Tokio Fics
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


INCONTROLABLE TENTACION

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

INCONTROLABLE TENTACION

Mensaje  Annicala el Sáb Dic 15, 2012 9:01 pm

Clasificacion: mayores de 18 (+18)
Temas a tocar: sexo, drogas, rebeldia
Personajes Principales: Bill y Tom
Selecion: Hetero
Bueno mi historia comienza así, la verdad no se por donde comenzar, más que me llamo Julieta, vivo en una ciudad cerca de Los Ángeles, en Estados Unidos, tengo que admitirlo no soy una persona de la cual pueda decirse ejemplar, pero así comienza mi historia.
Mi padre decidió que lo mejor es que no viajara a ninguna parte y me quedara en casa, algo que no me hacía muy feliz, estarme aburriendo viendo tele o navegando en el internet no me parecía una vacación muy entretenida que digamos; la razón por la que mi padre había tomado esa decisión es porque él tenía que hacer un viaje de negocios, y mi madre se fue a un tour por el Tíbet, que vidita la que se estaba dando, era envidiable, mientras que yo tenía que estancarme en mi casa por tres miserables semanas, por lo menos no iría a estar sola, iría a venir mi amiga Lía a una pijamada, y mi tía me vendría a visitar cada dos días, la verdad se me hacia una idea un poco apetecible quedarme en casa, si pudiera hacer fiestas o si tuviera novio, algo que no me sucedía desde que entre a mi primer año de preparatoria, me había concentrado tanto en hacer mis deberes que me olvide un poco de la diversión, pero tendría que solucionarme sola.
El mismo día que se iba mi papá, en la tarde se estaban mudando a lado de mi casa, era un grupo de cuatro chicos, uno era blanco un poco bajito con lentes, cabello rubio y corto, otro era un poco más alto con una melena que tranquilamente le llegaba hasta los hombros, tenía musculatura suficiente para ser alguien algo irresistible, luego otro con pinta de rapero, igual blancon con rastas, una gorra enorme que ocultaba gran parte de su masa de cabello, no podía mentir era en exceso simpático, y luego salió un tipo con una pinta algo gótica, o por lo menos no podía distinguir si era chica o chico, pero por la contextua de su cuerpo podia estar cien por ciento segura que era chico, traía un canguro que le tapaba la cabeza, y unas gafas que negras que cubrían parte de su cara, la verdad no podía distinguir si era lindo o no, pero me pareció muy irresistible, increíblemente se me hacia agua la boca por probar sus labios, eso era un pensamiento que nunca cruzaba por mi mente; luego pude notar que introdujeron en la casa una gran cantidad de muebles, y todo tipo de electrodomésticos, a poco rato mi amiga Lía llego, y no pensé dos veces en contarle la mudanza de al lado, era algo extraño en las dos porque no podíamos dejar de ver lo que metían a la casa aunque nuestro objetivo era volver a ver a esos chicos churros que estaban en esa casa, conforme fue pasando el día Lía y yo nos estuvimos preparando la comida, viendo películas y comiendo palomitas, hasta que se nos ocurrió una idea.
- y si, invitamos a los chicos a tu casa
La verdad me parecía una idea totalmente descabellada, pero era atractiva la idea, aunque algo apresurado.
- no, mejor vamos a su casa a darles la bienvenida.
- si, me parece algo menos atrevido.
La cosa es que apenas se nos ocurrió la idea, nos arreglamos un montón para irlos a ver, yo me puse unos jeans algo ajustados color negro con una polera sencilla pero en un color purpura, mientras que Lía se puso una falda y un top con tiritos; tenía que admitirlo, ella era osada en su forma de vestir.
Salimos de la casa encaminándonos a la casa de esos cuatro Dioses griegos (bueno no era para tanto pero si eran atractivos), atravesamos su jardín y tocamos el timbre.
- ¿quién crees que nos habrá?
- El de rastas
- no tal vez el flaco de negro
Cuando se abrió la puerta, nos recibió alguien que temíamos que salga...la sirvienta
- Buenas noches, ¿en qué puedo ayudarlas?
Algo tartamudeando, tratamos de inventar una escusa, o yo por lo menos trataba de zafarme de esta sirvienta y poder ver a los guapos que habían entrado hace unas cuantas horas, pero mi amiga se apresuro en contestarle.
- Vinimos a darles la bienvenida a nuestros nuevos vecinos.
- Ellos agradecerán su visita, pero no sé si puedan atenderlas.
Las esperanzas se me iban hasta los pies hasta que una voz algo juvenil, y gentil se escucho de la parte interna de la casa.
- ¿Quién es Norma?
Y se apareció el rostro que no había podido ver en la mañana, se poso junto a la sirvienta, era un rostro perfecto, piel muy clara, ojos cafés profundos, labios perfectos, un pircing en la ceja y cuando hablo pude notar que tenía en la lengua; podía sentir como la saliva se me acumulaba debajo de la lengua cuando lo vi, en mi mente solo se repetía una sola frase "¿Dónde estuviste toda mi vida?", mientras que la sirvienta le comunicaba a lo que veníamos.
- Estas señoritas, vienen a darles la bienvenida a usted y a sus amigos.
- a muy bien, entonces déjalas pasar.
En serio, había venido a cumplir todas nuestras expectativas, al entrar a la casa, Lía y yo no teníamos nada planeado que hacer después de cruzar el umbral de la puerta; al entrar pudimos notar que él día había sobrado para haber acomodado todo, y no les faltaba nada, era increíble, tenía que llamar a su servicio para cuando que ordenar mi habitación.
Entramos y él nos dirigió a la sala donde se encontraban los otros tres sujetos que había podido ver en la mañana. El sujeto del cual me había flechado Cupido al tan solo mirarlo nos presento a sus otros amigos.
- Bueno chicas, les presento a Tom que es el de la gorra.
Se noto al instante que Lía quedo prendada de Tom
