Tokio Fics
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


La otra vida- Almiss Kaulitz.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La otra vida- Almiss Kaulitz.

Mensaje  Admin el Sáb Dic 31, 2011 8:58 pm



La otra vida.


Saco un cigarro de bolsillo, lo llevo a su boca y dejo que el frio nocturno le recorriera el cuerpo. Un suspiro salio de su boca, un movimiento cansado.

Los segundos corrian como navajas al cuerpo, dolorosos y solitarios. Todo y nada. Porque no podia simplemente salir y tomar a alguien, no, no, ese no era su estilo.

El silencio se volvio insoportable en su cabeza, cerro sus ojos, se dejo caer sobre el pasto frio, en ese enorme campo de futbol. Trato de mirar el cielo estrellado, pero las nubes lo cubrian todo, todo, igual que siempre.

Por que no podia ser mas sencillo?

Tirado ahi, sobre el verde manto, a solas, y el viento.

Y entonces lo oyo, habia un sonido, algo casi imperceptible, una voz...

Abrio sus ojos sin moverse aun, movio su cabeza a ambos lados, no miro nada extraño.

Que era eso? Seguro alguien habia venido a practicar y habia estropeado su noche de soledad.

-Que mas da- dijo molesto poniendose de pie.

Espera, alguien venia a entrenar a las dos de la mañana? No, no podia ser.

Algo removio su curiosidad.

Se acerco a las gradas mas cercanas y se esfumo por detras rapidamente, asi si alguien venia, no lo veria.

No seria buena idea si eran mas de dos personas, el indefenso Bill Kaulitz a las dos de la mañana en un estadio de futbol? con la cartera en el auto estacionado fuera? y sin guardaespaldas? Mala idea.

El sonido parecia acercarse, era una melodia? alguien cantaba, si, si.

Èl no pudo identificar el sentido de aquel canto, pero ahora sabia que era una voz aguda, mucho mas que la de él.

Frances?

Era una chica, cantando frances, si, lo sabia aunque no podia entender con exactitud la letra.

-Que mierda, aprove con pesares mis clases de frances, no vale si quiera la pena esforzarme-se dijo muy en un susurro.

Ella siguio caminando hasta llegar al centro del estadio, cantando, mirando al suelo, extraña.

-Que raro, parece alguien sospechosa...Bill idiota, si eres tu el que esta hablando solo- se reprimio asi mismo y giro sus ojos en tono de burla.

Se iria, pronto, antes de que lo mirara, de igual forma, sabia que Jost y los demas le fastidiarian por haberse largado sin avisar, dejandose el celular en el hotel. Eso y el hecho de que ya lo habia hecho algunas veces antes.

-Quien esta ahi?-escucho a sus espaldas al haber caminado descuidadamente y haber echo ruido con algo que se le atraveso por el camino.

Idiota.

Se quedo rigido, quiza ni lo notaba. Estaba oscuro, punto a su favor.

Ella comenzo a acercarse, la chica lucia tan normal, jeans, un abrigo, botas de invierno. No habia nada extraño en ella, solo el hecho de que eran las dos de la mañana y hacia un frio poco creible y encima en un estadio a solas.

-Seguro nada raro-se dijo ironico, aun estatico, con suerte se escapaba en el ultimo segundo, subia al auto y salia de ahi a toda velocidad.

-Disculpe, se encuentra bien?-pregunto una suave voz no muy lejos de él.

Pero como habia llegado tan rapido?

Debia correr ahora?

-Estoy bien-dijo fingiendo un tono de voz, quien sabe y era una de esas personas que le odiaban, quiza podria tener aguna navaja o algo.

-Bien solo...me parecio extraño ver a alguien por ahi a estar horas-

Vio duda en su mirada, pensó que tendria algo de miedo, quiza la chica pensaria que era un loco drogadicto que se escondia por ahi sin hogar, o quiza alguien que acaba de cometer un robo, o quiza pensaba que era un fantasma?

La chica se iba. Se iba!

