Tokio Fics
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


Reglas Personales. Segunda Temporada.

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Reglas Personales. Segunda Temporada.

Mensaje  Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖ el Dom Ago 18, 2013 9:25 pm

De acuerdo con JhesGE ESTE FIC ES GENIAL, Y LO DEJASTE EN UNA INCREÍBLE PARTE. ME DIERON GANAS ALMISS, SIGUE SIGUE SIGUE SIGUE <3 PORFIS. TE QUIERO LINDA, CUANDO TENGAS TIEMPITO NO DUDES EN CONTINUAR, ESTARÉ MÁS PENDIENTE.
cheers cheers cheers cheers bounce Very Happy 

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



avatar
Nicol (Nikki) Kaulitz ㋖
Admin

Mensajes : 271
Fecha de inscripción : 28/07/2010
Edad : 20
Localización : Bogotá - Colombia

http://tokiohotelfics.foro-mexico.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Reglas Personales. Segunda Temporada.

Mensaje  Admin el Lun Oct 31, 2016 1:06 am

17. Regocijémonos aquí donde hay amor, puesto que una vida simple nunca fue para nosotros. Y nunca, nunca lo será.


Esto podría matarme.
Ir desde el principio de su historia, al día que se conocieron, el día que se acercaron uno al otro, y que un interés comenzó a surgir. Lo había aceptado, el día que se enamoró, que iba a ser él, quien la haría feliz. Era él.
Buscaba la verdad, dentro de su mente, en su corazón o en sus recuerdos. Había una razón, por la que había pensado en él todo el tiempo, todo ese tiempo que se había ido. Algo dentro llamaba su nombre cada media noche, buscándolo desde un sueño interminable, con tanta distancia separándolos, y aun así, él siempre estaba en su mente.
No entendía por qué o cómo. Pero ese sentimiento de ser tocaba por su piel, encendía como una chispa su cuerpo, explotando en la oscuridad en la que se encontraban.  
-Tom- sus besos corrieron desde sus labios hasta el lóbulo de su oreja. Dejando un rastro húmedo por su cuello, y volviendo a besar esa boca, besando con consciencia esa parte de piel que sentía le pertenecía.
Nadie más podía entender lo que para Tom significaba estar acompañado a esas alturas. Mientras había estado perdido tanto tiempo, y ella había aparecido como una luz, dándole una señal, en esa oscuridad suya. Pero si dejaba su alma ser encontrada, solo quería que ella la encontrara. No podía haber nadie más que lo entendiera. Esperaba que fuera ella.
-Christine- le mordió el labio inferior con cuidado, deseando comérsela, casi literalmente. Ella lo empujó al enorme sofá. Él sentado, ella de pie. Colocó sus manos en sus caderas, mirándola mientras se mordía un labio, pensando en lo que la necesitaba.
-No se sí esto esté bien- Ella lo miró a los ojos, pidiendo auxilio, estaba cediendo tan fácil que tenía miedo. La apretó más fuerte, llevado su cabeza a su vientre.
-Si tienes dudas- cerró los ojos, inseguro de decirle –Puedes irte- ella quiso mirar sus ojos, pero en su lugar solo miró su cabello –Pero si lo haces, antes debes saber- la abrazó fuerte para luego ponerse de pie, y tomar su rostro en sus manos, acariciando una de sus mejillas en el proceso –Que preferiría tanto que te quedaras-
No había ruido, no había viento, no había nada más que su respiración que iba a más rápido de tener a Tom respirando su aliento. Sus ojos parecían querer decirle tanto y ella quería saberlo. Pero era Tom, el mismo que le había roto el corazón antes y el miedo la hizo volver a la tierra, como cuando se despertaba de un sueño, uno que no necesariamente quería que terminara.
-Yo quería lo mismo- se soltó de sus manos que la acercaban a él, de su fuerza para hacerla sentir débil y necesitada –Quería que te quedaras, y no lo hiciste- miró al piso, a la alfombra, donde no encontraría sus ojos, esos que lograban confundirla.
-Oh- un silencio reinó, incapaz de ser roto por palabras tontas y vacías ¿Cómo le explicaba? Sin que sonara egoísta…iba a ser casi imposible.
-No sé qué fue, pero te fuiste, lejos de mí- no tenía fotos de él, y eso la había hecho sentirse más triste, no podía dejar de pensarle, aun sin verlo. Un arrepentimiento, tratando de medir el costo de su soledad, pensando que no lo vería más, y que moriría con él en sus recuerdos –Te busqué. Una y otra vez- y no creía poder dejarlo ir ¿Podían comenzar la historia otra vez?
