Tokio Fics
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


¿Dónde has estado?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Dónde has estado?

Mensaje  Admin el Sáb Ago 18, 2012 3:30 am

Capitulo 1


Conocí una vez a una chica, que decía estar enamorada de mí. A decir verdad no era la clase de persona que debiera tener esa confianza de expresar sus sentimientos y abrir su corazón a la primera, ella no era definitivamente mi tipo, ella era mas ese tipo de chica que te ayuda con las tareas y que sonríes vagamente de vez en cuando de forma razonablemente fingida.
Pero, ¿Por qué venia a mi mente aquella escena escolar de secundaria, aquella donde yo solía ser un don nadie, con solamente un par de sueños a mi lado, mi guitarra, mi hermano gemelo y mis dos mejores amigos que solían hacer música barata en la cochera junto conmigo y mi gemelo?
No tenia la respuesta a esas preguntas, por que algunas veces, de pronto solo recuerdas cosas que viviste antes, a veces los recuerdos vienen como destellos borrosos y a veces, son tan claros como el agua.

Pero son solo memorias, cosas que viviste, cosas que no debieran influir en tu futuro, o cosas que deberían quedarse encerradas allí, por siempre...



Dos meses antes.


Salí a un antro aquel sábado por la noche. Con mis guardaespaldas, mis amigos y mi limosina. Todo comenzó de forma perfecta, como regularmente solía ser.

La pista estaba espectacular, llena de gente, la música ardía allí y las bebidas solo hacían el complemento perfecto. Había decidido que ese día me divertiría como no lo hacia desde hacia un tiempo, es decir, con amigos y sin mujeres. Porque si, las mujeres eran tema en mi vida, pero me había cansado un poco, aunque era temporal, Dios sabía que no podía vivir sin ellas, no señor, no al menos mientras siguiera siendo el mismo Tom Kaulitz de siempre. Eso claro, pensaba en aquel momento sin imaginar lo que me depararía el futuro.

-¿Otro vodka?-grito de forma sugerente mi gemelo sentado a mi lado en el área VIP del lugar. Desde donde teníamos la mejor vista, los asientos más cómodos, una privacidad asegurada y claro, la barra de bebidas con servicio exclusivo para nosotros.

Jugamos cartas un rato, algo común entre nosotros. Estuve tomando mucho pero no era de alarmarse, yo solía hacerlo siempre y sabia controlar mis cantidades de alcohol, mientras tanto los chicos fueron a bailar, pero ese día yo no quería hacerlo, quería estar solo. Solo. Una palabra que para mi significaba "no mujeres" El siguiente fin las cosas serian diferentes pero este, este no. Termine mi doceavo vaso de alcohol, si es que mis cuentas no me fallaban y les hice seña a los guardaespaldas para que me escoltaran al baño. Ahora había demasiado líquido en mi cuerpo que debía salir. Hice lo que tenia que hacer rápido y me dispuse a volver al lugar donde la fiesta aun seguía. Todo iba perfecto, todo al menos como lo había planeado, todo, hasta que me tope con ella. Piernas largas y contorneadas, estatura mediana, ojos misteriosos y cabello alborotado con destellos azules. Sus ojos me siguieron mientras me dirigía de forma irregular hacia la entrada privada del VIP, y los míos la siguieron a ella. Me había reconocido y sus ojos sorprendidos se abrieron como fuego en su mirada. No pasarían ni cinco segundos cuando ella se me acercaría y me preguntaría cualquier estupidez con tal de poder hablarme y entonces yo, fracasaría en mi intento de apartarme de las mujeres un día y luego vendría lo inevitable...le diría que habíamos conectado, o que sentía que ella era alguien especial y así, terminaría en mi cama, sin duda alguna. Pero mi frente mostro una apenas notable seña de duda e inseguridad cuando ella se dio la vuela enseguida y camino de lado contrario. Me pare en seco y la vi perderse entre la gente que se lograba ver por la puerta principal del club, extrañado. Volví a mi lugar de antes y deje el suceso atrás, ella después se arrepentiría y yo, yo lo olvidaría.

-Tom, ve a bailar-dijo mi hermano luego de un rato de verme sentado sin más. Él podía quedarse sin bailar la noche entera, pero ese era mi gemelo, no yo.

-No estoy de humor hoy-sonreí natural y él me miro de forma curiosa. Y pude ver como me preguntaría que tenía cuando la noche acabara.

Trate de perderme en la música y el tequila, pero eran esos ojos y esa forma tan no-normal de rechazarme lo que me hacia no dejar atrás el suceso. Era estúpido ya que yo era Tom Kaulitz y ese Tom, no es de importarle esas cosas. Pero también era ese ególatra lado Kaulitz que hacia cosas que a veces no debía, como ese día cuando me decidí a bajar a la pista a ver si la veía por ahí, solo por curiosidad, solo por eso y nada mas.

Busque con la mirada pero nada, algunas chicas trataron de llamar mi atención pero los guardaespaldas me evitaron la pena y yo seguí buscando. Como idiota por que no tenia sentido. Y justo al fondo, donde nadie buscaría, estaba esa chica. Mire su ropa nuevamente, así no me equivocaría de persona. Miraba algo dentro de su bolso y antes de que pudiera a acercarme un poco, ella se puso de pie y camino hacia la salida, pensé que me había visto pero no, no fue así. Logre ver como salía y yo tome la salida privada para hacerlo mas rápido, camine lo mas rápido que pude a causa del alcohol y entonces la vi caminando sola por el borde de la calle. A penas a unos metros de la salida. ¿Qué hacia?

La seguí a discreta distancia y pensé que tomaría un taxi pero no, siguió caminando. ¿Estaba acaso demente? Incluso estando en Alemania, podía salir alguien por ahí y tratar de robarle o hacerle daño es decir, estaba bien no tener miedo pero, andaba con un corto vestido y...

-Trae la limusina-ordene a uno de mis guardaespaldas y este estuvo a mi lado en un segundo.
La chica seguido caminando sin percatarse de mi presencia, y entonces, justo como lo había pensado, unas manzanas delante había un grupo de chicos callejeros y la miraron. Uno de ellos salió a la vista y con intención de acercarse a ella grito para llamar su atención. Ella paro en seco y pareció temblar. Pero yo estaba ahí.