- El de halla - señalando al que tenia la melena hasta el hombro- se llama George, y él es Gustav.
Todos nos saludaron, y por último se presento él.
- y por último yo me llamo Bill
Por Dios hasta el nombre me parecía bello.
- y bueno chicas ¿Cómo se llaman ustedes?
Yo para hacerme a la hermosa, cosa que no me salía muy bien, fui la que hablo.
- Bueno yo me llamo Julieta, y ella es mi amiga Lía.
Lía en ese momento trato de impresionarlos, con preguntas, algo que no me sorprendía de ella.
- Bueno y ustedes ¿Por qué se mudaron aquí a lado?
Y justo en ese momento Tom hablo.
- Con que viven aquí a lado, seguro nos haremos muy buenos amigos.- casi mordiéndose el labio inferior y viendo atentamente a Lía que le guiño un ojo.
Por lo visto los dos ya habían hecho un contacto visual excelente, cosa que no había podido lograr con Bill.
- Si vivimos aquí a lado.
Era increíble que nadie se había dado cuenta de aquello; justo uno de esos momentos sentí una mano en mi hombro, cuando me di vuelta era Bill que me puso su mano en mi hombro.
- Chicas ¿quieren algo de tomar o fumar?
Yo me quede algo perpleja a su pregunta.
- Yo quisiera un vaso de agua, es que me hace un poco de calor- dijo Lía con una mirada penetrante en Tom.
Era mi idea, o Lía estaba insinuándole algo a Tom el cual no dejaba de mirarla con una chispa algo extraña en sus ojos.
- Yo quisiera he un refresco- dije algo nerviosa.
- Bueno, entonces Lía que se sienta comoda aqui y si no fuese mucha molestia me acompañas a traer el agua y tu refresco?
Yo solo me quede perpleja, mientras que Lía se fue a sentar cerca de de Tom, mientras que yo asenti con la cabeza, y seguí a Bill hasta la concina en ese momento él se dirigió hasta el refrigerador con dos vasos en la mano, uno lo sirivió con agua y el otro estaba a punto de servirlo con refresco.
- ¿Enserio quieres refresco?- me pregunto con un tono insinuante, estaba entre asustada, y emocionada a la vez.
- Si la verdad si quisiera refresco a menos que me tengas algo mas que ofrecerme- me fui acercando a él, me sentia algo estupida insinuandome de esa forma, pero estaba dando resultado.
- Bueno, ¿que mas querrias?
- ¿que me ofreces?
- mmm... bueno tengo jugo de naranja, de manzana y de...- se me fue acercando mientras iba deslizando su mano por el meson mientras llegaba donde estaba yo, me agarro el brazo y me jalo hacia él.
Yo solo camine mientras me jalaba, y acercaba su rostro cerca de nosotros, solo estabamos a milimetros, ya sentia el calor de sus labios, todo era prefecto hasta que...
- hermano ¿por que tardas tanto?- al vernos así de cerca, el solo se callo en seco- disculpen, disculpen no era mi intensión interrumpir.
- Esta bien, total ya llevabamos el agua y el refresco.
Bill se alejo de mi, sirvio el refresco, tenia la seguridad que iria a bacilar a su hermano, y volveriamos a lo nuestro, pero estuve totalmente equivocada, tomó los dos vasos y se dirigio hasta la puerta, mientras yo me quede perpleja y estatica.
- Pero Julieta, ven vamos a la sala.
Internamente me sentia decepcionada, pero ya me entro la curiosidad de probar esos labioas, así que no me iba a quedar sin nada.
Volvimos a la sala y Lía estaba ahí sentada esperando a Tom, que le quito el vaso de agua a Bill, Tom se acerco a Lía.
- Toma nena, tu vaso de agua.
Me daba envidia lo facil que era para Lía conquistar al chico que ella queria, mientras que yo no podia captar totalmente su atención.
Bill se sento, e hizo un gesto para que me sentara cerca de él, bueno almenos eso era un comienzo, todo estaba bien hasta que al poco rato sono mi celular, yo me levante y me fui a un rincon para hablar.
- hola
- Hija ¿donde te encuentras?
- Tía, estoy ...- no se me ocurria nada para decirle, no podia decirle que estaba en la casa de algun vecino porque no tardaria el rumor hasta llegar hasta mi padre-...en la tienda
- hija iré dentro de un rato para ver como estas, y les llevare comida a ti y a tu amiga.
Me paralize al escuchar "iré dentro de un rato", eso queria decir que tenia que salir de esta casa ahora mismo, y lo malo es que no habia logrado mi propósito, pero bueno tal vez tenga otra oportunidad, o algo hare, pero la cosa era convencer a Lía que teniamos que irnos ya, y como veía no iria a ser facil, temine colgando a mi tia, y acelerando la ida a mi casa, volvi a la sala y me volvi a sentar justo a lado de Bill.
Yo solo le hice señas a Lía, gracias a Dios me entendio, me volvi a levantar y nos dirigimos a un rincon de la sala, ella algo molesta me dirigio la palabra.
- ¿qué pasa?
- mi tia llamo
- ¿y?
- Ira a mi casa
- osa tenemos que irnos y¿verdad?
- Si
- que pena y con las ganas que le tenia a Tom, pero bueno sera para la proxima.
Volvimos a la sala y nos despedimos, todos se despidieron como si hubiera sido cualquir dia normal, a excepsión de Bill y de Tom.
- Es una pena que ya se tengan que ir- dijo Bill mirandome.
- Si, hubieramos querido que se queden un poco mas.- dijo Tom con una picara sonrisa hacia Lía.
Nos despedimos y salimos de esa casa, y rapidamente fuimos a mi casa, entramos y fuimos directamente a mi habitación, la cual era en el último piso, casi llegando al desvan, no entramos y nos pusimos pijamas, mientras que yo sacaba una jeringa de mi cajón.
- ¿qué haces?- pregunto Lía
- trato de relajarme un poco.
- ¿Otra vez te estas inyectando esas cosas?
Bueno, si la verdad desde que prove inyectandome heroina, no pude dejarlo, es lo único que me relaja, y con lo único que me puedo sentir un poco tranquila; por ahora lo unico que espero es que las siguientes dos semanas pueda tener a ese vecinito de alado totalmente a mis pies, no era la primera vez que me proponia algo, y lo conseguía solo podia decir, seras mio Bill.
avatar
Annicala