-Soy un idiota- se reprendió internamente, pero parecía inútil. No quería defraudarla. Miró atrás de nuevo, tratando de seguir de nuevo los hilos –Y fui un desastre- ¿No podía negarlo? –De niño, mi padre creo un imperio- negó con su cabeza, recordando, dejando salir su pasado ¿Estaba listo para eso? –Mi madre siempre decía que era un obsesionado con el trabajo, pero yo siempre esperaba cada domingo, para pasar uno o dos horas a su lado- tomó aire, incapaz de decirlo todo –lo pasábamos bien y entonces mama comenzó a comportarse de una manera extraña- el simple recuerdo lo hizo sentir rabia –y fue entonces que supe, que ya no se querían más. Mi padre parecía ignorarlo y cuando las cosas comenzaron a complicarse en casa tiempo después, yo ya había crecido, llenado de a poco por el odio de mi madre- Christine estaba más seria que el viento, preguntándose, a que venía todo eso –Y entonces paso. Se fue- los recuerdos se amontonaban, y él no creía soportarlo otra vez –Un accidente se llevó a mi padre de este mundo y mi madre nunca fue tan feliz. Me quedé solo y solo hubo una persona aquellos días que pudo reconfortarme y más tarde, esa única persona, también me traicionó- No iba a llorar, pero el que estuviera cerca de eso, era casi obvio.
-Tom
-Me había enamorado realmente de esa chica, pensé que la amaba y entonces ella también se alejó- se rio, irónico, con el semblante perdido. Ella lo miraba, preguntándose, como podía vivir con ese fantasma todo el tiempo –La caída a la realidad fue dura- recordó que cada noche lloraba, y que incluso su madre, no perdía el tiempo, mientras lo culpaba –Mi madre, luego de todo eso, creyó que mi padre había dejado su fortuna a su nombre, pero solo fue en parte. Para cuando yo cumpliera la mayoría de edad, todo pasaría a mi nombre- se tocó la barbilla, intranquilo -¿Imaginas lo que mi madre me odio al saber eso?- las palabras eran suficientes para entender, pero no para sentir lo que él realmente sintió –Mi madre se encargó de alejar todo lo poco bueno que había en mí vida. Mi padre, la chica que quería y mis esperanzas de vivir. Lo pensé, juro que lo hice- gesticulaba un poco, hablando para sí mismo también –Pensé terminar con mi vida, parecía la única salida-
-Tom no- solo pensarlo le parecía terrible ¿Seria el capaz?
-Y como una luz en la oscuridad. Una persona, quizá mi única esperanza, me ofreció el apoyo, el único y necesario apoyo para detenerme a pensar, y darme cuenta que esto, no podía acabar- suspiró, encandilado –Él ni si quiera era familiar mío, pero había sido el mejor amigo de mi padre, él, quien me ofreció venir a Alemania y quedarme a estudiar, él, el señor Trümper fue el único- media sonrisa asomó, pero desapareció rápidamente –Viví con el único deseo de recuperar lo que mi padre había construido para mí, y eso, me mantuvo vivo.
Dime algo, y no me dejes rendirme.
-Tal vez pienses que nunca voy a cambiar-
Puedes cambiar, lo sé.
-Luego de Vera. Mi antigua novia, no había nadie ¿Me entiendes? No quería que hubiera nadie- se llevó una mano a la cabeza, luchando contra sus sentimientos que pedían salir –Me dije a mi mismo que nunca iba a cambiar- Uno de estos días lo diría, bien lo sabía Tom -Me fui sin más aquel día, y te dejé. Lo arruine, lo sé-
-Si
-Al alejarme, intenté olvidarme de todo. Otra vez. Y ahí estabas de pronto tú en mi mente, siempre a mi lado, y odie el no poder decir tu nombre libremente, sin pensar en la culpa. Odiaba que no tenía derecho a llamarte, y poderte decir que no se había acabado. Y que la distancia no había cambiado nada, que habías entrado a mi vida y que era en parte mi culpa- Tom suspiró, soltando todo.
Nunca vas a cambiar
-Contigo el pasado se fue simplemente, dejándome con el misterio de no saber más de mi- gesticuló agotado –y parte de mí se fue, una parte lo hizo y me sentí nuevo. Tomaste parte de mí, cuando me fui- la miró entonces, acercándose –Me despertaste de ese ensueño
Pensaba más en ti de lo que debería
-Y aquí estoy de vuelta en Alemania, y no podía dejar de buscarte. Estoy buscándote de nuevo- tomó su mano, ahora sin rastro de frio, entrelazando sus dedos, ella no pudo detenerlo –No puedo dejarte ir de nuevo. No puedo dejar que la historia termine. No voy a dejarte ir- sus lágrimas habían estado esperando demasiado, no le importaba el maquillaje en ese momento, lloró sin poderlo contener más. Había esperado por eso. Ella realmente lo había hecho.
Estoy cayendo por ti de nuevo, como si el piso fuera sagrado.  
-No quiero lastimarte más-
Ayúdame a decidirme. Ayúdame a salvarme y salvarte a ti también.
Christine lloraba silenciosamente. Dejando que él sostuviera su mano, iba a ser más que su mano lo que sostendría si lo dejaba entrar.
Ayúdame a decidir ¿No quieres ser salvada?
Algo se tiene que romper. Luego de demasiados años de muerte ¿A qué se debe esto?

