abierta y Bill me miro muy curioso.
-Hola Alma, ya te olvidaste de tu amigo Sebastián- nos dimos un abrazo, abrazote, como olvidarlo, uno de mis mejores amigos junto con Jens y Nikki en algunos añitos atrás.

-Eso fue una afirmación y no, no lo he hecho-dije dándole otro abrazo, lucia bien, incluso mejor que antes y eso que habían pasado años -¡Jens!- fui hacia él y le di un abrazo igual que a Sebastián- Es un gusto verlos, de verdad ¿Qué hacen en Alemania?-

-Deberíamos empezar por preguntar si no es una molestia que hayamos venido sin avisar…-Sebastián me miró y también a Bill.

-No, para nada, me da un gusto verlos, tienes tanto que contar- les di una mirada curiosa y entonces Nikki habló.

-Larga historia que espero podamos contarte comiendo, algunos tenemos hambre- me sonrió y fue la mejor manera de decir “vallamos adentro”

-Esto si, les presento a Bill- él con su cara de niño bueno y callado los miro con una sonrisa-mi esposo-

-Un gusto, enserio-dijeron los dos dándole la mano, seguido de un abrazo también.

-Igualmente, amigos del amor de mi vida son bienvenidos en nuestra casa-hizo además en dirección ala casa.

-Muchas gracias- Jens le sonrió nuevamente –Tú casada, esto lo tenia que ver con mis propios ojos- Sebastián se rio junto a él y yo entonces también.

-Los detalles durante la cena- anuncie yo-pero por favor, pasen, pasen-todos caminaron dentro de la casa, Nikki después de mi y yo le hice una mirada peligrosa justo antes de cruzar la puerta –Lo siento-susurre tan bajo que solo ella pudo escuchar y entonces le miro ahí, sentado en la sala.

-Hola- dijo Tom levantándose en el momento, saludando a quienes acababan de llegar.

-Tom ellos son amigos, vienen de América- él gemelo de Bill los saludos con una sonrisa y luego fue con Nikki.

-Hola ¿Cómo estas?-preguntó casual y yo mire a Bill.

-Muy bien gracias, y ¿tu?- se miraron por unos segundos que seguramente solo Bill y yo lo notamos.

-Bien, también- aun no soltó la mano de mi amiga y entonces Bill hablo.

-Es una coincidencia, Tom ha venido de pronto y bueno, por favor hermano quédate a cenar- oh si Bill, hazlo lucir como una casualidad.

-Si Tom, adelante-dije obviando la situación.

-Lo hare, gracias- valla desastre, esta si que seria una noche.

Les dejé unos minutos en la sala, la mesa estaba casi lista y solo me tomaría un momento terminarla. Puse la pasta en el centro de la mesa y pronto vino Bill comenzando a servir el vino, no me detuve ni un segundo a mirarle, puse el resto de las cosas en la mesa con los cubiertos y la vajilla ya en su sitio.

-Amor-dijo deteniéndome un segundo por la cintura-Te amo- me susurró al oído y entonces Nikki entró.

-Oh Nikki, por favor diles a Jens, Sebastián y Tom que pasen, ya esta todo listo-

-Claro amiga- salió y entonces mire a Bill.

-Eres un tramposo-

-Lo se pero te amo-

-Debiste habérmelo dicho-

-Es que-

-Nada-

-Amor-

-No estoy enojada, solo hagamos que todo esto salga bien-me dio un besito en los labios y nuestros cuatro invitados entraron uno a uno a la sala comedor.

-¿No tienes nada que agregar?- alcancé a escuchar de Bill antes de que el resto entrara. Y yo sabía lo que quería oír. Me senté a su lado en la mesa y con los labios se lo dije.

-Te amo- y él entonces sonrió satisfecho.

-Entonces ¿ustedes son gemelos?- Sebastián los miró curioso.

-Si, gemelos idénticos- Contesto Tom, los miraron a los dos, uno con cabello rubio y el otro color negro, me reí sin poderlo evitar.