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 13/12/2012

Volver arriba Ir abajo

INCONTROLABLE TENTACION CAP 2

Mensaje  Annicala el Sáb Dic 15, 2012 9:18 pm

La verdad Bill me había impresionado demasiado, y Lía se dio cuenta, ya que solo me inyectaba cuando no había logrado un objetivo, y ella leyó mis pensamientos al saber que no pude hacer nada con Bill.
- Julieta, ¿qué fue lo que paso en la cocina?
- Nada, absolutamente nada, llego Tom y arruinó el momento.
- En ¿qué momento estaban?
- Estábamos en un comento caramelito.- con Lía habíamos codificado todas nuestras charlas cuando se trataban de chicos, y la fase caramelito era cuando el chico está a punto de dar un beso en la boca, y luego es la fase contacto, y
- luego la fase remolino.
- Lo siento Julieta, es mi culpa, yo le dije que estaba muy sedienta y él se ofreció a apurar a su hermano; pero cambiando de tema ¿no te resultan familiares esos chicos?
- La verdad no, pero sus nombres se me hacían muy conocidos.
Mi tía no llegaba, y mientras tanto Lía y yo nos pusimos a ver tele, ya nos habíamos arruinado la noche con los chicos que de paso tal vez podíamos conocerlos un poco mas; en la tele no había nada, solo un programa de chismes, o así era como yo lo llamaba, nos quedamos viendo aburridas, hasta que los que hacían el programa empezaron a hablar entre ellos.
- Sabias que… los integrantes de Tokio Hotel se fueron a vivir a Los Ángeles.
- ¿Enserio María? Que yo tenia entendido solo eran los dos hermanos.
- Si, pero ahora son los cuatro integrantes- luego se dirigió a la audiencia- Así como lo escuchan fans de Tokio hotel todo el grupo estará viviendo en Los Ángeles, los integrantes, Bill Kaulitz, Tom Kaulitz, George Listín y Gustav Shöfer- mientras mostraban fotos de ellos- son los que vivirán en la zona residencial de nuestra ciudad.
Al terminar de escuchar eso, Lía y yo nos quedamos con la boca abierta, no podíamos creer que realmente las personas con las que casí nos liamos eran unos famosos artistas, cada vez el asunto se iba tornando mas apetitos conforme se iba mostrando; Lía y yo nos miramos con rostros picaros, ella extendió su mano con el meñique levantado.
- Te apuesto que te lías con ese Bill y no te enamoras de él- la propuesta era aun mas suculenta así que yo también aposté.
- Muy bien, y también te apuesto a que tú te lías con Tom y no te enamoras de él.
- Hecho- extendí mi mano entrelazando mi dedo meñique con el de ella.
- Muy bien la primera que se enamora, pierde.
Lía y yo ya teníamos un reto, aunque tan reto que digamos no lo era, al poco rato mi tía llego y nos trajo comida china, luego se fue y con Lía nos fuimos a mi habitación que era en el desván.
Fueron pasando los días y no habíamos tenido otro encuentro con los chicos; estaba con Lía en mi sala hasta que sonó el timbre, y fui a abrir la sorpresa que me di fue que cuando abrí la puerta vi a Bill parado en mi puerta, con la mirada algo perdida.
- Hola- dije sin titubear.
- Hola Julieta, he vine porque nos gustaría invitarte a ti y a tu amiga a una reunión que tendremos en mi casa esta noche.- yo solo me quede mirando esos ojos, esa mirada profunda, la verdad me colgué en ellos, poco rato después movi mi cabeza y respondi.
- Claro, mi amiga y yo estaremos ahí, a ¿Qué hora?
- A eso de las ocho de la noche.
- Muy bien, estaremos ahí, ahora es formal la cosa, o normal.
- Es normal.
- Muy bien, estaremos ahí.
- Perfecto.
Bill se fue y yo cerré la puerta y me dirigí a Lía.
- Lía tienes que poder estar aquí hoy en la noche.
- ¿por qué?
- Los chicos de alado nos invitaron a una reunión a las ocho de la noche.
- Muy bien entonces yo me anoto.
- Yo se que tú te anotas, más bien vamos a mi habitación para que me ayudes a escoger ropa.
Parecerá ridículo lo que hicimos, pues buscamos en él internet, entrevistas de ellos, y saber cómo eran las chicas con las que habían salido, obviamente nosotras teníamos la seguridad de conquistarlos como somos, pero no sabíamos cómo vestirnos para ellos, hasta que no tuvimos ninguna buena respuesta del internet, así que recurrimos al viejo método de hacerlo a nuestro estilo; yo escogí un conjunto algo escotado, era una blusa ploma con unos brillos en la parte del cuello, cuello casi destapado, corte en “v”, manga cero, y por supuesto una falda plisada a cuadros, me llegaba como unos diez dedos más arriba de la rodilla, unas medias como de colores, y no sabía si ponerme zapatos altos, o zapatillas normales con las que pueda estar cómoda, así que me incline por la segunda opción; Lía sin más rodeos escogió algo de mi ropa, así que se puso un top con tiros color plomo pálido, un short casi la misma altura de mi falda pero de color negro con unos brillos en la parte de atrás, se puso unos tenis que daban con la polera, y encima se puso un chaleco como de picos que estos le llegaban a medio muslo, la verdad sabía que mi amiga tenia mejor cuerpo que yo, y eso no era mentira, lo tenía, pero las dos podíamos derribar a cualquier chico que se nos pusiera en frente, lo malo que siempre terminábamos llorando las dos por esos tipos, por eso fue la apuesta, sería un reto, pero valía la pena intentarlo.
Luego fuimos al baño donde nos maquillamos, yo solo me hice una media cola, dejando mi cerquillo suelto, mientras que Lía se hizo una coleta bien arriba, donde caía todo su cabello rizado, ahí nos pintamos, yo me pinte unos colores algo oscuros pero no tantos, mientras que Lía se pinto algo natural pero un poco mas de brillo y mas color, las dos nos pusimos el mismo brillo de labios, ya que con él mismo habíamos tenido suerte varias veces. Vi él reloj por última vez, y pude notar que ya eran las ocho menos cinco, así que nos pusimos un abrigo y fuimos en marcha de nuestro pequeño asunto.
Cuando llegamos a la puerta de los vecinitos, tocamos el timbre, obviamente nos abrió la sirvienta, pero a diferencia de la vez anterior, nos dejó entrar, cuando entramos pudimos notar que solo Bill y Tom estaban ahí, era extraño, y algo raro pero ya sospechábamos lo que pasaba y eso era una gran ventaja que teníamos, casi podíamos decir que los trajimos pensando en nosotras desde la última vez que vinimos, y eso era una gran señal y un gran avance, me acerque a los sillones.
- Pasen chicas, siéntanse como en su casa – dijo Tom con una voz de confianza que nadie se lo hubiera creído.
- Si, están guapísimas, sobre todo tu Julieta- la sonrisa no puede evitarla, así que me puse demasiado nerviosa, y trate de tranquilizarme, no me había puesto así con ningún chico, solo con él.
Lía y yo los saludamos, y nos sentamos alado de nuestros respectivos chicos, o si se podía llamarle así, reímos un poco y la sirvienta trajo una botella de Whisky, y otra de Ron, la verdad esto no me olía muy bien que digamos, se notaba que todo esto estaba planeado, así que le hice señas a Lía para que vayamos al baño, al encontrarnos en el mismo empezamos a pensar cómo hacer para que ellos caigan en su propia trampita.
- ¿Qué haremos? se nota que todo esto está planeado
- Seguro serán preguntas o retos, así que hagamos lo posible para que les toque la mayoría de las veces a ellos.
- Muy bien – justo en ese momento saque una jeringa preparada con heroína en mi cartera, la saque y la estaba preparando.
- Julieta ¿te piensas inyectar aquí?
- Sí, me siento demasiado nerviosa para seguir así-
- Tu ¿nerviosa? Se nota que perderás esta apuesta.
- No hables tonterías Lía