-Ni se te ocurra-dije cuando habíamos llegado a su lado y yo abrí la puerta de la limusina. Él chico miro claramente y se alejo, me baje y la mire, ella parecía aterrada, era de entenderse, ¿no? -¿Subes? te llevare a tu casa- Ella no dejaba de mirar mis ojos, como si tuviera miedo de que le hiciera algo, pero yo no pensaba hacerle nada, nada al menos que ella no quisiera
-Vamos, o ¿Prefieres seguir caminando por ahí?-señale el camino por donde se había ido el tipo y ella relajo su mirada. Entro al auto y sin decir nada se sentó. Yo me acomode a su lado y pasando un brazo por su costado, le puse el cinturón.-Dios, tranquila, no voy a matarte-dije mirando como ella respiro entrecortado, en definitiva ella temblaba de miedo. Y eso que no le había hecho nada -Estas segura ahora, dime, ¿Dónde vives?- Pero entonces vi como ella miraba mis ojos como queriendo descubrir algo, ¿Era de mi de quien tenia miedo? No, no podía ser.
-¿Nos conocemos de antes?-pregunte al ver como me miraba sin decir nada, esto era extraño.

-N-no-dijo a la par que negaba con la cabeza, muy segura. Ella no dijo mas, solo su dirección, la cual ni siquiera me dio de forma completa, pues quiso que la dejara a una manzana del lugar. Salió del auto susurrando un apenas perceptible -Gracias- y se fue rápidamente, dejándome con una sensación de boca tan extraña y que debía admitir, no pude dormir bien esa noche.

...

-Tom, anoche desapareciste-dijo mi gemelo abriendo las cortinas de mi habitación, luciendo fresco como una lechuga y yo, seguro estaba como un plátano café, oliendo a alcohol y con ojeras hasta el cuello.

-¡Cierra las ventanas Bill! -grite y él sonrió feliz.

-Dijiste que no querías chicas por unos días, ¿No pudiste soportarlo Tommy?-

-Bill, las mierdas ventanas-

-Las ventanas están cerradas Tom, por Dios que tonto eres-

Me levante fingiendo molesto y cerré las cortinas. -¡Las cortinas!-

-ah eso-rio de nuevo y entonces soltó-y qué, ¿me dirás?-

-Si, me fui con una chica-dije volviendo a la cama.

-oh Tom, eres tan insaciable-

-No tuve sexo-dije sin saber por qué, bueno si, si sabia por qué, porque era Bill, por eso.

-¿Qué? ¿Hablas enserio?-

-Solo lleve a una chica a su casa, ¿esta bien señor cuestionario?-

-entiendo-dijo él con su brillo de siempre.

-y ¿a qué viene tanta pregunta? ¿Ahora quieres ser como yo? ¿Es eso?-

-¿yo? ¿Un Tom? no hermano, es solo que tenia curiosidad-

-¿tu? ¿Curiosidad? eso debe tener una razón, escúpela ya Bill-

-me conoces bien debo admitir-se puso de pie como si fuera a dar el discurso de fin de año, oh Bill, no por favor -El chofer me dio un celular que quedo en la limosina, es rosa y tiene fotos de una chica linda-

-¿un celular? ¡Felicidades!, ganaste el premio novel-dije haciendo seña de volver a dormir. No me había dado cuenta.

-¿Eso es todo lo que dices? vamos Tom, al menos finge que me pones atención ¿no?-

-Bill, tengo sueño, yo...-y entonces me di cuenta, no lo había notado. Tenia que ser de ella-¿un celular? muéstramelo-

-Ah ¿ahora despiertas de pronto? pues lo siento, es mío-me dirigió mirada de reto y me puse de pie hasta llegar a él.

-Dámelo Bill, ahora- me le puse enfrente y el bufo con fastidio metiendo su mano a su bolcillo.

-De nada-

Lo tome a prisa y lo primero que me tope fue una fotografía de ella. Era ella, aunque ahora podía ver sus rasgos más claros. Era bonita, bonita y lucia tan natural.

-No se, su cara me da una sensación de conocerla-dijo Bill ahora cambiando la televisión de canal en canal solo por hacer algo.

-Estas demente-

-¿Qué? puede ser, conocemos a tanta gente que seria difícil decir de donde la he visto, pero casi podría asegurarlo-dijo apagando la tv y saliendo de la habitación -comeré algo-
...

Y yo me quede la tarde entera metido en la cama, mirando de vez en vez su celular, su foto, su sonrisa. Pero como así soy yo, no dude en devolverle el celular, sabia por el chofer donde vivía bueno, más o menos y se lo daría ya, no pasaría nada.

Y así fue como di con su apartamento.

-¿Qué haces aquí?-pregunto ella a primer instante al abrirme la puerta, dejándome sin saber bien que decir. Era muy hermosa.

-vine a...traerte-metí mi mano en el bolsillo-esto- Ella me miro y luego miro el celular.

-Gracias-dijo levantando su mano para tomarlo.

Lo quite de su alcance antes de que pudiera tocarlo y dije -¿No vas a invitarme a entrar?- Ella se lo pensó, ¿Por qué lo pensaba? era Yo.

-Claro- dijo no muy convencida.

Y el silencio. ¿Desde cuando era yo así?

-¿Por qué viniste en persona?-pregunto luego de un rato, aliviando el incomodo silencio.

-No tenia nada que hacer-mentí.

-ah-...

-No suelo hacer estas cosas pero, ¿quieres salir el próximo fin de semana?-me habían drogado, quizá Bill puso algo en mi desayuno aquella mañana o algo similar. Ese no era yo.

-¿salir?-dijo como si le hubiese propuesto matrimonio, me tembló el estomago de solo pensarlo.
Asentí pensando que quizá después me arrepentiría, no era nada raro, ¿cierto? Quería llevármela a la cama y eso haría y luego la olvidaría y ya, ¿ya? ¿Es todo?

-Si, esta bien-dijo ella luego de pensarlo un poco.

...

Y me fui ese día de su apartamento, sin saber, lo que el mañana tenía guardado para mí.












Titulo: ¿Dónde has estado?

Clasificación: +18. EXPLICITO.

Genero: Amor, drama.