Y él seguia ahi de pie, sin reaccionar, creando teorias estupidas en su cabeza.

-Espera-dijo sin pensar, porque siempre lo hacia, no pensaba.

Ella se detuvo, girandose rapidamente, dispuesta a atacar de ser necesario.

Él salio de la oscuridad, y ella se quedo con los ojos como platos.

-E-e-eres, e-

-Si lo soy-

-Bill Kaulitz-

-él mismo-

-Pero como?-

-Llegué aqui en mi auto, simple no?-

-Si es decir, que haces aqui?-

-Me escondia pues alguien interrumpio mi agradable silencio con su canto-

Parpadeo un par de veces sin decir nada. Estaba soñando?

-Entiendo, aun asi es extraño-

-yo?-

-Si, no, es decir, el que estes aqui, yo...no se si creer en lo que veo-

-Pues creelo, y siendo sincero es mas extraño ver a una chica cantando a la madrugada y aqui, sola-

-yo...-

-No tienes que decirme nada-

-Bien- junto sus manos en señal de protegerse del frio y bajo su mirada.

-Quieres ir dentro de mi auto? tengo calefaccion-

y a que venia todo esto?

-yo, es que-

-no voy a violarte-

Ella levanto su mirada haciendola chocar contra sus ojos color avellana.

Y eso que significaba?

-no pense algo asi-

-tampoco pienso secuestrarte-

-y tampoco lo pense-

-entonces?-

-muestrame el camino-dijo desviando de nuevo la mirada.

Por que lo haces Bill Kaulitz? Josh te matara. Y si tiene alguna navaja? o una cuerda e intenta raptarme?

Pero el era el Bill de las aventura, de los retos, del "a ver que pasa"

Porque era asi como habia llegado a ser tan famoso, probando, intentando, no teniendo miedo.

Por que habia sido por su curiosidad desmedida y su imprudencia por la que habian llegado tan lejos, los demas hacian la musica, pero él era quien hacia brillar el sonido, el era quien los hacia truinfar.

Y ahora, el impredecible Bill Kaulitz habia invitado a una extraña a entrar a su auto. Para que? Y si intentaba robarle algo?

-Nos quedaremos fuera?-dijo ella mirando como él no habia quitado aun los seguros.

-No, dentro-dijo oprimiendo el boton detro de su bolcillo derecho. Mirando nuevamente sus ojos antes de verla abrir la puerta y entrar por el copiloto.

Y fue cuando lo sintio, eso que le habia hecho hablarle y decirle que viniera. Era como si ya hubiese vivido ese momento.

Pero como?

Sentados ahi, en silencio, la calefaccion comenzaba a llegar el interior del auto, el frio se iba lentamente pero la palabras no venian.

-Que haces aqui a estas horas?-pregunto finalmente ella.

Bill se quedo en silencio, y entonce la miro de forma obvia.

-No puedes decirme, cierto?-

Bill negó con la cabeza.

-Es por eso de tu seguridad y tu fama?-

Él asintio esta vez y luego volvio el silencio.

-Puedes hablar sobre tu...-

-No quiero hablar sobre mi hoy-dijo la chica en tono neutral.

-ha pasado algo malo?-pregunto Kaulitz simplemente, recibiendo esta vez él una señal de asentimiento.

-Entiendo-suspiro contra el volante.

-Me alegra-

-Asi que, estamos en las mismas. Las palabras hoy no son el fuerte-

Se quedaron otra vez en silencio y entonces él se detuvo a pensar, que era lo que acababa de decir? que las palabras hoy no se daban? estaba insunuando otra cosa?

Vamos Bill, eres patetico.

Lo habria ella notado? notado que? Si nisiquiera habia querido dar algun sentido diferente a esa ultima frase.

Habia sido el subconciente, seguro, eso.

-No me referia a-

-Quiza seria buena idea-

Buena idea? estaria ella hablando de lo mismo que él?