Me inyecte y pude sentir como me iba relajando, después de un rato pensé que no era buena idea inyectarme y luego tomar, bueno ya estaba hecho, ahora depende de mi y de Lía hacer que ellos pierdan; al volver nos sentamos en el mismo lugar donde estábamos, y efectivamente empezamos a jugar verdad o reto, mientras que a Lía y a mí nos tocaba, siempre elegíamos pregunta y eso hacía que no bebiéramos demás, y se notaban que los otros eran resistentes, ya íbamos por la mitad de las dos botellas y a ellos no se les notaba alguna diferencia de cuando llegamos, mientras que nosotras que estábamos bebiendo poco a comparación de ellos, ya estábamos un poco mal, obviamente yo que me había inyectado heroína estaba un poco más mal que Lía, pero aun así no entendíamos porque ellos no estaban ni un poquito mal, luego de un rato las botellas les faltaba un poco menos de cuarto de estas para estar vacías, y aun así ellos no estaban mal, era increíble cuanto bebían y bebían, rayos esto era él colmo hasta que Tom tuvo que ir al baño y le pidió por favor a Lía que lo acompañe, era obvio lo que intentaba hacer y Lía se dio cuenta de eso, pero no le importo y se fue con él. Mientras que yo me quede sola con Bill, estábamos riendo de un momento a otro.
- Hey! La próxima vez en vez de ir a tu casa a invitarte, mejor dame tu numero de teléfono- le di mi número, y eso era algo positivo.
- Espero que me llames seguido.
- No dudes en eso.
Cuando dijo eso, nos fuimos acercando poco a poco, nuestros labios se sintieron uno contra el otro, en ese mismo segundo basto del contacto mientras nuestras lenguas empezaron a introducirse en la boca del otro, al momento de saborear nuestras lenguas, estas empezaron a bailar haciendo un montón de movimientos una dentro de la otra boca; él me empezó a recostar en él sillón, mientras que puso sus manos en mis rodillas, él se puso sobre mí, mientras nos seguíamos besando él bajaba sus manos mas y mas hasta llegar al borde de mi falda, donde se detuvo un momento pero luego prosiguió, pero la otra mano se acomodo en mi cintura donde iba acariciando estas mientras que disimuladamente iba subiendo, hasta llegar a mi pecho, mientras que la otra mano se introducía con cautela por debajo de mi falda; nuestros labios se comían uno al otro, mis brazos rodeaban su cuello; él seguía acariciándome el pecho por encima de la ropa, mientras que su intrépida mano llego donde estaba el final de mis medias, me empezó a bajarlas y yo solo me dejé, mientras que la otra mano volvió hasta mi cadera, haciendo que esta entrara por debajo de mi polera, no nos podíamos controlar, era algo como si lo hubiéramos esperado hace mucho, como si ya nos conociéramos uno al otro, yo empecé a levantarle la polera haciendo que se la quitara, lo cual lo hizo, y obviamente vio que ya entraba en confianza, con más facilidad y rudeza me quito las pantis, dejándome solo con la falda y mi ropa interior por debajo, luego volvió hacia a mí y volvió a besarme, con mas pudor, su mano volvió a mi rodilla, mientras que la otra se abría paso entre mi ropa para poder sentir mi pecho, así que me desabrocho el brasier y en ese momento empezó a acariciarme, eran tan dulces sus caricias y excitantes que daba pequeños gemidos, mientras que la otra mano volvió por debajo de mi falda y aun más rápidamente se acerco a mi feminidad, la acaricio por encima de mi ropa interior, pero no se atrevió a quitármela; mis manos las pose en la parte de su cinturón donde al momento de desabrocharlo pude notar una protuberancia que salía de sus pantalones, estaba bien fortalecido, y se notaba que quería que lo sacaran de ahí adentro, así que abrí el cierre de su pantalón y pude sentir con más detalle a su miembro, lo acaricie por encima de su bóxer, al hacer eso él por fin tuvo el valor de abrirse paso en mi ropa interior y poder acariciar mi feminidad ya sin nada que lo detenga fue introduciendo uno de sus dedos y empezó a acariciar mi clítoris con delicadeza, lo cual hacia que diera unos pequeños alaridos, donde ahí fue donde me permití meter mi mano dentro de su bóxer donde lo sentí completamente a su miembro, en ese momento nos ahogamos en nuestros besos, no dejábamos que ningún ruido salga de nuestros labios, era un momento increíble, los dos podíamos sentir como estaba él otro, mientras que nuestras pieles se iban compenetrando, y siendo una, nuestros besos se fundían en pasión y en algo mas que no podía explicar, los dos no nos cansábamos de versarnos, mientras que sus dedos jugaban dentro de mí, era algo excitante y emocionante, no nos importaba el mundo solo nosotros dos; mi mano se introdujo con facilidad más adentro de sus bóxers, en pocos segundos él se deshizo de mi polera y mi brasier, estaba de la cintura la arriba desnuda, mientras empezó a besarme los pechos, conforme me iba lamiendo delicadamente los pezones, la pasión se me iba hasta la cabeza y no podía evitarlo, tampoco quería detenerlo, escuche un ruido de la parte de la puerta de entrada pero decidí no hacer caso alguno, nosotros seguíamos en lo mejor del momento hasta que…
- Señor Bill el señor David está en la puerta y le urge hablar con usted y su hermano.
No era posible, ese tal señor me arruino el momento porque apenas Bill escucho eso..
- Mierda… ¿no le dijiste que venga más tarde?
- Ya intente señor pero insiste en verlos a los dos, aparte que trate de trancarlo en la puerta pero…- de pronto mientras estaba echada en el sofá pude escuchar una voz masculina un poco más madura.
- Bueno, esperaré unos diez minutos para que se alisten y estén un poco mas concentrados, y por lo que puedo ver tu hermano debe estar en el baño ¿verdad?- Bill se quedo atónito al ver a ese tal David, la verdad yo no estaba ni enterada de quien era.- bueno Bill apenas se deshagan de sus acompañantes hablaremos al respecto.
Yo la verdad no sabía dónde meterme, Bill luego me miro y me dio un pequeño beso en la boca, luego le acarició el rostro y se retiro encima de mí, la última parte que hizo me pareció bastante tierno, aunque no entendía porque lo había hecho, acababan de encontrarlo en una escena algo intima con una chica y no estaba alterado, o por lo menos cuando me volvió a ver su rostro se relajó.
- Bueno Julieta es mejor que te vayas.
- Y ¿ese señor?
- Ya no está en la sala seguro se fue al escritorio, en un momento llamaré a tu amiga.
Él se fue a llamarla, mientras yo me empecé a vestir cuando ya me había terminado de arreglar, me levante del sofá y estaba cerca de la puerta de salida, cuando la misma voz madura que había escuchado anteriormente, quien era ese David me llamo.
- Disculpa ¿puedes venir un momento?- yo asentí con la cabeza mientras lo seguí a donde parecía ser el escritorio.
- Si, ¿para que me llamaba?
- Bueno quiero hacerte una serie de preguntas.
- Muy bien lo oigo
- ¿Eres una admiradora de ellos?
- La verdad esta mañana me entere que ellos eran famosos,
- ¿Por qué estás aquí?
- Bill me invito
- ¿Cómo lo conociste?
- Soy su vecina de al lado
- Y ¿la otra muchacha?
- Es mi amiga.
- ¿Cuál es tu nombre?
- Julieta.
- Muy bien Julieta, si en serio estas interesada en Bill mas te vale que su pequeña relación no salga en las noticias y mucho menos en los canales de chismes, porque si no, olvídate de vivir cerca de él y mas olvídate de que tu padre tenga un trabajo digno como el que supongo debe tener.
- Pero, señor quien es usted para decirme esas cosas
- Soy su representante, y si sigues con esas groserías, olvídate de ver a Bill.
avatar
Annicala