-¿Puedes dejar todo eso atrás? –Christine levantó su mirada al decir aquello, a sus ojos que parecían inconsolables -¿Puedes prometer que olvidaras todo?- unió sus manos, acercándose más –Solo así podremos volver a comenzar
Sonrió tan apenas perceptible que no hubiera sido posible para ella entender su respuesta.
Si tuviera la oportunidad de volver el tiempo atrás, y pudiera escribir un libro de toda mi vida, lo quemaría. Solo para poder comenzar de nuevo. Si hubiera una oportunidad de que tú y yo pudiéramos enamorarnos de nuevo, aprendería a bailar, y te llevaría a un baile, y te diría “¿Dónde has estado? Porque te he estado esperando para que me guíes hacia ti” Dime si hay algún secreto, para alcanzar tu corazón. Porque quiero creer, y estaré deseándolo aunque tenga que contar una noche de estrellas.
Si quería detener las lágrimas, no había elegido las mejores palabras, pero si quería hacerla entender que la quería, entonces no se había equivocado.  
-Te lo prometo- soltó Tom entonces –Solo di una palabra, lo que sea, para saber que te quedaras esta noche conmigo, y nunca volveré a dejarte, jamás-
Era un sueño. Un secreto. Una hipótesis.
Ella se puso de puntitas, para poder alcanzar sus labios, y robando un beso de su boca, contestó.
-¿Es un beso suficiente?
Tomo su cabello entre sus grandes manos, acercando una vez más su rostro. Rodeándola con sus brazos, tratando de protegerla de un peligro que no existía. Ambos sonrieron en acuerdo, y acomodándose en su pecho, Christine pensó que había hecho lo correcto al venir.
-Tal vez necesite más de uno- Tom alcanzó sus labios, y tirando de su suéter hacia arriba de su cabeza, la miró de nuevo –Definitivamente necesitare mas
Tiró de ella de modo que pudiera quedar sobre su regazo, dejando un camino de besos desde su cuello hasta sus labios, deseoso por no parar, jugó con sus manos en su cintura, profundizando el beso, dejando a ella sentir su lengua. El ambiente cálido lo volvía más emocionante. Nadie existía alrededor. Solo la ropa cayendo y sus manos formando caminos infinitos en ambos.
-Te extrañe, tanto- Tom volvió a los besos, bajando por su cuerpo, lento y lastimoso para Christine. Llegando a un punto donde ella solo pudo suspirar, acelerando más su respiración, encorvó la espalda, sintiendo espasmos de placer cuando Tom comenzó a lamer ahí abajo.
-Tom ¡Por dios!- su mano fue hasta los cabellos de él, ayudando con el ritmo. Cerró los ojos, incapaz de controlar la sensación cuando la hizo estallar.
-Ven aquí- acortó la distancia, solo para volver a sus labios, ansiosos por probar. No iba a detenerse, ahora menos que nunca.
No había nada que separara su piel, a lo largo del gran sofá, Tom se acomodó arriba de ella, comenzando con cuidado la penetración.
-Estas- él se lamió un labio –tan estrecha- ella se ruborizo de solo escucharlo.
-Fuiste el único- soltó en un murmullo, que él pudo escuchar también.
-Lo siento- dijo él, pero antes de que ella preguntara por qué, él soltó –pero voy a recompensar ese tiempo
Entró por completo, ella se removió sobre la suave tela, y Tom calló su dolor con besos ¿Con que más? Hasta que la sensación paso del dolor al placer ¿Cómo reconocer una sin la otra?
Era mejor, realmente mucho mejor que la primera vez. Que Christine incluso pensó que la primera había sido tan efímera, comparada con esta vez.
Sexo con amor de por medio. Debía ser el paraíso.