-cuando fue la ultima vez?-

-la ultima vez que?-

Ella lo miro de forma obvia rapidamente. -La ultima vez que besaste-

-Eso es priva...-

-Yo tengo meses-

Por que no se lo decia y ya, podia ignorar el hecho que, desde que la habia invitado al auto habia tenido un pensamiento de ellos dos besandose?

-meses-dijo él seco.

Habia sido un pensamiento sin sentido u otro dejavu?

-mmm-

Bill apago el auto, ahora el ambiente alli dentro era tibio.

Ella dejo sus manos a sus costados, incapaz de decir algo, algo coherente.

Bill habia comenzado a jugar con las llaves, lanzandolas hacia arriba y tomandolas de vuelta en su mano, hasta que calleron del otro lado y él se apresuro a tomarlas.

Hizo chocar sus manos al momento, produciendo un toque extraño al contacto. Ambos retiraron sus manos a prisa.

-Lo siento-

-Que ha sido eso?-

-Tambien lo has sentido?-

-Si-

-No lo se-

Él dudo en decirlo pero lo intento.

-Quiza si probamos de nuevo-acerco su mano a la de ella, tocandola y sintiendo nuevamente ese algo.

-Extraño-dijo ella mirando ahora su rostro blanco como la nieve.

Èl no pronuncio nada mas, habia comenzado a adentrarse en sus ojos, a profundizar.

Le gustaba lo que sentia al mirar, era como un iman en su cabeza.

Ambos ahora estaban a escasos cinco centimetros de distancia, era invitable.

-Puedo?-él pregunto caballeroso. Ella no puedo evitar asentir.

Acorto la distancia, sus labios secos se tocaron. Sin movimiento, sin vida aparente.

Y abrieron sus ojos para poder ver la expresion del otro, para decidirse a dos caminos obvios: seguir o detenerse.

Ella paso un dedo por sus labios muy rapidamente y el cerro sus ojos al contacto. Añoraba terriblemente eso, un contacto sincero.

Abrio sus ojos para toparse con su mirada en duda, observando alternadamente sus ojos y sus labios. Ella queria mas y Bill tambien.

Volvio a acercarse su rostro a ella, rosando esta vez un poco mas sus labios, solo eso, roces. Calidos espasmos asomaban en su cerebro, el estaba temeroso de lo siguiente.

Se decidio a abrir sus labios de una vez, muy poco, muy lento, hacia ella.

Ella accedio al instante, su piel se adentraba a cada uno de ellos.

La oscuridad era bastante, el creia que era perfecto.

Bill abrio un poco mas su boca esta vez, llevando tan solo un poco su lengua fuera de esta, para poder tocar con ella sus labios, queria probar, queria mas.

En pocos segundos lentos sus besos se habian vuelto humedos, profundos. Ahora sus bocas compartian la misma saliva y él solo podia pensar que era increible sentirlo.

Llevo instintivamente una de sus manos hasta su cara, tomando su cabello largo entre sus dedos, asi podiendo llegar mas profundo con su lengua ansiosa. Su perfume era embriagante.

Su sabor era unico, y se mezclaba con el de Bill y él solo suspiraba inquieto. Aturdido y se sentia tan bien.

-Bill-

Él salio de su encanto al escuchar su voz, despego sus bocas casi inseparables a su parecer y abrio los ojos sin quererlo.

-No hables ahora-dijo él desde lo profundo- o lo arruinaras-

Ella formo un circulo de aire caliente en el cristal, para poderse distraer un poco antes de decir lo que queria preguntar.

-Bill-

-Dime-

-No volvere a verte, cierto?-

Él no contesto, forzando su respiracion a fingir naturalidad y no formase de nuevo la imagen de sus labios comiendo su boca, o sino no se controlaria. No podia decirle, seria muy cruel.

-Tu silencio lo dice todo-

Él ni se movio, lo sentia tanto.

-Lo sabia desde un principio, asi que no importa-dijo ella mirando al frente.