Autor: Almiss Kaulitz (Admin)

Fecha de publicación: 19 de Agosto del 2012

Duracion del ficcion: CORTO.





Espero les haya gustado el primero capitulo, sera una historia bastante corta, aclaro que es explicita, mas adelante verán de lo que hablo, comentarios y/o sugerencias bien recibidos, saludos.
Almiss(L)

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Dónde has estado?

Mensaje  Admin el Dom Ago 26, 2012 6:57 pm

Capitulo 2



Un mes y tres semanas antes.

El día había llegado, casi lo olvido si no es por que Bill me estuvo preguntando que había hecho con el celular. Cosa que claro, no le dije, de momento.
Quedamos de vernos en el mismo antro, aquel donde la había visto por primera vez. Y aunque el ambiente estaba en perfectas condiciones, había algún motivo desconocido para mí por el que quería irme a un lugar más calmado y no, no exactamente mi habitación...
Salimos a dar un paseo en cuanto nos encontramos, cosa a la que ella accedió de inmediato, al parecer ninguno de los dos estaba de humor para hacerla de fiesta. Le dije al chofer que se detuviera en uno de esos enormes parques que están solos de noche, parecía aterrador en la obscuridad pero a ella parecía gustarle. No habíamos dicho nada desde que dejamos la fiesta, y no sabia por que.

-hoy esta como, muy frio, ¿no crees?-

-Tom, ¿por qué me invitaste a salir?-pregunto ella evadiendo mi pregunta anterior, como confundida ante mi presencia. No podía culparla, era obvio que sabia mi fama de mujeriego y solo esperaba que no me dijera que estaba enamorada de mí porque yo no podría corresponder a eso, no, jamás.

-Porque te encontré linda-dije sin más preámbulos, y saque un cigarro para llevarlo a mi boca.

-Pero, es decir...-

'Vamos dilo' Pensé 'Di que sabes lo que soy y como soy' -¿si?-

Pareció habérselo pensado un poco, para después mencionar-solo me sorprende, pero olvida que lo pregunte, ¿si?- Bien para mi si lo ponía así de fácil.

-Esta bien, ¿te gustaría ir a mi departamento?-pregunte sin muchas ganas, seria otra chica sin reto.

-Si, claro-

¡Bingo!

Llegamos en un abrir y cerrar de ojos y entonces al llegar, sucedió lo que jamás me hubiera imaginado.

-Tom, no voy a tener sexo contigo-dijo cuando yo apenas iba cerrando la puerta principal.
¿Qué? -Si es eso lo que esperas, no sucederá, y si te molesta, entonces me iré-

¿Pero cómo así? ¿Y entonces por que accedió en venir?

Y me paso por la mente lo mas lógico, echarla de ahí. Pero no iba a hacerlo, porque mas que dejarla irse, algo me hacia querer que se quedara.

-¿A qué viene eso?-pregunte caminando hacia la barra de bebidas.

-Pues, eso es lo que quieres... ¿no?-

-El hecho es, que sin importar lo que quiera yo, ese fue un acto muy grosero para tratarse de una persona que no conoces-

-Pero si te conozco Tom yo...pues eres famoso-parpadeo y relajo su postura.

-Entonces en realidad no me conoces nada, lo de allá afuera son solo verdades a medias- Me había puesto de malas, y es que siempre era consciente de esas personas que hablaban mal de mi en los medios, aunque nunca les daba importancia, sabia que estaban ahí y mas aun, siempre había tenido ganas de hacerle frente a uno de ellos, o a alguien, quien fuera, y hacerle saber lo que el real Tom siente cuando hablan así de él -¿Crees que me conoces? Porque la gente solo habla de lo mal que gasto mi dinero, de lo estúpido que parezco queriendo lucir como un mujeriego, y que mi música apesta-

-Tom-

-Y luego están los anti-fans, y no es tanto por mi, a veces con quien si se pasan es con Bill y me mata, ¿sabes? me dan unas ganas de romperles el cuello a todos, todos-

-Tom...-

-y toda mi juventud invertida en la música, para que la gente venga aquí diciendo que saben como soy y ¿como me siento? ¡Dios! que les den a todos...- Le estaba dando la espalda, más que con ella, yo hablaba para mí, estaba enojado y quería golpear algo, y no espere que ella hiciera lo que hizo.

Camino hasta mí y me abrazo por la espalda, apretándome contra su pecho lo más fuerte que podía y haciendo bajar mi rabia, haciéndome respirar de solo sentir su calidez en mi cuerpo y su aliento chocando contra mi cuello.
Me di la vuelta porque no podía evitar querer abrazarla de frente y acercarme mas a ella, para poder sentirla mas, para poder oler su cabello y quizá...

Besarla.

Ella no me detuvo y yo la bese con fuerza, estaba aun ese sentimiento de ira dentro de mí, ahora convertido en deseo. Sus labios se amoldaron perfectos a los míos, y una de sus manos se aferro a mi cuello mientras la otra se perdía por mi cabello, dándome escalofríos de placer.

Besaba tan jodidamente bien.

Nos separamos al mismo tiempo, como si algo natural se abriera entre nosotros y nos quedamos frente a frente, apenas rozando su piel con la mía, yo respirando su aliento, mirando sus ojos, escuchando su respiración.

Ella se fue después de eso, no podía detenerla, no podía hacer nada más que pensar y tener la idea certera de que volvería a verla, lo haría sin importar nada.




Un mes y una semana antes.


Habían pasado dos fines desde aquella vez y había estado ocupado con cosas de la banda, pero a ratos me acordaba de ella, aunque era extraño hacerlo. De algún modo me parecía ridículo seguir con eso, era solo una chica mas y a mi me daba igual, solo por el hecho de que, en parte me daba curiosidad saber, que tanto sabría hacer, si besaba de esa forma, no se igual y...

-¡Tom!-grito Bill pidiendo mi ayuda mientras jugaba a quien sabe que con los demás, sacándome de mis pensamientos y haciéndome reír de lo estúpido que era.

-Eres tan tonto Bill-dije dándole una mano.