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 13/12/2012

Volver arriba Ir abajo

INCONTROLABLE TENTACION CAP3

Mensaje  Annicala el Sáb Dic 15, 2012 9:31 pm

- Disculpe, yo no hice absolutamente nada malo.
- Que estés apunto de acostarte con Bill, no es nada malo?
Me agarro en curva, yo solo lo miré, y me quede sin decir mas que solo el silencio me invadió.
- Entonces por su silencio puedo deducir que se dio cuenta de lo que esta pasando verdad?
- Si señor.
- Muy bien, no sere malo, podras volver a ver a Bill con una sola condición.
- ¿Cual?
- Si los ve algún paparazi, hare que nunca mas lo vuelvas a ver, me entiendes?
- Si
Nunca supe a que tan lejos llegaría con eso de “nunca mas lo vuelvas a ver” pero esa es otra historia; volví a mi casa y obviamente esperaba a que Lía saliera de esa casa, hasta mientras volví a prepararme una jeringa mas con un poco mas de dosis normal de heroína, me despeje mi brazo izquierdo, me puse una liga una mano mas debajo de mi hombro, me la apreté he hizo que se pudiera ver mi vena ahí sentí como entro la aguja y con un ardor entro el liquido, eche mi cabeza hacia atrás, para poder disfrutar mas de los síntomas, era algo que me relajaba, subí a mi habitación casi tambaleándome, y cuando llegue a este me lance a la cama, y casi me dormí hasta que escuche el timbre, obviamente era Lía que se notaba que estaba satisfecha, entro algo eufórica a mi casa.
- Que gracioso, su representante me amenazó si otras personas me ven con ese bombón.
- A mi también, pero quiero olvidarme de aquello.
- Y dime llegaste a tercera base con Bill?
- No, solo a segunda, y escuchame Lía ningún representante ni nadie me impedirá llegar a quinta si yo quiero.
- Así se habla amiga- ella pudo ver mi brazo destapado con un puntito en el.
- Dime que no te volviste a inyectar.
- Fue solo un poco.
- Julieta, no es bueno que te inyectes tan seguido, no te acuerdas la última vez?
- Esta bien lo dejaré de hacer pero no seas aguafiestas.
Bueno si, la última vez que me inyecte heróina mas de la dosis, casi entre en coma, solo lo sabe Lía ya que estuve con ella cuando pasó, estábamos en su casa, y me había inyectado como unas cuatro veces estando ahí, y no había pasado ni una hora en el intérvalo entre inyecciones, quede una hora inconsciente, hasta que reaccione, vi a Lía casí llorando, unos doctores entraron a la casa y me revisaron, solo dijeron que fue demasiado la dosis que yo podía resistir, no era una sobredosis por suerte, no entiendo como hizo para despistarlos y que no nos denunciaran por contención de drogas, pero todo salío bien después de eso, le prometí que nunca mas me excedería con la heroína, y desde ese día solo me inyecto solo una vez al día, bueno se que no es bueno, pero antes era peor, me inyectaba hasta unas seis o siete veces por día, pero también fue mucho el susto que me pegué y que le di a Lía.
- Y tu llegasté a cuarta base?
- No, solo a tercera, pero su representante nos interrumpió.
- Lo se, fue un desastre.
El día siguiente, me sentía frustrada nuevamente, Lía se fue a su casa ya que se gano una gran regañada por no volver a su casa ayer, así que me quede sola en mi casa, mi tía me trajo el almuerzo, y luego se fue a una reunión de negocios que se supone tiene ella, luego de eso me quede viendo películas en mi sala comiendo pipocas no era una gran idea, y no volvería a la casa de los vecinos sola, así que fue lo único que se me ocurrió hacer, aunque no podía sacarme a Bill de la cabeza, bueno era algo difícil sacar a un bombón como era él, pero luego me distraje, poco a poco fue oscureciendo hasta que se hizo de noche, la verdad no fue un día emocionante hasta ahora, o por lo menos eso pensaba, me encontraba vestida con lo que me levante, realmente me sentía floja ese día, aparte que no tuve planeado salir a ninguna parte, luego de un rato fueron cayendo gotas de lluvia, una por una, se escuchaba el sonido que provocaba cada una hasta que empezó una lluvía torrencial, de un momento a otro me quedaba mirando por la ventana la casa de los vecinitos, por lo que pude suponer ellos estaban trabajando o haciendo algo por el estilo.
De un momento a otro, el timbre de mi casa sonó, había encargado una pizza, así que pensé que era la pizza, hasta que abrí la puerta, y la imagen me sorprendió muchísimo, era Bill con una botella de Bodka en la mano, estaba hasta la mitad, se encontraba todo mojado como si hubiera estado vagando por las calles bajo la lluvia hasta llegar a la puerta de mi casa.
- Bill que haces, aparte que estas todo mojado.
Él solo se me avalanzó y me tomó del rostro, y me besó, yo le seguí el beso, mientras que me iba metiendo mas a mi casa, fuimos hasta mi sala, y me tropecé con el sillón cayendo echada en el, mientras que él se quito apenas la camiseta y se puso frente a mi, hasta que se echo encima de mi, y me empezó a besar apasionadamente, un momento no iba a pasarme de fácil así nomas.
- Bill ¿Qué haces?
- Que acaso no te das cuenta?- lo dijo un poco distorsionado ya que estaba ebrio.
- De que hablas?
- ¿Qué me hiciste? No puedo dejar de pensar en ti, eres lo único que habita en mi mente.