Bill no podia disculparse por algo que no estaba en sus manos, él viajaria a Londres al dia siguiente por la mañana, era un celebridad, y sin importar que, era imposible.

Sus preocupaciones no lo arruinarian esta vez.

Llevo su mano hasta el rostro de ella y la hizo mirarlo de frente, ella lo entendio todo al ver sus ojos y accedio a eso, sin importar lo triste que fuera.

Y volvieron a unir sus labios.

Bill tomo esta vez su rostro con ambas manos, necesitaba tanto de eso, tanto, tanto.

Presiono su boca lo mas posible a su rostro, beso lo mas profundo permitido, y acaricio su rostro de la mejor forma que él conocia. Eran caricias unicas para ella.

El tiempo se alargaba y acortaba de forma misteriosa, sus cuerpos eran tan encajables.

Èl habia acabado ahora sobre el asiento del copiloto, con ella sobre su regaso. Besando su cuello largo, su piel casi virgen.

Él tomaba su cintura como si su vida dependiera de ella, no podia dejarla ir, por esta noche al menos, no.

La ropa fue callendo silenciosa al piso del auto, como el insistente frio que queria apoderarse de ellos, pero le era imposible.

Su piel era suave y tersa, como si la cuidase a diario, eso era quiza lo que pensaba en ese momento, porque él queria ir a mas muy lentamente, muy despacio.

-oh-susurro ella cuando él habia entrado por completo.

Una sensacion indescriptible, parecia lo mejor que habia sentido, lo penso pero lo descarto al momento que comenzo a sentir como iba dentro y fuera, de momento despacio pero sin limites aparenter de velocidad. Ahora si podia sentir la gloria en un pedazo de carne.

Su cabeza topaba con el respaldo del auto, sus manos estaban atoradas en su cintura, ayudando a hacer todo mas flexible y placentero.

Era inpensable que hubiese espera tanto tiempo por ello, era el cielo en la tierra, como?

Su mente queria pensar en ello, pero al sentir los labios de ella chocar contra los suyos, ya no pudo pensar mas.

Tenian una conexion tremenda, y él sabia no que era solo el sexo, lo sabia.

-Dios-suspiro Bill a medio besar cuando el espasmo de placer se hizo presente en su cuerpo. Como un respiro embriagante, su cuerpo se estremecia ahora a cada toque, su felicidad en ese momento era irrepetible, unica y nueva.

Era como un sabor en la boca, un sabor increible pero este no estaba en su boca.

Ella lo abrazo luego de sentir como algo se esparcia en su interior, aun con Bill dentro. Lo abrazo lo mas significativo que pudo y él pudo sentirlo todo entero, todo real, todo especial.

Él penso que no volveria a sentir esa sensacion de primera vez jamas, asi que trato de guardar ese momento en su memoria, trato de no olvidar cada detalle.

Sonrio, cuando su cuerpo comenzaba a sentir de a poco el frio y volvia a vestirse.

...

Duermieron alrededor de una hora, el sol habia vuelto a nacer, como cada dia y ahora Bill conducia a traves de la internacional.

-Segura quieres que te deje alli?-

-Si-respondio ella con una sonrisa tierna, él no pudo evitar estirar su mano y tocar su mejilla, esa que habia besado con pasion no hacia si quiera dos horas.

El silencio se apodero del ambiente, pero no era un dolor, sino todo lo contrario, el les permitia a ambos comunicarse de la mejor manera posible, con el lenguage del amor.

Bill estaciono el convertible en el aeropuerto y espero un poco para poder hablar, y despedirse.

-Bueno yo-

-No es necesario que digas nada Bill-

-Bien-

Miro hacia afuera, siguiendo con la mirada un avion a lo lejos que desaparecia entre las nubes. En unas horas iria en uno de esos y jamas volveria a verla de nuevo.

-Debo irme-dejo ella mirando el reloj, era algo tarde para lo que debia hacer.

-Si esto, queria darte...-Bill comenzo a quitarse el anillo de oro que traia al dedo, se lo daria, para que no olvidase esa noche, algo al menos, ese era Bill.