Estábamos de nuevo en ese antro, pero ¿qué no había otro aquí? Pues si, pero yo de idiota como soy siempre les decía que volviéramos al mismo, que la música estaba increíble y que ahí era lo mejor de la ciudad, pero no podía engañarme, volvía por si la miraba alguna vez a ella.
Maldita sea, maldita sea mi suerte cuando la vi ahí, de nuevo, buscando a alguien con la mirada.
Me miro por microsegundos y nuestros ojos no parpadearon hasta que ella rompió el lazo y se dio la vuelta en dirección a los pasillos, justo donde la había visto desaparecer la primera vez.
Y ahí fui yo, tan tonto Tom.

-Hola-dije después de un rato, nos habíamos ido a una habitación a solas, con los guardaespaldas afuera vigilando y la música haciendo vibrar las paredes, aunque allí, el sonido era menor.

-Hola- respondió ella sin dejar de mirarme.

Como quería comérmela a besos pero de ya. Y ¿cómo era que me estaba esperando? ¿Por qué?
Ella continuo resistiendo mi mirada, hasta que no pudo mas y miro a otro lado, yo solo pensaba en querer acercarme y...

Se puso de pie del sofá y se acerco a mí, estaba recargado en la pared, aun mirándola.
Y en ese momento pensé en lo que me había dicho aquella vez "no voy a tener sexo contigo"
¿Seria eso lo que me ponía los vellos de punta para querer llevármela a la cama? ¿Era eso lo que me impulsaba a volver a verla e intentar algo con ella?
Y es que debía ser sincero, me había cansado de las chicas fáciles, es decir, aunque solo fuera temporal, esta chica apareció en el momento indicado. Porque quizá luego de un tiempo, si ella no cedía, yo la dejaría de buscar y me iría detrás de alguien mas fácil pero de momento, estaba curioso por ver, a que tanto podía llegar.

-Hoy estas preciosa-dije con mi sonrisa seductora, por la que todas caían rendidas.
Ella no fue la excepción, me miro por un rato, como perdida en mi belleza y entonces se sonrojo un poco.

-Gracias-

Se coloco justo de frente mío y me dejo todo muy fácil, tome su muñeca y recorrí su brazo entero hasta llegar a su cara y luego a sus labios. Me miraba esperando que lo hiciera, y yo, como todo caballero, no la hice esperar.
La bese despacio por ir comenzando y roce mi mano por su suave cabello. Ella me rodeo con los brazos dejándome total acceso a su cuerpo pero yo no iría tan rápido, no, esta si la disfrutaba.
La acorrale contra la pared y pegue mi cuerpo al suyo, moviéndome de vez en cuando, ella casi suspiraba en mí oído cuando le daba espacio de respirar adecuadamente para luego volver a besarla sin reservas.
Su lengua se movía al compas con la mía, haciéndola rozar dentro de mi boca de forma experta, y yo, con lo débil que era para los buenos besos.
Sentí su cuerpo caliente de pronto, y me moví de forma que ella pudiera sentir mi entrepierna en su cuerpo. No fue lo que esperaba que pasara, no, fue incluso mejor.
Comenzó a besarme mas fuerte y entonces me di cuenta, que había despertado el deseo en ella e incluso aunque esa noche me hiciera detenerme, después vendría por mas, de eso ya estaba seguro.
...

Y ahí estábamos el siguiente sábado, en aquel maldito antro que era nuestro escondite, nuestro lugar de encuentro, ahí donde todo había comenzado… ¿si? O ¿si?
Eran casi las tres de la mañana y teníamos bailando alrededor de dos horas, dos horas en las que no me importaba nada a mi alrededor excepto ella, ella moviéndose y yo, yo siguiendo su corriente.
El alcohol tomaba parte, ni como negarlo pero, yo también quería estar con ella, y no se, de pronto tomarle la mano, dejar que ella me tocara el rostro, pusiera sus manos sobre mis hombros y que solo me sonriera y me mirara como lo hacia, como me volvía loco.
Bueno, no podía decir como sucedía, porque a decir verdad yo mismo estaba sorprendido, ella no me había aburrido aun y eso, no era normal. Claro que no estaba enamorado, yo sabía bien que no, aunque Bill me molestara de vez en cuando con eso, no lo estaba.
Y no era necesario que me lo pensara, ella me gustaba y punto. Ella seria mía y punto.
...

Y entonces llego el día, que decidí verla fuera de las fiestas de noche. Ese día que podría decir, seria mi día de suerte, al menos antes de que me percatara de algo, algo que era solo el comienzo, porque en realidad el resto lo sabría solo hasta después...

-Comida coreana ¿eh?- dijo ella cuando le mostré lo que había dentro de las cajitas que había ordenado traer.

-Me gusta, si a ti no, deberías probarla-

-me gusta desde secundaria-dijo sonriendo y algo me hizo voltear a verla, pero fue solo algo sin razón.

Ella alzo una ceja y en seguida hablo. -¿Qué pasa?-dijo como si la hubiese descubierto en medio de un robo o algo.

-así que, eres tu- dije abriendo las cajitas una a una. Ella no dijo nada, se le fue el aliento y yo, solo quería aguantarme las ganas de reírme por la estupidez que iba a decir -¿Eres esa clase de chica que de adolescente solía ver animes y esas cosas raras?-

-¿eh? ¿Cómo dices?-dijo volviendo a la vida. Chica extraña, pero extrañamente sexy.

-Si, dijiste que te gusta esta comida desde la secundaria, y pues, el anime y esas cosas, las veías, ¿cierto? eso es como friky o algo así- vacié el contenido en distintos platos y con los cubiertos a la mesa, me senté.

-Tom, ¿y yo soy la friky? Los animes vienen de Japón, no de corea-dijo como suspirando.

¿Qué? maldición, que ignorante que era.

-Lo se, quería ver si tu lo sabias, ¡buh! Ven y siéntate-dije como queriendo sonar natural pero ella no me creyó y solo se echo a reír, haciéndome unírmele inevitablemente.
...

Y llego la noche, y ella y yo jugábamos a "quien es mas fuerte" terminando en el sofá y atrapándola bajo de mi, justo en la boca del lobo.
Me acomode a su lado y roce sus labios con mis dedos, mordiendo en el proceso mi labio inferior, descaradamente ansioso.