Me volvió a besar, apasionadamente, mientras que en mi mente solo había “caíste”, nos besamos apasionadamente, sus labios eran tan dulces, sentía en mi estomago su miembro bajo la ropa, que estaba totalmente fortalecido, lo ansiaba desde que se había mudado, sus manos se fueron directamente a mi buso de pijama, pero lo detuve, lo que hice fue decirle que vayamos a mi habitación, iba a ser mejor, cuando llegamos a mi habitación, lo empuje a hacia la cama, y lo empece a besar, por seguridad cerré la puerta de mi habitación, y volvimos a lo nuestro, justo en ese momento, me quito bruscamente el buzo de pijama, mientras que ya iba en busca de mi brasier, nos besábamos muy apasionadamente, luego me fue besando el cuello, algo que me hacia inundar en la emoción del momento, mientras que una corriente de escalofríos pasaba por toda mi espalda, yo procedía a desabrocharle el pantalón el cual se notaba que no resistiría mas con la protuberancia que iba saliendo de estos, no pude contenerme hasta que bajé donde estaba su miembro y le fui dando pequeños besos a este, pude escuchar los pequeños gemidos que le provocaban a Bill, y eso a mi me encantaba, entonces le saque totalmente los pantalones, y prosiguiendo a sacarle el bóxer, Bill se notaba que estaba ansioso por que lo hiciera, pero lo dejé esperando un rato, mientras que volví para besarlo en los labios, él me tomo de los hombros para que vaya a esa area pero le sostuve las manos y las alejaba, yo iria a controlar ese momento, no iba a detenerlo, así que después de tanto hacerlo esperar, fui hasta esa zona y pase mi lengua por todo su miembro, pude escuchar con claridad los gemidos muy claros de Bill, hasta que supe que era suficiente de aquello, y luego lo bese, por alguna razón nos vimos a los ojos, y algo pasó, no se bien como explicarlo, me miró con una chispa especial en los ojos, Bill me empezó a dar pequeños besos en la boca, me tomó de la cintura, y me puso la espalda contra la cama, quedando él encima de mi, me seguía mirando con esa chispa, me quito mi ropa interior y me separó las piernas, mientras que yo lo seguía mirando, sus ojos demostraban algo mas que solo lujuria y morbo, algo especial…, me acaricio mi feminidad con delicadeza, y poco a poco fue acariciando mi clítoris, sentía poco a poco mi feminidad mas húmeda, y sentía que la presión se me subía hasta la cabeza, me sacaba pequeños gemidos, y me miraba a la cara, para ver mi rostro, mientras que de rato en rato me besaba con ternura, nuestras lenguas no querían separarse, pero algo las hacia separarse, introdujo un dedo dentro de mi feminidad, y esto hacía que me pusiera a gemir mas fuerte, solo cerraba los ojos, y de sorpresa me venían sus besos a mi boca, luego introdujo el segundo dedo, estaba traspirando de la excitación, mientras que él trataba de ahogar mis gemidos en sus besos, luego metió un tercer dedo, no podía soportarlo, era demasiado excitante para ser cierto, rozaba sus labios contra mis pezones mientras que sacó sus dedos bruscamente y solo buscaba que yo reacione de alguna manera, lo empecé a besar desesperadamente, hasta que sentí la punta de su miembro cerca de mi feminidad, primero él acariciaba con la punta la entrada de mi feminidad, y eso me hacía besarlo con mas ganas, mientras que luego lo alejaba, hasta que poco a poco fue metiendo su miembro dentro de mí, cuando ya había metido hasta cierta parte me miró a los ojos, y se acerco hasta llegar a mi oreja, y me susurro…
- Te duele?
- No
- Quieres todo?
- Si- respondí con presura
Luego de eso introdujo todo haciéndome gemir lo más posible, era demasiado excitante, hasta que fue agitándose lentamente, yo solo lo quería besar y sentir en toda su magnitud, empezó a agitarse más rápido y más hasta que de pronto se separó, y me dio la vuelta muy bruscamente, yo estaba boca abajo y me introdujo su miembro con mucha rudeza en mi parte posterior, eso si me dolió, pero no lo detuve, por un pensamiento en mi mente pasaba por mi mente, quería que me hiciera totalmente suya, se agito totalmente rápido, hasta que sentí correr algo cálido dentro de mí, mientras se iba calmando y calmando, luego se aferro a mi y no me soltó, yo solo me recosté y dejé que me abrace y por el cansancio nos dormimos.
Me hundí en un sueño profundo, y en este solo me sentía sola, en un lugar muy oscuro y de algún lugar me iluminaba una luz, salió de la nada el que parecía representante de Bill y se acercaba.
- Haré de tu vida un infierno por haber provocado un escándalo en la prensa pero tienes dos opciones, dile a Bill que no lo amas y te pago un pasaje de ida y una estancia permanente a cualquier parte del mundo y la otra es…
No pude comprender lo que decía mientras que en otra parte de ese lugar veía a mi padre.
- ¿Cómo nos pudiste hacer esto?- decía mi padre
Por otro lado salía mi amiga Lía, tenía una sonrisa en el rostro.
- Julieta, perdiste la apuesta, yo gano
Solo cerré mis ojos para tratar de despertarme pero al abrirlos me encontraba en un pasillo de un hospital, mi padre se encontraba casi llorando en un sillón y un doctor se le acerca.
- Su hija entró en estado de coma por sobredosis, y no sabemos por cuanto estará así.
No, no puede estar sucediendo, hablaban de mí, rápidamente entré a un cuarto donde me encontraba yo conectada a un montón de aparatos, la cual se despertó, se sentó y me miro a los ojos muy directamente.
- Estas muerta!!
Desperté con un sobre salto, casí hiperventilada, Bill seguía dormido a mi lado y ya era de día, me levanté y me fui directo a la ducha, me sentía extraña por aquel sueño, y por la atracción que hubo ayer en la noche, no era normal, y no iba a perder esta apuesta, pero seguro que no se iba a acordar de nada, ya que la noche anterior llego ebrio, cuando salí del baño Bill se encontraba vestido y hurgando mis cajones, justo donde yo guardaba mi heroína.
- Bill!
- Julieta, que es esto?
avatar
Annicala