Dos horas más tarde, se habían quedado inevitablemente dormidos. Uno al lado del otro que ni siquiera el aire pasaba entre ellos.
Ambos habían encontrado el amor, justo donde se supone que no lo había. No tenía sentido, y sin embargo, al mismo tiempo lo hacía.

Oh, el poder del amor.



En Suiza, una chica llamada Catherine hacia check in en un hotel de renombre. Visitaría a una amiga en ese país y luego haría una parada muy especial en Alemania.
-¿Debería llamar a Tom? No, mejor no, será una pequeña sorpresa…


Catherine, Bill, Tom y Christine, en un mismo país y más aún, en la misma ciudad.
La cuenta regresiva había comenzado, y alguien, iba a perder mucho, mucho más de lo que imaginaba.

No te arrepientas, debes asumir las consecuencias.













Hola y bueno, después de tanto, me atrevo a decir que, si la daré un final al fic...Esta muy cerca ¿Se imaginan?
Volví, porque lo deje incompleto y principalmente porque alguien me pidió que lo hiciera y aquí esta Jhesica, lo prometido es deuda...aunque no se cuando subiré el siguiente, prometo hacerlo lo mas pronto posible.
Dejen comentarios y lo agradeceré infinitamente.
Un besote, Almiss <3

_________________

We are here, together...just hearing the sound of our hearts beating...no one seems to hear...I love you,♥A&amp;amp;B.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 27/07/2010
Localización : Mexico

Volver arriba Ir abajo

ME HICISTE EL DÍA

Mensaje  JhesGE el Lun Oct 31, 2016 7:52 am

Había hecho un apartado de un pedazo del capítulo que me encantó, pero luego vino otra y luego otra hasta que buah, definitivamente TODO el capítulo me encantó. Ay, no Crying or Very sad  En serio gracias por actualizar! Estuvo espectacular. Debí escribirte hace cinco años jaja
Gracias :3

"Estoy cayendo por ti de nuevo, como si el piso fuera sagrado." Me encantó, me sentí super identificada con la frase :I
avatar
JhesGE

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 09/08/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Reglas Personales. Segunda Temporada.

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.