-Valla- dijo Jens divertido –Debe ser genial, con eso de la conexión y esas cosas de hermanos-

-Lo es-dijo Bill mirando a Tom y me pareció ver algo en sus miradas.

-Y la comida esta deliciosa-dijo Nikki mirándome con su linda sonrisa.

-Gracias, tomo su tiempo- y por suerte había hecho mas de la prevista, si, por suerte –Espero que a todos les guste y ahora por favor, cuéntenme ¿Qué hacen aquí? Quiero detalles y más- era curioso tenerlos cenando en mi casa, cuando hacia menos de una hora yo solo esperaba tener a Nikki de invitada, incluso Tom estaba aquí, pero eso ya era otra cosa. Sebastián y Jens habían sido compañeros de la escuela, aunque solo habíamos estados juntos un año, Nikki por otro lado ya conocía de antes a Jens, y esa era una historia muy larga de hecho, todo en conjunto lo era. Yo no me preocupaba en absoluto el que ellos hubieran venido, en realidad me alegraba, ver a buenos amigos del pasado es siempre buena noticia, sin embargo dude de lo que pudiera decir Sebastián…

-Nos encontramos con Nikki, en Bogotá, Colombia y bueno, en realidad yo me la tope y luego le llamamos a Jens- Sebastián tomo un poco de vino- Es curioso que hayamos coincidido, luego Nikki nos hablo de su vuelta a Europa y bueno, ambos decidimos venir-

-Así de simple- suspiré.

-Así de simple, queríamos verte- Jens me miro divertido y yo de pronto me acorde de las bromas tontas que él siempre decía.

-Eso me suena a que tienen un plan- tome un bocado de comida.

-Yo en realidad tengo trabajo por estas tierras, Nikki bueno, ya te contara, el único colado es Jens-

-Colado no, mi capital me permite visitar amigos por todo el mundo-

-Claro, chistoso- Nikki se oyó de pronto y nos reímos.

-Y tu te has casado incluso- Jens nos miro a mi y a Bill y yo le tomé de un brazo a mi niño.

-Si, así es ¿Pueden creerlo?- contesté y Bill sonrió.

-Porque no habríamos de hacerlo, si siempre tuviste quien quisiera contigo- comento Jens y yo me reí negando.

-¿Así que eras una rompe corazones?-Bill me miró y yo me reí aun mas.

-Claro que no, es una mentira-

-No lo niegues, ya te contara de eso mi querido Sebastián, quien alguna vez fue tu novio-

Oh no, todo menos eso.

-¿Novio?- Bill preguntó entonces y yo miré a Nikki.

-Alma y Sebastián fueron novios- Afirmo Jens y yo lo miré aterrada.

-Si Bill, lo fuimos pero fue hace tiempo ya, espero no te incomode-Sebastián habló y yo me pregunté que sería capaz de decir.

-No, claro que no, ella y yo ahora estamos casados, adelante, cuéntenme de eso-

-Y de Nikki también-agregó Tom y ella casi se sonrojó.

-Si, de Nikki también- dije yo buscando algo más que solo hablar de mí.

-Bueno, la conocí en la escuela donde estudiábamos…Nikki era amiga de Jens y estaban saliendo cuando yo los acompañe un día- Sebastián parecía disfrutarlo.

-¿Cómo saliendo?-preguntó Tom tan obvio y yo me reí.

-Saliendo, tu sabes, intentando algo- Tom asintió a eso y Sebastián continuo-Ellos salieron a una fiesta un día y me invitaron, en realidad, yo no conocía muy bien a Nicole pero ella entonces en la fiesta me presento a Alma, nos dijo que era nueva y que quería hacer nuevos amigos-

-Y yo aquella noche ni siquiera tenia intención de salir, pero Nikki me lo pidió mucho-

-Es verdad- dijo ella sirviéndose mas comida.

-Nos quedamos platicando un rato-continuo Sebastián-Yo la invite algo de tomar pero ella no quiso- Bill escuchaba atento, sin perder detalle –Le dije que fuéramos a bailar y no imaginan lo que ella dijo-

-Nadie quiere saberlo Sebastián, diles lo que Nikki le hizo a Jens esa noche mejor- sugerí yo.