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 13/12/2012

Volver arriba Ir abajo

INCONTROLABLE TENTACION CAP 4

Mensaje  Annicala el Sáb Dic 15, 2012 9:44 pm

Yo me quedé atónita a la pregunta de Bill, porque sostenía en una mano la heroína que encontró.
- He… es mi medicina.
- Julieta, tu te drogas?
- No es drogarse, es medicarse.
Bill me miró con cara de decepción, y solo se levanto y se dirigió al vestíbulo, yo lo seguí, y no pude soportarlo.
- A donde vas?
- A mi casa- dijo sin voltear a mirarme.
- Pero, Bill al menos despídete.
Se paro a cinco pasos de la puerta, y no miro atrás, solo hubo un silencio incomodo.
- Julieta, ¿por qué lo haces?
- ¿Qué cosa?
- ¿Por qué te drogas?- me quede un montón de tiempo para saber que responderle, pero no encontraba respuesta coherente.
- Me hace sentir mejor.
Se dio la vuelta camino rudamente hasta mi, me miraba muy fijamente, me tomó el rostro y me beso apasionadamente, no quería dejar de besarlo, hasta que se alejó de mí, yo me quedé asombrada.
- Esto también te hace sentir mejor ¿verdad?- no podía negarlo, realmente ese beso me dejo impresionada.
- Si – dije con la voz casi corta.
- Dejaras esas cosas, mientras yo te haga sentir mejor?
Me quede boquiabierta, no entendía, ese bombón me estaba pidiendo de alguna manera, ser su ¿amante?, bueno era algo rara de la forma en la cual me la pedía pero….
- Esta bien, las dejaré.- me sonrió pícaramente y su mano seguía agarrándome la nuca, me acarició el mentón y me dio un beso en la frente.
- Te voy a llamar- se dirigió a la puerta y se fue.
No entendía que era lo que acababa de pasar, pero no me importaba mucho, aunque de esto no podía perderse Lía, la llamé y le dijé que viniera, misteriosamente su mamá le dejó venir y hasta le dijo que podía quedarse esta noche conmigo.
- Y dime ¿Qué tal?
- Muy bien, realmente estaba muy bien aunque estaba un poco ebrio.
- Y hasta quinta base?
- Hasta quinta, pero hay algo curioso.
- Que cosa?
- Descubrió la heroína
- Y…
- Me dijo que porque me inyecto le dije que para sentirme bien y…
- Que te dijo?
- Me dio un beso espectacular, y luego me dijo que si dejaba eso, él me iba a hacer sentir bien y luego se fue.
- Y… te inyectaste igual?
- Bueno hoy día no.
- Sería un buen cambio, heroína por sexo.
- Hey! No sabemos si en realidad es eso.
- Que? Me diras que vendrá a cocinar.
Las dos nos reímos y nos quedamos todo el rato juntas, hasta que se hizo de noche, ese día tampoco fue la gran cosa, pero me relajo, misteriosamente Lía recibió una llamada de Tom, él cual le dijo que quería que se vieran, y no dudo dos veces en ir a verlo así que se fue, yo en cambio me quede sola nuevamente en mi casa, a terminar de ver la película de ayer en la noche que por razones obvias no termine de ver, hasta que sonó él teléfono.
- Hola
- Julieta, te habla Bill
- Que paso?
- Estas sola?
- Si, por qué?
- Porque quisiera que vengas a mi casa.
- Esta bien.
- Ok, nos vemos aquí.
Colgué y fui a mi habitación para alistarme, no se porque quería verme bonita, así que me puse una solera de tiritos, un pantalón de mezclilla, unos tenis negros, me pinte los ojos y la boca, no estaba arreglada muy bien que digamos, pero si mejor que otros días, me dirigí directamente a su casa, toque la puerta, y él me abrió.
- Te estaba esperando, pasa.- me hizo entrar y no había nadie mas que él.
- Y los demás?
- Bueno, George se fue con su novia, Gustav se fue a comprar algo, Tom salió con tu amiga y tu yo nos quedamos solos.
Era algo extraño, no entendía lo que pasaba, pero aun así deje que todo fluyera.
- Y para que me hiciste venir.
- Es que, no quería quedarme solo en la casa, y no sé si querías que viéramos una película para pasar el rato.- ¿película? A mi más bien me olía a otra cosa.
- Está bien, vamos a ver la película, y que veremos?
- Mmm, es una sorpresa.
Fuimos hasta su habitación que era subiendo las gradas, entre y era un lugar algo oscuro, había un librero que predominaba en una de las paredes, luego una televisión pantalla plana, una laptop encima de un escritorio, una cama tendida con un edredón negro, y un sillón para dos personas.
- Siéntate, que yo pondré la película- puso la película mientras yo me senté en el sillón, luego él se sentó a mi lado, puso su brazo detrás de mi cabeza y se acercó mas y mas.
Nos encontrábamos viendo la película, esta era de terror, la verdad no daba mucho miedo, pasó como una media hora, y Bill puso uno de sus manos en mi pierna, yo no hice caso, seguí viendo la película, hasta que su mano se fue acercando a mi entrepierna.
- Bill ¿Qué haces?- pregunte, y el no me hizo caso, más bien empezó a acariciarme sobre mi pantalón mientras seguía viendo la película- Bill que es lo que haces?
- Te hago sentir mejor.- me desabrocho el pantalón, y metió su mano dentro de mi ropa interior, acariciando suavemente mi feminidad.
- Bill, no se si esté bien- él solo me beso en la boca muy apasionadamente, mientras, empezó a acariciar mi clítoris, mientras metió uno de sus dedos; quería gemir, pero él hacia que mis gemidos se ahoguen en sus besos.
Luego de eso introdujo otro dedo dentro de mi feminidad, hasta que se deshizo de mi pantalón y me quito mi ropa interior.
- Te haré sentir mucho mejor.