-Tom, me gustas-dijo justo ahí, y yo solo pensé ¿Por qué las chicas siempre esperan momentos como estos para decir eso? ¿Por qué no al comer, al ducharse, al llegar o al ver la televisión? no, solo y justo antes de besarse, justo cuando estoy poniéndome mas.

-pues, yo ya te había dicho que me gustabas- ¿lo dije? ¿Lo hice? ¿O lo pensé? si, lo hice.

-¿cómo una más de tus chicas?-

Pero bueno, noche arruinada.

-no se contestar eso ahora-

Me miro y pensé que detendría lo que "habíamos" estado a punto de hacer pero no fue así.
-hare que puedas contestarlo un día- y me jalo de la camisa recortando en un segundo la distancia y haciendo chocar su boca con la mía.

Mi lengua gustaba de su sabor, como ella del mío, éramos química pura. Mis manos se amoldaban a sus caderas y deseaban ir más allá, ella no dejaba de tocar la piel de mi cuello y mi pecho, llevándome a más.
Mis manos se permitieron viajar por su cuerpo un poco y ella no opuso resistencia alguna, al contrario de eso, soltó un suspiro en mi boca y eso solo me prendió mas, bueno pero si al verla ya me gustaba su cuerpo, ahora tocándola...ella estaba que ardía.
Pero como ya me lo esperaba, luego de unos minutos de jugar, ella se fue alentando, hasta que me forcé a detenerme. No esperaba que fuésemos a tercera base en un día, así que no me sorprendió y solo le sonreí satisfecho, por ahora.

...












Bueno aqui esta el capitulo 2, ojala les guste Very Happy
Besos, Almiss!



_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Dónde has estado?

Mensaje  Admin el Dom Sep 16, 2012 12:33 am

Capitulo 3


-Tom, Tom, Tom- Bill y su voz molesta, cerca de mi oído y luego la cama comenzó a moverse.

-Bill, ¡deja de saltar! ¡Mierda!-y me tuve que levantar, sino este gemelo mío se me sube encima.

-Es tarde Tom y el día esta hermoso, sal de aquí, ¡por Dios!-

-Te odio- dije de mala gana frotando mis ojos.

-No, no me odias-

Lo mire adormilado y le hice mirada asesina.

-No, no, lo se, no puedo odiarte pero Bill, ¡eres totalmente molesto!-

-Yo también te quiero Tommy, jiji- rio y se acomodo en la cama -Dime Tom, ¿ya la hiciste tu novia?-

Lo mire ahora serio -¿Novia?-

-Vamos Tom, sales con ella y bailan por horas y, ¿no hay nada?-

-Nunca dije que no lo hubiera-

-aha-

-¡No! es decir, esta sexy y no es chica fácil, es todo, me esta tomando un poco mas de tiempo pero cederá-

-aja-

-Bill idiota-

-Tom, ¿recuerdas cuando íbamos en secundaria y solías usar el cabello así?-dijo ignorando por completo lo que dije y mostrándome una foto que alguna fan había subido a una pagina en internet, donde estaba yo de 12 o 13 años.

-Mis viejas rastas-dije sentándome a su lado y mirando el resto de las fotos.
Porque solo con Bill podía ir de, el gritarle con enojo a olvidar todo en un solo segundo, era mi gemelo, no había más que decir.
Y luego de una hora riéndonos de cosas estúpidas que leíamos por ahí, vi una foto curiosa.

-Déjame ver esa-dije apuntando una donde estábamos los de la clase de secundaria, los que solían ser mis compañeros.

-si quieres burlarte no funcionara, se que me veo horrible pero, era solo un niño-dijo Bill en puchero, y yo lo ignore.
Porque ahí estaba yo, totalmente distinto, y mire las caras de mis ex-compañeros, y no recordaba mucho de ellos, un idiota que solía ser mi "amigo", la chica popular, el nerd, los "malos", Bill, y la chica que me pasaba las tareas.

-Ya Tom- dijo Bill cerrando la lap y poniéndose de pie- tengo hambre y esas cosas me aburrieron. ¿Pizza?-sugirió con una amplia sonrisa.

-¡PIZZA!-gruñí al instante, moría de hambre.
...



Una semana antes


Esta chica es increíble.
Pensaba yo al verla ir de un lado a otro en mi cocina, ella preparaba algo estilo oriental y yo solo miraba como ponía todo su empeño, e incluso si la comida no supiera bien al final, de momento olía muy bien.
Y ¿qué más podía querer tener una mujer?
Ella era inteligente, graduada con honores, sabia cocinar, sabia acerca de datos curiosos y rarezas del mundo que yo jamás me hubiera imaginado, tenia bonita sonrisa y su cabello siempre olía a perfume, además del detalle que mas me gustaba admirar, era muy sexy.
Sexy para pronto acabar. Porque a decir verdad, hay chicas con muy buen cuerpo pero, no es sino la actitud aunada a la forma física, la que define el grado de "sexy" que tiene una persona y al menos, para mí y para Bill, así era.
...

Cenamos y la comida me dejo con ganas de decirle, "Quédate a vivir aquí y cocíname todo el tiempo"
Pero ese fue solo un pensamiento sin sentido, lo era muy claramente porque yo no podía pedirle tal locura, no podía porque yo no estaba enamorado de ella, solo me parecía muy guapa y quería meterla a mi cama. Si, eso era.

-Así que, tienes que ir- susurro ella cuando habíamos terminado de ver "El ultimo Samurái" película que en lo particular, me parecía interesante.

-Así es- asentí a la vez, pues le había dicho que debía salir del país por asunto de la banda, aunque habíamos estado "fuera" de la música unos meses, teníamos que ir a revisar lo de un nuevo proyecto a Rusia.

-¿cuanto tiempo?-pregunto de forma casual, no me lo tragaba.

-no lo se, quizá sean unos tres días, una semana o dos, aun no lo se- La idea no parecía gustarle, sin embargo a mi si, días sin vernos mejoraría las cosas, lo sabia y eso, que todo iba viento en popa.-te llamare-dije sin pensarlo, pero pareció gustarle, y de hecho a mi también.
Sonrió y luego de eso me dio un largo y apasionado beso de despedida, dijo adiós y mande a un guardaespaldas que la llevara a su casa. Mientras yo me apresuraba a alistar mis maletas.