-No Bill-dijo ella deteniendo el movimiento de sus manos con las propias -Las cosas materiales no me recordaran lo que paso, todo queda en la memoria, ahi es donde las cosas se llevan mas allá de la muerte-

-oh-dijo sintiendose momentaneamente tonto.

-pero ha sido muy dulce que lo pensaras-dijo sonriendo sincera-debo irme-

Él asintio, acercando sus labios a los de ella, besandola por ultima vez.

Ella sonrio de nuevo abriendo la puerta del auto.

-Espera-Bill tomo su brazo deteniendola-yo...-parpadeo dos veces haciendo mas seria su mirada-estuvo increible, lo que hicimos...de verdad-

Ella amplio su sonrisa tan real -Lo se-retiro gentimente la mano de Bill sobre la suya, beso su mejilla y bajo del auto.

-Bill-asomo su cabeza por la puerta, él habia prendido el motor.

-si?-si ella en ese momento le pidiera que se quedara, que escaparan, que no podia irse asi nada mas, él lo pensaria, lo haria, porque en el fondo de su corazon él lo habia entendido.

-Nos veremos en la otra vida-

Se giro y en ese momento una fuerte corriente de aire le llego hasta los huesos, la vio perderse entre los autos y la gente, entre el sonido y sus pensamientos abstractos. Mientras su largo cabello revoloteaba a su alrededor.

...

-Bill, donde diablos estab...-

-El vuelo sale a las once, lo se, aun faltan dos horas-

-Maldicion, siempre me lo haces, soy una maldita niñera, ya que...-

Bill cerro la puerta de su habitacion, sus maletas estaban hechas ya, su celular y boletos de avion en la cama y en su mente, el no podia cerrar algo que le rondaba la cabeza.

Musica. De camino al aeropuerto, es todo lo que queria escuchar.

Estaba aturdido pero se sentia bien, no habia culpa, o tristeza.

Amor.

Eso habia sido amor real y ahora probablemente estaba a kilometros de él.

Ni si quiera sabia su nombre, pero habia sido aproposito no preguntarlo, no podria con el nombre en su cabeza, porque de haberlo sabido, podria haber barrido el continente con tal de encontrarla si la idea se le metia a la cabeza. No, mejor no saberlo.

...

-Pasajeros del vuelo 322 favor de pasar al area de abordaje, por su preferencia, gracias-

Bill subio lentamente, no estaba de mala gana pero si cansado.

-Luces raro Bill-molestó Tom a su lado en sus asientos exclusivos, separados del resto por amplias paredes color plata.

-soy raro-

-Luces como si hubiera tenido sexo toda la noche-menciono Tom poniendose el cinturon. Rió picaro, él y sus bromas.

Bill lo miro como molesto, o sorprendido? No importaba lo que fuera, seguro era que el preferia llamarle "amor" en lugar de "sexo"

-Vamos Bill se que andas de malas pero...-

-Señorita?-llamo Bill cuando la azafata habia entrado a revisar.

-Si?-

-Podria traerme un vaso de agua y una aspirina, dolor de cabeza-dijo mirando de reojo a Tom.

-Claro señor Kaulitz en un segundo-

-Eres increible Bill, mira que dejarme en verguenza frente a la señorita, cuando podria llevarmela al baño y hacerla feliz-

Bill lo ignoro, tomando de una de sus maletas de mano su ipod, iba justo a sentarse cuando giro su mirada.

La azafata habia habierto la puerta con un vaso en su mano, en la otra una cajita. Pero no fue eso lo que le hizo dejar caer su bolsa, fue aquella cabellera cafe obscura la que le robo la mirada.

Una pasajera que apenas pudo ver caminaba entre la gente por los pasillos de pasajeros normales. Le era familiar.

La habia dejado en el aeropuerto hacia casi tres horas, habria sido ella? seria ella?