Se separó de mi y se agacho, llegando a la altura de mi feminidad, sin preguntar introdujo su lengua en esta, me sobresalto, y empezó a jugar con mi clítoris, yo solo trataba de resistir los gemidos, pero eran casi imposibles, Bill me hacia gritar de la excitación, no podía dejar de gritar, sentía que la cabeza me iba a estallar, hasta que Bill volvió a mirarme, y me besó fervorosamente, se desabrocho el pantalón y los bóxers, me tomó de la cintura e introdujo su miembro bastante fortalecido, cuando entro, no pude resistir las ganas de gritar, y Bill me beso para ahogar las ganas de gritar, luego se fue agitando mas y mas rápido, y mis gemidos yo trataba de callarlos con sus besos.
Luego sentí correr un líquido cálido que demostraba que ya había terminado, jadeando se recostó contra mi hombro, y descansamos un momento, luego Tom llego con Lía de la mano, eso me olía raro pero decidí no darle importancia, Lía y yo nos fuimos de esa casa, fuimos a mi casa, ya era bastante tarde, mas o menos eran las tres de la mañana, cuando llegamos a mi casa, nos pusimos igual a charlar con Lía.
- Y dime ¿Qué hiciste con Tom?
- Mmm… bueno llegué a quinta base con Tom y…
- Y?
- Perdí la apuesta, ese chico me encanta Julieta, tu no sabes lo que es enamorarse.
- Ja! Gané, no lo puedo creer, al parecer ese chico resulto el romántico del asunto, seguro.
- Si Julieta, es hermoso, me espero con una cama repleta de petalos de flores, y luego se me declaro, fue tan romántico- la verdad me parecía extraño, por alguna razón pensé que yo iría a perder.
Lo que pasa es que Lía era de las chicas que se metia con cuanto chico podía y ninguno logro llegar a su corazón, hasta hoy bueno es una gran sorpresa, pensé que yo era la debíl de corazón, pero no fue así, por fin a Lía le toco enamorarse.
- Y Julieta a ti como te fue?, apuesto que las dos perdimos en esta apuesta.
- Pues te equivocas mi querida amiga, yo sigo sin enamorarme.
- Pero él si se enamoro de ti.
- Mmm… la verdad, no.
- ¿enserio?, raro me dijo Tom que Bill es demasiado debíl en cuestión de sentimientos, y que se enamora tan solo al ver a una chica.
- Pues no es así conmigo, la verdad todo se basa en una aventura, eso creo.
- Bueno, según Tom, Bill si le gustas porque él nunca se había acostado con ninguna chica antes que tu.
- ¿enserio? La verdad parece todo un experto.
- Bueno, eso es raro.
Era tan raro lo que me decía Lía, pero lo dejé pasar, desde ese día solo iba a casa de Bill para acostarme con él y él venía a la mía para lo mismo, era todo los días, había pasado tan rápido el tiempo que ya faltaba una semana para que mi padre llegué, y aun así me parecía que lo había conocido a Bill ayer, pero me acostaba con él todos los días, ya era una semana y media que estaba libre de heroína. Hoy iba a venir Lía después de una semana, no venia ya que la evadía por Bill, pero ya era suficiente, así que decidí que venga; él timbre de mi casa sonó, abrí la puerta y Lía entró a mi casa con paso firme y estaba totalmente resentida y enojada. No la culpaba
- Hola Lía.
- Hola disque amiga
- Y ahora ¿Por qué estas enojada?
- Y de paso tienes la osadía de preguntar.
- Bueno es cierto, siento haberte evadido por ir a ver a Bill y por las tantas veces que Bill vino.
- Bueno al menos lo admites- nos fuimos a la sala a charlar y Lía ya no se le notaba el enojo, pero si se dibujo una cara de preocupación en él rostro.- Julieta quiero preguntarte una sola cosa y quiero que me respondas con la verdad.
- Dime.
- ¿Estás enamorada de Bill?- nunca me esperé esa pregunta, pero obviamente iba a responder que no, pero algo me hizo pensar que no era la verdad, me puse a pensar y me dije a mi misma “ que acaso estoy loca enamorada de Bill? Imposible” pero por otra parte “me encanta como me trata, y desde luego si estaba acostándome con él todo este tiempo es porque le agarre aprecio”, pero no “ es solo para que me sienta bien”, pero…
- ¡Julieta! ¿ me estas escuchando?- al parecer mientras me ponía a analizar la situación, me quede pensando en la respuesta.
- No, digo no estoy enamorada de Bill.
- Entonces porque sigues acostándote con él- ¿qué? ¿cómo podía saber eso?- no te sorprendas, Tom me lo contó.
- Es que me hace sentir bien.
- ¿Te hace sentir bien o no puedes vivir sin él?- esa pregunta me agarro en curva.
- Lía no estoy enamorada de Bill.- justo en ese momento sonó el teléfono y salté del sillón para contestar, tenía tantas ansias de que sea Bill.
- Hola
- Hola Julieta, hoy iré a tu casa a las ocho.
- Esta bien, te espero.
- Ok
Colgué y fui hasta la sala, donde Lía me miraba con cara de decepción.
- Era Bill verdad?
- Si
- Julieta, me preocupa, dime enserio no estas enamorada de Bill?
- Si Lía, no estoy enamorada de Bill.
- Hace cuanto que no consumes heroína?
- Hace una semana y media.
- El mismo tiempo que estas en ondas con Bill verdad?
- He… si
- Julieta, si estas enamorada del él.
- Eso no es cierto
- Te acuerdas la anterior vez?
- Pero ahora no es así, es un acuerdo que hice con Bill
- Julieta te conozco, y no es la clase de trato que aceptarías, desde él primer momento en que te hizo ese intercambio de interés ya estabas enamorada de él.
- Eso no es cierto.
- No te acuerdas de Mathew verdad?
- No me recuerdes eso Lía
- Di la verdad!!!!
- No es eso
- Julieta Bill te esta utilizando solo para satisfacerse!!!
- Eso no es cierto!!!!- que acababa de decir? Claro que si era cierto, pero no quería admitirlo.
- Julieta, te utiliza como lo hizo Mathew, te utilizará y cuando encuentre alguien mejor te dejará como lo hizo Mathew
- Eso no es cierto!!!!!!!
- Si lo es!!!!!
- No!!!!!
- ¿Cómo estas tan segura????
- Porque él me ama!!!- ¿Qué?!!!!!!!
- ¿Qué?
avatar
Annicala

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 13/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: INCONTROLABLE TENTACION

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.