.....

Rusia igual a frío.
El frío.
Ese desgarrante síntoma característico que te hace sentir el viento helado en la piel, la cara y todo el cuerpo. Odiaba el frio, aunque de algún modo, siempre había tenido la fantasía de tener sexo en alguna cabaña alejada justo cuando la nieve estuviera azotando allá afuera.
Y bueno, estaba en Rusia, estaba nevando, estábamos en un enorme hotel tipo cabaña y ya que se sabía a los alrededores que "Tokio Hotel" estaría en la ciudad, no debería ser muy difícil para Tom Kaulitz encontrar a una chica por ahí con quien hacerme divertir un poco.

-Tom nos vamos- dijo nuestro manager mientras yo miraba curioso como entraba un grupo de hermosas rubias al hotel.

-¿ahora?-dije sin dejar de mirar, una de ellas me sonrió, perfecto.

-Si ahora, se acerca una tormenta de nieve, no nos vamos a quedarnos a esperarla, si no se pone tan mal nos quedaremos aquí al menos una semana y tenemos cosas que hacer en Europa-dijo así nada mas y yo me puse de malas.

-Bien-
...

Subimos a un auto y salimos de aquella mediana ciudad donde habíamos terminados todos nuestros asuntos, nos quedamos en Moscú por esa noche, para partir al día siguiente a Europa.
...

Estaba terminando de tomar un baño en mi jacuzzi cuando algo sonó en mi cabeza.
Recordé que tenia casi 5 días en Rusia y había olvidado llamarle, incluso cuando en mi mente pensaba en meterme con alguna rusa, no me acorde de ella.
Pero no era porque alarmarse, porque así era yo, Tom Kaulitz.
Pensar en ella de momento no me sorprendió, le había dicho que le llamaría y aun dudaba en hacerlo por pensar en iba a decirle, por otro lado, desde ese momento en que me cuestione el por que la había recordado, no había dejado de pensar en ella.
Me fui a dormir con el pensamiento de ella en mi cama, o eso era lo que creía que quería pensar,...maldición.
Y ahí voy yo, a encender la luz de la habitación a las 3 de la mañana y tomar el teléfono para llamarla, ¿seria la hora adecuada para hablar?
Mierda, el numero ya se estaba marcando.

-Tom?-pregunto sin decir hola al menos, me dio un escalofrió.

-Si, soy yo, ¿cómo sabias?-

-Por la lada-

-oh claro eso, si-paso un silencio molesto-¿cómo estas?-

-bien,... ¿tu?-

¿Se lo decía? ¿Seria buena idea? ¿O...?-extrañándote- oh por Dios Tom, ¿qué acabas de hacer?

Se quedo en silencio un micro segundo pero lo suficiente para hacerme saber que le había tomado por sorpresa.
-yo, también a ti-dijo y casi pude imaginar sus mejillas rosadas y su corazón latiendo rápido.

-pero no importa-dije momentáneamente emocionado -porque vuelvo en máximo dos días-
...

Dos días, una sola llamada. Y un deseo inimaginable de verla, me estaba haciendo viejo...

-Bill nos estamos haciendo viejos-dije sin pensar acorde a mis pensamientos mientras Bill terminaba de alistarse para salir al aeropuerto, yo por mi parte, había estado listo desde hacia horas y había venido a la habitación de Bill por no estar solo.

-¡¿Viejos?! ¡¿Qué?!-se acerco al espejo a prisa abriendo sus ojos como platos-¿tengo alguna arruga? ¿O qué?-se miraba asustado- ¿tienes alguna arruga? porque si la tienes, yo no tengo ninguna Tom pero...oh Dios, somos gemelos, si te sale una a ti, ¿me tiene que salir a mi otra? ¡¡¡No!!!-

-¡Bill!- lo tome del brazo -cálmate fue solo un comentario, no tenemos arrugas aun, ¿esta bien?- Me miro y enseguida sonrió.

-Eres increíble Tom, ¡increíble!- termino despabilado de arreglarse y a mi me dio un momento de diversión por sus ridiculeces que decía.
Y entonces pensé de nuevo en...
...



Un día antes


Volvimos a Alemania.
Se supone que debería estar feliz pero solo estaba temeroso de verle, y no sabía por qué.
Deje mis cosas en la entrada de mi casa y lo primero que mi instinto me llevo a hacer fue llamarle y decirle que viniera conmigo, inventando algún pretexto vago como ver una película, ir a cenar o lo que fuera, lo que fuera.
Y esos minutos en que esperas que alguien llegue, alguien que de algún modo u otro te importa, y por ende, revisas que todo este en orden, que sigas luciendo bien y eso, todas esas cosas que no pensé jamás imaginar en mi cabeza.

Llego tarde a mi parecer, pero olvide ese detalle al verla entrar.
Jamás la había visto tan sencilla, unos jeans, camisa a cuadros de botones que le formaban la cintura, el cabello apenas recogido y nada mas que sus ojos levemente delineados de negro. Sencilla, simple y apeteciblemente sexy. Y no sabia si era solo mi idea pues no la había visto en días pero lo estaba, no podía negarlo. Me puse de pie al verla acercarse pero me hizo caer al sillón dos segundos después al tomarme de los hombros haciéndome volver a sentarme mientras ella subía a mi regazo. Oh dios, esto iba a ponerse bien. Muy bien.












Tarde dos semanas...o mas...lo siento, espero les guste, gracias a quienes comentan:D
Almiss!

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Dónde has estado?

Mensaje  Admin el Lun Sep 17, 2012 1:12 am

Capitulo 4



-Tom-susurró muy despacio a un centímetro de mi boca, mirando ansiosa ese plato que era solo para ella, lo veía en sus ojos, ella me quería, me quería y me quería ahora. Pase mis dedos por su cabello, haciendo descansar mi palma sobre su mejilla izquierda, rozando levemente mis dedos con su suave piel. Mi pulgar termino en sus labios, abriendo con delicadeza su boca, respirando su aliento que en ese momento me parecía la mas exquisita fragancia, esa que me invitaba a saborear su esencia, acabar con esa necesidad mía de tocarla desde hacia ya algo de tiempo…-Te extrañe- dijo ahora en mi oído, produciendo un escalofrió en mi cuerpo.