-Aqui tiene señor-sonrio la rubia-podria por favor tomar asiento, estamos a punto de despegar-

-yo, esto-y si corria, si lo hacia y se apresuraba quiza él podria...pero el pensamiento se esfumo asi como vino, tomo el medicamente y se sento al instante, dejando ir su unica oportunidad de sentirse completo, cuando llegaran a Londres los paparazzis y las fans los abordarian, no habia tiempo atras.

Lo habia perdido, ahora, podia derramar unas lagrimas sinceras...












Bueno aqui les dejo mi primer one-shot. Me ha pasado ultimamente la idea de hacer shot, pues no es tan extenso como el fic y bueno, me ha salido el primero, espero les guste, si dejan sus comentario siempre son muy agradecidos, su opinion me importa mucho.
En base al o-shot, se me ocurrio porque pienso que debe ser muy dificil para una celebridad encontrarse a alguien que no les intereses por tu dinero, y bueno, cuantos no pasaran aventuras por ahi, dejando pasar al amor de su vida, no creen? Se que yo he usado a Bill Kaulitz como inspiracion pero hay muschisima gente mas a la que me refiero, seria lindo que sucediera pero igual triste. Bueno, ya ahi cada quien, espero sus repuestas y gracias por leer. Un enorme saludo. Alma Smile

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥️A&B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: La otra vida- Almiss Kaulitz.

Mensaje  Invitado el Dom Ene 01, 2012 1:14 am

ooh sii Deve ser Triste En cOntrar el amOr y por causa
alguna nO pOder esTar con el/ella ,
Nena ame Tu one-shoT encerio q nO ma
adOro cOmo narras Thus Historia Fan#01 de Thii
ooh y el Fiinal Pos wenO no fue Feliz perO muy Original
una hisThoria demasiiadO bella.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La otra vida- Almiss Kaulitz.

Mensaje  Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖ el Lun Mar 05, 2012 5:56 pm

Por Dios linda, me has hecho llorar... Es lo mejor que has escrito hasta el momento.
No se si el motivo del llanto, fue por lo triste, por el final, por los detalles, no lo sé: Pero me ha dejado con dos lagrimas en cada mejilla al terminar. Escribes tan hermoso, DIOS, necesitaba leer... la verdad es qué la forma en como escribes tú, es como si fueran sacadas de mis entrañas, yo no soy muy buena en este tema de escribir, pero si reconozco que se me ocurren buenas ideas. Pero esta vez, me asombró enormemente porque muchas veces, imaginé algo como esto, toparme al amor de mi vida, no necesariamente era Bill, aunque muchas veces este fue representado por el; Pero si encontrar a ese alguien, y, sorpresivamente en mis pensamientos y/o sueños, este... siempre se iba, me dejaba, no porque quería, si no porque le tocaba, porque eral algo, imposible... Neutral
Acabas de sorprenderme, de verdad que si. Es el texto mas bonito y al mismo tiempo mas triste que he podido leer...
Imaginándome a Bill, pensando que esto le pudiera pasar, pensando que esto ya le pasó, JESUS me enfermaaaa..... Sad Pero ¿sabes? a pesar de que lo de ellos no se pudo, a pesar de que el tuvo que continuar con su cliché, y ella.. bueno, no sabemos nada de ella; Creo que más perfecto no pudo haber sido, una historia perfecta, una historia sin defecto, una historia para recordar....
Dos Frases: ME ENCANTÓ. Esta vez, si que me me sorprendió.
Escribes ÚNICO! Te quiero amiga. Adiós.

Sería lindo que siguieras haciéndonos soñar, sería lindo que siguieras metiéndote en mis entrañas, y me hicieras volar... Volar por medio de palabras fantásticas...
avatar
Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖
Admin

Mensajes : 271
Fecha de inscripción : 28/07/2010
Edad : 20
Localización : Bogotá - Colombia

http://tokiohotelfics.foro-mexico.net

Volver arriba Ir abajo

Re: La otra vida- Almiss Kaulitz.

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.