-Pero todos queremos saber-dijo Tom y yo le fulminé con la mirada.

-Y yo soy muy curioso- Bill lo estaba mirando con cara seria y Tom se rió de eso.

-Lo ves, es muy divertido. Ella dijo “no te conozco, no bailare contigo” ¿Pueden creerlo?-
Sebastián, él, no cambiaba.

-Tú, diciendo eso-Tom empezó a reírse y Bill parecía orgulloso de la respuesta que yo había dado a la invitación de Sebastián hace años.

-Eso tenía una razón de ser y lo sabes- aclaré.

-Si, si, ese día te sentías mal y te dolía la cabeza-

-Si, pero a los días siguiente, cuando él te pidió que salieran a comer tu dijiste que si- Contó Jens y me acordé de todo como si hubiera pasado ayer.

-Aunque en realidad esa relación nunca funcionó, porque yo tuve que mudarme de ciudad por un tiempo- Gracias Sebastián, gracias.

-Que interesante- Bill me tomó de la mano a modo de propiedad y me reí nada más.

-Nikki y Jens por otro lado terminaron en una pelea-

-Oye Sebastián, guarda tu palabras, que se muchas cosas de ti- amenazó mi amiga jugando.

-Deberías de contarnos esa historia Jens- dijo Bill mirando a Tom, ellos se hablaban entre miradas.

-Pero por favor pasen a la sala-dije una vez terminada la cena-Allí estaremos mas cómodos-

-Yo te ayudo con la mesa- Nikki se apresuró a decir y yo asentí, dejando a Bill ir con esos dos amigos míos del pasado, ateniéndome a que les preguntara mas cosas. Tom fue con ellos también interesado, valla sorpresa la de esta noche.

-¿Qué hace Tom aquí?- fue lo primero que preguntó Nikki cuando nos quedamos solas en la cocina.

-Bill lo invitó- comenzamos a recoger los platos –No me di cuenta cuando, solo le vi justo antes de que ustedes llegaran-

-Fue una locura cuando lo vi, no imagine que estaría aquí es decir, a pasado el tiempo y no hemos hablado…fue muy raro-

-Me imagino amiga, tenemos tantas cosas que hablar- seguimos con el resto de las cosas y con el ir y venir ya no tuvimos oportunidad de hablar seriamente Nikki y yo, así que volvimos a la sala con los demás.












Hallo queridos lectores,
Gracias por los comentarios, cada vez son mas! Los de fb tambien, mil gracias, espero este capitulo tambien les guste y Heylin, en el siguiente capitulo aclarare algo de lo que me preguntaste en tu comentario y Coincidencia pronto estara disponible nuevamente!
Gracias MaryKaulitz13 y Nicol (Nikki) amiga:) tambien a Alejandra Adriazola:)
Besos y a leer:D
Almiss!

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Heylín el Lun Abr 15, 2013 7:26 pm

SÍ, pusiste capi uy si se responde esa pregunta entonces espero el sgt con ansias y...SALTO DE ALEGRÍA pronto volverás a poner coincidencia 1 es que es tan bueno que lo quiero volver a leer Wink

Conti pronto besos

Heylín

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 18/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖ el Dom Abr 21, 2013 5:28 pm

WOW SIEMPRE ME PREGUNTÉ QUE PASÓ :S
Cuándo terminó el primer fic, ellos quedaron juntos, y ahora... no sabemos que ocurrió en este :O
DEFINITIVAMENTE MUERO POR LEER, JAJAJA ESA TRAMPA ESTUVO FANTÁSTICA, ERES GENIAL BILL!
SIGUE HERMOSA, ME ENCANTA COMO VA ESTA TEMPORADA, HAY TANTAS COSAS QUE YA QUIERO SE DESENLACEN, muaaa, te mando un abrazote AMIGA Smile

CONTINÚA-
avatar
Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖
Admin

Mensajes : 271
Fecha de inscripción : 28/07/2010
Edad : 20
Localización : Bogotá - Colombia

http://tokiohotelfics.foro-mexico.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidencia II

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.