-y yo a ti preciosa, yo a ti- dije poniendo un beso en su mejilla, agonizando mi siguiente paso, un vez que mi boca tocara sus labios, íbamos a explotar...bueno, casi explotar.

Y entonces sentí su saliva haciendo contacto con la mía a través de nuestros labios, ella no quería vacilar. Beso mi labio inferior con ansias y me mordió gentilmente en el proceso, me encantaba, era así de simple, me mataban esos besos.
Sus manos se apoderaron de mi cabello haciendo aumentar el placer, las mías jugaban sin freno en su cadera, cintura y ahora comenzaban a hacer subir su blusa, su piel estaba erizada, era como tocar fuego con hielo, éramos el elemento perfecto -me gustas- dije sin poderlo evitar, desabrochaba su blusa al momento, ella me estaba sacando la camisa.

-Tom-dijo ella tirando mi prenda de ropa al suelo y concentrándose en besar cada vez mas rápido, cada vez mas sucio, cada vez mas profundo y apasionante-tu me encantas- hizo un gemidito casi sordo y yo casi alucino de la emoción. ¿Era el momento o eran las palabras? O ¿Era todo junto?
¿Lo era? ¿Por qué lo pensaba ahora?

Había algo ahí dentro, dentro de mi, algo que no conocía, algo que me hacia sentir mas que pura atracción física por ella. ¿Qué era? ¿Qué?
Sus labios siguieron la línea de mi cuello hasta el borde de mi playera interior, intentaba deshacerse de ella rápidamente, quería más de mi piel, y yo quería todo de la suya. No era necesario que dijera mucho, termine de desabotonar su blusa y la saque con facilidad de sus brazos, ella me toco el pecho con saña y me pregunte cuando habría sido la última vez que había ella estado con alguien, estaba hecha fuego, fuego puro y era el momento, era mi momento y no lo iba a desperdiciar. Llegue a su vientre y dude en desabrochar sus jeans, no sabia si…

-Adelante Tom-dijo con una mirada brillante, lo estaba esperando con ansias, ella me quería dentro.

Me mordí el labios de puro gusto, de solo pensar lo que vendría. Quedo en ropa interior pronto y yo subí mis manos por su espalda, desabrochando su sostén, ese cuerpo, oh si, ella. Trate de sacarle el último rastro de ropa y llevando mí mano con facilidad por su cuerpo llegue a tocar su punto más sensible.

-uhm- fue lo que escuche y me beso con más fuerza, su saliva estaba por toda mi cara, era increíble. La mire a los ojos un segundo, un solo segundo que me dijo que no parara, que iba a ser el primero, al parecer iba a serlo y me estaba poniendo muy de buenas.

Mi entrepierna comenzaba a crecer de sobre manera, ella acercaba mas sus dedos a mi vientre mientras yo la tocaba a ella, su boca en mi boca, hasta que decidí bajar…
Mis besos recorrieron su cuerpo entero, ella quería que la besara justo ahí, lo podía sentir en su desesperación y esa respiración tan sutil, me sentí en todo mi derecho de darle un oral que no pensé que le fuera de esa manera, tomo mi cabello en cuestión de segundos tratando de mantener la cordura, aquella era como una laguna dulce, yo jugué con mi lengua en ese pequeño espacio y ante aquella mini penetración ella encorvo la espalda tratando de luchar por no hacer ruido, sus dedos se hundían en mi cabello, y yo solo quería poner mi erección dentro de esa abertura.
Ella no me dejo cumplir mi deseo, no de momento. Porque tan pronto como subí a besar su boca ansiosa ella me despojo de mi bóxer, llevando sus manos a mí pene erecto muy cuidadosamente.

-no tengas miedo-susurre con voz casi ronca –yo te enseñare-Y puse mi mano sobre la suya, incitándola a tocarme con confianza, formando un camino de ida y vuelta por mi piel rodeada de sus dedos fríos, estaba para llorar aquella sensación, y yo casi me vengo de ver lo bien que lo hacia, lo estaba disfrutando ella también, me miraba traviesa.

No tuvo que decirme nada, yo sabía que venia ahora y eso, me puso aun más caliente si se podía. Tome su cintura torneada y la acomode sobre mí, justo sobre mi punto de placer. Me apretó los hombros con las manos haciéndome un poquito de daño, su cara se escondía de mí y me pego más a su cuerpo. - ¿Qué pasa?- jadeé en su boca entreabierta. - ¿Te duele?- Tiro de mi cabello un poquito obligándome a acercarme a ella. Nuestros labios se rozaron.

-No importa eso…bésame…uhm…-envolvió mi labio inferior con los suyos y lo lamio antes de que pudiera abrir la boca para encajarla con la de ella. Entonces la penetración se hizo completa, trate de ser cuidadoso al iniciar, no conocía el terreno y es me daba desventaja, ella pareció hacer un mueca de dolor, sentí su himen romperse…ella era virgen…me sentí bien y mal, pero mi deseo cubría toda consciencia posible en aquel instante, que solo quería moverme mas rápido dentro de ella.
-Tom-
-uhm?-las palabras se volvieron innecesarias, mis manos escribían sobre su piel cualquier cosa que pudiera ser dicha, mi cuerpo golpeaba contra el suyo y era increíble como todo a mi alrededor se había vuelto blanco, no había nada ahí, ni el sillón, ni la televisión, la casa en absoluto había desaparecido, mis ojos se centraban en los suyos, ella miraba con dulzura los míos, ella estaba mezclando todo en el acto, y yo no creía que el sexo podía sentirse así.

Ella era diferente.

Mi boca buscaba la suya con desesperación cuando dejaba de sentirla unos segundos, como si dependiera de ella para completar mi acción, ella había dejado de sentir dolor…ahora su cara parecía feliz y…confusa…insegura…no lo sabia, yo en realidad no sabia que había ahí, pero había algo, algo que no podía entender, un recuerdo…una sensación…algo.

-oh Tom, uhm…-

-¿Estas bien?-susurre en su oído besándolo al momento, bajando por su cuello empapado en sudor, mio y suyo, lamiendo su piel, tan excitado a mas no poder, entrando en ella nuevamente…

-Si yo oh, por dios…Tom…-

Ese era el mejor premio, además de claro, la sensación de locura allá abajo, escucharla así, decir mi nombre de esa manera, no era como siempre, no tenía esa necesidad de aburrirme, de querer terminar… ¿Por qué? ¿Por qué quería prolongarlo? ¿Sería que yo…
Y entonces llegó, llegó un recuerdo a mi mente, llegó y fue justo cuando yo me vine también, fue todo tan rápido, mis ojos parecían verlo todo como en una película, ella era…

-Tom-

-Esto… ¿has termi-

-si, si, antes que tu cariño-

Cariño

Sonrió sonrojada, sus mejillas ardían, lo entendía…y entonces mis labios fueron direccionados automáticamente a su boca, por mi mismo, o al menos eso creí.
La bese nuevamente llevando tan adentro mi lengua, tan atrevido, tan…feliz.

Y me dormí, y ella lo hizo también. Y no recordé nada, porque cuando el sol salió a la mañana siguiente, las cosas ya no eran las mismas que antes.

No, y nunca más lo serian.











El capitulo anterior fue corto por eso aquí dejo algo para entretenerse un rato. Thanks a los coments!
Almiss:D

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Dónde has estado?

Mensaje  AndyGlanz el Lun Sep 17, 2012 7:50 pm

Hola! soy tu nueva lectora...emms me gusta mucho! soy Andrea, me dicen Andy tengo 18 y soy de chile...
Siguela pronto, ya quiero leer el proximo
capitulo Very Happy

AndyGlanz

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 17/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Dónde has estado?

Mensaje  Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖ el Lun Oct 08, 2012 5:21 pm

Acabo de leer TODO, TODITO. Y como era de esperarse (¡rayos!) he quedado impresionada, antojada y absolutamente maravillada.- Amiga escribes tan pero tan bien qué me da una sensación de orgullo hacia ti :O
POR FAVOR, PUBLICA, PUBLICA, PUBLICA, PUBLICA, PUBLICA!
Necesito seguir leyendo, porqué tiene una trama buenísima! No entiendo a decir verdad quién es aun...
Y por lo que leí, Tom ya sabe quien es, pero no le desagradó en saberlo...
Tengo muchas dudas pero ¡Me encanta! Sigue amiga, prometo estár pendiente y comentar, pero no me dejes esperando mucho ¡PLEASE! Very Happy
Te quiero, contiúa guapa.-
avatar
Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖
Admin

Mensajes : 271
Fecha de inscripción : 28/07/2010
Edad : 20
Localización : Bogotá - Colombia

http://tokiohotelfics.foro-mexico.net

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Dónde has estado?

Mensaje  Admin el Vie Oct 19, 2012 12:50 am

Capitulo 5



Hoy

No podre entender jamás como funciona la mente humana, un momento estas aquí y otro allá, lejos…muy, muy lejos. Yo no suelo ser mucho el tipo pensador, el filosofo, el autentico razonador que se las sabe todas pero si estaba segurísimo de algo, no podría olvidar un cara así…no al menos estando en mis cinco sentidos…cosa poco común si hablamos de salir de noche a pasarla bien, con vodka en el cuerpo y chicas lindas a mi alrededor no, para nada…pero eso no venia al caso, porque en realidad soy alguien bastante simple, no me complico mucho la vida, no lo hago porque para eso tengo alguien que haga todo eso por mi, Bill.
Bill, el pequeño, inocente y divertido Bill, no pensé jamás que terminaría visitándolo a esas horas de la mañana, dudando de mi mismo, de mi pasado, de mi vida incluso y de lo que estaba apunto de preguntar, porque normalmente no le doy muchas vueltas al asunto, porque como dije antes, no me complico la vida pero…dicen que siempre hay una primera vez, siempre…

-Bill-

-Tom, basta, es real ¿si?, así es la vida, esas cosas pasan, no se, tranquilízate, no es como si fuera la gran co-

-lo es, y lo sabes, si es la gran cosa es…-

-es solo una chica mas, ¿Cuál es el problema? Tom mira-

-Es ella-

-Si y yo soy Bill y tu Tom y ahora, justo ahora, que son las 6 de la mañana, desearía ser el Bill que duerme en algo así como su tercera ronda de sueño, con algunas 10 mas al frente por terminar y si no es mucha molesti-

-Bill calla, no lo entiendes ¿cierto?-

-Tom esto-

-Pense que me habia enam, no, no, tienes razón, no, esto no esta bien-

-¿Ibas a decir enamor-

-No, ni siquiera lo digas-

Y Salí del apartamento, y no dije más, porque de haberlo hecho, el me hubiera detenido si, mi propio hermano…

Y me subí al coche y solo decidí que conduciría un buen rato, solo eso, hasta que pensara con claridad que es lo que iba a hacer. Porque no me quedaba mas, porque había cometido un error, esta vez, uno grande y principalmente me aterraba volver al departamento y hacerle frente al asunto, sabia que no podría fingir no saber al respecto, no saber sobre lo que ella era en realidad, no es que de verdad importase o si, es decir, yo, yo…

-Maldición-dije golpeando el volante del auto estacionado. Intranquilo, hambriento, enojado conmigo mismo y sobre todo, lleno de dudas, y dudas porque si, yo normalmente no solía tenerlas, la vida en realidad, no me preocupa hasta ese punto y tampoco era que me importase demasiado el asunto bueno si, si me importaba pero, ¿por qué?
Y me canse de pensar, y me canse de no llegar a ningún punto, y decidí que pasara lo que pasara, iba a decirle toda la verdad. Iba a decirle que ahora sabía…que ella era Shannon. Subí por el elevador tratando de no pensar, porque era obvio que eso no ayudaría. Abrí la puerta y deje las llaves en la mesa de cristal de la entrada, haciendo silencio en mis movimientos, deslumbrado por la luz que entraba por la ventana abierta, las cortinas se movían a cause del fresco viento pero en el departamento no había nadie.

Se había ido, y la nota que había dejado en el sillón fue peor que no haberla encontrado a ella ahí.

Ahora me recuerdas, lo vi en tus ojos la noche anterior…lo siento y gracias.








Me tarde muchito, lo siento, gracias por los comentarios Very Happy love u my readers!

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Dónde has estado?

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.